“Nues­tro con­se­jo es que man­ten­gan sus in­ver­sio­nes le­jos de los emer­gen­tes”

La Vanguardia - Dinero - - ENTREVISTA - Ser­gio He­re­dia

Ch­ris­top­he Donay de­ja al mar­gen las cues­tio­nes re­la­ti­vas al se­cre­to ban­ca­rio sui­zo pa­ra con­cen­trar­se en los mo­vi­mien­tos tec­tó­ni­cos de la macroeconomía mun­dial. Donay es es­tra­te­ga de mer­ca­dos de Pic­tet, el ma­yor ban­co no co­ti­za­do hel­vé­ti­co, un clá­si­co fun­da­do ha­ce ya 209 años que ges­tio­na 320.000 mi­llo­nes de eu­ros y go­za de las ca­li­fi­ca­cio­nes Aa3 de Moody’s y AA- de Fitch. Bar­ce­lo­na se ex­tien­de a los pies de la ofi­ci­na que aco­ge la char­la, una plan­ta al­ta acris­ta­la­da en un día pri­ma­ve­ral. Donay es cons­cien­te de que el úl­ti­mo re­fe­rén­dum sui­zo com­pro­me­te la si­tua­ción del país: in­clu­ye el cie­rre de fron­te­ras a los paí­ses ve­ci­nos. “Suiza no es­tá en la eu­ro­zo­na, pe­ro en bue­na me­di­da de­pen­de de sus ex­por­ta­cio­nes a los ve­ci­nos. Pa­ra no­so­tros, el im­pac­to de ten­sión po­ten­cial pue­de ser real­men­te dra­má­ti­co”, opi­na.

¿Qué de­be­mos es­pe­rar de los par­quets en es­te año? Evi­den­te­men­te, de­pen­den de los da­tos ma­cro­eco­nó­mi­cos. Y uno de esos da­tos nos in­di­ca que Es­ta­dos Uni­dos es­tá re­gis­tran­do una ace­le­ra­ción en la ba­se de cre­ci­mien­to, des­de el 2% del 2013 al 3% del 2014: cre­ce su con­su­mo y su in­ver­sión y se es­tá di­lu­yen­do el im­pac­to del ta­pe­ring (la re­ti­ra­da de es­tí­mu­los fi­nan­cie­ros por par­te de la Reserva Fe­de­ral).

Es­ta­dos Uni­dos es­tá sien­do el pri­me-

ro en sa­lir de la cri­sis... De­trás va Eu­ro­pa. En su ca­so, es­pe­ra­mos un li­ge­ro cre­ci­mien­to, no muy fuer­te, so­bre to­do en Es­pa­ña y Por­tu­gal.

¿Só­lo Es­pa­ña y Por­tu­gal? Fran­cia e Ita­lia no es­tán en la mis­ma si­tua­ción. En la eu­ro­zo­na, no­so­tros ve­mos va­rios gru­pos de aná­li­sis.

¿Nor­te, centro y pe­ri­fé­ri­cos? En la eu­ro­zo­na, la al­ta com­pe­ti­ti­vi­dad es­tá en Ale­ma­nia, Lu­xem­bur­go y Aus­tria.

¿Y Ho­lan­da? No se en­cuen­tra a ese ni­vel. Lue­go vie­ne otro gru­po, tam­bién com­pe­ti­ti­vo, pe­ro de me­nor cre­ci­mien­to: Es­pa­ña, Por­tu­gal, Ir­lan­da y, más le­jos, Gre­cia.

Des­de Suiza, en la ac­tua­li­dad ve­mos a Es­pa­ña en una si­tua­ción eco­nó­mi­ca mu­cho me­jor que la de Ita­lia o Fran­cia”

¿Y a co­la? Con me­nos com­pe­ti­ti­vi­dad y con me­nos cre­ci­mien­to es­tán Ita­lia y Fran­cia.

¿Qué les pa­sa? Mien­tras Es­pa­ña se ha en­fras­ca­do en un buen aba­ni­co de re­es­truc­tu­ra­cio­nes, fran­ce­ses e ita­lia­nos no es­tán ha­cien­do na­da has­ta es­te mo­men­to.

En Suiza, ¿ven bien a Es­pa­ña? ¡Su ta­sa de pa­ro si­gue des­bo­ca­da! Ve­mos que Es­pa­ña es­tá ace­le­ran­do, y que su ta­sa de cre­ci­mien­to ya ha sa­li­do de la re­ce­sión y es­tá to­can­do el 0%. A tra­vés de su me­jo­ra en la com­pe­ti­ti­vi­dad y las ex­por­ta­cio­nes, las co­sas es­tán co­rri­gién­do­se. Tam­bién in­flu­ye la caí­da de los sa­la­rios. Es­pa­ña se es­tá es­for­zan­do mu­cho más que Fran­cia e Ita­lia.

¿Có­mo in­ver­ti­ría en Es­pa­ña? Nos in­tere­sa su mer­ca­do de equi­ties (la ren­ta va­ria­ble, el Ibex), que va a cre­cer más que las bol­sas de sus ve­ci­nos, pe­ro tam­bién el mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio. Es­tá real­men­te ba­ra­to, con gran­des des­cuen­tos.

¿Y qué hay de los emer­gen­tes? Ca­da uno de ellos es di­fe­ren­te. Y hay que dis­tin­guir en­tre aque­llos que tie­nen pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les in­me­dia­tos y el res­to. In­dia, In­do­ne­sia, Su­dá­fri­ca o Tur­quía tie­nen esos pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les, por ejem­plo en for­ma de dé­fi­cits de cuen­ta co­rrien­te.

