Em­pre­sas en bus­ca de capital

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - JO­SÉ L. MAR­TÍ­NEZ CAM­PU­ZANO ES­TRA­TE­GA DE CI­TI EN ES­PA­ÑA

He leí­do en va­rios si­tios en los úl­ti­mos días que el 2014 se­rá un año per­fec­to pa­ra sa­lir a bol­sa en bus­ca de fi­nan­cia­ción. De­man­da, po­ten­cial de­man­da, hay. Aun­que me sien­to al­go con­fu­so an­te la euforia (¿se pue­de lla­mar de otra for­ma?) de los úl­ti­mos me­ses por el ries­go Es­pa­ña fren­te al pá­ni­co (lo fue, sin du­da, pá­ni­co irra­cio­nal) de un año y me­dio atrás. Así son los mer­ca­dos. Y de es­ta for­ma de­be ma­ti­zar­se su cam­bio de 180 gra­dos en es­te pe­rio­do.

Sí, es­toy de acuer­do en que es­te pue­de ser un buen ejer­ci­cio pa­ra re­to­mar las sa­li­das en la bol­sa es­pa­ño­la tras la se­quía de los úl­ti­mos dos años. Pe­ro no es­toy de acuer­do en con­si­de­rar­la una vía de fi­nan­cia­ción: se tra­ta en úl­ti­ma ins­tan­cia de re­for­zar los re­cur­sos pro­pios, aflo­rar be­ne­fi­cios pa­ra los ac­tua­les pro­pie­ta­rios o sim­ple­men­te re­du­cir deu­da acu­mu­la­da. Pien­so en OPV, tam­bién de em­pre­sas pú­bli­cas, así co­mo emi­sio­nes de con­ver­ti­bles y de can­jea­bles. Al fi­nal, que la po­si­ble sa­li­da a bol­sa se en­cua­dre en el pro­ce­so de ajus­te en el que es­tá in­mer­sa la eco­no­mía es­pa­ño­la. Tam­bién de­be ver­lo de es­ta for­ma el po­ten­cial com­pra­dor de las nue­vas ac­cio­nes. Huir de be­ne­fi­cios cor­to­pla­cis­tas pa­ra en­fo­car­se en el va­lor a me­dio pla­zo de las com­pa­ñías.

Con­si­de­rar que es­te año es ade­cua­do pa­ra las sa­li­das a bol­sa no sig­ni­fi­ca que es­pe­re un ele­va­do nú­me­ro de co­lo­ca­cio­nes a muy cor­to pla­zo. De he­cho, lo con­tra­rio me pro­du­ci­ría una cier­ta in­quie­tud. Sin­ce­ra­men­te, creo que bue­na par­te del in­te­rés por la bol­sa es­pa­ño­la (y de la eu­ro­pea) en es­tos momentos es es­pe­cu­la­ti­va.

Es­toy de acuer­do en que es­te pue­de ser un buen año pa­ra re­to­mar las sa­li­das en la bol­sa, pe­ro no en con­si­de­rar­la una vía de fi­nan­cia­ción”

En­tién­dan­me bien: la es­pe­cu­la­ción y la bol­sa, real­men­te los mer­ca­dos fi­nan­cie­ros, es­tán ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos. Pe­ro, lo que ha­ce el com­por­ta­mien­to al al­za re­cien­te del mer­ca­do más arries­ga­do es pre­ci­sa­men­te la ve­lo­ci­dad e in­ten­si­dad de la subida en un en­torno do­més­ti­co e in­ter­na­cio­nal muy com­pli­ca­do. No es po­si­ti­vo en es­te es­ce­na­rio for­zar la ofer­ta de nue­vo pa­pel, an­te el ries­go de que con­lle­ve más ines­ta­bi­li­dad que pon­ga en cues­tión la so­li­dez ac­tual del mer­ca­do (y de la in­ci­pien­te re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mi­ca). Ade­más, es­pe­cial­men­te en el ca­so de la em­pre­sa me­dia­na, la me­jo­ra que ob­ser­va­mos en las con­di­cio­nes de fi­nan­cia­ción fa­vo­re­ce la de­ci­sión de es­pe­rar a que el mer­ca­do se con­so­li­de y lle­ve a una de­man­da fi­nal más es­ta­ble. En el ca­so de la pe­que­ña em­pre­sa, no creo que la bol­sa sea la so­lu­ción a sus pro­ble­mas de fi­nan­cia­ción, co­mo di­je an­te­rior­men­te. Y es­to se pue­de en­ten­der tam­bién a ni­vel eu­ro­peo con­si­de­ran­do el aún ele­va­do ni­vel de in­ter­me­dia­ción ban­ca­ria de la fi­nan­cia­ción a las py­mes en la zo­na.

¿Por qué pue­de ser el 2014 un buen ejer­ci­cio pa­ra las emi­sio­nes de capital? Mu­cho in­te­rés in­ver­sor, do­més­ti­co e in­ter­na­cio­nal, ten­den­cia al­cis­ta del mer­ca­do y me­jo­ra en las pers­pec­ti­vas eco­nó­mi­cas. Mu­cha li­qui­dez en las car­te­ras, en un en­torno de es­ca­sas al­ter­na­ti­vas de ren­ta­bi­li­dad. Pe­ro, na­tu­ral­men­te, tam­bién la va­lo­ra­ción po­si­ti­va por par­te del in­ver­sor in­ter­na­cio­nal de la es­ta­bi­li­dad y for­ta­le­za del eu­ro, el so­por­te im­plí­ci­to que otor­ga a la me­jo­ra del mer­ca­do el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo y la pro­pia es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca en Es­pa­ña.

