Se­fa­rad pue­de vol­ver al fu­tu­ro con I+D ju­dío

La Vanguardia - Dinero - - EL ÚLTIMO TOQUE - JO­SÉ MA­NUEL GA­RA­YOA

El es­cri­tor Amos Oz de­cía que la re­la­ción de Is­rael con Es­pa­ña “es es­pe­cial”. Aho­ra, o me­jor den­tro de unos me­ses, cer­ca de 3 mi­llo­nes de de se­far­díes po­drían op­tar a te­ner la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la y de ese mo­do ser eu­ro­peos. El mun­do ju­dío se va a re­in­te­re­sar por Es­pa­ña. Es­to hay que lle­var­lo bien.

El pa­so da­do por el Go­bierno de acor­dar la na­cio­na­li­dad es­pa­ño­la a los des­cen­dien­tes de los se­far­díes ex­pul­sa­dos en 1492 es una ini­cia­ti­va de gran tras­cen­den­cia, tan­to sim­bó­li­ca co­mo po­lí­ti­ca y, es­pe­cial­men­te eco­nó­mi­ca, que ha pro­du­ci­do una gran emo­ción en el mun­do ju­dío y en Is­rael. La opor­tu­ni­dad de re­for­zar los la­zos con un país que ha re­ci­bi­do la de­no­mi­na­ción de start-up na­tion en alu­sión a su ca­pa­ci­dad de crear nue­vas em­pre­sas con al­to con­te­ni­do tec­no­ló­gi­co pue­de te­ner ran­go de his­tó­ri­ca si se sa­be apro­ve­char.

La pre­sen­ta­ción con es­te fin de un an­te­pro­yec­to de ley en Con­se­jo de Mi­nis­tros ha le­van­ta­do mu­chas ex­pec­ta­ti­vas. La me­di­da afec­ta a los se­far­díes, y en Is­rael es­tos son una par­te de la po­bla­ción, por lo que no ha si­do con­sul­ta­da en­tre los dos paí­ses, pe­ro la re­pa­ra­ción his­tó­ri­ca que su­po­ne agra­da a Tel Aviv.

El em­ba­ja­dor de Is­rael en Es­pa­ña, Alon Bad, di­ce que “es un mo­men­to ma­ra­vi­llo­so pa­ra apro­ve­char”. El acer­ca­mien­to que su­po­ne no só­lo con­cier­ne al ám­bi­to his­tó­ri­co o cul­tu­ral, sino tam­bién a lo eco­nó­mi­co.

Pues bien, Es­pa­ña tie­ne un gra­ve pro­ble­ma en ma­te­ria de I+D que se ha vis­to agra­va­do úl­ti­ma­men­te por las res­tric­cio­nes pre­su­pues­ta­rias. Su ob­je­ti­vo es lle­gar a que es­ta par­ti­da su­pon­ga el 2% del PIB en el 2020, pe­ro con eso no va a re­cu­pe­rar su re­tra­so da­da la ve­lo­ci­dad que es­tá al­can­zan­do la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca.

Is­rael, por su par­te, de­di­ca el 4,7% de su PIB a I+D, ni­vel que no ha dis­mi­nui­do con la cri­sis sino que lo ha man­te­ni­do de ma­ne­ra que su eco­no­mía ha po­di­do se­guir cre­cien­do. Sus com­pe­ten­cias en bio­lo­gía, elec­tró­ni­ca, ae­ro­náu­ti­ca, quí­mi­ca, soft­wa­re, far­ma­cia. me­di­ci­na o na­no­tec­no­lo- gía le con­du­ce a man­te­ner víncu­los con más de 200 mul­ti­na­cio­na­les, y es el país ex­tran­je­ro con el ma­yor nú­me­ro de em­pre­sas que co­ti­zan en el Nasdaq.”He­mos avan­za­do mu­cho en el mun­do ci­ber, de desa­rro­llo y pro­tec­ción de sis­te­mas eléc­tri­cos y de trá­fi­co de in­fra­es­truc­tu­ras de in­ter­net”, di­ce el em­ba­ja­dor.

El mo­de­lo is­rae­lí, se­gún Alon Bar, es “un eco­sis­te­ma de in­no­va­ción don­de el em­pren­di­mien­to se com­bi­na con fa­cul­ta­des orien­ta­das a la in­ves­ti­ga­ción. Es un te­rreno fér­til pa­ra las start-ups, con trans­fe­ren­cias tec­no­ló­gi­cas des­de las uni­ver­si­da­des a las em­pre­sas.”. Cen­tros co­mo Tech­nion, el MIT is­rae­lí, en Hai­fa, o el Ins­ti­tu­to Weid­man en Je­ru­sa­lén, son cen­tros de re­fe­ren­cia mun­dial. A ello se su­man fon­dos de capital ries­go de to­do el mun­do. Ese en­tra­ma­do es­tá pre­pa­ra­do por su par­te pa­ra trans­fe­rir tec­no­lo­gía.

Se­gún Alon Bar, “Es­pa­ña po­see cen­tros de ex­ce­len­cia en in­ge­nie­ría, bio­me­di­ci­na, ener­gías re­no­va­bles, in­fra­es­truc­tu­ras y agroa­li­men­ta­ria”. Pue­de ser por tan­to una ca­rre­te­ra de do­ble di­rec­ción, de ida y vuel­ta.

Pa­ra Es­pa­ña, Is­rael es una opor­tu­ni­dad en el cam­po de las in­fra­es­truc­tu­ras, des­de el me­tro de Tel Aviv has­ta los tre­nes de al­ta ve­lo­ci­dad que de­ben co­nec­tar el nor­te del país con el Sur, el Ne­guev, don­de se­gún de­cía Ben Gu­rión es­tá el fu­tu­ro del país. Hay una in­ver­sión pre­vis­ta en in­fra­es­truc­tu­ras de 20.000 mi­llo­nes de eu­ros en los pró­xi­mos 5 años.

La Ofi­ci­na Eco­nó­mi­ca y Co­mer­cial de Es­pa­ña en Tel Aviv ha in­sis­ti­do en su úl­ti­mo in­for­me en la ne­ce­si­dad de “pro­mo­ver una ma­yor co­la­bo­ra­ción tec­no­ló­gi­ca” en­tre am­bos paí­ses. “Se echa en fal­ta la exis­ten­cia de un acuer­do a fir­mar por los or­ga­nis­mos español e is­rae­lí” y agre­ga: “con una cier­ta do­ta­ción de fon­dos”. Pue­de ser es­te el mo­men­to en el con­tex­to del plan Eu­ro­pa 2020 (en que es­tá tam­bién Is­rael) do­ta­do con 80.000 mi­llo­nes de eu­ros.

Is­rael tie­ne ya acuer­dos con au­to­no­mías es­pa­ño­las, pe­ro ha­ce fal­ta dar un pa­so más. Te­le­fó­ni­ca cuen­ta con una an­te­na en Tel Aviv con la que co­nec­ta con el mun­do in­no­va­dor. Co­mo tan­tas otras mul­ti­na­cio­na­les, al­gu­nas de las cua­les tra­ba­jan en Es­pa­ña. “Ellas de­be­rían ha­cer que las em­pre­sas me­dia­nas es­pa­ño­las su­peren las re­ti­cen­cias por tra­ba­jar con Is­rael. Las mul­ti­na­cio­na­les lo ha­cen y no tie­nen pro­ble­mas, al con­tra­rio”, se­ña­la Alon Bar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.