La Ga­vi­na: icono del lu­jo ho­te­le­ro

Es­te ho­tel de cin­co es­tre­llas gran lu­jo si­gue en ma­nos de la mis­ma fa­mi­lia que lo fun­dó en S’Aga­ró en 1932 co­mo un pe­que­ño hos­tal de 11 ha­bi­ta­cio­nes

La Vanguardia - Dinero - - LABORAL - Ja­vier Or­te­ga Figueiral

El ho­tel cuen­ta con 74 ha­bi­ta­cio­nes, de las que 22 son sui­tes, y to­das son di­fe­ren­tes

En­tre las mu­chas co­sas que tie­ne cla­ras so­bre es­ta­ble­ci­mien­tos ho­te­le­ros, el pe­rio­dis­ta, con­sul­tor y crí­ti­co Fer­nan­do Ga­llar­do siem­pre des­ta­ca que un lu­gar pue­de te­ner to­dos los lu­jos ima­gi­na­bles, pe­ro si el pai­sa­je que lo ro­dea no es agra­da­ble, el ho­tel pier­de en­te­ros. El en­torno y su ubi­ca­ción en una pe­que­ña pe­nín­su­la de la Cos­ta Bra­va es pre­ci­sa­men­te uno de los gran­des atrac­ti­vos del Hos­tal de La Ga­vi­na un icono del tu­ris­mo de al­to ni­vel inau­gu­ra­do el 3 de enero de 1932.

La his­to­ria del lu­gar se re­mon­ta aún más atrás en el tiem­po, cuan­do Jo­sep Ensesa i Pu­ja­des de­ci­dió acep­tar unos te­rre­nos de es­ca­so va­lor en la cos­ta co­mo pa­go de una deu­da de un clien­te con su em­pre­sa de ha­ri­nas. El lu­gar, lla­ma­do S’Aga­ró, ca­si sin ve­ge­ta­ción y ubi­ca­do en­tre las pla­yas de Sant Pol (Sant Fe­liu de Guí­xols) i La Con­ca (Cas­tell d’Aro) pa­só a ser en­ton­ces una nue­va aven­tu­ra pa­ra la fa­mi­lia, que ini­cial­men­te cons­tru­ye­ron una ca­sa pa­ra sus vacaciones: Sen­ya Blan­ca, en­car­ga­da al ar­qui­tec­to Ra­fael Ma­só.

Los Ensesa se en­car­ga­ron de lle­var has­ta la zo­na el agua po­ta­ble, la elec­tri­ci­dad y has­ta los ca­mi­nos. Ma­só cons­tru­yó pos­te­rior­men­te otras to­rres del mis­mo es­ti­lo y una ca­sa de baños so­bre la are­na de Sant Pol, com­ple­men­ta­da por un res­tau­ran­te: la Ta­ver­na del Mar; am­bos es­ta­ble­ci­mien­tos si­guen fun­cio­nan­do en la ac­tua­li­dad y abrie­ron sus puer­tas en coin­ci­den­cia con la lle­ga­da de un va­por de Tras­me­di­te­rrá­nea fle­ta­do por la agen­cia Viat­ges Blaus. El bu­que atra­có en el puer­to de Sant Fe­liu du­ran­te uno de sus cé­le­bres cru­ce­ros cul­tu­ra­les des­de Bar­ce­lo­na, una de las pri­me­ras ini­cia­ti­vas tu­rís­ti­cas im-

La Ga­vi­na es­tá ubi­ca­do en­tre las pla­yas de Sant Pol (Sant Fe­liu de Guí­xols) y la Con­ca (Cas­tell d’Aro) por­tan­tes pa­ra la pro­mo­ción de la Cos­ta Bra­va.

Con más ilu­sión y vi­sión de fu­tu­ro que rea­lis­mo, pues por en­ton­ces ac­ce­der al lu­gar su­po­nía un lar­go via­je des­de cual­quier lu­gar, Jo­sep Ensesa Gu­bert cre­yó que ade­más de gran­des re­si­den­cias, tam­bién po­dría cons­truir­se un pe­que­ño hos­tal de on­ce ha­bi­ta­cio­nes pa­ra aco­ger via­je­ros de pa­so, en bus­ca de unos días en la cos­ta. Así se hi­zo con un es­ta­ble­ci­mien­to que a lo lar­go de es­tos 82 años de his­to­ria só­lo se vio obli­ga­do a ce­rrar sus puer­tas du­ran­te la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la.

