La in­dus­tria ca­ta­la­na y sus nue­vos ca­pi­ta­nes

Cin­cuen­ta his­to­rias de em­pre­sas fa­mi­lia­res ca­ta­la­nas re­fle­jan el va­lor del tra­ba­jo, la dis­cre­ción y el com­pro­mi­so de con­ti­nui­dad

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Mar Galtés

Cin­cuen­ta his­to­rias de em­pre­sas fa­mi­lia­res ca­ta­la­nas que re­fle­jan el va­lor del tra­ba­jo y el com­pro­mi­so de con­ti­nui­dad.

Aho­ra ha­bla­mos de la rein­dus­tria­li­za­ción por­que en al­gún mo­men­to he­mos te­mi­do per­der la ba­se pro­duc­ti­va del país, ese te­ji­do in­dus­trial que ha mo­de­la­do, de for­ma eco­nó­mi­ca, so­cial, cul­tu­ral, la iden­ti­dad ca­ta­la­na de los úl­ti­mos dos si­glos. Y “ca­pi­ta­nes de in­dus­tria” fue el tér­mino uti­li­za­do por Jau­me Vi­cens Vi­ves pa­ra mo­vi­li­zar a fi­na­les de los cin­cuen­ta a los “ca­ta­la­nes eco­nó­mi­ca­men­te ge­né­ti­cos”, he­re­de­ros de esos pro­ta­go­nis­tas que vie­ron en las pri­me­ras má­qui­nas de va­por que lle­ga­ban a Ca­ta­lun­ya un mo­tor pa­ra cons­truir nue­vas ma­ne­ras de pro­du­cir, nue­vas em­pre­sas.

La bur­gue­sía ca­ta­la­na le­van­tó las co­lo­nias tex­ti­les a fi­na­les del XIX, y vol­vió a ar­mar sus fá­bri­cas en la se­gun­da mi­tad del XX, abas­te­cien­do los ele­men­tos de mo­der­ni­dad que el país ne­ce­si­ta­ba pa­ra ha­cer­se su­ya la so­cie­dad de con­su­mo. Y, siem­pre un pa­so por de­lan­te, fue­ron tam­bién ca­pi­ta­nes de in­dus­tria quie­nes apren­die­ron an­tes que na­die que las fron­te­ras só­lo es­tán en los ma­pas, no en los mer­ca­dos. Y esos ca­pi­ta­nes, o sus hi­jos o sus nie­tos, si­guen aho­ra aquí, al fren­te de la em­pre­sa fa­mi­liar ca­ta­la­na, en sin­gu­lar por­que ese es un con­cep­to en sí mis­mo, cla­ve en la lla­ma­da so­cie­dad ci­vil, pe­ro tam­bién en plu­ral por­que esas em­pre­sas fa­mi­lia­res son “las vi­gas que sus­ten­tan la gran ma­sía so­cio­eco­nó­mi­ca del país”, di­ce Fran­cesc Ca­no­sa. Pe­rio­dis­ta le­ri­dano, acos­tum­bra­do a la his­to­ria y a la geo­gra­fía, en su pri­me­ra apro­xi­ma­ción al mun­do de las em­pre­sas fa­mi­lia­res ha des­cu­bier­to que, tal co­mo Jo­sep Pla ex­pli­có que la gas­tro­no­mía era el pai­sa­je lle­va­do a la ca­zue­la, “es­tas em­pre­sas son el pai­sa­je lle­va­do a la fá­bri­ca”. Se re­fie­re a las cin­cuen­ta em­pre­sas cu­yas his­to­rias ha re­co­gi­do en Ca­pi­tans d’in­dús­tria (Mo­bil Books, 2014), un li­bro de eco­no­mía hu­ma­na ex­pli­ca­do por los pro­ta­go­nis­tas o por sus hi­jos.

“Ca­ta­lun­ya se ha for­ja­do más por las ges­tas em­pre­sa­ria­les que por las con­quis­tas mi­li­ta­res. Por eso los gran­des ca­pi­ta­nes de Ca­ta­lun­ya son em­pre­sa­rios y no mi­li­ta­res. Per­so­nas em­pren­de­do­ras que han te­ni­do la vi­sión y la per­se­ve­ran­cia de le­van­tar in­dus­trias y for­jar unos va­lo­res em­pre­sa­ria­les que han he­cho gran­de es­te país”, ex­pli­ca Jo­sep Oliu en una re­se­ña del li­bro.

“Me ha sor­pren­di­do que to­dos son gen­te que vi­ve la em­pre­sa de ma­ne­ra to­tal, su vi­da es la em­pre­sa, la em­pre­sa es su vi­da, y lo asu­men de for­ma ab­so­lu­ta­men­te na­tu­ral”, ex­pli­ca Ca­no­sa. Ha des­cu­bier­to per­so­na­jes que pa­san des­aper­ci­bi­dos por los pa­si­llos de sus pro­pios im­pe­rios, em­pre­sa­rios im­preg­na­dos de una dis­cre­ción que de­ma­sia­das ve­ces en­vuel­ve tam­bién a las com­pa­ñías. “Hay un gran des­co­no­ci­mien­to y se arras­tran mu­chos es­te­reo­ti­pos his­tó­ri­cos so­bre los em­pre­sa­rios”, con­si­de­ra Ca­no­sa.

