Frankfurt y la unión ban­ca­ria

La ciu­dad ale­ma­na, que ya es la se­de del BCE, po­dría al­ber­gar tam­bién al fu­tu­ro or­ga­nis­mo

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA -

Co­mo de­cía Dos­to­yevs­ki –o me­jor di­cho Iván Ka­ra­má­zov–: “Si Dios no exis­te, to­do es­tá per­mi­ti­do”. Es un fra­se te­rri­ble, ate­rra­do­ra. Tan­to, que pa­ra com­pren­der­la en to­da su pro­fun­di­dad ha­ría fal­ta –una vez des­en­chu­fa­dos los elec­tro­do­més­ti­cos y apa­ga­dos los chis­mes di­gi­ta­les– ais­lar­se du­ran­te unos momentos del mun­da­nal rui­do pa­ra que gol­pee la men­te con to­da su fuer­za la enor­mi­dad de su sig­ni­fi­ca­do.

En un indeterminado mo­men­to a prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1980, unos bró­kers de Wall Street rea­li­za­ron es­te ejer­ci­cio es­pi­ri­tual y con­clu­ye­ron que, efec­ti­va­men­te, Dios no exis­te y, por tan­to, to­do, ab­so­lu­ta­men­te to­do les es­ta­ba per­mi­ti­do. Di­cho de otra ma­ne­ra, una vez des­re­gla­dos los mer­ca­dos, po­dían lu­crar­se sin lí­mi­tes ni re­mor­di­mien­tos. Y, ac­to se­gui­do, se pu­sie­ron ma­nos a la obra.

Tal era la avi­dez de esos ti­bu­ro­nes ilu­mi­na­dos de Wall Street, que cru­za­ron el Atlán­ti­co, re­mon­ta­ron el Tá­me­sis y de­vo­ra­ron de un bo­ca­do la con­ser­va­do­ra y pru­den­te al­ma de la City, dan­do pa­so a la era de la co­di­cia sin lí­mi­tes, que aún per­du­ra.

El éxi­to del ex­pe­ri­men­to se ba­sa­ba, co­mo no po­día ser de otra ma­ne­ra, en arries­gar­se, ya que, co­mo to­do el mun­do sa­be, sin co­rrer ries­gos no hay ga­nan­cias, y cuan­to ma­yo­res sean los ries­gos, tan­to más gran­des se­rán las ga­nan­cias.

Pe­ro a fin de que eje­cu­tar es­te te­me­ra­rio sal­to al va­cío no les cos­ta­ra la vi­da (léa­se for­tu­na) a esos ma­la­ba­ris­tas de las fi­nan­zas, les fal­ta­ba un dis­po­si­ti­vo de se­gu­ri­dad, una red, que con­sis­tía en apa­ñár­se­las pa­ra que en cuan­to se pro­du­je­sen las inevi­ta­bles y mo­les­tas pér­di­das, es­tas fue­sen so­cia­li­za­das sin más, es de­cir, asu­mi­das sin re­chis­tar por el Es­ta­do o, en su de­fec­to, car­ga­das en la cuen­ta de los ac­cio­nis­tas. Y a fe que lo con­si­guie­ron.

En vis­ta de la atrac­ción mu­tua que exis­tía en­tre las dos des­de ha­cía tiem­po, amén del bri­llan­te fu­tu­ro que les es­pe­ra­ba una vez fe­liz­men­te es­po­sa­das, Bol­sa le pi­dió la mano a Ban­ca, y Ban­ca, muy ha­la­ga­da, le di­jo que sí, que acep­ta­ba. La bo­da se ce­le­bró por to­do lo al­to. Ade­más de ben­de­cir el en­la­ce, los pa­dri­nos –to­dos ellos po­lí­ti­cos de pri­mer ran­go y mag­na­tes de al­tí­si­mos vue­los– ob­se­quia­ron Frankfurt, capital fi­nan­cie­ra y ban­ca­ria de Ale­ma­nia y Eu­ro­pa, es la se­de de Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), en la ima­gen, y pron­to po­dría al­ber­gar tam­bién la se­de de la unión ban­ca­ria eu­ro­pea a los re­cién ca­sa­dos con un via­je de no­vios a Frankfurt (no se rían.)

Por mu­cho que des­de 1998 Frankfurt sea la se­de del Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo (BCE), si­gue sien­do una ciu­dad ar­ti­fi­cial. Aquí na­ció Goet­he, sí, pe­ro eso no fue óbi­ce pa­ra que los alia­dos (los pa­dres y abue­los de Ban­ca y Bol­sa) la des­tru­ye­ran a bom­ba­zo lim­pio. De mo­do que los edi­fi­cios en apa­rien­cia an­ti­guos tie­nen en reali­dad po­cos años más que los mo­der­nos ras­ca­cie­los de la capital fi­nan­cie­ra y ban­ca­ria de Ale­ma­nia y Eu­ro­pa. Pe­ro lo que aquí im­por- ta no es el pa­sa­do, sino el fu­tu­ro, que, si to­do va bien, po­dría ha­cer me­lla en el fe­liz ma­tri­mo­nio a la an­glo­sa­jo­na en­tre Bol­sa y Ban­ca.

