“Los de­más pien­san y ha­blan de ti: ¡to­dos so­mos una mar­ca!”

La Vanguardia - Dinero - - ENTREVISTA - Nuria Pe­láez

Cuan­do pen­sa­mos en un co­che, un pan­ta­lón va­que­ro o una be­bi­da de co­la, nues­tra men­te sue­le pen­sar en una mar­ca con­cre­ta. Pe­ro, si al­guien de nues­tro en­torno tu­vie­ra que pen­sar en un pro­fe­sio­nal ex­per­to en nues­tro ám­bi­to, ¿pen­sa­ría en no­so­tros? En el mer­ca­do la­bo­ral to­dos so­mos pro­duc­tos, y crear y po­si­cio­nar nues­tra pro­pia mar­ca pro­fe­sio­nal nos ayu­da a dis­tin­guir­nos del res­to. En el li­bro Mar­ca pro­fe­sio­nal (Alien­ta edi­to­rial), la ex­per­ta en re­cur­sos hu­ma­nos Ire­ne Mar­tí­nez ex­pli­ca “có­mo ser so­bre­sa­lien­te, re­le­van­te y di­fe­ren­te”, as­pec­tos que re­pa­sa en es­ta en­tre­vis­ta. Li­cen­cia­da en Cien­cias del Tra­ba­jo y en Psi­co­lo­gía y pos­gra­do en re­cur­sos hu­ma­nos, Mar­tí­nez es di­rec­to­ra de Key Exe­cu­ti­ve y de la Fun­da­ción Key y ejer­ce co­mo coach, head­hun­ter, pro­fe­so­ra en es­cue­las de ne­go­cio y es­pe­cia­lis­ta en eva­lua­ción y desa­rro­llo de di­rec­ti­vos Aho­ra que nos ha­bía­mos acos­tum­bra­do al con­cep­to de “mar­ca per­so­nal”, us­ted pro­po­ne el de “mar­ca pro­fe­sio­nal”. ¿En qué con­sis­te es­te con­cep­to? Es una evo­lu­ción de la re­vo­lu­ción de la mar­ca per­so­nal que inau­gu­ró el gu­rú Tom Pe­ters allá en 1998. So­mos una mar­ca, y ha­bla­mos de mar­ca pro­fe­sio­nal por­que nos re­fe­ri­mos a la ima­gen pro­fe­sio­nal que cons­tru­yes y que tie­nen los de­más so­bre ti, den­tro y fue­ra de tu em­pre­sa. Cuan­do pen­sa­mos en una “mar­ca” nos vie­nen a la ca­be­za nom­bres co­mo Co­ca-Co­la o Levi’s, y no una per­so­na con­cre­ta. ¿Qué tie­nen en co­mún un pro­fe­sio­nal y una mar­ca de pro­duc­tos? ¡Si es que es lo mis­mo!: son una pro­me­sa de va­lor, les atri­bui­mos una ca­rac­te­rís­ti­cas y con­fia­mos (o no) en lo que nos van a apor­tar. En los per­so­na­jes pú­bli­cos es muy evi­den­te: por ejem­plo, Geor­ge Cloo­ney nos su­gie­re un ti­po de pe­lí­cu­la muy dis­tin­to al que nos su­gie­re Jim Ca­rrey; en de­por­te, Ra­fa Na­dal, Mes­si o Cris­tiano Ro­nal­do son mar­cas pro­fe­sio­na­les muy va­lio­sas, sa­be­mos que son ex­cep­cio­na­les y es­pe­ra­mos que así ac­túen. ¿Po­dría ci­tar otros ejem­plos de pro­fe­sio­na­les que con­si­de­re que han sa­bi­do dis­tin­guir­se gra­cias a su mar­ca pro­fe­sio­nal? Ade­más de los de­por­tis­tas que he­mos nom­bra­do, si pen­sa­mos en la te­le­vi­sión por ejem­plo Su­san­na Gri­so o Ch­ris­tian Gál­vez han sa­bi­do cons­truir y co­mu­ni­car su mar­ca, y son pro­fe­sio­na­les que ad­mi­ra­mos y en los que con­fia­mos. En el mun­do de la em­pre­sa, po­dría­mos ci­tar des­de nom­bres más co­no­ci­dos pa­ra el gran pú­bli­co co­mo Ste­ve Jobs (Ap­ple), Aman­cio Or­te­ga (In­di­tex) o Emi­lio Bo­tín (Ban­co San­tan­der), has­ta mar­cas pro­fe­sio­na­les muy po­ten­tes que son re­le­van­tes pa­ra los que tra­ba­ja­mos en el mun­do em­pre­sa­rial, co­mo Mar­cos de Quin­to (Co­ca-Co­la), Pa­tri­cia Abril (McDo­nald’s) o Lau­ra Gon­zá­lez Molero (Merck). No se tra­ta de ser fa­mo­so, si no de ser re­co­no­ci­do co­mo pro­fe­sio­nal ex­ce­len­te en­tre las per­so­nas re­le­van­tes de tu en­torno. Es­tá cla­ro que un em­pren­de­dor de­be crear su pro­pia mar­ca pa­ra dis­tin­guir­se de la com­pe­ten­cia. Pe­ro el res­to de pro­fe­sio­na­les, ¿por qué ne­ce­si­tan crear su pro­pia mar­ca? Aho­ra de me­dia es­ta­mos 7 años en un pues­to de tra­ba­jo, ¡y los ci­clos se es­tán acor­tan­do!. Te­ner una mar­ca pro­fe­sio­nal va­lio­sa es im­pres­cin­di­ble pa­ra se­guir en ac­ti­vo co­mo pro­fe­sio­nal, sea den­tro o fue­ra de tu em­pre­sa ac­tual. Den­tro y fue­ra de tu em­pre­sa tie­nes una mar­ca, los de­más pien­san al­go so­bre ti ¡y ha­blan de ti! y eso es cla­ve pa­ra que te lle­guen opor­tu­ni­da­des pro­fe­sio­na­les. ¿Por dón­de de­be­mos em­pe­zar pa­ra de­fi­nir cuál es nues­tra pro­pia mar­ca pro­fe­sio­nal? Por don­de seas–o quie­ras ser–so­bre­sa­lien­te: ¿en qué eres bueno?. Des­pués, si­gue por lo que te gus­ta ha­cer, por­que en la in­ter­sec­ción en­tre lo que sa­bes ha­cer y lo que te gus­ta en­con­tra­rás en qué eres o pue­des ser di­fe­ren­te; des­pués, pien­sa en tu mer­ca­do, a quién te di­ri­ges: ¿a quién le in­tere­sa lo que ha­ces y es­tá dis­pues­to a pa­gar por lo que le apor­tas? Ya te­ne­mos crea­da nues­tra mar­ca. Y aho­ra, ¿qué ha­ce­mos con ella? ¡Mi­mar­la y co­mu­ni­car­la! Eso sí, de­be­mos ser consistentes, que Ire­ne Mar­tí­nez, ex­per­ta en RR.HH. y au­to­ra del li­bro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.