Us­ted vi­ve aún en la gue­rra fría

Schirrma­cher mues­tra có­mo la teo­ría de jue­gos crea­da con­tra la URSS mar­ca nues­tras vi­das

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

La gue­rra fría ter­mi­nó, pe­ro aún vi­vi­mos en ella. Es­tá ins­ta­la­da en el co­ra­zón de nues­tras so­cie­da­des. No só­lo, afir­ma Frank Schirrma­cher, por­que los mo­de­los de la teo­ría de jue­gos de la gue­rra fría sean los que hoy uti­li­zan las fi­nan­zas, sino por­que en aquel mo­men­to en los la­bo­ra­to­rios y think tanks es­ta­dou­ni­den­ses que ana­li­za­ban las es­tra­te­gias que adop­tar fren­te a la URSS, y que igual crea­ban la bom­ba ató­mi­ca que el or­de­na­dor, tra­ba­ja­ban eco­no­mis­tas de Chica­go que creían que las per­so­nas son egoís­tas y los mer­ca­dos má­qui­nas de pro­du­cir ver­da­des. Y jun­to a ma­te­má­ti­cos y fí­si­cos alum­bra­ron la lla­ma­da teo­ría de jue­gos pa­ra pre­de­cir el com­por­ta­mien­to de un agen­te an­te de­ter­mi­na­dos in­cen­ti­vos y si­tua­cio­nes –las res­pues­tas de la URSS fren­te a las ac­cio­nes de EE.UU.– sus­ti­tu­yen­do la com­ple­ji­dad hu­ma­na por el ho­mo oe­co­no­mi­cus: un hom­bre que ac­túa ra­cio­nal­men­te, lo que sig­ni­fi­ca, sien­do egoís­ta co­mo creen que es, que ac­túa siem­pre só­lo en pro­ve­cho pro­pio. Una sim­pli­fi­ca­ción que con­vier­te a las per­so­nas en so­ció­pa­tas, pe­ro que per­mi­tía a aque­llos cien­tí­fi­cos en­fren­ta­dos a la gue­rra tra­du­cir el com­por­ta­mien­to hu­mano al len­gua­je ma­te­má­ti­co. La su­ma de esas teo­rías y de la nue­va in­for­má­ti­ca po­si­bi­li­tó re­du­cir al ser hu­mano a una má­qui­na de compu­tar.

Una má­qui­na que, ex­pli­ca Schirrma­cher, doc­tor en Fi­lo­so­fía y co­di­rec­tor del dia­rio ale­mán Frank­fur­ter All­ge­mei­ne Zei­tung, que­da­ba li­mi­ta­da al mun­do mi­li­tar. Pe­ro que con el avan­ce de los años y la ge­ne­ra­li­za­ción de la in­for­má­ti­ca, ha aca­ba­do abar­can­do to­do nues­tro mun­do, ha­cien­do que esas teo­rías que no se pre­gun­tan có­mo fun­cio­na el ser hu­mano sino có­mo de- be fun­cio­nar y a las que só­lo les in­tere­sa las pre­fe­ren­cias del con­su­mi­dor y no por qué se han crea­do, lo mo­de­len to­tal­men­te. No só­lo por­que esas ideas mo­de­lan los al­go­rit­mos que mue­ven las fi­nan­zas, sino por­que en un mun­do con in­ter­net, don­de se acu­mu­lan tri­llo­nes de da­tos de los usua­rios ca­da día, es po­si­ble apli­car esos mis­mos al­go­rit­mos y teo­rías pa­ra ana­li­zar esas mon­ta­ñas de da­tos de ca­da uno de no­so­tros, sa­car con­clu­sio­nes y ac­tuar en con­se­cuen­cia.

Vi­vi­mos, di­ce Schirrma­cher en su li­bro Ego, en la nue­va era del ca­pi­ta­lis­mo de la in­for­ma­ción, que ha em­pe­za­do a trans­for­mar el mun­do en un es­ta­do men­tal: quie­re leer el pen­sa­mien­to, con­tro­lar­lo y ven­der­lo, pre­de­cir ries­gos, eva­luar­los y eli­mi­nar­los, aun­que aún no lo ha­ce bien, vis­to el des­ca­la­bro fi­nan­cie­ro glo­bal crea­do por las hi­po­te­cas sub­pri­me. Pa­ra el ca­pi­ta­lis­mo de la in­for­ma­ción, se­ña­la, in­clu­so la amis­tad, la leal­tad y el amor tie­nen mo­ti­vos ra­cio­na­les que ra­di­can en el in­te­rés del in­di­vi­duo. De ahí la om­ni­pre­sen­te in­fla­ción de in­cen­ti­vos, de pre­mios que van des­de las bo­ni­fi­ca­cio­nes de Wall Street a las me­da­llas vir­tua­les y de vo­ta­cio­nes “me gus­ta”.

