El gran sal­to de Avian­ca

Con sus tres mar­cas co­mer­cia­les, la ae­ro­lí­nea cuen­ta con una de las re­des de ru­tas de pa­sa­je­ros y car­ga más com­ple­tas de Amé­ri­ca La­ti­na

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Ja­vier Ortega Fi­guei­ral

En 1919 Er­nes­to Cor­ti­soz, un im­por­tan­te ban­que­ro de Ba­rran­qui­lla, y el in­ge­nie­ro ale­mán Wer­ner Käm­me­rer li­de­ra­ron un gru­po de ocho em­pre­sa­rios in­tere­sa­dos en desa­rro­llar el trans­por­te aé­reo en Su­da­mé­ri­ca. Tras va­rias reunio­nes, se de­ci­dió crear una pe­que­ña ae­ro­lí­nea que se fun­da­ría ofi­cial­men­te co­mo So­cie­dad Co­lom­bo-Ale­ma­na de Trans­por­te Aé­reo (Scad­ta).

Sus dos pri­me­ros Jun­kers F-13 lle­ga­ron a bor­do del va­por Crijns­sen has­ta Puer­to Colombia, la en­tra­da ma­rí­ti­ma de Ba­rran­qui­lla, ope­ra­ción que no es­tu­vo exen­ta de po­lé­mi­ca, pues el Go­bierno de Fran­cia se que­jó de la vio­la­ción del acuer­do de Ver­sa­lles, el tra­ta­do de paz que ce­rró la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial prohi­bien­do la fa­bri­ca­ción o ex­por­ta­ción de avio­nes ale­ma­nes. La que­ja se ar­gu­men­ta­ba, so­bre to­do, en la pér­di­da del con­tra­to pa­ra la fá­bri­ca Avions Far­man. La Scad­ta co­men­zó a ope­rar co­mer­cial­men­te trans­por­tan­do co­rreo aé­reo y ga­nó el con­cur­so del Go­bierno pa­ra ges­tio­nar en ex­clu­si­va ese ser­vi­cio, que pos­te­rior­men­te am­plió al de pa­sa­je­ros.

Tras los ale­ma­nes, al­gu­nos em­pre­sa­rios nor­te­ame­ri­ca­nos se in­tere­sa­ron en po­ner un pie en el desa­rro­llo de la avia­ción en Eu­ro­pa y fue­ron los ac­cio­nis­tas de la Pan Am quie­nes aca­ba­ron com­pran­do la com­pa­ñía a sus pro­pie­ta­rios ori­gi­na­les, que no pu­die­ron se­guir asu­mien­do los cos­tes del cre­ci­mien­to. Así, vein­te años des­pués de su crea­ción y ya en ma­nos es­ta­dou­ni­den­ses, Scad­ta aca­bó fu­sio­nán­do­se con una ae­ro­lí­nea com­pe­ti­do­ra bas­tan­te más jo­ven pa­ra aca­bar crean­do Ae­ro­vias Na­cio­na­les de Colombia, cu­yo acró­ni­mo, Avian­ca, ha lle­ga­do has­ta hoy.

Tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, Avian­ca dio un gran ace­le­rón pa­san­do de ser una ae­ro­lí­nea que rea­li­za­ba vue­los pu­ra­men­te do­més­ti­cos a una com­pa­ñía de ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, am­plian­do su red pro­pia a Ecua­dor, Pe­rú, Pa­na­má y EE.UU. Años des­pués, y gra­cias a la ad­qui­si­ción de los ele-

En 1919, sus dos pri­me­ros Jun­kers F-13 lle­ga­ron en va­por has­ta la en­tra­da de Ba­rran­qui­lla En Es­pa­ña, uno de los mer­ca­dos más ma­du­ros pa­ra la fir­ma, trans­por­tó 528.200 pa­sa­je­ros en el 2013

gan­tes Lock­heed Su­per Cons­te­lla­tion co­mo com­ple­men­to a los Dou­glas DC-4, las lí­neas aé­reas co­lom­bia­nas lle­ga­ron a Eu­ro­pa, en­tran­do siem­pre al con­ti­nen­te a tra­vés de Es­pa­ña. El uso del cua­tri­mo­tor de Lock­heed, al que se le apo­dó en­tre los avia­do­res co­mo “el fa­mo­so tri­mo­tor”, pues era ha­bi­tual que fre­cuen­te­men­te se pa­ra­se una de sus hé­li­ces en vue­lo, pu­so a Avian­ca en la pri­me­ra di­vi­sión del sec­tor, ya que el Lock­heed era el mis­mo apa­ra­to que usa­ban a me­dia­dos del si­glo XX com­pa­ñías co­mo TWA, Air Fran­ce, Ibe­ria o KLM.

