‘Po­wer is po­wer’

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - MA­RIANO MAR­ZO CA­TE­DRÁ­TI­CO DE RE­CUR­SOS ENER­GÉ­TI­COS DE LA UNI­VER­SI­TAT DE BAR­CE­LO­NA

Co­mo les co­men­ta­ba no ha­ce mu­cho en un re­cien­te ar­tícu­lo (“Ha­bla­mos po­co de ener­gía”, La Van­guar­dia, 17/I/2014) creo que ha­bla­mos po­co de ener­gía y que no nos da­mos cuen­ta ca­bal de la im­por­tan­cia que es­ta tie­ne en nues­tras vi­das.

Ener­gía es la ca­pa­ci­dad de rea­li­zar un tra­ba­jo, de con­fe­rir mo­vi­mien­to, mo­di­fi­car la tem­pe­ra­tu­ra o trans­for­mar la ma­te­ria. Con­si­de­ren por un mo­men­to el pro­fun­do sig­ni­fi­ca­do que es­tas pa­la­bras tie­nen pa­ra la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca in­dus­trial de un país. Y si es­ta con­si­de­ra­ción to­da­vía les de­ja fríos, pien­sen que los 19,5 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de la ciu­dad de Nue­va York con­su­men en un año la mis­ma can­ti­dad de elec­tri­ci­dad que los más de 790 mi­llo­nes de per­so­nas que ha­bi­tan en to­da el Áfri­ca sub­saha­ria­na.

Un da­to que, sin du­da, con­fie­re pleno sig­ni­fi­ca­do al vie­jo jue­go de pa­la­bras an­glo­sa­jón de po­wer is po­wer, que vie­ne a de­cir que po­ten­cia (ener­gía por uni­dad de tiem­po) es po­der o, en otras pa­la­bras, que ener­gía y geo­po­lí­ti­ca son las dos ca­ras de una mis­ma mo­ne­da.

Con to­da pro­ba­bi­li­dad, el año 2008 se­rá re­cor­da­do co­mo el de la quie­bra de Leh­man Brot­hers y del ini­cio de una pro­fun­da cri­sis eco­nó­mi­ca y fi­nan­cie­ra en la ma­yor par­te de los paí­ses desa­rro­lla­dos. Sin em­bar­go, en tér­mi-

El cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción de cru­do li­ge­ro de ‘sha­les’ ha con­ver­ti­do a EE.UU. en el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de lí­qui­dos

nos ener­gé­ti­cos y geo­po­lí­ti­cos, el 2008 pa­sa­rá a los ana­les co­mo el año que mar­có el re­na­ci­mien­to de la pro­duc­ción de pe­tró­leo y gas en Es­ta­dos Uni­dos, gra­cias a la ex­trac­ción de hi­dro­car­bu­ros no con­ven­cio­na­les de ro­cas ma­dres ar­ci­llo­sas (sha­les) me­dian­te el uso de la téc­ni­ca de frac­tu­ra­ción hi­dráu­li­ca ( frac­king).

Una re­vo­lu­ción cien­tí­fi­ca y tec­no­ló­gi­ca que ade­más de im­pul­sar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de Es­ta­dos Uni­dos –aba­ra­tan­do los pre­cios del gas y de la elec­tri­ci­dad, con la con­si­guien­te me­jo­ra de la com­pe­ti­ti­vi­dad de la in­dus­tria–, es­tá trans­for­man­do el pa­pel de Nor­tea­mé­ri­ca en el co­mer­cio mun­dial de la ener­gía.

El cre­ci­mien­to de la pro­duc­ción de cru­do li­ge­ro de sha­les ha con­ver­ti­do a Es­ta­dos Uni­dos en el pri­mer pro­duc­tor mun­dial de lí­qui­dos, por de­lan­te de Ara­bia Sau­dí, mien­tras los pro­nós­ti­cos apun­tan a que se­rá ca­paz de man­te­ner­se en lo al­to del ran­king has­ta me­dia­dos de la dé­ca­da de los vein­te, siem­pre que el pre­cio del ba­rril de pe­tró­leo no cai­ga por de­ba­jo de los 80 dó­la­res.

Asi­mis­mo, Es­ta­dos Uni­dos li- de­ra la pro­duc­ción mun­dial de gas de sha­le, de mo­do que es­te re­pre­sen­ta ya cer­ca del 40% del to­tal de to­do el gas na­tu­ral ex­traí­do en el país y, sal­vo sor­pre­sas, to­do ha­ce pen­sar en una evo­lu­ción al al­za que se pro­lon­ga­ría más allá del año 2040.

