De 4G a 5G hay más de una G

Con la pri­me­ra aún en im­plan­ta­ción, la pers­pec­ti­va es que la se­gun­da no en­tre en ser­vi­cio has­ta el 2020

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Ga­lle­go

Unos 4.800 mi­llo­nes de los usua­rios de te­le­fo­nía mó­vil en to­do el mun­do (un 70% del to­tal), la ma­yo­ría en mer­ca­dos emer­gen­tes, to­da­vía se co­nec­tan a tra­vés de re­des de se­gun­da ge­ne­ra­ción, un es­tán­dar –el pri­me­ro di­gi­tal– que da­ta de los años no­ven­ta. Por tan­to, a la 3G, del 2003 y do­mi­nan­te en los paí­ses desa­rro­lla­dos, aún le que­dan años por de­lan­te, y no di­ga­mos a la 4G (2009) que em­pie­za a ga­nar te­rreno con gran­des des­ni­ve­les de im­plan­ta­ción –en Es­pa­ña es­tá em­pe­zan­do su des­plie­gue en es­pe­ra del lla­ma­do di­vi­den­do di­gi­tal, pro­me­ti­do pa­ra enero del 2015– con la ma­yor ve­lo­ci­dad hoy po­si­ble en trans­mi­sión inalám­bri­ca de da­tos. No so­por­ta to­da­vía lla­ma­das de voz, por lo que de­be com­bi­nar­se con re­des de la ge­ne­ra­ción pre­ce­den­te. Es­ta es, a gran­des ras­gos, la si­tua­ción en la que la in­dus­tria em­pie­za a mo­ver­se ha­cia la 5G, con la pers­pec­ti­va de que pue­da en­trar en ser­vi­cio co­mo mí­ni­mo en el 2020. Pa­ra en­ton­ces, aún ha­brá 3.000 mi­llo­nes de usua­rios ser­vi­dos por re­des de la se­gun­da ge­ne­ra­ción. Es­tas co­sas quie­ren tiem­po, pe­ro el mar­ke­ting no da res­pi­ro.

Se­gún al­gu­nos co­men­ta­ris­tas, es un ca­so más de so­bre­ca­len­ta­mien­to de las ex­pec­ta­ti­vas tec­no­ló­gi­cas (co­mo la “compu­tación de lle­var pues­ta” o “el in­ter­net de las co­sas” que ge­ne­ran de­li­cio­sas cró­ni­cas). Pa­ra otros, es el mo­do que tie­ne la in­no­va­ción pa­ra abrir­se ca­mino: pre­sen­tar el fu­tu­ro co­mo si ya es­tu­vie­ra al al­can­ce de la mano. En la reali­dad, es pre­ma­tu­ro ha­blar de 5G, por­que es­tá en fa­se de de­fi­ni­ción con­cep­tual: el pro­ce­so de es­tan­da­ri­za­ción no po­drá ini­ciar­se an­tes de la con­fe­ren­cia mun­dial de ra­dio­co­mu­ni­ca­cio­nes con­vo­ca­da en Gi­ne­bra en no­viem­bre del 2015. Aun así, los fa­bri­can­tes de equi­pos de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes lle­van me­ses pre­su­mien­do de pro­yec­tos de 5G, y se­gu­ra­men­te es­te se­rá uno de los te­mas que se dis­cu­ti­rán en la úl­ti- ma se­ma­na de fe­bre­ro en el Mo­bi­le World Con­gress de Bar­ce­lo­na.

¿Por qué es­te em­pe­ño? Por­que cuan­to más se ha­ble de 5G, más se po­drá in­fluir en esa dis­cu­sión: ca­da fa­bri­can­te tie­ne in­te­rés en que sus pro­pues­tas for­men par­te del pa­que­te, en­tre otras co­sas pa­ra no que­dar des­col­ga­do del dis­fru­te de las pa­ten­tes que se ge­ne­ren. Un ejem­plo es Sam­sung, mar­ca lí­der en dis­po­si­ti­vos mó­vi­les pe­ro com­pe­ti­dor muy me­nor en el su­mi­nis­tro de re­des, que go­za del po­de­ro­so im­pul­so ex­pe­ri­men­tal de la ope­ra­do­ra co­rea­na SK Te­le­com. Sam­sung ha anun­cia­do re­cien­te­men­te sus ideas so­bre có­mo trans­mi­tir por las on­das elec­tro­mag­né­ti­cas vo­lú­me­nes ma­si­vos de da­tos, in­clu­yen­do ví­deo de ul­tra­al­ta de­fi­ni­ción “prác­ti­ca­men­te sin lí­mi­tes”, y pre­ten­de que po­drían lle­var­se a la prác­ti­ca en la pró­xi­ma dé­ca­da.

