“No po­de­mos re­nun­ciar a que crez­can los in­gre­sos”

El glo­bal CTO de Te­le­fó­ni­ca re­fle­xio­na so­bre la gran dis­pa­ri­dad exis­ten­te en­tre el cre­ci­mien­to de trá­fi­co de ban­da an­cha por las re­des (del 26%) y el au­men­to de los in­gre­sos que es­te re­por­ta a los ope­ra­do­res (un má­xi­mo del 4%)

La Vanguardia - Dinero - - ENTREVISTA - Nor­ber­to Gallego

Se­gún las ci­fras co­no­ci­das, hay una gran dis­pa­ri­dad en­tre el cre­ci­mien­to de trá­fi­co de ban­da an­cha por las re­des y el de los in­gre­sos que re­por­ta a los ope­ra­do­res. Una me­dia del 26% en el pri­mer ca­so, del 4% co­mo mu­cho (o ne­ga­ti­va) en el se­gun­do. Te­le­fó­ni­ca pre­sen­ta­rá re­sul­ta­dos la pró­xi­ma se­ma­na, y es­te in­di­ca­dor da­rá la me­di­da del pro­ble­ma pa­ra el ope­ra­dor, no só­lo en Es­pa­ña sino tam­bién en los mer­ca­dos la­ti­noa­me­ri­ca­nos, y en Ale­ma­nia o Reino Uni­do.

En­ri­que Blan­co tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de re­sol­ver el pro­ble­ma des­de el la­do de la in­fra­es­truc­tu­ra: en eso con­sis­te su car­go, de­fi­ni­do co­mo glo­bal chief tech­no­logy of­fi­cer (CTO) de Te­le­fó­ni­ca. En el Mo­bi­le World Con­gress –di­gá­mos­lo una vez más, es un con­gre­so y no una fe­ria– pre­sen­ta­rá va­rios pro­yec­tos que atien­den a esa ur­gen­cia y que re­su­me en la con­ver­sa­ción con Di­ne­ro. “Lo que Te­le­fó­ni­ca ne­ce­si­ta es una red hi­per­co­nec­ta­da. Ac­ce­so 4G, es­ta­mos en ello, y dar co­nec­ti­vi­dad con fi­bra a to­dos y ca­da uno de los ele­men­tos de ac­ce­so Es­ta­mos me­jo­ran­do nues­tras in­fra­es­truc­tu­ras, pa­ra que los clien­tes pue­dan dis­fru­tar de unas re­des ubi­cuas, que les per­mi­tan tra­ba­jar lo mis­mo en Ma­drid que en el Pe­ne­dès, o en Shang­hai si se die­ra el ca­so, por­que el ser­vi­cio aca­ba pa­san­do por al­gún no­do de Te­le­fó­ni­ca”.

Los usua­rios, co­mo los que leen es­ta pá­gi­na, tie­nen dis­po­si­ti­vos más rá­pi­dos, y por tan­to re­quie­ren re­des más rá­pi­das. Y con la mi­gra­ción a la tec­no­lo­gía 4G, la pre­sión so­bre el trá­fi­co no ha­rá más que au­men­tar. ¿Cree que es po­si­ble sa­tis­fa­cer el cre­ci­mien­to de la de­man­da sin que sea eco­nó­mi­ca­men­te rui­no­sa la in­ver­sión ne­ce­sa­ria? Cuan­do uno mira có­mo cre­ce el trá­fi­co de la ban­da an­cha mó­vil, pue­de te­ner esa im­pre­sión. En las re­des de Te­le­fó­ni­ca, to­das su­ma­das, el in­cre­men­to es de más del 25%, y ve­mos que el 95% del trá­fi­co que tie­nen que so­por­tar pa­sa por las lí­neas fi­jas, pe­ro tam­bién que más del 85% pro­ce­de de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, bá­si­ca­men­te por wi-fi, ge­ne­ra­do por la pro­li­fe­ra­ción de ta­ble­tas y smartp­ho­nes. Es­to quie­re de­cir que en el 2014 ten­go que dar una cuar­ta par­te más de ca­pa­ci­dad de trans­por­te pa­ra que los clien­tes ten­gan una per­cep­ción ra­cio­nal de ca­li­dad. Pe­ro los in­gre­sos no acom­pa­ñan. Lo úni­co que no po­de­mos ha­cer es re­nun­ciar a que los in­gre­sos crez­can más de lo que cre­cen. Lle­va­mos mu­chos tiem­po en es­ta ca­rre­ra de­sigual, y he­mos con­se­gui­do efi­cien­cias de un 12 o un 15% adi­cio­nal ca­da año. ¿Có­mo mi­den la efi­cien­cia? Cuán­to gas­to y cuán­ta in­ver­sión so­bre in­gre­sos po­ne­mos en la red. Esa es la fór­mu­la: in­ver­sión+gas­tos so­bre in­gre­sos, o di­cho de otro mo­do ca­pex so­bre in­gre­sos, que hay que cal­cu­lar pa­ra ca­da país y pa­ra ca­da pro­ce­so, por­que en un gru­po co­mo Te­le­fó­ni­ca hay pro­ce­sos que son lo­ca­les y pro­ce­sos que son glo­ba­les. La fór­mu­la pa­re­ce sen­ci­lla, pe­ro ¿có­mo se re­suel­ve? Una de las pa­lan­cas que te­ne­mos es la vir­tua­li­za­ción y creo que po­ca gen­te tie­ne cla­ro el im­pac­to po­si­ti­vo que su­po­ne pa­ra el ne­go­cio de una com­pa­ñía co­mo es­ta. ¿Có­mo son las re­des de Te­le­fó­ni­ca? El 99% de nues­tras in­fra­es­truc­tu­ras es­tán en ca­da país don­de ope­ra­mos, ca­da una con su hard­wa­re y su soft­wa­re es­pe­cí­fi­cos; lo que sig­ni­fi­ca que si la de­man­da nos exi­ge cre­cer, te­ne­mos que ha­cer­lo con la mis­ma ar­qui­tec­tu­ra, di­men­sio­na­da pa­ra equis mi­llo­nes de clien­tes. En par­te, es­te es el pro­ble­ma que se re­suel­ve con la vir­tua­li­za­ción. En­ten­di­do, ¿y qué pro­ble­mas se crean? La di­fe­ren­cia en­tre una so­lu­ción tra­di­cio­nal y una so­lu­ción vir­tua­li­za­da, que ya he­mos pro­ba­do en la­bo­ra­to­rio, pue­de su­po­ner una re­duc­ción de has­ta el 35% en