Aho­ra bien, si ha­ce tan só­lo un decenio Ale­ma­nia era con­si­de­ra­da el en­fer­mo de Eu­ro­pa, en vis­ta de su ac­tual po­de­río ha­bría que con­ve­nir en que al me­nos su­po sa­nar­se, aun­que fue­se a ba­se de so­me­ter a los gan­du­les me­di­te­rrá­neos –a quie­nes ha­bían pres­ta­do ale­gre­men­te in­gen­tes can­ti­da­des de di­ne­ro sin im­por­tar­les si po­dían o no de­vol­ver­lo– a un des­pia­da­do ré­gi­men de aus­te­ri­dad. Aun así, hay quien re­cuer­da que en la ban­ca ale­ma­na no to­do lo que reluce es oro.

La se­de cen­tral del Deuts­che Bank, el pri­mer ban­co alemán, es­tá en Frankfurt, y fue to­ma­da a fi­na­les del 2012 por 500 po­li­cías ar­ma­dos y agen­tes ju­di­cia­les. Tras arres­tar a va­rios em­plea­dos, las fuer­zas del or­den se di­ri­gie­ron a la re­si­den­cia par­ti­cu­lar del pre­si­den­te de la en­ti­dad, Jür­gen Fits­chen. Pe­ro no se pro­du­jo nin­gún re­gis­tro de su vi­vien­da, gra­cias a una lla­ma­da he­cha a tiem­po por Fits­chen a Vol­ker Bouf­fier, el mi­nis­tro pre­si­den­te de Hes­se, el Es­ta­do alemán en el que se en­cuen­tra Frankfurt.

El Deuts­che Bank fi­nan­cia a to­dos los par­ti­dos po­lí­ti­cos ale­ma­nes me­nos el Die Lin­ke. Tal es su po­der que, en el 2009, el en­ton­ces pre­si­den­te de la ins­ti­tu­ción, Jo­sef Ac­ker­man, ce­le­bró su cum­plea­ños en el des­pa­cho de la can­ci­ller An­ge­la Mer­kel. Son bien co­no­ci­das las ac­ti­vi­da­des truha­nes­cas del ban­co en los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les, que van des­de su de­ci­di­da par­ti­ci­pa­ción en la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria en Es­ta­dos Uni­dos, pa­san­do por su su­pues­ta apor­ta­ción a la ma­ni­pu­la­ción del in­te­rés in­ter­ban­ca­rio en Londres.

Al pa­re­cer, tam­bién desem­pe­ñó un pa­pel des­ta­ca­do en la quie­bra in­du­ci­da del gru­po de co­mu­ni­ca­cio­nes Kirch, que le va a cos­tar la frio­le­ra de 775 mi­llo­nes de eu­ros más in­tere­ses. No obs­tan­te, de­bi­do a es­te y otros ca­sos, el Deuts­che Bank se sien­te mal­tra­ta­do por la jus­ti­cia. “Ale­ma­nia es el úni­co país en el que se juz­ga a aque­llos que tie­nen éxi­to y ge­ne­ran be­ne­fi­cios”, sol­tó en una oca­sión Jo­sef Ac­ker­man, una afir­ma­ción que pe­ca, co­mo mí­ni­mo, de ger­ma­no­cen­tris­mo.

Des­de el mi­nis­tro De Guin­dos has­ta el ve­cino del quin­to se­gun­da, to­do el mun­do sa­be que la UE pron­to pro­ce­de­rá a la crea­ción de una ver­da­de­ra unión ban­ca­ria, es de­cir, que ha­brá un ban­co eu­ro­peo y Frankfurt pa­re­ce des­ti­na­do no tan só­lo a co­bi­jar la se­de, pues en gran me­di­da ya lo ha­ce, sino que tam­bién pre­ten­de­rá que se ca­se con sus ve­ci­na Bör­se, aun­que sig­ni­fi­que un en­fren­ta­mien­to con la su­so­di­cha pa­re­ja do­mi­ci­lia­da en la City de Londres.

Di­ce Da­vid Ca­me­ron que si ga­na las pró­xi­mas elec­cio­nes con­vo­ca­rá en el 2017 un re­fe­rén­dum pa­ra de­ci­dir so­bre el fu­tu­ro de Gran Bre­ta­ña (si aún exis­te) den­tro o fue­ra de la Unión Eu­ro­pea. Y te­nien­do en cuen­ta que aho­ra es Fran­cia el nue­vo en­fer­mo de Eu­ro­pa, es más que pro­ba­ble que pró­xi­ma­men­te se ce­le­bra­rá en Frankfurt, muy a lo Wagner, la bo­da de Bank con Bör­se, en­la­ce que va a cam­biar el des­tino de mi­llo­nes de eu­ro­peos.

Se es­pe­ra la asis­ten­cia de mu­chos ri­cos y po­de­ro­sos pa­dri­nos. Los con­tra­yen­tes es­tán ba­ra­jan­do si pa­sar su lu­na de miel en Mos­cú o Pe­kín. Pe­ro hay una co­sa que se pue­de ade­lan­tar sin mie­do a equi­vo­car­se: la fe­liz pa­re­ja fi­ja­rá su re­si­den­cia en Frankfurt.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.