Apre­cia­da ciu­da­da­nía

Mien­tras Mal­ta ofre­ce pa­sa­por­tes a cam­bio de di­ne­ro, Suiza im­po­ne cuo­tas a la in­mi­gra­ción

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - JOHN WI­LLIAM WIL­KIN­SON

Hu­bo un tiem­po en el que se fa­bri­ca­ban las ca­mi­se­tas de las se­lec­cio­nes na­cio­na­les o de los equi­pos lo­ca­les pa­ra el ex­clu­si­vo uso de los ju­ga­do­res que tu­vie­ron el ho­nor de ves­tir­las. Aho­ra pa­re­cen el uni­for­me, no ya úni­ca­men­te de los ni­ños –y no tan ni­ños– del pri­mer mun­do, sino tam­bién de los cha­va­les que pu­lu­len por los es­ce­na­rios más con­flic­ti­vos del pla­ne­ta.

Pe­ro tan­to las ca­mi­se­tas del Ba­rça o de la Ro­ja que lu­cen en Dafur o Pa­rís son muy pro­ba­ble­men­te in­mun­das imi­ta­cio­nes con­fec­cio­na­das por ni­ños es­cla­vos en fá­bri­cas ben­ga­líes. Los co­lo­res na­cio­na­les han de­ve­ni­do una me­ra cues­tión de mer­chan­di­sing. Y lo mis­mo pue­de de­cir­se de la ciu­da­da­nía.

Es cu­rio­so có­mo la len­gua se las in­ge­nió pa­ra dis­tin­guir en­tre ára­bes –los je­ques fo­rra­dos de pe­tro­dó­la­res– y mo­ros –los in­mi­gran­tes ma­gre­bíes sin blan­ca–. Pe­ro una co­sa es el len­gua­je po­pu­lar, y otra, bas­tan­te más preo­cu­pan­te, el que los go­ber­nan­tes pon­gan un pre­cio a la ciu­da­da­nía del país que go­bier­nan. Ya no se es español o ir­lan­dés –pon­ga­mos por ca­so– só­lo por na­ci­mien­to, o bien en re­co­no­ci­mien­to de otros mé­ri­tos, ser­vi­cios pres­ta­dos a la pa­tria o por ra­zo­nes his­tó­ri­cas (ver­bi­gra­cia los se­far­díes), sino que es una po­si­bi­li­dad abier­ta a cual­quie­ra dis­pues­to a pa­gar el pre­cio con­cer­ta­do pa­ra ad­qui­rir­la y por las ra­zo­nes que sean.

El Go­bierno mal­tés, en un pro­gra­ma que lla­ma con cris­ta­li­na cla­ri­dad cash-for-pass­port, ha anun­cia­do que po­ne su ciu­da­da­nía a la venta. La Opo­si­ción ha pro­tes­ta­do. Es­tras­bur­go y Bru­se­las han pues­to el gri­to en el cie­lo. Londres, en vis­ta de los mu­chos y es­tre­chos la­zos que man­tie­ne con su ex co­lo­nia in­su­lar, se ha pues­to de los ner­vios. Es más, se de­tec­tó, en pleno bu­lli­cio di­plo­má­ti­co desata­do tras el anun­cio de Mal­ta, un error en una de las dos ver­sio­nes de la pro­pues­ta –en mal­tés e in­glés, las dos len­guas ofi­cia­les–, ya que, en un prin­ci­pio, la ad­qui­si­ción del pa­sa­por­te sa­lía bas­tan­te más eco­nó­mi­ca si se cur­sa­ba en mal­tés.

Lo real­men­te inacep­ta­ble de la pro­pues­ta mal­te­sa, se­gún có­mo se mi­re, re­si­de en que ven­da a pre­cio de sal­do –al­re­de­dor de un mi­llón de eu­ros– su ciu­da­da­nía, que ade­más vie­ne, cual co­che de lu­jo, con atrac­ti­vas pres­ta­cio­nes; a sa­ber: el por- ta­dor del pa­sa­por­te, ade­más de po­der mo­ver­se a sus an­chas por to­da la Unión Eu­ro­pea, po­drá via­jar a Es­ta­dos Uni­dos sin ne­ce­si­dad de so­li­ci­tar un vi­sa­do.

Mal­ta ha­ce pe­li­grar el sis­te­ma vi­gen­te en una vein­te­na de paí­ses de per­mi­sos de re­si­den­cia a cam­bio de in­ver­sio­nes y la even­tual ob­ten­ción de ciu­da­da­nía. La gran ma­yo­ría de so­li­ci­tan­tes son na­cio­na­les chi­nos o ru­sos; en to­do ca­so, in­ver­so­res a los que les po­dría in­tere­sar más la ofer­ta mal­te­sa.

Eso de ad­qui­rir –o que a uno se le otor­gue– otra na­cio­na­li­dad, siem­pre re­sul­ta al­go más fá­cil –o fac­ti­ble– pa­ra ar­tis­tas, cien­tí­fi­cos o de­por­tis­tas de éli­te. Tam­bién exis­te la vía de los ma­tri­mo­nios de con­ve­nien­cia, por no ha­blar de la de los pa­sa­por­tes fal­si­fi­ca­dos. In­clu­so exis­ten pa­sa­por­tes fal­sos per­fec­ta­men­te le­ga­les (¿o es al re­vés?): en al­gu­nos paí­ses no tie­nen co­rre­la­ción los re­gis­tros de na­ci­mien­tos y de­fun­cio­nes, de suer­te que cual­quie­ra pue­de le­gal­men­te so­li­ci­tar co­mo su­yo el pa­sa­por­te de un in­di­vi­duo ya fa­lle­ci­do –a ser po­si­ble en su in­fan­cia y en fe­cha pró­xi­ma a la de na­ci­mien­to del fal­so so­li­ci­tan­te–, pues es im­pro­ba­ble que na­die an­tes lo ha­ya so­li­ci­ta­do.