¿Y Chi­na? Igual que Bra­sil, po­dría te­ner al­gu­nos pro­ble­mas, pe­ro no ne­ce­sa­ria­men­te de in­me­dia­to. Si esos pro­ble­mas lle­ga­ran, su afec­ta­ción sí que po­dría con­vul­sio­nar el mun­do. La afec­ta­ción de los pe­ri­fé­ri­cos emer­gen­tes en el ám­bi­to glo­bal es me­nor.

¿No in­ter­pre­ta ries­gos en Chi­na en es­te mo­men­to? Las au­to­ri­da­des chi­nas pa­re­cen preo­cu­pa­das por el pro­ble­ma de la glo­ba­li­za­ción y han adop­ta­do po­lí­ti­cas pa­ra pa­rar de­ter­mi­na­das ac­ti­tu­des, co­mo el en­du­re­ci­mien­to de la deu­da, una cir­cuns­tan­cia que sí po­dría desem­bo­car en un shock fi­nan­cie­ro en Chi­na y, por ex­ten­sión, en el mun­do.

¿Hay que des­in­ver­tir­se en los paí­ses emer­gen­tes aho­ra? Nues­tro con­se­jo es que­dar­se le­jos de las in­ver­sio­nes emer­gen­tes en ge­ne­ral. Só­lo con­vie­ne cier­ta ex­po­si­ción mar­gi­nal en bo­nos cor­po­ra­ti­vos.

¿Y dón­de hay que cen­trar­se? Va­ti­ci­na­mos cre­ci­mien­tos im­por- tan­tes, de dos dí­gi­tos, pa­ra la ren­ta va­ria­ble eu­ro­pea y pa­ra la de Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro to­do ello con sus re­ser­vas: la eco­no­mía glo­bal es muy com­ple­ja. ¿Co­no­ce la teo­ría de las tres gran­des D?

¿...? Las tres gran­des D son las tres gran­des divergencias: en el mer­ca­do se pro­du­cen ten­den­cias que avan­zan en sen­ti­dos opues­tos. La pri­me­ra tie­ne que ver con Es­ta­dos Uni­dos: es la gran des­mo­ne­ti­za­ción. El ta­pe­ring de la Fed es un pro­ce­so muy lar­go y no se nor­ma­li­za­rá has­ta den­tro de uno o dos años. La di­ver­gen­cia es­tá en el he­cho de que la Fed va re­ti­ran­do ayu­das con­for­me la eco­no­mía del país me­jo­ra.

¿Y la di­ver­gen­cia eu­ro­pea? Los go­bier­nos acu­mu­lan ca­da año más deu­da, mien­tras de­cre­ce la po­si­bi­li­dad de fi­nan­ciar­se. Al fi­nal, eso te lle­va a que­brar. La ma­yo­ría de paí­ses eu­ro­peos es­tán atra­pa­dos en es­ta di­ver­gen­cia, sal­vo Ale­ma­nia, Aus­tria y Lu­xem­bur­go.

Que­dan los emer­gen­tes, de nue­vo. La gran di­ná­mi­ca. Chi­na la tie­ne. En­tre 1995 y el 2007, su pro­me­dio de cre­ci­mien­to fue del 12%. Lue­go ca­yó, y ya no vol­ve­rá a aque­llos nú­me­ros. Tie­ne que adap­tar­se a esa des­ace­le­ra­ción, y ade­más tie­ne otro con­tra­tiem­po: su sis­te­ma ex­por­ta­dor ha de­cre­ci­do a con­se­cuen­cia de la cri­sis. Ha pa­sa­do a una fa­se de de­man­da in­ter­na, el gran re­to de las au­to­ri­da­des chi­nas. Si se aco­mo­da, po­dría en­trar en una nue­va fa­se de cre­ci­mien­to, pró­xi­ma al 7% ac­tual. Pe­ro no es­ta­mos se­gu­ros de que lo lo­gre sin su­frir una cri­sis, si­mi­lar a la de los cua­tro ti­gres asiá­ti­cos en los años no­ven­ta. Pe­ro hay más pro­ble­mas.

¿Cuá­les? Las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias de los ban­cos cen­tra­les es­tán desin­cro­ni­za­das. Mien­tras la Fed re­du­ce las ayu­das, In­do­ne­sia pro­du­ce di­ne­ro. Ahí hay un gran cho­que. Eso es­tá crean­do gran­des líos en los mer­ca­dos, y pro­vo­can­do vo­la­ti­li­da­des. La in­ter­ven­ción de la Fed es bue­na pa­ra los par­quets, por­que man­ten­drá ba­ja la vo­la­ti­li­dad. Pe­ro la desin­cro­ni­za­ción po­dría he­rir a esos mer­ca­dos.

¿De qué ma­ne­ra? En reali­dad, la vo­la­ti­li­dad ac­tual es muy ba­ja. Se en­cuen­tra a ni­ve­les pró­xi­mos a los años an­te­rio­res a la cri­sis. Só­lo la pue­den dis­pa­rar epi­so­dios ex­cep­cio­na­les, co­mo lo que ha ocu­rri­do en las úl­ti­mas se­ma­nas con el pe­so ar­gen­tino. En esos ca­sos, hay pi­cos.

KIM MAN­RE­SA

Ch­ris­top­he Donay, du­ran­te la en­tre­vis­ta con ‘La Van­guar­dia’

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.