Nues­tra mar­ca Es­pa­ña

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

AL­FRE­DO PAS­TOR

CÁ­TE­DRA IESE-BAN­CO SA­BA­DELL DE ECO­NO­MÍAS EMER­GEN­TES Los sin­di­ca­tos vuel­ven a sa­lir a la ca­lle co­mo en ro­ga­ti­vas pa­ra pe­dir que llue­va, con la idea de cul­par a la re­for­ma la­bo­ral, y por en­de al Go­bierno, de la per­sis­ten­cia de una ta­sa de pa­ro que es asom­bro y cons­ter­na­ción de pro­pios y ex­tra­ños. No tie­nen ra­zón: en fra­se de mi co­le­ga Ja­vier Díaz-Gi­mé­nez, nun­ca sa­bre­mos cuán­to del pa­ro se de­be a la re­for­ma y cuán­to a la re­ce­sión, que no ha si­do, di­cho sea de pa­so, pro­duc­to de la re­for­ma.

En es­te mo­men­to, ade­más, im­por­ta me­nos sa­ber­lo que abor­dar de fren­te el pro­ble­ma. Pa­ra ha­cer­lo con éxi­to hay que re­vi­sar vie­jas no­cio­nes pa­ra par­tir de un he­cho in­con­tro­ver­ti­ble: vo­ces au­to­ri­za­das ase­gu-

En de­ma­sia­dos ca­sos, las em­pre­sas ne­ce­si­tan po­cos ti­tu­la­dos su­pe­rio­res por­que se con­cen­tran en sec­to­res de ba­ja cua­li­fi­ca­ción”

ran que, en so­cie­da­des co­mo la nues­tra, na­da des­tru­ye tan­to a una per­so­na, tan­to fí­si­ca co­mo mo­ral­men­te, co­mo no te­ner tra­ba­jo. No só­lo el sos­tén eco­nó­mi­co, sino tam­bién las po­si­bi­li­da­des de rea­li­za­ción per­so­nal y las re­la­cio­nes so­cia­les de­pen­den de él, de don­de se de­du­ce, sim­pli­fi­can­do un po­co, que ca­si cual­quier tra­ba­jo es pre­fe­ri­ble al pa­ro.

Con es­te pun­to de par­ti­da veamos qué se pue­de ha­cer con los ca­si seis mi­llo­nes de pa­ra­dos de la úl­ti­ma En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va. Los agru­pa­re­mos por eda­des y for­ma­ción, co­mo ha­ce la en­cues­ta, y ca­li­fi­ca­re­mos su­ma­ria­men­te sus po­si­bi­li­da­des de em­pleo.

En la ba­se de la pi­rá­mi­de (de 16 a 24 años) es­tán los que lla­ma­re­mos fá­ci­les, el 12% del to­tal, el 70% de ellos con for­ma­ción se­cun­da­ria. Son sus­cep­ti­bles de ser em­plea­dos en tra­ba­jos de ba­ja cua­li­fi­ca­ción mien­tras com­ple­tan su for­ma­ción, por­que no es­tán con­de­na­dos a ellos a per­pe­tui­dad: pue­den apren­der. De­ben si­mul­ta­near tra­ba­jo re­mu­ne­ra­do (a tiem­po par­cial, en su ma­yo­ría tem­po­ral) y for­ma­ción o es­tu­dio: al­go que ha­bía si­do muy co­rrien- te aquí no ha­ce de­ma­sia­dos años.

Vie­nen a con­ti­nua­ción los pro­ba­bles (de 25 a 29 años), el 13% del to­tal. La ma­yo­ría ha­brán te­ni­do un em­pleo, mu­chos en la cons­truc­ción. La re­ce­ta es la mis­ma, aun­que, co­mo las po­si­bi­li­da­des de re­ci­cla­je dis­mi­nu­yen con la edad, la pro­por­ción tra­ba­jo/for­ma­ción irá au­men­tan­do, y de­be au­men­tar la pro­por­ción de fijo so­bre tem­po­ral, por el cam­bio de cir­cuns­tan­cias per­so­na­les.

El grue­so (62%) se con­cen­tra en el gru­po de en­tre 30 y 44 años y de en­tre 45 a 54. Co­sa na­tu­ral, por­que esos vein­te años su-

El tra­ba­jo pre­ca­rio só­lo es un pa­lia­ti­vo, pe­ro es mu­cho me­jor que la en­fer­me­dad del pa­ro, una la­cra que se ha con­ver­ti­do en la mar­ca Es­pa­ña”

po­nen la mi­tad de la vi­da la­bo­ral.

El pri­me­ro, el de los crí­ti­cos, es el más nu­me­ro­so (40%) y el más vul­ne­ra­ble: ca­be­zas de fa­mi­lia mu­chas ve­ces úni­ca fuen­te de in­gre­sos, con una for­ma­ción su­pe­rior a la pri­ma­ria en un 86% de los ca­sos, pe­ro con me­no­res fa­ci­li­da­des de apren­di­za­je. En es­te gru­po, y en un con­tex­to de cre­ci­mien­to len­to co­mo el que se pre­vé, el tra­ba­jo fijo, pe­ro a tiem­po par­cial, de­be ser la nor­ma. Lo­grar re­du­cir el pa­ro al mí­ni­mo en es­te gru­po ha de ser un ob­je­ti­vo de to­do el mun­do, em­pre­sas, sin­di­ca­tos, Go­bierno y le­gis­la­do­res, por­que ahí se con­cen­tra el ma­yor ries­go de una frac­tu­ra so­cial que se­ría di­fí­cil­men­te reparable: se tra­ta, no ya de tra­ba­ja­do­res ais­la­dos, sino de fa­mi­lias en­te­ras.

