Rap­so­dia ucra­nia­na

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE - ED­WARD HUGH EX­PER­TO EN MER­CA­DOS FI­NAN­CIE­ROS, FOR­MA PAR­TE DEL EQUI­PO DE NOU­RIEL ROU­BI­NI

No hay quien pue­da que­dar in­sen­si­ble an­te las imá­ge­nes del opo­si­tor ucra­niano Di­mi­tro Bu­la­tov que ha­bía si­do ca­si cru­ci­fi­ca­do por unos des­co­no­ci­dos en un lo­cal sub­te­rrá­neo de Kíev. Sue­na a la Ar­gen­ti­na de la épo­ca de la dic­ta­du­ra y del Ga­ra­ge Olim­po. Pe­ro de­trás de es­te tris­te acon­te­ci­mien­to se es­con­de una reali­dad mu­cho más dra­má­ti­ca: el país se es­tá mu­rien­do. A cuen­ta­go­tas, pe­ro es­tá mu­rien­do.

Me re­fie­ro en pri­mer lu­gar al he- cho de que el país se ha vuel­to ca­si in­go­ber­na­ble por las fuer­tes di­vi­sio­nes in­ter­nas que exis­ten des­de la de­sin­te­gra­ción de la an­ti­gua Unión So­vié­ti­ca. Pe­ro más allá de es­ta cir­cuns­tan­cia, el ver­da­de­ro dra­ma es que no hay me­jo­ra creí­ble a la vis­ta, ni so­lu­ción ni sa­li­da con­vin­cen­te.

El país es­tá ca­si en ban­ca­rro­ta y mien­tras tan­to los que po­drían cam­biar la si­tua­ción, al no aguan­tar más, es­tán aban­do­nan­do el bar­co. Se es­ti­ma que al­re­de­dor de me­dio mi­llón de jó­ve­nes cua­li­fi­ca­dos se han mar­cha­do en los úl­ti­mos años y, en un país de 45 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes don­de la ta­sa de na­ta­li­dad (1,3) es­tá en­tre las más ba­jas de Eu­ro­pa y dón­de hay 200.000 muer­tos más que na­ci­mien­tos ca­da año, la pér­di­da de es­tas se­mi­llas del fu­tu­ro di­fí­cil­men­te se pue­de so­por­tar.

No es de sor­pren­der que el país su­fra una gra­ve cri­sis eco­nó­mi­ca, que ape­nas crez­ca des­de el fi­nal de la cri­sis fi­nan­cie­ra, y que ne­ce­si­te ur­gen­te­men­te ayu­da eco­nó­mi­ca des­de el ex­te­rior an­tes de que se ago­ten sus re­ser­vas de di­vi­sas.

Lo que es más preo­cu­pan­te es que in­clu­so con esa ayu­da di­fí­cil­men­te se vea co­mo el país pue­da sa­lir ade­lan­te por sus pro­pios me­dios. En la Unión Eu­ro­pea se ha ha­bla­do mu­cho úl­ti­ma­men­te del pro­ce­di­mien­to pa­ra re­sol­ver un ban­co fa­lli­do, ¿pe­ro qué ha­re­mos cuan­do ese fe­nó­meno de in­sos­te­ni­bi­li­dad lle­gue a afec­tar a to­do un país? Es­te es el re­to que nos pre­sen­ta la len­ta im­plo­sión de­mo­grá­fi­ca que es­tán em­pe­zan­do a su­frir cier­tos paí­ses, y es­te es el ver­da­de­ro acri­bi­lla­mien­to que es­tá vi­vien­do Ucra­nia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.