En los años se­sen­ta, co­mo to- das las gran­des lí­neas aé­reas del mun­do, Avian­ca se su­mó a la era de los reac­to­res gra­cias a los Boeing 707, que re­du­je­ron prác­ti­ca­men­te a la mi­tad el tiem­po de los vue­los, al­go es­pe­cial­men­te des­ta­ca­ble en los lar­gos en­la­ces Bo­go­tá-Nue­va York o en los sal­tos in­ter­con­ti­nen­ta­les en­tre la ca- pi­tal co­lom­bia­na y la de Es­pa­ña, un ser­vi­cio de lar­go ra­dio que me­jo­ró aún más con la in­cor­po­ra­ción del enor­me Boeing 747 Jum­bo, sien­do la pri­me­ra ae­ro­lí­nea de Su­da­mé­ri­ca que lo tu­vo en su flo­ta de for­ma per­ma­nen­te a mi­tad de los se­ten­ta. Po­co des­pués se creó en el prin­ci­pal ae­ro­puer­to del país la lla­ma­da “ter­mi­nal puen­te aé­reo” des­de don­de hoy par­ten los avio­nes ha­cia los 24 des­ti­nos na­cio­na­les co­lom­bia­nos, con más de 15 en­la­ces dia­rios en al­gu­nos ca­sos.

En los no­ven­ta, gra­cias a la uni­fi­ca­ción de ser­vi­cios de la ae­ro­lí­nea jun­to a las prin­ci­pa­les em­pre­sas de avia­ción del país, Avian­ca co­men­zó a ser la ae­ro­lí­nea in­ter­na­cio­nal en que se ha con­ver­ti­do hoy, gra­cias tam­bién a la ac­ción ae­ro­por­tua­ria que con­vir­tió al le­gen­da­rio ae­ro­puer­to de Bo­go­táEl Do­ra­do en uno de los hubs más im­por­tan­tes de La­ti­noa­mé­ri­ca con las com­bi­na­cio­nes de vue­los que lle­ga­ba a ofre­cer, has­ta 6.000 co­ne­xio­nes se­ma­na­les a to­do el país, Amé­ri­ca y Eu­ro­pa.

Es­te cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial se vio trun­ca­do por la cri­sis de los aten­ta­dos del 11 de sep­tiem­bre en Nue­va York, que afec­tó a ca­si to­do el sec­tor aé­reo. La gra­ve cri­sis sir­vió pa­ra re­es­truc­tu­rar una ae­ro­lí­nea so­bre­di­men­sio­na­da en lo do­més­ti­co y con al­gu­nas ca­ren­cias en el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal, sa­lien­do re­for­za­da gra­cias a la en­tra­da del Sy­nergy Group en el ac­cio­na­ria­do.

Sy­nergy, pro­pie­dad del em­pre­sa­rio bo­li­viano na­cio­na­li­za­do co­lom­biano y bra­si­le­ño Ger­mán Efro­mo­vich, tie­ne di­fe­ren­tes in­tere­ses en va­rios paí­ses del con­ti­nen­te: pe­tró­leo, ener­gía hi­dro­eléc­tri­ca, te­le­fo­nía, gas y em­pre­sas de trans­por­te aé­reo, que han he­cho cre­cer a Avian­ca por to­do Cen­tro y Su­da­mé­ri­ca gra­cias a un hol­ding con se­de en Pa­na­má y so­cie­da­des aé­reas en Colombia, Ecua­dor, El Sal­va­dor, Cos­ta Ri­ca, Pe­rú, Ni­ca­ra­gua, Bra­sil y Hon­du­ras ba­jo tres mar­cas: Avian­ca, Ta­ca y Ae­ro­gal.

Hoy, tras la in­te­gra­ción de to­das las ae­ro­lí­neas ba­jo el mis­mo pa­ra­guas de Avian­ca Hol­dings, la flo­ta to­tal al­can­za los 152 apa­ra­tos con me­dio cen­te­nar de avio­nes nue­vos en­car­ga­dos a Air­bus y Boeing, que vue­lan di­rec­ta­men­te a cien ciu­da­des, las cua­les co­nec­tan con más de 1.300 des­ti­nos en el mun­do a tra­vés de sus ae­ro­lí­neas so­cias y ae­ro­lí­neas miem­bros de Star Allian­ce.

De es­ta ma­ne­ra, se ha con­se­gui­do crear, a par­tir de una so­la ae­ro­lí­nea co­lom­bia­na na­ci­da ha­ce 95 años con dos pe­que­ños mo­no­mo­to­res, una de la re­des de ru­tas de pa­sa­je­ros y car­ga más com­ple­tas de Amé­ri­ca La­ti­na, con ven­tas anua­les que su­pe­ran los 4.000 mi­llo­nes de dó­la­res. En el mer­ca­do es­pa­ñol, uno de los más ma­du­ros pa­ra Avian­ca, la com­pa­ñía trans­por­tó el año pa­sa­do 528.200 pa­sa­je­ros y 7,2 mi­llo­nes de ki­los de car­ga aé­rea; de es­tos, 91.600 via­je­ros y 1,3 mi­llo­nes de ki­los lle­ga­ron o sa­lie­ron des­de El Prat, don­de se rea­li­zan cua­tro vue­los se­ma­na­les que por la de­man­da cre­cien­te po­si­ble­men­te se con­vier­tan en vue­lo dia­rio a cor­to pla­zo.

AR­CHI­VO

Con una flo­ta de 152 apa­ra­tos más 50 por lle­gar, Avian­ca vue­la di­rec­ta­men­te a cien ciu­da­des

AR­CHI­VO

Car­tel pu­bli­ci­ta­rio de la com­pa­ñía de los años cin­cuen­ta del pa­sa­do si­glo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.