Com­pe­ti­do­ras más que com­ple­men­ta­rias

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - EDUAR­DO MA­GA­LLÓN

Als­tom y Sie­mens son más com­pe­ti­do­res que com­ple­men­ta­rios. Ha­ce años que am­bos gru­pos tra­ba­jan en Es­pa­ña y dis­po­nen de un ta­ma­ño pa­re­ci­do. Als­tom cuen­ta con 30 cen­tros de tra­ba­jo con una plan­ti­lla glo­bal de unas 4.000 per­so­nas. La fac­tu­ra­ción el año pa­sa­do en el país fue de 784 mi­llo­nes de eu­ros. Sie­mens fac­tu­ra al­go más, 1.066 mi­llo­nes, si bien ge­ne­ra me­nos em­pleo, unos 3.400 tra­ba­ja­do­res.

Las dos em­pre­sas han com­pe­ti­do his­tó­ri­ca­men­te por los con­tra­tos fe­rro­via­rios que sue­len ser de gran mag­ni­tud y de­pen­den de la Ad­mi­nis­tra­ción. Exis­te una nor­ma no es­cri- ta, por la que las em­pre­sas que re­ci­ben gran­des con­tra­tos pú­bli­cos de­vuel­ven a la so­cie­dad par­te de lo que de ella re­ci­ben ge­ne­ran­do em­pleo. En la plan­ta de Als­tom de San­ta Per­pè­tua de Mo­go­da, por ejem­plo, el comité de em­pre­sa re­cla­ma a la Ad­mi­nis­tra­ción que apor­te car­ga de tra­ba­jo pa­ra man­te­ner los em­pleos. Am­bas em­pre­sas cuen­tan con una im­por­tan­te pre­sen­cia in­dus­trial en Ca­ta­lun­ya.

El pro­fe­sor de Esa­de, Jo­sep Pa­lau, ex­pli­ca que, en las fu­sio­nes, lo que las gran­des em­pre­sas buscan son “si­ner­gias, que sue­len ser re­duc­cio­nes de cos­tes y se tra­du­cen en des­pi­dos”. Por lo tan­to cual­quier de­ci­sión que se to­me des­de las dos mul­ti­na­cio­na- les pue­de afec­tar a la eco­no­mía es­pa­ño­la des­de el pun­to de vis­ta del em­pleo. Pe­ro tam­bién hay otra con­se­cuen­cia pa­ra el con­jun­to del Es­ta­do. “Las fu­sio­nes trans­na­cio­na­les no jue­gan nun­ca a fa­vor de los paí­ses sino de las mul­ti­na­cio­na­les por­que si se fu­sio­nan tie­nen ma­yor ca­pa­ci­dad de pla­ni­fi­car dón­de ha­cer la pro­duc­ción”, re­fle­xio­na Pa­lau.

En Es­pa­ña. por ejem­plo, Als­tom y Sie­mens com­pi­ten es­pe­cial­men­te en la al­ta ve­lo­ci­dad. Als­tom fa­bri­có el prin­ci­pal AVE en Es­pa­ña en 1992 mien­tras que en 2001 Sie­mens re­ci­bió el en­car­go de fa­bri­car 32 tre­nes del co­rre­dor fe­rro­via­rio de al­ta ve­lo­ci­dad en­tre Bar­ce­lo­na y Ma­drid. Por lo tan­to, si fi­nal­men­te se fu­sio­nan am­bas em­pre­sas ha­brá me­nos op­cio­nes, con lo que des­de un pun­to de vis­ta es­tric­to y aca­dé­mi­co, de teo­ría eco­nó­mi­ca, los pre­cios de los pro­duc­tos pue­den su­bir.

