Así en­ga­ña­ba ‘el lobo de Wall Street’

Ex­per­tos en el mer­ca­do bur­sá­til diseccionan las ma­las ar­tes que en­ri­que­cie­ron a Jor­dan Bel­fort

La Vanguardia - Dinero - - FINANZAS - Ser­gio He­re­dia

En un mo­men­to de El lobo de Wall Street, Jor­dan Bel­fort (Leo­nar­do DiCa­prio) se di­ri­ge a la cá­ma­ra y lan­za una se­rie de re­fle­xio­nes: “Lo que hi­ci­mos a par­tir de en­ton­ces fue co­lo­car pro­duc­tos más com­ple­jos. CFD, com­pues­tos... Pe­ro bueno, no voy a abu­rrir­les. En reali­dad, lo que a us­te­des les in­tere­sa es sa­ber que nos fo­rra­mos, ¿no?”.

Es cier­to: la pe­lí­cu­la (ba­sa­da en un ca­so real) ofre­ce po­cos da­tos téc­ni­cos. Se sa­be que los strat­to­ni­tas, fie­les em­plea­dos de Bel­fort en la fi­nan­cie­ra Strat­ton Oak­mont, be­bían, se dro­ga­ban, mon­ta­ban or­gías co­lec­ti­vas, de­ba­tían en aque­la­rres acer­ca del lan­za­mien­to de enanos con­tra una dia­na y lue­go los lan­za­ban.

Y mien­tras, se en­ri­que­cían. Aun­que es­to úl­ti­mo, lo de en­ri­que­cer­se, ¿có­mo lo ha­cían?

De en­tra­da, hay que en­ten­der que aquel mo­men­to bur­sá­til era muy dis­tin­to al ac­tual. Ha­bla­mos de los años ochen­ta y de prin­ci­pios de los no­ven­ta: en­ton­ces, las exi­gen­cias re­gu­la­to­rias eran muy me­no­res, par­ti­cu­lar­men­te en el es­ce­na­rio en el que se mo­vían los strat­to­ni­tas: “Strat­ton Oak­mont no ope­ra­ba en el NY­SE o en el Nas­daq –di­ce An­to­nio Hor­mi­gos, di­rec­tor de in­ver­sio­nes de Mi­ra­baud–, sino que lo ha­cía en el mer­ca­do OTC (Over The Coun­ter, con em­pre­sas de ter­ce­ra fi­la), mu­cho más mar­gi­nal y vul­ne­ra­ble a la ma­ni­pu­la­ción de pre­cios. En aquel mer­ca­do, el co­rre­dor ven­día los tí­tu­los que te­nía en sus pro­pias cuen­tas, y al pre­cio que él mis­mo fi­ja­ba”.

La ma­nio­bra se en­tien­de pron­to. Pa­ra Bel­fort, el pa­raí­so era aque­lla desas­tra­da ofi­ci­na de Sta­ten Is­land a la que acu­día en bus­ca de su pri­mer em­pleo, seis me­ses des­pués del black mon­day bur­sá­til de 1987: el hom­bre se fro­ta las ma­nos cuan­do ad­vier­te que aque­llos agen­tes co­lo­ca­ban a un cen­ta­vo de dó­lar ac­cio­nes de em­pre­sas arrui­na­das (cuan­do Bel­fort ha­bla de una tec­no­ló­gi­ca in­no­va­do­ra, en pan­ta­lla aso­ma un co­ber­ti­zo) en­tre com­pra­do­res in­cau­tos, po­co pre­pa­ra­dos y des­in­for­ma­dos. Y to­do ello, co­brán­do­se co­mi­sio­nes ¡del 50%!

“Son co­mi­sio­nes im­pen­sa­bles –di­ce Jau­me Puig, di­rec­tor ge­ne­ral de GVC Gaes­co Ges­tión–. Hoy se co­bra co­mi­sio­nes de en­tre el 0,1% y el 0,2%. Y las ta­ri­fas es­tán re­gu­la­das. Pe­ro en­ton­ces, la SEC (equi­va­len­te es­ta­dou­ni­den­se a la Co­mi­sión Na­cio­nal del Mer­ca­do Va­lo­res) no im­po­nía li­mi­ta­cio­nes a de­ter­mi­na­das ta­ri­fas...”.