En la Eu­ro­pa de los 28, y ya no di­ga­mos en el mun­do glo­ba­li­za­do, te­ner do­ble, tri­ple o más na­cio­na­li­da­des es ca­da vez más fre­cuen­te. Con to­do, en vis­ta de la gran can­ti­dad de per­so­nas dis­pues­tas a ju­gar­se la vi­da a fin de

Oba­ma bus­ca una so­lu­ción pa­ra los 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos que vi­ven en EE.UU.

con­se­guir una ciu­da­da­nía de­ter­mi­na­da, pa­re­ce que si­gue sien­do un bien que se co­ti­za muy al­to.

Aún que­da por ver si Ba­rack Oba­ma lo­gra le­ga­li­zar a los 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos que vi­ven y tra­ba­jan en Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro a buen se­gu­ro que lo que les en­can­ta­ría a es­tos se­ría con­ver­tir­se en ciu­da­da­nos de ple- no de­re­cho. Y to­dos sal­drían ga­nan­do. La al­ter­na­ti­va es un Im­mi­gra­tion In­ves­tor Vi­sa abier­to a quien pue­da in­ver­tir un mi­llón de dó­la­res y crear en sus pri­me­ros dos años de re­si­den­cia diez pues­tos de tra­ba­jo de jor­na­da com­ple­ta pa­ra ciu­da­da­nos nor­te­ame­ri­ca­nos. Una vez cum­pli­dos es­tos re­qui­si­tos, se ad­quie­re el per­mi­so de re­si­den­cia per­ma­nen­te, y, al ca­bo de otros tres años, se pue­de op­tar por la ciu­da­da­nía.

Pa­re­ce un pro­ce­so cos­to­so y com­pli­ca­do, má­xi­me si se com­pa­ra con la ofer­ta mal­te­sa, que ni si­quie­ra obli­ga a los in­ver­so­res a vi­vir en la is­la. Una vez con­ce­di­da la ciu­da­da­nía, tam­po­co se les exi­gi­rá adi­cio­na­les in­ver­sio­nes en la eco­no­mía. Si fi­nal­men­te el Go­bierno mal­tés se sa­le con la su­ya, es­pe­ra ex­pe­dir es­te año unos 40 pa­sa­por­tes y en torno a 300 en el 2015.

El lí­der de la Opo­si­ción, Si­mon Bu­sut­til, del Par­ti­do Na­cio­na­lis­ta Mal­tés, ha pro­me­ti­do re­vo­car es­tos pa­sa­por­tes si ga­na las pró­xi­mas elec­cio­nes. En el ca­so de que es­to su­ce­die­ra, no lo va a te­ner fá- cil a la ho­ra de ex­pul­sar a los por­ta­do­res de di­chos do­cu­men­tos, pues lo más se­gu­ro es que no en­cuen­tre ni uno so­lo en sue­lo na­cio­nal.

Los sui­zos aca­ban de apro­bar en re­fe­rén­dum –eso sí, por los pe­los– im­po­ner cuo­tas a los in­mi­gran­tes co­mu­ni­ta­rios. Es una ma­la no­ti­cia, por mu­chas ra­zo­nes. Pe­ro bas­te una: ¿Qué se­ría de Suiza sin in­mi­gran­tes? Un poe­ma de Kons­tan­ti­nos Ka­va­fis, poe­ta grie­go de Ale­jan­dría, Egip­to, con­clu­ye que, en la an­ti­güe­dad, fue un error es­pe­rar con pa­vor du­ran­te tan­to tiem­po la lle­ga­da de los bár­ba­ros, por­que a fin de cuen­tas ca­be du­dar de si qui­zá no hu­bie­sen si­do ellos la so­lu­ción.

Eu­ro­pa ha con­quis­ta­do, po­bla­do y ex­po­lia­do me­dio mun­do a lo lar­go de los úl­ti­mos 500 años. Pe­ro si aho­ra pre­ten­de en­ce­rrar­se en ca­sa y só­lo abrir la puer­ta a cua­tro mi­llo­na­rios de dudosa pro­ce­den­cia, no tar­da­rá en re­des­cu­brir que es inú­til, pues los bár­ba­ros nun­ca lle­ga­rán, que lo que pa­sa es que la bar­ba­rie siem­pre cre­ce de aden­tro ha­cia afue­ra.

DA­RRIN ZAM­MIT / REU­TERS

El Go­bierno mal­tés, en un pro­gra­ma lla­ma­do cash-for-pass­port , ha anun­cia­do que po­ne su ciu­da­da­nía a la venta. La ma­yo­ría de so­li­ci­tan­tes son in­ver­so­res chi­nos o ru­sos, con ca­pa­ci­dad pa­ra pa­gar el mi­llón de eu­ros que se pi­de; na­da que ver con la in­mi­gra­ción que lle­ga de for­ma ile­gal a la is­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.