Mo­men­tos do­lo­ro­sos con­ta­bles

El ca­so de Ho­llan­de re­cuer­da la inexis­ten­cia de una lí­nea di­vi­so­ria en­tre lo pri­va­do y lo pú­bli­co

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - JOHN WI­LLIAM WIL­KIN­SON

Ca­da vez que el fu­tu­ro No­bel de Li­te­ra­tu­ra Sea­mus Hea­ney sa­lía de ca­sa en su Uls­ter na­tal, su ma­dre, una mu­jer sen­sa­ta en una Ir­lan­da con­vul­sa, acon­se­ja­ba a su hi­jo con es­tas pa­la­bras: “Di­gas lo que di­gas, no di­gas na­da”. Aho­ra, tras sa­ber de las es­cu­chas per­pe­tra­das por es­pías a es­ca­la mun­dial, las sa­bias pa­la­bras de la se­ño­ra Hea­ney tie­nen más vi­gen­cia que nun­ca. De­be­rían ser gra­ba­das en las pa­re­des de los des­pa­chos de to­do di­ri­gen­te que ale­gre­men­te si­ga uti­li­zan­do su smartphone y cuen­tas de Fa­ce­book o Twit­ter. ¿Aca­so las re­ve­la­cio­nes de Ed­ward Snow­den no han ser­vi­do pa­ra que per­die­ra es­te mun­do lo que le que­da­ba de su ci­be­ri­no­cen­cia?

Ya ca­si no pa­sa día sin que se se­pa de otro es­can­da­lo­so ca­so de es­cu­chas ile­ga­les. Un in­sa­cia­ble in­te­rés mor­bo­so por (con) se­guir las con­ver­sa­cio­nes pri­va­das, con sus ta­cos y pe­que­ñe­ces, de gen­te a pun­to de caer en des­gra­cia, man­tie­ne a flo­te a al­gu­nos me­dios de co­mu­ni­ca­ción y a al­gún que otro go­bierno.

Una fo­to de Fra­nçois Ho­llan­de sa­ca­da por Sé­bas­tien Va­lie­la ha lo­gra­do –ade­más de apor­tar­le al in­dis­cre­to pa­pa­raz­zo un mon­tón de di­ne­ro y a la re­vis­ta que la pu­bli­có– cau­sar­le al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa unos “mo­men­tos do­lo­ro­sos”. Pe­ro es de te­mer que la fo­to de marras no es más que el ape­ri­ti­vo, pues no se­ría en ab­so­lu­to ex­tra­ño que pron­to pu­dié­ra­mos leer y oír con­ver­sa­cio­nes in­ti­mas en­tre Ho­llan­de, Va­lé­rie Trier­wei­ler (so­pe­sa es­cri­bir un li­bro) y la jo­ven ac­triz Ju­lie Ga­yet. Ha­ce ya al­gún tiem­po que se bo­rró la lí­nea di­vi­so­ra en­tre lo pri­va­do y lo pú­bli­co. El con­fe­sio­na­rio es hoy un pla­tó de te­le­vi­sión.

Bien lo sa­be el ac­tor bri­tá­ni­co Ju­de Law, pues aca­ba de en­te­rar­se en un jui­cio ce­le­bra­do en el Old Bai­ley que una pa­rien­te su­ya co­bra­ba a cam­bio de fa­ci­li­tar co­ti­lleos a News of the World (tam­bién co­no­ci­do co­mo NoW), el di­fun­to do­mi­ni­cal cen­te­na­rio de Ru­pert Mur­doch que mu­rió aho­ga­do en su pro­pio vó­mi­to.

Pu­bli­ca­ron ha­ce un par de años el dipu­tado la­bo­ris­ta Tom Wat­son y el pe­rio­dis­ta del The In­de­pen­dent Mar­tin Hick­man un li­bro so­bre las de­lic­ti­vas prác­ti­cas de News Cor­po­ra­tion, el im­pe­rio mul­ti­me­dia crea­do por Mur­doch que tan­ta co­rrup­ción ha ge­ne­ra­do en el Reino Uni­do. Wat­son se cuen- ta en­tre el mi­llar lar­go de víc­ti­mas de las es­cu­chas ile­ga­les or­de­na­das y pa­ga­das por NoW. Que News Cor­po­ra­tion lle­ga­ra a ejer­cer tan­to po­der so­bre la po­lí­ti­ca bri­tá­ni­ca di­ce bien po­co a fa­vor de un país tan da­do a va­na­glo­riar­se de su ve­tus­ta de­mo­cra­cia.

Se des­pren­de del li­bro que, más que las ur­nas, han si­do de­ci­si­vos des­de ha­ce mu­chos años los pe­rió­di­cos sen­sa­cio­na­lis­tas y las ca­de­nas de te­le­vi­sión del mag­na­te Mur­doch en la elec­ción de ca­da nue­vo in­qui­lino del nú­me­ro 10 de Dow­ning Street. Y na­die ig­no­ra la exis­ten­cia de la es­tre­cha amis­tad y los in­tere­ses com­par­ti­dos en­tre Mur­doch, Tony Blair y la pe­rio­dis­ta pelirroja Re­be­kah Brooks, al me­nos has­ta el es­ta­lli­do del es­cán­da­lo que pro­vo­có el cie­rre de­fi­ni­ti­vo del NoW.

