El mi­la­gro la­bo­ral alemán pa­ra Eu­ro­pa

La Vanguardia - Dinero - - UL ULTIMO TUQUE - JO­SÉ MA­NUEL GA­RA­YOA

Pe­ter Hartz, que ba­jó el pa­ro en Ale­ma­nia del 10% al 5,3%, pro­po­ne sus re­ce­tas al con­jun­to de Eu­ro­pa. Sus pro­pues­tas, co­mo los mi­ni­em­pleos, son po­lé­mi­cas, pe­ro sus re­sul­ta­dos son tan abru­ma­do­res que una Eu­ro­pa pre­sio­na­da por una ta­sa del pa­ro del 11% es­tá obli­ga­da a es­cu­char

Es­pa­ña no va a po­der re­sol­ver so­la el dra­má­ti­co pro­ble­ma del pa­ro aun cuan­do crez­ca y ha­ya re­for­ma­do el mer­ca­do la­bo­ral. Po­dría tar­dar más de diez años en lo­grar­lo, co­mo ocu­rrió en la cri­sis de los 80. Y, sien­do de los más dra­má­ti­cos, su ca­so no es úni­co. “El pro­ble­ma agu­do del des­em­pleo no po­drá ser com­ba­ti­do más que por un fren­te co­mún con to­dos los paí­ses de Eu­ro­pa”, di­ce Pe­ter Hartz, el au­tor del mi­la­gro la­bo­ral alemán, y que pro­po­ne aho­ra un plan “con ins­tru­men­tos ori­gi­na­les”pa­ra el con­jun­to de la Unión Eu­ro­pea prin­ci­pal­men­te orien­ta­do a los jó­ve­nes.

Pe­ter Hartz, que fue el pre­si­den­te de la Co­mi­sión nom­bra­da por Ger­hard Schrö­der pa­ra tra­zar la cé­le­bre Agen­da 2010, ha lan­za­do una pro­pues­ta que ex­po­ne en un do­cu­men­to ti­tu­la­do Por una re­for­ma del mer­ca­do de tra­ba­jo en Eu­ro­pa, coin­ci­dien­do con el de­ba­te en Bru­se­las so­bre la Ga­ran­tía Ju­ve­nil eu­ro­pea.

En su opi­nión, “Ale­ma­nia no es un mo­de­lo. Hay que te­ner en cuen­ta las es­pe­ci­fi­ci­da­des de ca­da país. Pe­ro hay que re­no­var el mer­ca­do de tra­ba­jo eu­ro­peo”.

La ta­sa de pa­ro en Eu­ro­pa es del 11% y la li­be­ra­li­za­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo o la in­ver­sión no bas­tan pa­ra es­ti­mu­lar lo ne­ce­sa­rio el em­pleo. Se­gún Pe­ter Hartz, es im­pres­cin­di­ble su­mar la fa­cul­tad po­lí­ti­ca de ac­tuar, lo que él lla­ma “la po­ten­cia pú­bli­ca”.

Sus re­ce­tas ge­ne­ra­les se trans­for­ma­ron en nor­mas en Ale­ma­nia. co­no­ci­das co­mo las cua­tro le­yes Hartz. Por una de ellas se crea­ron los po­lé­mi­cos <mi­ni­em­pleos, de los que hay 7 mi­llo­nes en Ale­ma­nia. “No han des­na­tu­ra­li­za­do em­pleos que ya exis­tían, sino que ha per­mi­ti­do emer­ger nue­vos em­pleos”, di­ce y agre­ga que “ayu­dan a blan­quear el tra­ba­jo no de­cla­ra­do, que as­cien­de a 400.000 mi­llo- nes de eu­ros en Ale­ma­nia”. Hartz pro­pug­na los mi­ni­em­pleos pa­ra una Eu­ro­pa que es­tá a pun­to de rom­per ta­búes en otros frentes, así co­mo los jobs flo­ters, que con­sis­ten en que los pa­ra­dos ofrez­can a la em­pre­sa que les da tra­ba­jo la po­si­bi­li­dad de fi­nan­cia­ción a un ti­po de in­te­rés bo­ni­fi­ca­do.

Otra ini­cia­ti­va im­por­tan­te es la re­for­ma de las agen­cias pú­bli­cas de em­pleo, que en su nue­va ver­sión es­ta­rían com­pues­tas por asa­la­ria­dos de de­re­cho pri­va­do y no por fun­cio­na­rios, con bo­ni­fi­ca­cio­nes se­gún los con­tra­tos lo­gra­dos y tra­ba­jan­do con cri­te­rios de em­pre­sa pri­va­da en búsqueda de re­sul­ta­dos tan­gi­bles. .

Pa­ra Pe­ter Hantz, “el pro­ble­ma del pa­ro se de­be, en gran me­di­da, a una cier­ta in­di­fe­ren­cia res­pec­to a los pa­ra­dos”, que hoy ya no es po­si­ble por­que las mu­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas no dan es­pa­cio al la­xis­mo. E in­di­ca que la Eu­ro­pa ofi­cial no se per­ci­be co­mo fuen­te de so­lu­cio­nes. Las reunio­nes en Bru­se­las son per­ci­bi­das co­mo “ga­las de mi­nis­tros”, apun­ta.

Don­de el dra­ma es ma­yor es en en el pa­ro ju­ve­nil, que es el do­ble del glo­bal. “Ahí se jue­ga el fu­tu­ro de Eu­ro­pa”, di­ce. Y es­tá cla­ro que los 6.000 mi­llo­nes de eu­ros pre­su­pues­ta­dos pa­ra fi­nan­ciar la Ga­ran­tía Ju­ve­nil eu­ro­pea son a to­das cla­ras in­su­fi­cien­tes.

An­te ese va­cío, Pe­ter Harzt pre­sen­ta una pro­pues­ta a fa­vor de “los eu­ro­pa­tria­dos”. ¿Quié­nes son esos? Y res­pon­de: “To­do jo­ven pa­ra­do eu­ro­peo, be­ne­fi­cia­rio de un pro­gra­ma fi­nan­cie­ro y coor­di­na­do por la Co­mi­sión Eu­ro­pea, que se ins­ta­la­ría tem­po­ral­men­te en otro Es­ta­do miem­bro a fin de tra­ba­jar y ser for­ma­do”.

Se tra­ta de “un Eras­mus pa­ra pren­di­ces”, de lo que aquí sa­be­mos al­go ya que Hartz to­ma co­mo ejem­plo el acuer­do de coope­ra­ción en­tre Es­pa­ña y Ale­ma­nia que per­mi­te a va­rios mi­lla­res de jó­ve­nes be­ne­fi­ciar­se de un con­tra­to de tra­ba­jo o de un pues­to cua­li­fi­ca­do en Ale­ma­nia. “Es­te ti­po de ini­cia­ti­va de­be ser am­plia­do bajo una for­ma mul­ti­la­te­ral”.

Hartz di­ce que su equi­po ha en­con­tra­do en­tre 1.400 y 1.600 op­cio­nes la­bo­ra­les se­gún los per­fi­les in­di­vi­dua­les de los jó­ve­nes. La búsqueda a gran es­ca­la de un em­pleo se ha­ría a par­tir de la in­for­ma­ción que ofre­cen los gran­des or­de­na­do­res, los big da­ta.

Es­pa­ña ne­ce­si­ta un plan de cho­que con­tra el pa­ro y de­be­ría re­cor­dar que el pa­dre de la eco­no­mía es­pa­ño­la, Joan Sar­dà, mi­ra­ba pa­ra el em­pleo a Eu­ro­pa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.