¿Y por qué es­te año? No es só­lo en el ca­so de la bol­sa es­pa­ño­la. Así, en los úl­ti­mos años he­mos asis­ti­do a una ace­le­ra­ción en el pro­ce­so de es­tre­cha­mien­to del ta­ma­ño de las bol­sas mun­dia­les pre­sio­na­das por el fuer­te cre­ci­mien­to de los mer­ca­dos de ren­ta fi­ja, es­pe­cial­men­te pú­bli­ca. Lle­va­do a ex­tre­mo po­dría­mos ha­blar

El ac­tual com­por­ta­mien­to al al­za de la bol­sa es arries­ga­do, y an­te tal es­ce­na­rio no es po­si­ti­vo for­zar la ofer­ta de nue­vo pa­pel”

de crow­ding out de la fi­nan­cia­ción pri­va­da por la pú­bli­ca. Aun­que co­mo di­je al prin­ci­pio me re­sis­to a con­si­de­rar las sa­li­das a bol­sa co­mo una me­ra cues­tión de fi­nan­cia­ción. Pe­ro la fi­nan­cia­ción es im­por­tan­te. Y las em­pre­sas la han bus­ca­do en los úl­ti­mos años emi­tien­do pa­pel de ren­ta fi­ja y es­pe­cial­men­te me­dian­te la uti­li­za­ción de re­sul­ta­dos no dis­tri­bui­dos. La au­to­fi­nan­cia­ción, cuan­do no los buy­back, se han con­ver­ti­do en al­go ha­bi­tual a ni­vel mun­dial en los úl­ti­mos años. Es­to ha fa­vo­re­ci­do que se acen­túe la con­trac­ción de las bol­sas mun­dia­les ( de-equi­ti­za­tion) al que ya ve­nía­mos asis­tien­do de for­ma per­sis­ten­te an­tes de la cri­sis. La cri­sis ac­tual, que yo no con­si­de­ro aún su­pe­ra­da, tu­vo su cal­do de cul­ti­vo en los mer­ca­dos de cré­di­to, pe­ro han si­do las bol­sas de va­lo­res uno de los mer­ca­dos más cas­ti­ga­dos. Has­ta aho­ra.

El Ibex acu­mu­la una subida del 70% des­de su ni­vel más bajo en sep­tiem­bre del 2012. Y se apre­cia un 30% des­de el verano pa­sa­do. ¿Su­fi­cien­tes ar­gu­men­tos pa­ra re­plan­tear­se la sa­li­da al parquet? De­man­da hay, sin du­da, co­mo to­dos los que tra­ba­ja­mos en el mer­ca­do sen­ti­mos to­dos los días. Pe­ro, ¿es una de­man­da sos­te­ni­da? En mi opi­nión, no es­tá del to­do cla­ro. El cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co si­gue sien­do ti­tu­bean­te, lo que aña­de in­cer­ti­dum­bre so­bre el com­por­ta­mien­to a cor­to pla­zo de los in­gre­sos (y de los be­ne­fi­cios). De he­cho, mu­chos in­ver­so­res ven la bol­sa aho­ra co­mo una opor­tu­ni­dad de con­se­guir ren­ta­bi­li­da­des atrac­ti­vas en un mun­do de ti­pos de in­te­rés ca­si nu­los. ¿Es­tra­te­gia de in­ver­sión de lar­go pla­zo? No pa­re­ce muy só­li­da, se­gún to­do es­to. Pe­ro es­to no sig­ni­fi­ca que yo mis­mo no es­pe­re que las bol­sas si­gan su­bien­do, tras su­pe­rar es­tos pri­me­ros me­ses de indefinición y co­rrec­cio­nes ¿Y a me­dio pla­zo? Ve­re­mos. Y en es­te pun­to de­be­mos con­si­de­rar tam­bién la ne­ce­si­dad de que las au­to­ri­da­des, es­pa­ño­las y eu­ro­peas, fa­ci­li­ten los ajus­tes pen­dien­tes en­tre los que se in­clu­yen la pro­pia in­te­gra­ción eu­ro­pea.

De he­cho, ob­ser­vo con cier­ta in­quie­tud que pe­se al op­ti­mis­mo eco­nó­mi­co a ni­vel mun­dial los pro­ce­sos de M&A si­guen sien­do una im­por­tan­te asig­na­tu­ra pen­dien­te en la re­es­truc­tu­ra­ción de sec­to­res eco­nó­mi­cos a ni­vel in­ter­na­cio­nal. Ca­sos co­mo la com­pra de Fa­ce­book por What­sApp son pun­tua­les, pe­se a lo im­pre­sio­nan­te de la ci­fra pa­ga­da. La búsqueda de si­ner­gias, cuan­do no el au­men­to de ta­ma­ño y re­duc­ción de gas­tos, no pa­re­cen ser su­fi­cien­tes pa­ra que se re­cu­pe­ren con fuer­za las ope­ra­cio­nes cor­po­ra­ti­vas. Lo ha­rán sin du­da en el fu­tu­ro cer­cano. Co­mo tam­bién re­vi­ta­li­za­rá con ello a unos mer­ca­dos de va­lo­res don­de los pre­cios en es­tos momentos si­guen de­ma­sia­dos ajus­ta­dos a su va­lor. De­ma­sia­do di­ne­ro a cor­to pla­zo des­de los ban­cos cen­tra­les y de­ma­sia­da in­cer­ti­dum­bre a me­dio y lar­go pla­zo que ac­túa de obs­tácu­lo pa­ra re­cu­pe­ra­ción im­por­tan­te de la in­ver­sión em­pre­sa­rial. Qui­zás pi­do de­ma­sia­do en tan po­co tiem­po.

CHEMA MO­YA / EFE

Si las em­pre­sas sa­len a bol­sa se­rá so­bre to­do pa­ra re­for­zar sus re­cur­sos pro­pios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.