Tras la ex­pe­rien­cia ini­ciá­ti­ca, Bel­fort edi­fi­có Strat­ton Oak­mont, su “chi­rin­gui­to fi­nan­cie­ro”, se­gún Jau­me Puig. “En reali­dad, un sa­té­li­te de Wall Street –in­ter­pre­ta Ce­fe­rí So­ler, pro­fe­sor de Esa­de–: Un mer­ca­do se­cun­da­rio con sus tram­pas. Allí, co­rre­do­res co­mo los de Strat­ton Oak­mont ope­ra­ban co­mo si es­tu­vie­ran en una jun­gla”. To­ma­ban po­si­cio­nes en una com­pa­ñía y lue­go co­lo­ca­ban las ac­cio­nes en el mer­ca­do: el ar­te de la per­sua­sión ju­ga­ba un pa­pel de­ci­si­vo.

“El clien­te no va­lía na­da –di­ce So­ler–. Y só­lo va­lía al­go si mos­tra­ba in­te­rés en com­prar. Por su­pues­to, nin­gún agen­te de Bel­fort pen­sa­ba en el bien del clien­te”. Se tra­ta­ba de en­ga­tu­sar al in­ver­sor, de con­ven­cer­le pa­ra que com­pra­se ac­cio­nes de esa mis­ma com­pa­ñía (al pre­cio que el co­rre­dor ha­bía fi­ja­do, al­go im­pen­sa­ble en un mer­ca­do re­gu­la­do), de ma­ne­ra que su va­lor se dis­pa­ra­se. La téc­ni­ca se co­no­ce co­mo pump and dump (in­flar y ti­rar). Cuan­do el va­lor de la com­pa­ñía se ha mul­ti­pli­ca­do, los co­rre­do­res ven­den sus tí­tu­los (y a ve­ces tie­nen el 50% de la fir­ma): las ac­cio­nes se des­plo­man,

Strat­ton Oak­mont, su fir­ma, ope­ra­ba en un mer­ca­do mar­gi­nal, más ma­ni­pu­la­ble en los años ochen­ta Bel­fort in­fla­ba y ti­ra­ba: com­pra­ba ac­cio­nes, ele­va­ba su va­lor de for­ma ar­ti­fi­cial y las ven­día

el in­ver­sor se arrui­na, el strat­to­ni­ta se fo­rra.

“El úni­co ejem­plo que la pe­lí­cu­la di­sec­cio­na es el de Ste­ve Mad­den, el em­pre­sa­rio que pro­du­cía za­pa­tos”, re­cuer­da So­ler. El ejer­ci­cio es una OPV (ofer­ta pú­bli­ca de ven­ta): an­tes de que la za­pa­te­ra sal­ga a bol­sa, Bel­fort com­pra la mi­tad de sus ac­cio­nes. Cuan­do Ste­ve Mad­den sal­ta al par­quet, lo ha­ce a 4 dó­la­res por tí­tu­lo. En un so­lo día, y a gol­pe de te­lé­fono, los strat­to­ni­tas ele­van su va­lor a 22 dó­la­res...

Se­gún Bel­fort, “los va­lo­res del mer­ca­do eran la es­ta­bi­li­dad, la in­te­gri­dad y el or­gu­llo”. Le ca­ye­ron 22 me­ses de pri­sión, con­de­na­do por ma­ni­pu­lar pre­cios, apro­ve­char­se de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da, blan­quear, de­frau­dar al fis­co, no ac­tuar en be­ne­fi­cio del clien­te, en­ri­que­cer­se de for­ma ilí­ci­ta...

uno de los éxi­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos del año, que es­tá pro­ta­go­ni­za­da por Leo­nar­do DiCa­prio, Mar­go Rob­bie (en el pa­pel de la es­po­sa de Bel­fort), Jo­nah Hill, Jean Du­jar­din y un sor­pren­den­te Matt­hew McCo­naug­hey (es el men­tor pro­fe­sio­nal de Bel­fort)

So­bre es­tas lí­neas, Jor­dan Bel­fort (el fi­nan­cie­ro y hoy con­fe­ren­cian­te cu­ya vi­da re­tra­ta la pe­lí­cu­la de Mar­tin Scor­se­se) po­sa jun­to a su se­gun­da es­po­sa, la mo­de­lo Na­di­ne Ca­ri­di. En el res­to de fo­to­gra­fías se ob­ser­van imá­ge­nes de la pe­lí­cu­la,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.