Una pro­pues­ta y un avi­so

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - ALFREDO PAS­TOR CÁ­TE­DRA IESE-BAN­CO SA­BA­DELL DE ECO­NO­MÍAS EMER­GEN­TES

An­tes que de­cla­rar en quie­bra un país, el Bun­des­bank pro­po­ne gra­var con un im­pues­to, por una so­la vez, la ri­que­za de sus ciu­da­da­nos”

Es­ta­mos de acuer­do en que, si bien el pa­no­ra­ma eco­nó­mi­co es­tá hoy más des­pe­ja­do que ayer, el fu­tu­ro in­me­dia­to no es­tá exen­to de ries­gos. Uno de ellos es el del en­deu­da­mien­to ex­terno de al­gu­nos Es­ta­dos: en Es­pa­ña la deu­da pri­va­da des­cien­de muy len­ta­men­te mien­tras la pú­bli­ca, ali­men­ta­da por unos dé­fi­cits que se re­sis­ten a dis­mi­nuir, no ha­ce más que au­men­tar. El re­sul­ta­do es un en­deu­da­mien­to cre­cien­te que de­ja nues­tras eco­no­mías a la mer­ced del sen­ti­mien­to de los in­ver­so­res, que cual­quier día, con un brus­co au­men­to de nues­tros cos­tes de fi­nan­cia­ción, pue­den ha­cer­nos re­tro­ce­der va­rias ca­si­llas en el ca­mino de la re­cu­pe­ra­ción. Co­mo el pro­ble­ma no só­lo se nie­ga a des­apa­re­cer, sino que se agra­va con el tiem­po, se su­ce­den los in­ten­tos de dar con un mar­co que per­mi­ta sor­tear los mu­chos y na­da des­de­ña­bles obs­tácu­los que una rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da pre­sen­ta. Has­ta hoy no se ha lo­gra­do el ob­je­ti­vo.

Al­gu­nos, sin em­bar­go, se atre­ven a co­ger el to­ro por los cuer­nos sin mu­chas con­tem­pla­cio­nes: así, por ejem­plo, uno de los pe­rió­di­cos de ma­yor pres­ti­gio de Ale­ma­nia ha pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te un ar­tícu­lo en el que se ha­ce eco del úl­ti­mo in­for­me del Bun­des­bank, quien, preo­cu­pa­do por el ele­va­do en­deu- da­mien­to de al­gu­nos es­ta­dos, con­si­de­ra que, an­tes de de­cla­rar­se en quie­bra, se­ría me­jor que un es­ta­do gra­va­se con un im­pues­to, por una so­la vez, la ri­que­za de sus ciu­da­da­nos. Pa­ra cen­trar las ideas, el ar­tícu­lo va ilus­tra­do con una fo­to­gra­fía de Por­to­fino, en la que los ya­tes más apa­ra­to­sos allí fon­dea­dos fi­gu­ran en pri­mer plano. No es di­fí­cil ima­gi­nar las di­fi­cul­ta­des de la pues­ta en prác­ti­ca de se­me­jan­te me­di­da. Ci­te­mos só­lo tres: una, que la ins­tru­men­ta­ción del gra­va­men de­be­ría lle­var­se a ca­bo en el más ab­so­lu­to se­cre­to y su apli­ca­ción de­be­ría ha­cer­se por sor­pre­sa, pa­ra evi­tar que no que­da­ra un so­lo bu­que de re­creo en los puer­tos de la Pe­nín­su­la. (En una oca­sión pu­de ob­ser­var có­mo de una de nues­tras ca­las des­apa­re­cían to­das las em­bar­ca­cio­nes, de la no­che a la ma­ña­na, an­te el anun­cio de la vi­si­ta de un al­to car­go de la ad­mi­nis­tra­ción fis­cal). Otra, que si de las gran­des for­tu­nas pa­sa­mos a las cla­ses me­dias, re­sul­ta que, co­mo su ri­que­za la cons­ti­tu­ye su vi­vien­da, el gra­va­men só­lo po­dría ha­cer­se efec­ti­vo po­nien­do a dis­po­si­ción de al­gún ban­que­ro del Nor­te el so­fá-ca­ma del sa­lón de to­dos los con­tri­bu­yen­tes. La úl­ti­ma di­fi­cul­tad, se­gu- ra­men­te la más im­por­tan­te, es que na­die, y me­nos aún en nues­tro país, iba a creer que el im­pues­to fue­ra só­lo por una vez, y ese es­cep­ti­cis­mo ten­dría con­se­cuen­cias tan in­me­dia­tas co­mo du­ra­de­ras so­bre el des­tino de los flu­jos de aho­rros de nues­tra eco­no­mía. No es aven­tu­ra­do afir­mar, en re­su­men, que una me­di­da de es­te es­ti­lo crea­ría más pro­ble­mas de los que pu­die­ra re­sol­ver.

