Pa­lan­cas pri­va­das pa­ra la cien­cia pú­bli­ca

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - EN­RIC CLA­VE­ROL DI­REC­TOR DE LA FUN­DA­CIÓ CA­TA­LA­NA PER A LA RE­CER­CA I LA IN­NO­VA­CIÓ

El G-8, y muy es­pe­cial­men­te el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co, Da­vid Ca­me­ron, apues­ta por la eclo­sión de una nue­va era en el mun­do fi­nan­cie­ro, in­ver­sión pri­va­da en pro­yec­tos com­pro­me­ti­dos con ne­ce­si­da­des de la so­cie­dad y a la vez ren­ta­bles pa­ra el in­ver­sor. ¿Po­si­ble o utó­pi­co? Las ma­yo­res eco­no­mías del pla­ne­ta quie­ren de­mos­trar que es po­si­ble y pre­pa­ran, jun­to con la Unión Eu­ro­pea y Aus­tra­lia, una es­tra­te­gia con­jun­ta pa­ra fa­vo­re­cer el rá­pi­do cre­ci­mien­to de es­te sec­tor en el 2014.

El mun­do de la ban­ca de in­ver­sión tam­bién pa­re­ce apos­tar por es­te nue­vo seg­men­to de ne­go­cio con es­pí­ri­tu de ser­vi­cio. En Es­ta­dos Uni­dos Gold­man Sachs lan­za un fon­do de in­ver­sión de 250 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra pro­yec­tos de im­pac­to so­cial. Merryl Lynch y Bank of Ame­ri­ca ha­cen lo pro-

Gold­man Sachs ha lan­za­do un fon­do de in­ver­sión de 250 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra pro­yec­tos de im­pac­to so­cial

pio con una ini­cia­ti­va de 13.5 mi­llo­nes de dó­la­res en una emi­sión de bo­nos pa­ra ac­ti­vi­da­des so­cia­les cen­tra­das en Nue­va York. Mor­gan Stan­ley fun­da el Ins­ti­tu­to pa­ra la In­ver­sión Sos­te­ni­ble y la Fun­da­ción Cal­vert, con di­la­ta­da tra­yec­to­ria en el sec­tor, lle­va in­ver­ti­dos 800 mi­llo­nes de dó­la­res des­de 1995.

¿Po­drían ser los fon­dos de in­ver­sión de im­pac­to so­cial una fuen­te de re­cur­sos pri­va­dos pa­ra que la cien­cia ca­ta­la­na, ca­ta­pul­ta­da en los úl­ti­mos años con re­cur­sos pú­bli­cos ha­cia la ex­ce­len­cia aca­dé­mi­ca, afron­te con éxi­to su nue­vo re­to: la trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca, el flu­jo de co­no­ci­mien­to des­de el mun­do aca­dé­mi­co ha­cia la eco­no­mía pro­duc­ti­va?

Las es­tra­te­gias que el G-8 ex­plo­ra pa­ra con­se­guir si­mul­tá­nea­men­te im­pac­to so­cial y ren- ta­bi­li­dad pa­ra el in­ver­sor pri­va­do in­cor­po­ran as­pec­tos muy ori­gi­na­les y pro­me­te­do­res.

Aun­que en un ám­bi­to muy dis­tin­to al de la trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca, el sec­tor pú­bli­co en Gran Bre­ta­ña ha si­do pio­ne­ro mo­vi­li­zan­do in­ver­so­res pri­va­dos con los lla­ma­dos bo­nos de im­pac­to so­cial de pa­go por éxi­to. En el pro­yec­to pi­lo­to del cen­tro pe­ni­ten­cia­rio de Pe­ter­bo­rough el sec­tor pri­va­do in­vier­te cin­co mi­llo­nes de li­bras con el ob­je­ti­vo de dis­mi­nuir la re­in­ci­den­cia me­dian­te ac­ti­vi­da­des de re­in­ser­ción lle­va­das a ca­bo por or­ga­ni­za­cio­nes (tam­bién pri­va­das) con ex­pe­rien­cia en ese ám­bi­to. Los in­ver­so­res re­ci­ben del Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia bri­tá­ni­co el 100% de su in­ver­sión más una ren­ta­bi­li­dad atrac­ti­va, pe­ro úni­ca­men­te en el su­pues­to de que se con­si­gan las ci­fras de re­in­ser­ción y no re­in­ci­den­cia fi­ja­das co­mo ob­je­ti­vo al ini­cio del pro­yec­to. El ries­go lo asu­me to­tal­men­te el sec­tor pri­va­do, pues son los in­ver­so­res pri­va­dos, y só­lo ellos, los que per­de­rán el ca­pi­tal in­ver­ti­do en ca­so de no cul­mi­nar el pro­yec­to con éxi­to. El sec­tor pú­bli­co es un me­ro observador que re­mu­ne­ra al in­ver­sor úni­ca­men­te cuan­do con­si­de­ra que el ob­je­ti­vo se ha cum­pli­do.