El hos­tal se que­dó pe­que­ño en­se­gui­da y en las si­guien­tes dé­ca­das fue am­plia­do, res­pe­tan­do el en­torno y es­té­ti­ca de la zo­na gra­cias a los ar­qui­tec­tos Fol­gue­ra y Florensa, he­re­de­ros del es­ti­lo de Ma­só. La Ga­vi­na se con­vir­tió en ho­tel de lu­jo, aun­que sus pro­pie­ta­rios nun­ca qui­sie­ron que se per- die­ra su de­no­mi­na­ción ori­gi­nal: Hos­tal, por más que ac­tual­men­te el es­ta­ble­ci­mien­to luz­ca la cla­si­fi­ca­ción de cin­co es­tre­llas gran lu­jo y per­te­nez­ca al exi­gen­te gru­po co­mer­cial The Lea­ding Ho­tels of The World.

De la se­gun­da mi­tad del si­glo XX hay un gran nú­me­ro de anéc- do­tas den­tro del re­cin­to del ho­tel, tan­to de per­so­na­jes anó­ni­mos, co­mo de gran­des es­tre­llas de la mú­si­ca, el ci­ne, el ba­llet o miem­bros de la no­ble­za, clien­tes du­ran­te años de La Ga­vi­na. Es una lar­ga lis­ta de las que hay bue- nos re­cuer­dos, co­mo los con­cier­tos de Co­le Por­ter im­pro­vi­sa­dos en el hall y otros ol­vi­da­bles, co­mo las deu­das que de­jó John Way­ne, aun­que en esa oca­sión el di­rec­tor no sa­lió a la puer­ta con las fac­tu­ras en la mano, co­mo así ha­cía Car­les Sans, en el pa­pel de di­rec­tor en los ca­pí­tu­los de Tres es­tre­lles, la se­rie de humor que El Tri­ci­cle gra­bó en el hos­tal a fi­na­les de los 80 y que lle­vó el ho­tel a la te­le­vi­sión.

En la ac­tua­li­dad, La Ga­vi­na tie­ne 74 ha­bi­ta­cio­nes, de las que 22 son sui­tes. Es­tas tie­nen la pe­cu­lia­ri­dad de que nin­gu­na es igual, tan­to por su dis­tri­bu­ción en el edi­fi­cio co­mo por la de­co­ra­ción, con ob­je­tos de ar­te y an­ti­güe­da­des de la fa­mi­lia Ensesa, que hoy si­gue sien­do la pro­pie­ta­ria. Es­tos son cua­tro her­ma­nos: Ju­lia, Ca­ri­na, Vir­gi­nia y Jo­sep, pen­dien­tes de to­do lo que ocu­rre en el ho­tel y que el año pa­sa­do con­fia­ron el ti­món y el día a día del hos­tal a Al­ber­to Depau, an­te­rior­men­te di­rec­ti­vo en es­ta­ble­ci­mien­tos de lu­jo co­mo el Arts y Juan Car­los I de Bar­ce­lo­na. A es­te le acom­pa­ña co­mo di­rec­tor co­mer­cial y de mar­ke­ting Fe­de­ri­co Al­var­gon­zá­lez, fi­cha­do tam­bién el año pa­sa­do en otro es­ta­ble­ci­mien­to de lu­jo: el Mas de To­rrent.

Es­tos dos di­rec­ti­vos ron­dan los 40 años, el mis­mo tiem­po que al­gu­nos de los em­plea­dos (son has­ta cien per­so­nas en verano) lle­van tra­ba­jan­do en La Ga­vi­na: gran­des pro­fe­sio­na­les muy que­ri­dos por una clien­te­la re­pe­ti­do­ra que en las úl­ti­mas temporadas es­tá ba­jan­do la edad me­dia. El año pa­sa­do el hos­tal, que abre de abril a oc­tu­bre, fac­tu­ró más de cin­co mi­llo­nes y el re­to ac­tual es am­pliar la tem­po­ra­da, man­te­ner la fi­de­li­dad de los hués­pe­des y re­cu­pe­rar mer­ca­dos clá­si­cos co­mo el bri­tá­ni­co, alemán y español.

JOF

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.