Sin em­bar­go, la pro­pues­ta mis­ma ins­pi­ra, vi­nien­do de quien vie­ne, dos co­men­ta­rios que pue­den ser de in­te­rés. En pri­mer lu­gar, es un pa­so más en el in­ten­to de pro­te­ger a to­da cos­ta al acree­dor pri­va­do de las con­se­cuen­cias de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria. Al es­ta­llar es­ta no se acu­de a una rees­truc­tu­ra­ción de la deu­da pri­va­da, a sa­bien­das que es­ta era se­gu­ra­men­te inevi­ta­ble, sino que, pa­ra ali­viar las ne­ce­si­da­des de li­qui­dez de la ban­ca es­pa­ño­la, se ins­tru­men­tan prés­ta­mos que au­men­tan la deu­da pú­bli­ca a la vez que per­mi­ten a los acree­do­res ex­tran­je­ros ir dis­mi­nu­yen­do sus po­si­cio­nes: usan­do la ex­pre­sión fa­mi­liar, se so­cia­li­zan las pér­di­das.

Lue­go se pro­po­nen me­di­das fis­ca­les ex­tra­or­di­na­rias pa­ra ali­viar la car­ga fi­nan­cie­ra que pe­sa so­bre el Es­ta­do. To­do me­nos su­ge­rir que los acree­do­res pri­va­dos com­par­tan las pér­di­das de unos prés­ta­mos con ries­go. Por des­gra­cia, la pro­pues­ta del Bun­des­bank pa­re­ce ol­vi­dar que só­lo el cre­ci­mien­to per­mi­ti­rá re­du­cir el en­deu­da­mien­to, y que las pa­lan­cas de cre­ci­mien­to de la eco­no­mía es­pa­ño­la no son hoy lo bas­tan­te fuer­tes pa­ra re­du­cir­lo en un tiem­po ra­zo­na­ble. El pre­si­den­te del Bun­des­bank re­ma­cha el cla­vo al afir­mar, en re­fe­ren­cia a Gre­cia: “Per­do­nar la deu­da hoy se­ría

en­viar una se­ñal equi­vo­ca­da”.

Un se­gun­do co­men­ta­rio: no me­nos­pre­cie­mos el po­der de la ima­gen. La fo­to­gra­fía, aún más que el tex­to, del ar­tícu­lo de re­fe­ren­cia nos en­fren­ta a una reali­dad: los cos­tes de la cri­sis han si­do muy mal re­par­ti­dos. Exis­te la per­cep­ción ge­ne­ra­li­za­da de que el su­fri­mien­to de mu­chos co­exis­te con el en­ri­que­ci­mien­to de unos po­cos, y los da­tos dis­po­ni­bles con­fir­man esa per­cep­ción. Al­gún dipu­tado so­cial­de­mó­cra­ta del Bun­des­tag ya se ha he­cho eco de la pro­pues­ta del Bun­des­bank y ha sub­ra­ya­do la con­ve­nien­cia de “una ma­yor par­ti­ci­pa­ción de los pa­tri­mo­nios pri­va­dos en la con­so­li­da­ción de las cuen­tas pú­bli­cas”.

Es­to es un avi­so: no hay que to­mar la paz so­cial de que dis­fru­ta­mos co­mo un da­to ina­mo­vi­ble. Los me­nos per­ju­di­ca­dos de­ben pro­cu­rar ha­cer más a fa­vor de los que más es­tán su­frien­do las con­se­cuen­cias de la cri­sis, por­que de lo con­tra­rio el ca­mino que­da­rá abier­to a pro­pues­tas más o me­nos de­ma­gó­gi­cas. A mi en­ten­der, sin em­bar­go, in­sis­tir en la re­dis­tri­bu­ción de la ren­ta co­mo úni­co ca­mino es un error. La de­sigual­dad se sien­te con más in­ten­si­dad cuan­do se ex­tien­de la po­bre­za. Co­mo, pa­ra la ma­yor par­te, la prin­ci­pal fuen­te de ren­ta es el tra­ba­jo, el ver­da­de­ro ries­go de una frac­tu­ra so­cial re­si­de en la des­truc­ción de em­pleo. Lo que ocu­rra con la deu­da no de­pen­de en­te­ra­men­te de no­so­tros, y du­do de la via­bi­li­dad de pro­pues­tas co­mo la que hoy co­men­to. La crea­ción de em­pleo, por el con­tra­rio, sí es co­sa nues­tra, y en ella que­da mu­cho por ha­cer.

Los me­nos per­ju­di­ca­dos de­ben pro­cu­rar ha­cer más en fa­vor de los que más es­tán su­frien­do las con­se­cuen­cias de es­ta cri­sis”

RALPH OR­LOWS­KI / BLOOM­BERG

La ban­de­ra ale­ma­na on­dea en la fa­cha­da de la se­de cen­tral del Bun­des­bank en Frank­furt

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.