La em­pre­sa fa­mi­liar ca­ta­la­na es “un vehícu­lo sin­gu­lar, úni­co,

“Su vi­da es la em­pre­sa, la em­pre­sa es su vi­da, y lo asu­men de for­ma na­tu­ral”

mo­de­lo, ejem­plo”. Las hay de cen­te­na­rias o ca­si (Go­mà Camps, Bor­ges, Es­te­ve, Frei­xe­net, Gru­po Go­dó, Puig, To­rres). Mu­chas se ges­ta­ron en la pos­gue­rra y des­pe­ga­ron des­pués (Guis­so­na, Ires­tal, Agro­li­men, Ca­sa­de­mont). Otras tie­nen una his­to­ria más re­cien­te pe­ro igual vo­ca­ción de fu­tu­ro (Agro­mi­llo­ra, Na­tu­ra Bis­sé. KH7 Llo­re­da, Flui­dra, Man­go). Pe­ro pa­ra so­bre­vi­vir, to­das han de­mos­tra­do una ca­ma­leó­ni­ca ca­pa­ci­dad de trans­for­ma­ción. “En to­das se pue­de ver una ac­tua­li­za­ción del sec­tor, del pro­duc­to, y de la es­truc­tu­ra de la em­pre­sa”, di­ce Ca­no­sa. Co­mo La Far­ga Group, em­pre­sa rein­ven­ta­da en 1985 so­bre las ba­ses de la fun­di­ción La­cam­bra de 1808.

Asu­mi­mos que la em­pre­sa fa­mi­liar es­tá ahí, ha es­ta­do y es­ta­rá siem­pre. Pe­ro al­gún día fue el pri­me­ro. “No hay que ol­vi­dar las pe­nu­rias que he­mos te­ni­do que su­pe­rar pa­ra lle­gar don­de es­ta­mos”, di­ce Víc­tor Grí­fols de cuan­do veía a su pa­dre li­diar con las li­mi­ta­cio­nes de la pos­gue­rra pa­ra crear el la­bo­ra­to­rio que hoy es el ter­cer pro­duc­tor mun­dial de de­ri­va­dos del plas­ma.

Es­tas em­pre­sas fue­ron pio­ne­ras de la ex­por­ta­ción y “en su mo­men­to ac­tual, el con­cep­to in­ter­na­cio­na­li­za­ción les que­da cor­to: la ma­yo­ría asu­me el mun­do en su con­jun­to co­mo al­go na­tu­ral”, ex­pli­ca Ca­no­sa.

Otro ele­men­to re­cu­rren­te es que “las si­guien­tes ge­ne­ra­cio­nes han ma­ma­do la em­pre­sa des­de pe­que­ños, y lo vi­ven con un com­pro­mi­so de con­ti­nui­dad, co­mo si es­tu­vie­ran pre­des­ti­na­dos a ello”, di­ce Ca­no­sa. “A mis hi­jos les he da­do li­ber­tad y les he de­ja­do ha­cer. He sa­bi­do de­le­gar”, di­ce Joan No­ga­re­da, fun­da­dor del la­bo­ra­to­rio Hi­pra, es­pe­cia­li­za­do en sa­lud ani­mal.

Fran­cesc Ca­no­sa ha bus­ca­do en sus en­tre­vis­tas des­cu­brir cuál es ese clic, eso que ha­ce que, “don­de to­do el mun­do ve una co­sa, el em­pre­sa­rio vea un pro­duc­to”. Y ha en­con­tra­do que, en es­te un pa­no­ra­ma he­te­ro­gé­neo, don­de hay em­pre­sas me­ta­lúr­gi­cas, de ali­men­ta­ción, de mo­da, far­ma­céu­ti­cas... si al­gún con­cep­to se re­pi­te siem­pre, siem­pre, es el tra­ba­jo, la ca­pa­ci­dad de tra­ba­jo de sus em­pre­sa­rios. “No hay otro”.

Es­cu­char al mer­ca­do, es­tar aten­to a las gran­des trans­for­ma­cio­nes y sa­ber adap­tar­se pa­re­ce la úni­ca ga­ran­tía de su­per­vi­ven­cia. Ja­vier Go­dó, pre­si­den­te del Gru­po Go­dó, pro­pie­ta­rio y edi­tor de La Van­guar­dia, lo des­cri­be con una re­fe­ren­cia a Hitch­cock: con­si­de­ra “ad­mi­ra­ble que con una cá­ma­ra de 35 mm cap­ta­ra imá­ge­nes que to­da­vía hoy man­tie­nen el in­te­rés”. Y ese es, se­gu­ro, otro ob­je­ti­vo trans­ver­sal en la em­pre­sa fa­mi­liar: la vo­lun­tad de per­ma­nen­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.