Als­tom, las­tra­do por su ta­ma­ño, se rin­de a sus com­pe­ti­do­res

La fal­ta de ta­lla crí­ti­ca obli­ga al gru­po fran­cés a ven­der su ne­go­cio de pro­duc­ción eléc­tri­ca a Ge­ne­ral Elec­tric o Sie­mens

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - LLUÍS URÍA PA­RÍS

A ve­ces, el ta­ma­ño sí im­por­ta. Y el del gru­po fran­cés Als­tom, aun­que pu­die­ra pa­re­cer lo con­tra­rio, no es­tá a la al­tu­ra de los re­tos de la com­pe­ti­ción mun­dial. Así lo ha vis­to su pre­si­den­te, Pa­trick Kron –quien ya lo sal­vó de la quie­bra, con la ayu­da del Es­ta­do fran­cés, en el 2004–, y tam­bién su prin­ci­pal ac­cio­nis­ta, el gru­po Bouy­gues, que pa­re­ce ávi­do de desprenderse del 29,4% del capital. “La vía de una es­tra­te­gia au­tó­no­ma, que es la apli­ca­da en los úl­ti­mos diez años, se ha con­ver­ti­do en arries­ga­da y pe­li­gro­sa”, ar­gu­men­tó Kron en una en­tre­vis­ta en el dia­rio Le Mon­de. La so­lu­ción ele­gi­da, sin em­bar­go, más que una alian­za o una fu­sión, pa­sa­rá por la venta li­sa y lla­na­men­te de la par­te del ne­go­cio de­di­ca­da a la pro­duc­ción eléc­tri­ca, que re­pre­sen­ta na­da me­nos que el 70% de la ac­ti­vi­dad de Als­tom. El gru­po fran­cés se cen­tra­rá, así, ex­clu­si­va­men­te en el sec­tor del trans­por­te fe­rro­via­rio.

Fren­te a sus dos gran­des com­pe­ti­do­res mun­dia­les, Ge­ne­ral Elec­tric –prin­ci­pal can­di­da­to a lle­var­se la par­te del león del gru­po fran­cés– y Sie­mens –el otro as­pi­ran­te–, Als­tom pa­re­ce más bien es­cuá­li­do: 20.300 mi­llo­nes de eu­ros de ci­fra de ne­go­cios fren­te a los 146.000 mi­llo­nes del gi­gan­te nor­te­ame­ri­cano y los 75.000 mi­llo­nes del gru­po alemán. “En com­pa­ra­ción, Als­tom no da la ta­lla”, opi­na Ch­ris­top­her Dem­bik, ana­lis­ta de Sa­xo Bank, pa­ra quien el gru­po fran­cés, pe­se a pre­sen­tar unas cuen­tas apa­ren­te­men­te sa­nea­das, se en­fren­ta a gra­ves pro­ble­mas de li­qui­dez. To­da vez que el va­lor de sus ac­cio­nes ca­yó en la bol­sa un 20% el año pa­sa­do.

Pa­trick Kron con­si­de­ra que Als­tom, de­bi­li­ta­do por el re­tro­ce­so del mer­ca­do eléc­tri­co en Eu­ro­pa a raíz de la cri­sis del 2008 y la com­pe­ten­cia de nue­vos ac­to­res asiá­ti­cos, no tie­ne ya la ca­pa­ci­dad pa­ra afron­tar los re­tos fu­tu­ros en el sec­tor de la ener­gía. Tan­to más cuan­to que los clien­tes, co­mo ya su­ce­de en otras ra­mas de la in­dus­tria, pi­den ca­da vez más un acom­pa­ña­mien­to fi­nan­cie­ro. Lo que Als­tom no es­tá en dis­po­si­ción de pres­tar.

“Y no es só­lo una cues­tión fi­nan­cie­ra , es tam­bién una cues­tión de par­tes de mer­ca­do y de ta­lla crí­ti­ca”, ar­gu­ye el pre­si­den­te del gru­po fran­cés en la ci­ta­da en­tre­vis­ta, don­de pro­po­ne un ejem­plo cla­ri­fi­ca­dor de la de­li­ca­da si­tua­ción ac­tual: “En un año, Als­tom ha ven­di­do diez tur­bi­nas de gas, mien­tras que Ge­ne­ral Elec­tric ha ven­di­do trein­ta en un tri­mes­tre y cuen­ta con ven­der 150 en el con­jun­to del año”, ex­pli­ca.