El 22% si­guien­te lo for­man el gru­po de los po­si­bles: pue­den en­con­trar tra­ba­jo, se­gún su dis­po­si­ción, a ve­ces se­gún el ci­clo, y siem­pre se­gún la suer­te; to­dos tie­nen una vi­da la­bo­ral tras de sí, pe­ro a me­nu­do de ba­ja cua­li­fi­ca­ción: só­lo el 17% tie­nen es­tu­dios su­pe­rio­res. En es­te gru­po sue­len con­cen­trar­se las ma­yo­res caí­das de suel­do en­tre quie­nes vuel­ven a en­con­trar tra­ba­jo.

Por úl­ti­mo, el gru­po de 55 a 64 años tie­ne es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de en­con­trar tra­ba­jo en el mer­ca­do nor­mal. El tra­ba­jo oca­sio­nal se­rá la nor­ma, que­ri­da o no.

La si­tua­ción me­jo­ra­rá en par­te con el ci­clo, so­bre to­do pa­ra los tres pri­me­ros gru­pos; en el que he­mos lla­ma­do crí­ti­cos, en par­ti­cu­lar, em­pre­sas y sin­di­ca­tos de­be­rán ins­ti­tuir de ver­dad el tra­ba­jo a tiem­po par­cial, por­que de lo con­tra­rio se­rá im­po­si­ble ab­sor­ber el gran ex­ce­den­te que hoy exis­te en un pe­rio­do de cre­ci­mien­to len­to. El Es­ta­do de­be­rá desem­pe­ñar un pa­pel más ac­ti­vo en el gru­po si­guien­te, aun­que no con­si­ga igua­lar las con­di­cio­nes que re­gían an­tes de la cri­sis.

Lla­ma la aten­ción el nú­me­ro de pa­ra­dos con ti­tu­la­ción uni­ver­si­ta­ria: 1,3 mi­llo­nes, el 22% del to­tal, una ci­fra que de­be al­go, qui­zá mu­cho, a nues­tra es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, en la que pe­san mu­cho el sec­tor de la cons­truc­ción y el tu­rís­ti­co. El pri­me­ro es ex­tra­or­di­na­ria­men­te in­ten­si­vo en capital; el se­gun­do es in­ten­si­vo en mano de obra, pe­ro ne­ce­si­ta muy po­cos ti­tu­la­dos su­pe­rio­res: si Es­pa­ña fue­ra una em­pre­sa hotelera ne­ce­si­ta­ría me­nos de 200.000 uni­ver­si­ta­rios, una oc­ta­va par­te de los que se ma­tri­cu­la­ron en nues­tras uni­ver­si­da­des y es­cue­las téc­ni­cas

Los de­socu­pa­dos de en­tre 55 a 64 años tie­nen es­ca­sas po­si­bi­li­da­des de en­con­trar tra­ba­jo en el mer­ca­do. El tra­ba­jo oca­sio­nal se­rá la nor­ma”

en el 2013. En de­ma­sia­dos ca­sos, nues­tras em­pre­sas ne­ce­si­tan po­cos ti­tu­la­dos su­pe­rio­res por­que se con­cen­tran en sec­to­res de ba­ja cua­li­fi­ca­ción. En EE.UU. se oye a me­nu­do a las em­pre­sas re­cla­mar ma­yor ca­pa­ci­ta­ción de la mano de obra (“los tra­ba­ja­do­res que ne­ce­si­ta­mos es­tán aún en la es­cue­la”, di­cen); aquí se pi­de ma­yor fle­xi­bi­li­dad y suel­dos más ba­jos.

Tra­tar el pa­ro de for­ma dis­tin­ta a la ha­bi­tual es un asun­to de to­dos: del que no sa­le de ca­sa por me­nos de X; del pa­dre que no quie­re que a su hi­jo lo ex­plo­ten pa­gán­do­le me­nos de Y. De los sin­di­ca­tos que, al exi­gir con­di­cio­nes fue­ra de mer­ca­do, cie­rran el pa­so a los nue­vos en­tran­tes, con ayu­da de una le­gis­la­ción y una prác­ti­ca la­bo­ra­les pen­sa­das pa­ra otros tiem­pos.

No es­ta­mos pro­po­nien­do una so­lu­ción óp­ti­ma al pro­ble­ma: el tra­ba­jo pre­ca­rio só­lo es un pa­lia­ti­vo, pe­ro es mu­cho me­jor que la en­fer­me­dad del pa­ro. No ol­vi­de­mos que es­ta es hoy la ma­yor de nues­tras pla­gas, y mi­re­mos a nues­tro al­re­de­dor pa­ra com­pro­bar que tie­ne so­lu­ción. Y que el Go­bierno no pien­se en otra co­sa. Un 26% de pa­ro: pa­ra el res­to del mun­do es es­ta, y no otra, nues­tra Mar­ca Es­pa­ña.

ÁN­GEL NA­VA­RRE­TE / BLOOMBERG

El pa­ro es hoy la ma­yor de las pla­gas que de­be afron­tar Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.