Es­ta­mos an­te una nue­va his­to­ria de éxi­to al es­ti­lo nor­te­ame­ri­cano. Di­cho éxi­to se ha vis­to fa­vo­re­ci­do por la lo­te­ría de la geo­lo­gía, pe­ro tam­bién por un es­pí­ri­tu em­pren­de­dor, una lar­ga tra­di­ción de in­no­va­ción in­dus­trial y el he­cho de que en bue­na par­te de Es­ta­dos Uni­dos el pro­pie­ta­rio del te­rreno sea tam­bién due­ño de

Eu­ro­pa de­be adop­tar una po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca más prag­má­ti­ca, sin per­der nun­ca de vis­ta que la ener­gía es la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir un tra­ba­jo

las ri­que­zas del sub­sue­lo. Es­tos fac­to­res han abier­to de par en par las puer­tas al mer­ca­do, que ha ac­tua­do co­mo gran im­pul­sor de la de­no­mi­na­da re­vo­lu­ción del sha­le en Es­ta­dos Uni­dos.

LA RE­VO­LU­CIÓN DEL ‘SHA­LE’

Cier­ta­men­te, co­mo to­da re­vo­lu­ción, es­ta tam­bién tie­ne su la­do os­cu­ro: la frac­tu­ra­ción hi­dráu­li­ca tie­ne un im­pac­to am­bien­tal y es­to ha pro­vo­ca­do un am­plio de­ba­te so­cial. Una po­lé­mi­ca más ba­sa­da en la opi­nión y en la ideo­lo­gía que en el co­no­ci­mien­to cien­tí­fi­co, ya que, des­gra­cia­da­men­te, por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, la cien­cia no ha po­di­do se­guir el rit­mo fre­né­ti­co im­pues­to por la in­dus­tria (que ha lle­ga­do a per­fo­rar 35.000 po­zos en un so­lo año). Un in­con­ve­nien­te me­nor en una re­gión co­mo Nor­tea­mé­ri­ca don­de apren­der mien­tras se tra­ba­ja ( lear­ning whi­le wor­king) su­po­ne una ac­ti­tud só­li­da­men­te arrai­ga­da. Al­go muy di­fe­ren­te a lo que su­ce­de en la vie­ja Eu­ro­pa, don­de la apli­ca­ción es­tric­ta del prin­ci­pio de pre­cau­ción po­dría lle­var­nos a la pa­rá­li­sis por el aná­li­sis.

En cual­quier ca­so, es­te­mos pre­pa­ra­dos o no, el mun­do no nos va a es­pe­rar. De mo­men­to, la in­dus­tria del pe­tró­leo y gas de sha­le es re­gio­nal (Es­ta­dos Uni­dos y Ca­na­dá) pe­ro, sin em­bar­go, los re­cur­sos son glo­ba­les y, ade­más, es­tán dis­tri­bui­dos de for­ma más uni­for­me que los con­ven­cio­na­les. Así que, más tem­prano que tar­de, la re­vo­lu­ción del sha­le va a pro­pa­gar­se fue­ra de Nor­tea­mé­ri­ca, a Chi­na, Aus­tra­lia, Ru­sia, Ar­gen­ti­na... re­di­bu­jan­do a mar­chas for­za­das el ma­pa glo­bal de la ener­gía.

Y mien­tras es­ta ten­den­cia se afir­ma día a día, Eu­ro­pa ya es­tá pa­gan­do las con­se­cuen­cias de lo acon­te­ci­do al otro la­do del Atlán­ti­co. La Unión Eu­ro­pea tie­ne una ba­ja in­ten­si­dad ener­gé­ti­ca, pe­ro el cos­te de la ener­gía es de­ma­sia­do ele­va­do. El pre­cio del gas ca­si tri­pli­ca el de Es­ta­dos Uni­dos. y, al mis­mo tiem­po, la in­dus­tria eu­ro­pea tie­ne que li­diar con unos pre­cios de la elec­tri­ci­dad al­tos, con­se­cuen­cia, en par­te, de las me­di­das en­ca­mi­na­das a pro­mo­ver la ener­gía ba­ja en car­bono. To­do ello su­po­ne un con­si­de­ra­ble far­do pa­ra su eco­no­mía y un im­pac­to ne­ga­ti­vo en su com­pe­ti­ti­vi­dad. En la Unión Eu­ro­pea, los cos­tes la­bo­ra­les son más del do­ble que los asiá­ti­cos, mien­tras que los cos­tes ener­gé­ti­cos su­pe­ran en cer­ca de un 60% a los de Es­ta­dos Uni­dos.

Co­mo se an­da dis­cu­tien­do es­tos días en Bru­se­las, ha lle­ga­do el mo­men­to de que Eu­ro­pa adop­te una po­lí­ti­ca ener­gé­ti­ca más prag­má­ti­ca, sin per­der nun­ca de vis­ta que la ener­gía es la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir un tra­ba­jo. Al­go fun­da­men­tal pa­ra un país co­mo el nues­tro con más de 4,8 mi­llo­nes de pa­ra­dos.

BARTEK SADOWSKI / BLOOM­BERG

Po­zo de gas ‘sha­le’ ope­ra­do por Exa­lo Dri­lling en Lu­bo­cino, Po­lo­nia

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.