Ara­bia Sau­dí, tie­rra de opor­tu­ni­da­des

El Go­bierno español se ha com­pro­me­ti­do a po­ner en fun­cio­na­mien­to el tren de prue­bas del AVE del de­sier­to an­tes de que ha­ya aca­ba­do es­te 2014

La Vanguardia - Dinero - - INFRAESTRUCTURAS - SER­GIO HE­RE­DIA RIAD. EN­VIA­DO ES­PE­CIAL

“Ara­bia Sau­dí tie­ne la se­gun­da ta­sa de ac­ci­den­ta­li­dad via­ria más al­ta del mun­do”, cuen­ta Jo­sé An­to­nio Her­nán­dez, res­pon­sa­ble de re­cur­sos hu­ma­nos de las obras de la lí­nea de tren La Me­ca-Me­di­na, el AVE del de­sier­to o el AVE de los pe­re­gri­nos, co­mo se le quie­ra lla­mar. La con­ver­sa­ción se desa­rro­lla en el au­to­bús que re­co­rre las ca­lles de Riad, la capital.

Es más allá de me­dia­no­che, es fin de se­ma­na y un trá­fi­co ma­yúscu­lo bu­lle en las ave­ni­das. “Los sau­díes se abu­rren. No hay ba­res ni lu­ga­res de ocio. No hay na­da que ha­cer en es­tas ciu­da­des. Y co­mo la ga­so­li­na es­tá a diez cén­ti­mos el li­tro, se en­tre­tie­nen con­du­cien­do. A ve­ces, in­clu­so or­ga­ni­zan ca­rre­ras clan­des­ti­nas”.

Es­tá bajo cons­truc­ción el país del pe­tro­dó­lar, fa­rra­go­so en sus trá­mi­tes bu­ro­crá­ti­cos y ex­tra­or­di­na­ria­men­te dis­cri­mi­na­to­rio en el tra­to a las mu­je­res (ellas son in­vi­si­bles, ja­más se ofre­cen a la vis­ta del oc­ci­den­tal; y des­de lue­go no par­ti­ci­pan en las ca­rre­ras clan­des­ti­nas: no es­tán au­to­ri­za­das a con­du­cir).

La his­to­ria del pe­tró­leo en el Gol­fo Pér­si­co es re­cien­te. Los po­zos apa­re­cie­ron en es­ce­na al­re­de­dor de los años se­sen­ta, y ese he-

Ara­bia Sau­dí ha pro­yec­ta­do gran­des in­fra­es­truc­tu­ras por 72.000 mi­llo­nes de eu­ros en diez años

cho ha con­ver­ti­do a Ara­bia Sau­dí en una suer­te de nue­vo ri­co. Ha­ce cin­cuen­ta años, aquí ha­bía pas­to­res y nó­ma­das. Hoy, Riad cuen­ta con el ma­yor centro co­mer­cial del mun­do, y Yi­da pre­su­me de te­ner la ma­yor pan­ta­lla pu­bli­ci­ta­ria del pla­ne­ta: des­pro­por­cio­na­da, en­vuel­ve por am­bas ca­ras un edi- fi­cio de de­ce­nas de plan­tas. To­do es­to sue­na kitsch. Lo es... Mien­tras las grúas y los an­da­mios afean el sky­li­ne de las ciu­da­des, el Go­bierno sau­dí se in­vo­lu­cra en de­ce­nas de pro­yec­tos co­lo­sa­les. Se tra­ta de desa­rro­llar un país des­per­di­ga­do por el de­sier­to. Seis ve­ces Es­pa­ña en lo geo­grá­fi­co, ape­nas 30 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes, el es­ce­na­rio es­tá va­cío, pe­ro bajo la are­na y las ro­cas flu­ye el pe­tró­leo.

“Ara­bia Sau­dí ha pro­yec­ta­do gran­des in­fra­es­truc­tu­ras por va­lor de 100.000 mi­llo­nes de dó­la­res (unos 72.000 mi­llo­nes de eu­ros) pa­ra los pró­xi­mos diez años. Se es­tán pla­ni­fi­can­do hos­pi­ta­les, es­cue­las, lí­neas fe­rro­via­rias y re­for­mas en puer­tos y ae­ro­puer­tos. Y no­so­tros que­re­mos es­tar allí”, di­ce Ana Pas­tor, mi­nis­tra de Fo­men­to, que es­tos días ha vi­si­ta­do las obras del AVE La Me­ca-Me­di­na (la lí­nea, de 450 ki­ló­me­tros en­tre am­bas ciu­da­des san­tas, de­be­ría es­tar lis­ta en di­ciem­bre del 2016; el pri­mer tren de prue­bas po­dría sur­car el de­sier­to an­tes de que ha­ya aca­ba­do es­te 2014).