Ni si­quie­ra el ma­tri­mo­nio de Mur­doch con Wen­di Deng sa­lió in­dem­ne de tan­ta po­dre­dum­bre. El pa­sa­do mes de no­viem­bre, ya fi­ni­qui­ta­do el cos­to­so di­vor­cio, la pren­sa bri­tá­ni­ca ase­gu­ra­ba que pu­do ha­ber es­ta­do mo­ti­va­do por un af­fai­re en­tre Deng y Tony Blair. En di­ciem­bre, el Mail on Sun­day ya po­día con­tar que Mur­doch ha­bía en­con­tra­do un no­ta es­cri­ta por Deng, en la que de­cía es­tar “co­la­da por Blair”. De nue­vo, se­ría ra­ro que es­ta ju­go­sa his­to­ria aca­ba­ra aquí. Los ver­du­gos de ayer son las víc­ti­mas de hoy.

El ac­tual pre­mier bri­tá­ni­co, Da­vid Ca­me­ron, tam­bién ha vi­vi­do pe­li­gro­sa­men­te en la ór­bi­ta de

¿Aca­so las re­ve­la­cio­nes de Snow­den no han ser­vi­do pa­ra que el mun­do per­die­ra su ‘ci­be­ri­no­cen­cia’?

Mur­doch. Sin ir más le­jos, nom­bró co­mo su pri­mer je­fe de pren­sa a Andy Coul­son, que ha­bía si­do el di­rec­tor de NoW na­da me­nos que en la épo­ca más ac­ti­va de las es­cu­chas ile­ga­les. Con la ve­nia de Ca­me­ron, Mur­doch es­tu­vo en un tris de ha­cer­se con el con­trol de BSk­yB, cir­cuns­tan­cia que le hu­bie­ra pro­por­cio­na­do una in­men­sa con­cen­tra­ción de po­der me­diá­ti­co –y po­lí­ti­co– tan­to en Gran Bre­ta­ña co­mo en el res­to de Eu­ro­pa; y de pa­so ha­bría am­plia­do su vas­to im­pe­rio ul­tra­ma­rino an­gló­fono.

La con­cen­tra­ción de tan­to po­der me­diá­ti­co en las ma­nos de un so­lo hom­bre es una de las la­cras de la de­sigual­dad. Ya ha pa­sa­do con el mag­na­te y ex­man­da­ta­rio Sil­vio Ber­lus­co­ni; por no ha­blar de Bep­pe Gri­llo, su dís­co­lo ci­be­re­pí­gono. El fun­da­dor de Ama­zon, Jeff Bezos, com­pró en agos­to The Was­hing­ton Post por 250 mi­llo­nes de dó­la­res en efec­ti­vo; po­co más que cal­de­ri­lla pa­ra un su­per­mi­llo­na­rio co­mo él. Tal vez los mag­na­tes de Si­li­con Va­lley ya in­tu­yen que sus chis­mes y re­des so­cia­les po­drían no ser más que una mo­da pa­sa­je­ra, que al­gún día se har­ta­rán los usua­rios de tan­ta in­va­sión de su pri­va­ci­dad.

En el Pe­rú, ade­más de po­seer un ca­nal de ca­ble y el ca­nal de te­le­vi­sión de se­ñal abier­ta más vis­ta, el gru­po Co­mer­cio se ha he­cho con el con­trol de ca­si el 80% de la pren­sa es­cri­ta. Per­so­nas co- mo el es­cri­tor Ma­rio Var­gas Llo­sa cues­tio­nan si tan apa­bu­llan­te do­mi­nio de los me­dios pue­de co­exis­tir con la li­ber­tad de in­for­ma­ción y el de­re­cho de crí­ti­ca. Pe­ro no só­lo son los me­dios la­ti­noa­me­ri­ca­nos los que su­fren los em­bis­tes de go­bier­nos po­pu­lis­tas o au­to­ri­ta­rios. La si­tua­ción no es me­jor en Ru­sia o Chi­na. Am­bos paí­ses an­dan muy necesitados de unos me­dios li­bres ca­pa­ces de de­nun­ciar los fla­gran­tes ca­sos de co­rrup­ción y la vul­ne­ra­ción de de­re­chos hu­ma­nos.

A es­tas al­tu­ras no se sa­be si Mur­doch apren­dió de la NSA (la Agen­cia de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de Es­ta­dos Uni­dos), o si aca­so no ha­brá ocu­rri­do al re­vés. Ha di­cho Ba­rack Oba­ma, lue­go de las re­ve­la­cio­nes de Snow­den, que “la li­ber­tad no de­be de­pen­der de las bue­nas in­ten­cio­nes de quien es­tá en el po­der, sino de la ley que res­trin­ge ese po­der”. Po­día ha­ber aña­di­do: “Y en la es­tric­ta e im­par­cial apli­ca­ción de es­ta”. Pe­ro has­ta que es­to sea una reali­dad, más va­le ha­cer­le ca­so a la se­ño­ra Hea­ney.

EM­MA FOS­TER / EFE

Una fo­to de Fra­nçois Ho­llan­de (en la ima­gen) sa­ca­da por Sé­bas­tien Va­lie­la ha lo­gra­do –ade­más de apor­tar­le al in­dis­cre­to pa­pa­raz­zo un mon­tón de di­ne­ro y a la re­vis­ta que la pu­bli­có– cau­sar­le al pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca Fran­ce­sa unos “mo­men­tos do­lo­ro­sos”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.