En el 2014 ten­go que dar una cuar­ta par­te más de ca­pa­ci­dad de trans­por­te pa­ra que los clien­tes ten­gan una per­cep­ción ra­cio­nal de ca­li­dad” Te­ne­mos que me­ter fi­bra ma­si­va­men­te, que per­mi­te un au­men­to pas­mo­so de ca­li­dad. Y la ca­li­dad es un ar­ma pa­ra que crez­can los in­gre­sos”

cos­te to­tal de la ope­ra­ción (TCO). ¿Y en gas­to? Pues en gas­to po­dría­mos es­tar re­du­cién­do­lo en dos ter­cios. Pe­ro, ¿tie­ne sen­ti­do que se con­tro­len las re­des de Reino Uni­do, de Es­pa­ña y de Bra­sil des­de un úni­co si­tio que pue­de es­tar a 2.000 ki­ló­me­tros? No ha­bría nin­gún pro­ble­ma téc­ni­co pa­ra con­tro­lar la red de Es­pa­ña des­de Reino Uni­do o la de Reino Uni­do des­de Es­pa­ña. Des­de el pun­to de vis­ta de la ar­qui­tec­tu­ra, quie­ro de­cir. Po­de­mos ha­cer­lo, pe­ro la vir­tua­li­za­ción en­tra en el ca­pí­tu­lo de “te­ne­mos que ha­cer las co­sas de otra ma­ne­ra”. Tal co­mo las ha­ce­mos aho­ra, ya te­ne­mos unas efi­cien­cias no­ta­bles, pe­ro ne­ce­si­ta­mos apre­tar más, op­ti­mi­zar más. Me­nu­do pro­ble­ma... O ben­di­to pro­ble­ma. Si mi­ra­mos al mun­do, ¿cuá­les son las re­des más evo­lu­cio­na­das en la ac­tua­li­dad? Las de Co­rea del Sur y Ja­pón. Si quie­ro ver el fu­tu­ro de las re­des mó­vi­les, ten­go que ir a esos paí­ses, que han lle­va­do la vir­tua­li­za­ción al ex­tre­mo. Es lo que les ha per­mi­ti­do dar unos ser­vi­cios que en Es­pa­ña se­rían asom­bro­sos. No es­toy se­gu­ro de que el clien­te español es­té dis­pues­to a pa­gar lo que pa­gan los co­rea­nos o los ja­po­ne­ses. Hu­bo una ten­den­cia a pen­sar que la 4G iba a traer más in­gre­sos, y lo que ha traí­do son más cos­tes. Por eso di­go que te­ne­mos que cam­biar el en­fo­que, des­ple­gar las re­des con una efi­cien­cia que vie­ne des­de la ar­qui­tec­tu­ra. Te­ne­mos que me­ter fi­bra ma­si­va­men­te, que per­mi­te un au­men­to pas­mo­so de ca­li­dad, y es­toy se­gu­ro de que los clien­tes lo van a va­lo­rar, pro­ba­ble­men­te no en el cor­to pla­zo por­que la cri­sis tam­bién in­flu­ye. Y la ca­li­dad es un ar­ma pa­ra que crez­can los in­gre­sos. Los in­gre­sos en Ja­pón es­tán au­men­tan­do un 14% por el he­cho de me­jo­rar la ca­li­dad de las re­des, de 3G a 4G y aho­ra a LTEAd­van­ced. No es así en Eu­ro­pa. No es­tá ocu­rrien­do en Eu­ro­pa por múl­ti­ples ra­zo­nes, pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que ba­je­mos la guar­dia; lo que se es­tá ha­cien­do no es re­du­cir la in­ver­sión por­que el en­torno no sea idó­neo, sino lo con­tra­rio: cre­cer en in­ver­sión pa­ra lle­gar a te­ner ese ti­po de re­des. No se con­si­gue en un año, pe­ro a dos o tres años vis­ta, de eso es­toy se­gu­ro.

AR­CHI­VO

En­ri­que Blan­co, glo­bal chief tech­no­logy

of­fi­cer (CTO) del gru­po Te­le­fó­ni­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.