De­trás de es­ta obra, ad­ju­di­ca­da en oc­tu­bre del 2011, se en­cuen­tra un con­sor­cio for­ma­do por do­ce em­pre­sas es­pa­ño­las (en­tre ellas Renfe, Adif, Tal­go, OHL, In­dra o Co­pa­sa) y otras dos sau­díes: el con­sor­cio per­ci­bi­rá 6.736 mi­llo­nes de eu­ros –el ma­yor con­tra­to in­ter­na­cio­nal con­se­gui­do por em­pre­sas es­pa­ño­las– por di­se­ñar y cons­truir las vías y los sis­te­mas, por apor­tar 35 tre­nes y

El país se abu­rre, la pre­sen­cia de mu­je­res es inexis­ten­te y los jó­ve­nes sa­len a con­du­cir por di­ver­sión

por ope­rar y man­te­ner la lí­nea du­ran­te do­ce años, am­plia­bles a 17.

Pe­ro hay más pla­nes. FCC (por aho­ra, ha en­via­do cua­ren­ta em­plea­dos al país) li­de­ra el pro­yec­to del me­tro de Riad, otra de las gran­des obras de Es­pa­ña en el ex­tran­je­ro. Y el 25 de mar­zo, el Go­bierno sau­dí ce­rra­rá el pe­rio­do de li­ci­ta­ción por las obras del me­tro de La Me­ca y Yi­da, la lí­nea de tren nor­te-sur (2.400 ki­ló­me­tros) y otra lí­nea de tren es­te-oes­te, del Gol­fo Pér­si­co al Mar Ro­jo (unos mil ki­ló­me­tros). Adif, Renfe y CAF ya se han mos­tra­do in­tere­sa­das en las dos úl­ti­mas, que son lí­neas con­ven­cio­na­les, na­da que ver con las com­ple­ji­da­des de una vía de al­ta ve­lo­ci­dad.

“Aquí es­ta­rán las em­pre­sas y los tec­nó­lo­gos es­pa­ño­les”, ha di­cho Pas­tor en es­tos días, ob­vian­do to­da re­fe­ren­cia a los pro­ble­mas de Sacyr y el ca­nal de Pa­na­má: bue­na par­te de las con­tra­ta­cio­nes en te­rri­to­rio sau­dí se apo­yan en ra­zo­nes de con­fian­za, de mo­do que más va­le pa­sar de pun­ti­llas so­bre con­tra­tiem­pos aje­nos. El res­to de in­ter­lo­cu­to­res tam­bién op­ta por ob­viar hi­po­té­ti­cos obs­tácu­los. Tan só­lo Juan Mi­guel Vi­llar Mir, pre­si­den­te de OHL, des­li­za una que­ja: el con­sor­cio chino se ha re­tra­sa­do en la en­tre­ga de las pla­ta­for­mas so­bre las que se tie­ne que cons­truir el fe­rro­ca­rril de al­ta ve­lo­ci­dad. “Só­lo eso po­dría pro­lon­gar nues­tros pla­zos”, di­ce.

Mien­tras re­za –en la ha­bi­ta­ción del ho­tel, una fle­cha in­di­ca dón­de es­tá La Me­ca; la al­fom­bra del fiel es­pe­ra en el ar­ma­rio–, Ara­bia Sau­dí se pre­pa­ra pa­ra el fu­tu­ro in­mi­nen­te. El país cre­ce a la ca­rre­ra, pe­ro lo ha­ce de for­ma des­pro­por­cio­na­da, a la ma­ne­ra de los gi­gan­tes emer­gen­tes. En los ale­da­ños de un pa­la­cio se tien­den so­la­res yer­mos y su­cios. Neu­má­ti­cos y bol­sas de plás­ti­co com­par­ten el pai­sa­je con co­lo­sa­les ho­te­les de cin­co es­tre­llas. Los co­ches pa­san pi­tan­do, a la ca­rre­ra, jun­to al au­to­car.

Es de no­che. Y los sau­díes han sa­li­do a con­du­cir.

CHEMA MO­YA / EFE

Unos ope­ra­rios tra­ba­jan so­bre la lí­nea del AVE La Me­ca-Me­di­na, en un pun­to del de­sier­to a cien ki­ló­me­tros de Yi­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.