Fun­da­do en 1928, fru­to de la fu­sión de las em­pre­sas Thom­son-Hous­ton y la So­cie­dad Al­sa­cia­na de Cons­truc­cio­nes Me­cá­ni­cas (SACM), el gru­po fran­cés –ini­cial­men­te bau­ti­za­do Als­tom– ha cam­bia­do nu­me­ro­sas ve­ces de nom­bre, de ac­cio­nis­tas y de ac­ti­vi­da­des, has­ta aca­bar cen­tra­do en dos gran­des po­los: la pro­duc­ción de ener­gía eléc­tri­ca y el trans­por­te fe­rro­via­rio, con su cé­le--

bre Tren de Al­ta Ve­lo­ci­dad (TGV) co­mo pro­duc­to es­tre­lla. Su sa­li­da a bol­sa en 1998, pa­ra­le­la a una alian­za con el gru­po sui­zo-sue­co ABB pa­ra fa­bri­car un nue­vo ti­po de tur­bi­nas de gas –que sa­lie­ron de­fec­tuo­sas– es­tu­vo a pun­to de lle­var­le a la rui­na y só­lo se sal­vó des­pués de que, en el 2004, el en­ton­ces mi­nis­tro de Eco­no­mía, Ni­co­las Sar­kozy, de­ci­die­ra –con el acuer­do de la Co­mi­sión Eu­ro­pea– la en­tra­da tem­po­ral del Es­ta­do fran­cés en el capital de Als­tom. Aque­lla sal­va­ción en fan­fa­rria, sin em­bar­go, no ha ser­vi­do pa­ra con­so­li­dar un gran gru­po mun­dial, con la ta­lla crí­ti­ca su­fi­cien­te. Y una dé­ca­da des­pués, el pro­ble­ma si­gue ahí.

La apro­xi­ma­ción a Ge­ne­ral Elec­tric, que no cuen­ta a prio­ri con el fa­vor del Go­bierno ac­tual –más fa­vo­ra­ble a una so­lu­ción eu­ro­pea con Sie­mens–, es sin em­bar­go ab­so­lu­ta­men­te na­tu­ral. Am­bos gru­pos no son só­lo com­ple­men­ta­rios, sino que han es­ta­do his­tó­ri­ca­men­te vin­cu­la­dos. Una de las so­cie­da­des fun­da­do­ras de Als­tom, Thom­son-Hous­ton era de he­cho una fi­lial de Ge­ne­ral Elec­tric, que pe­se a su ma­triz es­ta­dou­ni­den­se es­tá pre­sen­te en Fran­cia des­de 1881. El na­ci­mien­to de GEC-Als­tom en 1989 fue fru­to asi­mis­mo de la fu­sión con una fi­lial bri­tá­ni­ca de Ge­ne­ral Elec­tric –GEC Power Sys­tems–. Y de he­cho Als­tom fa­bri­có du­ran­te mu­chos años tur­bi­nas de gas con la pa­ten­te GE, has­ta que en 1998 de­ci­dió aliar­se con ABB y ven­dió a Ge­ne­ral Elec­tric su plan­ta de pro­duc­ción de Bel­fort...

Co­mo la ma­yo­ría de gran­des gru­pos in­dus­tria­les nor­te­ame­ri­ca­nos, que con­ser­van gran par­te de sus be­ne­fi­cios ob­te­ni­dos en el ex­tran­je­ro fue­ra de Es­ta­dos Uni­dos –pa­ra aho­rrar­se le­gal­men­te im­pues­tos–, GE dis­po­ne de una gran li­qui­dez pa­ra in­ver­tir, de en­tre 60.000 y 80.000 mi­llo­nes de eu­ros, se­gún di­fe­ren­tes es­ti­ma­cio­nes. No es el ca­so de los gru­pos fran­ce­ses, ob­je­ti­vo pro­pi­cio de los in­ver­so­res ex­tran­je­ros: la mi­tad del capital de las 40 prin­ci­pa­les em­pre­sas co­ti­za­das en la bol­sa de Pa­rís (CAC40) es­tá en ma­nos fo­rá­neas.

BA­LINT PORNECZI/BLOOMBERG

Un TGV fa­bri­ca­do por Als­tom en la es­ta­ción de Mont­pe­llier-Saint Roch

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.