La vi­da se­gún Jean Prou­vé

El ga­le­ris­ta Mi­quel Al­zue­ta ha con­se­gui­do el re­cep­tácu­lo per­fec­to pa­ra su co­lec­ción de mue­bles de los años cin­cuen­ta

La Vanguardia - Dinero - - INMOBILIARIO - Mar­ga­ri­ta Puig

Cuan­do uno es­tá enamo­ra­do de la ar­qui­tec­tu­ra y el ar­te, es di­fí­cil que con­ci­ba su pro­pio ho­gar sin un dis­cur­so pen­sa­do y es­truc­tu­ra­do. En el ca­so de Mi­quel Al­zue­ta (Bar­ce­lo­na, 1956) los tra­ba­jos so­brios, con­ci­sos y es­pec­ta­cu­la­res aun­que siem­pre des­pro­vis­tos de ele­men­tos in­ne­ce­sa­rios que vis­tie­ron los me­jo­res in­te­rio­res de la dé­ca­da de los cin­cuen­ta con los Jean Prou­vé y Char­lot­te Pe­rriand con­for­man su sin­ta­xis, su gra­má­ti­ca y prác­ti­ca­men­te su re­li­gión.

Du­ran­te mu­chos años, trein­ta (o qui­zá más, ya ha per­di­do la cuen­ta), el edi­tor fun­da­dor de Co­lum­na, que en su día apos­tó por la tra­duc­ción al ca­ta­lán de vo­ces au­to­ri­za­das de la na­rra­ti­va de los no­ven­ta co­mo Shar­pe o Lea­vitt, ha reu­ni­do pie­zas de un va­lor in­con­tes­ta­ble de esa épo­ca y ese dis­cur­so que le fas­ci­na. Y tras va­rios pa­sos por los di­ver­sos pi­sos que ha ocu­pa­do aquí, en Pa­rís o en Nue­va York, Al­zue­ta ha en­con­tra­do al fin el me­jor con­te­ne­dor po­si­ble pa­ra su co­lec­ción en la que des­ta­can con luz pro­pia pie­zas au­tén­ti­cas de Jean Prou­vé, por su­pues­to, pe­ro tam­bién el mo­bi­lia­rio de hie­rro y los afor­tu­na­dos to­ques de co­lor de Mat­hieu Ma­té­got o los ob­je- tos de Ale­xan­der Noll, que in­ten­tó ha­cer con ma­de­ra to­do aque­llo que pue­de fa­bri­car­se con lana.

Tam­bién, có­mo no, la ma­ne­ra úni­ca de en­ten­der la luz de Ser­ge Moui­lle, se­gún Al­zue­ta (el ga­le­ris­ta ca­ta­lán que pa­só de edi­tor a mar­chan­te), el más gran­de crea­dor de lám­pa­ras. El Prou­vé de la luz. Por ello, más allá de una fas­tuo­sa lám­pa­ra del XVIII que rei­na en su ves­ti­dor y una con­ce­sión a Mag­nus­son Gros­man, prác­ti­ca­men­te to­da la ilu­mi­na­ción que ha­bi­ta su pi­so de 200 me­tros cua­dra­dos (pe­ro ese “es un da­to que en reali­dad no tie­ne im­por­tan­cia, lo im­por­tan­te es lo que ex­pli­ca la

Los Prou­vé y Pe­rriand con­for­man su sin­ta­xis, su gra­má­ti­ca y prác­ti­ca­men­te su re­li­gión

ca­sa”, cuen­ta su pro­pie­ta­rio), sue­lo de ro­ble sin pu­lir, techos al­tos con las mol­du­ras ori­gi­na­les y pa­re­des de un blan­co im­po­lu­to, es del co­no­ci­do di­se­ña­dor in­dus­trial na­ci­do en 1922 y fa­lle­ci­do en 1988 que se for­mó co­mo or­fe­bre en la Es­cue­la de Ar­tes Aplicadas de Pa­rís.

“To­das sus pie­zas se ba­san en la ar­ti­cu­la­ción y el gi­ro con ob­je­to de en­con­trar am­bien­ta­cio­nes di­fe­ren­cia­das se­gún su mo­men­to y su uso. Sus ara­ñas ne­gras, esos Cal­der sin co­lor que pro­yec­tan luz, re­vi­ven de nue­vo, son pa­ra ver­los y dis­fru­tar­los”, na­rra Al­zue­ta.

En con­vi­ven­cia to­das las pie­zas que con­for­man es­te ai­re tan fran­cés, tan au­tén­ti­co, tan fiel a lo que po­dría ha­ber si­do un (buen) pi­so pa­ri­sino de los años cin­cuen­ta, le ayu­dan en su ne­ce­si­dad ca­da vez más acu­sa­da de “sim­pli­fi­car­lo to­do en mi vi­da”. Las pie­zas que le ro­dean de es­tos ar­qui­tec­tos del si­glo XX, to­das ellas ori­gi­na­les, res­pon­den a es­te es­ti­lo de­pu­ra­do y lim­pio que es tam­bién el del mo­men­to vi­tal con el que se iden­ti­fi­ca.

“Son tan ex­tra­or­di­na­ria­men­te sim­ples que re­sul­ta muy fá­cil con­vi­vir con ellas”, ase­gu­ra, aun­que aho­ra, Al­zue­ta es­tá ya en­ca­mi­nan­do otra fa­se y re­ve­la que “me fas­ci­nan los mue­bles de plás­ti­co de los se­sen­ta y he co­men­za­do una nue­va co­lec­ción con la idea de ha­cer al­gún día una ca­sa to­da de plás­ti­co”.

No es que ten­ga in­ten­ción de cam­biar sus Prou­vé (los au­tén­ti­cos só­lo se en­cuen­tran en subas­tas de Ch­ris­tie’s, Sot­heby’s y Phi­llips de Pury), por los di­se­ña­do­res que trans­for­ma­ron la in­dus­tria con su ai­re pop y su pre­di­lec­ción por es­te ma­te­ria, pe­ro sa­be que es el nue­vo dis­cur­so que tie­ne por es­cri­bir. Y ha­ce ya un tiem­po que ha co­men­za­do a ha­cer­lo con en­tu­sias­mo.

1 MI­QUEL AL­ZUE­TA Y ÁFRI­CA

POS­SE, en un sa­lón pro­ta­go­ni­za­do por los mue­bles de Prou­vé y Ro­ye­re

2 LÁM­PA­RA de Ser­ge Moui­lle en con­vi­ven­cia con tres es­tan­te­rías de Prou­vé. La re­edi­ción se ven­de a par­tir de 2.795 €

3 ES­TAN­TE­RÍA

MÉ­XI­CO de Pe­rrian & Prou­vé. La icó­ni­ca es­tan­te­ría es­tá va­lo­ra­da en 150.000 €

4 ES­TAN­TE­RÍA

de Pe­rrian

5 LÁM­PA­RA DE ARA­ÑA del si­glo

XVIII 18.000 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.