La sim­bio­sis en­tre los sec­to­res pú­bli­co y pri­va­do en Pe­ter­bo­rough es cla­ra. Las ac­cio­nes de in­te­rés so­cial las lle­van a ca­bo pro­vee­do­res pri­va­dos con re­cur­sos de in­ver­so­res tam­bién pri­va­dos pe­ro con ob­je­ti­vos cuan­ti­fi­ca­bles y fi­ja­dos por el sec­tor pú­bli­co. Es­te ac­túa sin ries­go fi­nan­cie­ro, des­ti­nan­do re­cur­sos eco­nó­mi­cos úni­ca­men­te cuan­do el re­sul­ta­do del pro­yec­to es sa­tis­fac­to­rio.

Con es­te mo­de­lo los in­ver­so­res, en co­la­bo­ra­ción con pro­vee­do­res de ser­vi­cios cua­li­fi­ca­dos, im­pac­tan po­si­ti­va­men­te en la so­cie­dad a la vez que ob­tie­nen ren­ta­bi­li­dad. Un con­cep­to que bien po­dría apli­car­se a fi­nan­ciar or­ga­ni­za­cio­nes de trans­fe­ren­cia tec­no­ló­gi­ca, don­de el in­ver­sor pri­va­do ob­ten­dría un re­torno del sec­tor pú­bli­co úni­ca­men­te cuan­do la tras­la­ción de cien­cia pú­bli­ca a cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co se de­mues­tre ob­je­ti­va­men­te.

Otros ca­sos de in­ver­sión de im­pac­to so­cial en los que po­de­mos ins­pi­rar­nos ac­túan sin ayu­da del ám­bi­to pú­bli­co. La Fun­da­ción Cal­verts, por ejem­plo, fi­nan­ció D.light, una com­pa­ñía de tec­no­lo­gía de ilu­mi­na­ción con ener­gía so­lar pa­ra paí­ses en vías de desa­rro­llo, o En­vi­ro­fit In­ter­na­tio­nal, de­di­ca­da a tec­no­lo­gía de coc­ción sos­te­ni­ble. El de la Fun­da­ción Cal­verts es un mo­de­lo de in­ver­sión con re­mi­nis­cen­cias del ca­pi­tal ries­go, aun­que sin la pre­sión so­bre el re­cep­tor de la in­ver­sión

El Go­bierno bri­tá­ni­co ha si­do pio­ne­ro mo­vi­li­zan­do in­ver­so­res pri­va­dos con los lla­ma­dos bo­nos de im­pac­to so­cial de pa­go por éxi­to

que el mer­ca­do sue­le im­po­ner.

Pue­de so­fis­ti­car­se el par­te­na­ria­do pú­bli­co-pri­va­do, con la par­ti­ci­pa­ción de fi­lán­tro­pos jun­to a in­ver­so­res más con­ven­cio­na­les. Pa­ra las pri­me­ras eta­pas –las más arries­ga­das– de com­pa­ñías de ba­se cien­tí­fi­ca se­ría muy apro­pia­do. In­ver­so­res pri­va­dos apos­ta­rían por fon­dos de in­ver­sión de ba­se cien­tí­fi­ca en los que, ade­más, en­ti­da­des fi­lan­tró­pi­cas ac­tua­rían co­mo ava­la­do­ras de par­te de la in­ver­sión o bien co­mo re­sor­tes que in­cre­men­tan la ren­ta­bi­li­dad efec­ti­va unos pun­tos por­cen­tua­les, dis­mi­nu­yen­do el ries­go per­ci­bi­do por el in­ver­sor pri­va­do y ha­cien­do la in­ver­sión atrac­ti­va con pa­rá­me­tros de mer­ca­do.

Si Da­vid Ca­me­ron se sa­le con la su­ya, ve­re­mos en los pró­xi­mos años un nue­vo es­ti­lo en las fi­nan­zas y del cual po­drían sur­gir opor­tu­ni­da­des pa­ra nues­tro sis­te­ma de cien­cia.

SI­MON DAW­SON / BLOOM­BERG

Da­vid Ca­me­ron apues­ta por una nue­va era en las fi­nan­zas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.