La per­so­na es una pe­que­ña má­qui­na de pla­cer que no tie­ne en cuen­ta más que sus de­seos de con­su­mo, y su úni­ca ver­dad es el pre­cio. El ca­pi­ta­lis­mo de la in­for­ma­ción va­lo­ra los sen­ti­mien­tos y la con­fian­za co­mo va­lo­ra las ac­cio­nes y las mer­can­cías. Y por pri­me­ra vez en la his­to­ria dis­po­ne de los me­dios téc­ni­cos pa­ra ha­cer­lo de mo­do ca­da vez más per­fec­to.

Así, los mo­de­los men­ta­les de la eco­no­mía han con­quis­ta­do ca­si to­das las de­más cien­cias so­cia­les, de­nun­cia Schirrma­cher, que re­cuer­da de dón­de vie­nen: mo­vi­dos psi­co­ló­gi­ca­men­te por el te­mor a que sis­te­mas to­ta­li­ta­rios co­mo la URSS sub­yu­ga­ran a la po­bla­ción afir­man­do sa­ber qué es lo que más le con- ve­nía, cier­tos eco­no­mis­tas idea­ron un con­tra­mo­de­lo en el que ca­da uno se li­mi­ta a ha­cer lo que con­si­de­ra me­jor pa­ra sí mis­mo y que apli­ca­ron en su tra­ba­jo en el think tank mi­li­tar Rand Cor­po­ra­tion. Esos eco­no­mis­tas, mu­chos ge­nia­les, no só­lo se con­ver­ti­rían en ex­per­tos en au­to­ma­ti­za­ción del ejér­ci­to, sino tam­bién de los mer­ca­dos y las per­so­nas.

Tras la caí­da del mu­ro de Ber­lín esa teo­ría de jue­gos de la gue­rra fría se con­vir­tió, di­ce, en al­go que se con­vino en lla­mar neo­li­be­ra­lis­mo y eco­no­mía de la in­for­ma­ción. Los fí­si­cos, fal­tos del apo­yo de an­tes de la caí­da del mu­ro, vo­la­ron a Wall Street. Co­men­za­ba la fí­si­ca so­cial. El ma­te­má­ti­co y eco­no­mis­ta Ken Bin­mo­re qui­so con­ver­tir la teo­ría de jue­gos en el nue­vo pa­ra­dig­ma del or­den po­lí­ti­co y so­cial del si­glo XXI y sus te­sis mar­ca­ron el nue­vo la­bo­ris­mo de Blair.

Las ideas de la teo­ría de jue­gos nos han aca­ba­do ha­cien­do ge­ren­tes de nues­tro pro­pio yo. Y aho­ra los or­de­na­do­res lle­van in­te­gra­da la má­qui­na de su­per­vi­ven­cia del ho­mo oe­co­co­mi­cus en su pro­gra­ma. Las em­pre­sas quie­ren pre­de­cir qué ha­re­mos, com­pra­re­mos y pen­sa­re­mos cri­ban­do tri­llo­nes de da­tos pa­ra crear con ellos un pre­cio. El pro­ble­ma lle­ga cuan­do los or­de­na­do­res no re­fle­jan nues­tras pre­fe­ren­cias sino que las crean. Y cam­bia la con­sis­ten­cia de la vi­da in­di­vi­dual, por­que lo que no pue­da re­du­cir­se al al­go­rit­mo egoís­ta no exis­te. Los hu­ma­nos fa­li­bles, la­men­ta, he­mos si­do ex­pul­sa­dos con nues­tras de­fi­cien­cias y fal­sos com­pro­mi­sos, aun­que ac­tue­mos más en fun­ción de in­tui­cio­nes y heu­rís­ti­cas que del pro­ve­cho pro­pio. Co­mo di­ce Ma­nuel Cas­tells: “He­mos crea­do un au­tó­ma­ta en el co­ra­zón de nues­tras eco­no­mías que es­tá de­ci­di­do a de­ter­mi­nar nues­tras vi­das”. La doc­tri­na del egoís­mo ra­zo­na­ble qui­zá es­tá a pun­to de ge­ne­rar una pu­ra lo­cu­ra en vez del me­jor de los mun­dos po­si­bles.

El Dr. Stran­ge­lo­ve, de ‘Te­lé­fono ro­jo: vo­la­mos ha­cia Mos­cú’, se ba­só en el ma­te­má­ti­co John von Neu­mann y el fí­si­co Her­man Kahn, de la Rand Cor­po­ra­tion

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.