O es el ca­so de Hua­wei, que di­ce ha­ber pues­to 200 in­ge­nie­ros a tra­ba­jar en la de­fi­ni­ción de su pro­pia tec­no­lo­gía, can­di­da­ta a ser adop­ta­da ba­jo la eti­que­ta 5G. La am­bi­cio­sa em­pre­sa chi­na ex­pli­ca que se plan­tea mul­ti­pli­car por diez la ve­lo­ci­dad má­xi­ma ac­tual, a la vez que fa­ci­li­tar una ma­yor fle­xi­bi­li­dad en el uso de las on­das y dar co­ber­tu­ra en el in­te­rior de edi­fi­cios (cuan­to más al­ta es la fre­cuen­cia, peor se re­ci­be la se­ñal a tra­vés de las pa­re­des). Cuen­ta pa­ra ello con el res­pal­do de las au­to­ri­da­des chi­nas, que tam­bién se han fi­ja­do co­mo me­ta el 2020 pa­ra con­so­li­dar su li­de­raz­go en el mer­ca­do de los equi­pos de red. Hua­wei no des­cui­da

La tec­no­lo­gía 3G, del 2003 y do­mi­nan­te en los paí­ses desa­rro­lla­dos, aún tie­ne años por de­lan­te

el flan­co eu­ro­peo –Es­ta­dos Uni­dos le es­tá ve­da­do, por ra­zo­nes po­lí­ti­cas– y es uno de los va­rios fa­bri­can­tes que ad­hie­ren a un em­brión de pro­yec­to fi­nan­cia­do por la Unión Eu­ro­pea. Erics­son y No­kia Solutions no quie­ren per­der ri­pio fren­te a un com­pe­ti­dor que les qui­ta ne­go­cio.

La 4G (del 2009) em­pie­za aho­ra a ga­nar te­rreno con gran­des des­ni­ve­les de im­plan­ta­ción Aun­que se ha­bla mu­cho de ella, la 5G to­da­vía es­tá en fa­se de de­fi­ni­ción con­cep­tual

Aho­ra mis­mo, lo úni­co real­men­te exis­ten­te que me­rez­ca el ca­li­fi­ca­ti­vo de pró­xi­ma tec­no­lo­gía es una ex­ten­sión de la 4G/LTE, y se co­no­ce co­mo LTEAd­van­ced. Uno de sus im­pul­so­res es la com­pa­ñía ca­li­for­nia­na Qual­comm, cu­ya tra­yec­to­ria se ca­rac­te­ri­za por ade­lan­tar pro­pues­tas que aca­ban sien­do asu­mi­das por los fa­bri­can­tes que li­cen­cian sus pa­ten­tes.

Só­lo uno de los cin­co o seis com­po­nen­tes de LTE-A, co­no­ci­do co­mo ca­rrier ag­gre­ga­tion, se es­tá des­ple­gan­do en al­gu­nos paí­ses pio­ne­ros, con la es­pe­ran­za de que ayu­de a co­rre­gir el rum­bo de­cli­nan­te en el cre­ci­mien­to del sec­tor de la te­le­fo­nía mó­vil. Hay du­das al res­pec­to. Un in­for­me de la con­sul­to­ra A.D. Little, pa­tro­ci­na­do por el ope­ra­dor bri­tá­ni­co EE, lle­ga a la con­clu­sión de que no se­rá su­fi­cien­te pa­ra res­tau­rar la de- sea­ble pro­gre­sión de los in­gre­sos de esa y otras com­pa­ñías, en ja­que por la des­afor­tu­na­da coin­ci­den­cia en­tre pre­cios a la ba­ja e in­ten­si­dad de trá­fi­co al al­za. Por lo vis­to, no hay ma­ne­ra de con­ven­cer a mi­llo­nes de con­su­mi­do­res de que, a fuer­za de bus­car ta­ri­fas ba­ra­tas, es­tán con­tri­bu­yen­do a de­gra­dar la ca­li­dad del ser­vi­cio y los ba­lan­ces de los ope­ra­do­res.

La ex­pre­sión mó­vi­les ul­tra­rrá­pi­dos, fre­cuen­te pa­ra de­fi­nir la tec­no­lo­gía 4G, se­rá aún más im­pre­ci­sa cuan­do se ge­ne­ra­li­ce su va­rian­te LTE-A. Por­que la ve­lo­ci­dad en las co­ne­xio­nes es una de las ven­ta­jas que ofre­ce, pe­ro la más re­le­van­te se­rá un me­jor apro­ve­cha­mien­to del es­pec­tro, un re­cur­so fa­tal­men­te fi­ni­to. “Te­ne­mos que ir más allá del seg­men­to ra­dio –sos­tie­ne Ulf Ewald­son, di­rec­tor de tec­no­lo­gía de Erics­son– por­que el fu­tu­ro de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes tie­ne más que ver con la mi­gra­ción de los ser­vi­cios a la nu­be, con apli­ca­cio­nes que aún des­co­no­ce­mos y con las co­ne­xio­nes M2M (má­qui­na a má­qui­na) que con lo que hoy lla­ma­mos, por iner­cia, te­le­fo­nía mó­vil”. Un ar­gu­men­to di­fí­cil de di­ge­rir por quie­nes creen que el Mo­bi­le World Con­gress es una fe­ria de gad­gets.

MEL EVANS / AP PHO­TO

En Es­pa­ña, la 4G es­tá em­pe­zan­do su des­plie­gue en es­pe­ra del lla­ma­do di­vi­den­do di­gi­tal (2015)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.