La his­to­ria de las dos com­pa­ñías en Es­pa­ña vie­ne de le­jos, La pre­si­den­ta de Sie­mens, Ro­sa Gar­cía, sue­le re­cor­dar que si la em­pre­sa for­ma­ra par­te del Ibex se­ría una de las tres más an­ti­guas. Na­ció en 1857, cuan­do Wer­ner Von Sie­mens mos­tró su te­lé­gra­fo de agu­ja en su pe­que­ño ta­ller de Ber­lín. En abril del 1895, la com­pa­ñía abrió su pri­me­ra ofi­ci­na en la Ca­rre­ra de San Je­ró­ni­mo de

Ma­drid. Unos años más tar­de, en 1910, inau­gu­ró en Cor­ne­llà una fá­bri­ca de com­po­nen­tes fe­rro­via­rios que hoy día si­gue cons­tru­yen­do mo­to­res. Es una de las plan­tas más mo­der­nas del gru­po pues­to que ha re­du­ci­do enor­me­men­te los tiem­pos de fa­bri­ca­ción de mo­to­res.

La lle­ga­da de Als­tom a Es­pa­ña es muy pos­te­rior. Ate­rri­zó en 1989 pe­ro lo hi­zo ad­qui­rien­do una de las em­pre­sa his­tó­ri­cas de Ca­ta­lun­ya, La Ma­qui­nis­ta Te­rres­tre y Ma­rí­ti­ma, fun­da­da en 1855, y MA­CO­SA, crea­da el 1897. Qui­zá to­da esa his­to­ria acu­mu­la­da es lo que ha lle­va­do a que Als­tom sea una de las em­pre­sas con ma­yor con­flic­ti­vi­dad la­bo­ral con­ti­nua­da en el tiem­po aun­que de ba­ja in­ten­si­dad. Ac­tual­men­te, la plan­ti­lla de la fac­to­ría de San­ta Per­pe­tua de Mo­go­da es­tá en pie de gue­rra por la mo­di­fi­ca­ción de las con­di­cio­nes la­bo­ra­les im­pues­tas por la em­pre­sa que ha de­ri­va­do en un plan de ajus­te de 190 tra­ba­ja­do­res.

La im­por­tan­cia de Als­tom pa­ra la eco­no­mía es­pa­ño­la no es me­nor. Se­gún da­tos de la pro­pia em­pre­sa, Als­tom com­pra pro­duc­tos y ser­vi­cios a pro­vee­do­res es­pa­ño­les el equi­va­len­te al 41% de su fac­tu­ra­ción, uno 320 mi­llo­nes. Sie­mens ob­via­men­te tam­bién ad­quie­re una par­te im­por­tan­te a pro­vee­do­res lo­ca­les. Una hi­po­té­ti­ca unión de las dos com­pa­ñías ten­dría por lo tan­to un im­pac­to so­bre los pro­vee­do­res en un sen­ti­do u otro de­pen­dien­do de qué ta­ma­ño adop­ta­ra el nue­vo gru­po.

El pro­fe­sor de Esa­de Jo­sep Pa­lau aña­de que en las ope­ra­cio­nes trans­na­cio­na­les las mul­ti­na­cio­na­les lle­van a ca­bo subas­tas en­tre sus fi­lia­les pa­ra de­ci­dir dón­de pro­du­cir. Eso ya su­ce­de en la au­to­mo­ción. Por ejem­plo, cuan­do Nis­san de­be ad­ju­di­car la pro­duc­ción un nue­vo mo­de­lo de co­che to­das las plan­tas del gru­po com­pi­ten en­tre si. La plan­ta de Nis­san de la Zo­na Fran­ca, por ejem­plo, op­tó a un vehícu­lo gra­cias a que la plan­ti­lla se re­du­jo el suel­do.

Unas de las fac­to­res más im­por­tan­tes de Als­tom en Es­pa­ña es que cuen­ta con el centro de I+D de re­fe­ren­cia mun­dial en ener­gía eó­li­ca, ade­más de ocho cen­tros de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co pa­ra el res­to de sus di­vi­sio­nes.

Los de­fen­so­res del pro­yec­to de fu­sión fran­co­ale­ma­na creen que se pue­de re­pe­tir el éxi­to del con­sor­cio de EADS. Se­rá cues­tión de tiem­po.

XA­VIER CERVERA

Fá­bri­ca de mo­to­res de Sie­mens en Cor­ne­llà de Llo­bre­gat (Bar­ce­lo­na)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.