Co­lom­bia re­co­ge los ré­di­tos de la paz

El país es­tá a pun­to de des­ban­car a Ar­gen­ti­na co­mo ter­ce­ra eco­no­mía de Amé­ri­ca La­ti­na y es lí­der en in­ver­sión ex­tran­je­ra en pro­por­ción al PIB

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Gem­ma Sau­ra

El país es­tá a pun­to de des­ban­car a Ar­gen­ti­na co­mo ter­ce­ra eco­no­mía la­ti­noa­me­ri­ca­na y li­de­ra la in­ver­sión ex­tran­je­ra so­bre PIB.

Los pu­bli­cis­tas lo lla­ma­rían un exi­to­so ca­so de re­cons­truc­ción de mar­ca. En ape­nas un decenio, Co­lom­bia ha da­do un vuel­co a su ima­gen ex­te­rior. De país del nar­co, de se­cues­tros y gue­rri­lla, a El­do­ra­do re­su­ci­ta­do, tie­rra de opor­tu­ni­da­des que ha­ce sus­pi­rar a los in­ver­so­res ex­tran­je­ros..., es­pe­cial­men­te a los de eco­no­mías en ho­ras ba­jas co­mo la es­pa­ño­la.

“Pa­sa­mos de ser un país es­tig­ma­ti­za­do, aco­rra­la­do por la vio­len­cia, a con­tar con unas ins­ti­tu­cio­nes eco­nó­mi­cas es­ta­bles que son un or­gu­llo”, pre­su­mía re­cien­te­men­te el em­ba­ja­dor co­lom­biano en Es­pa­ña, Fer­nan­do Carrillo, en un co­lo­quio en el Círcu­lo Ecues­tre de Bar­ce­lo­na.

Las ci­fras ava­lan el mi­la­gro. El país cre­ce a una me­dia del 4,2% des­de ha­ce 13 años y es­tá a pun­to –se­gún Bo­go­tá lo ha he­cho ya– de des­ban­car a Ar­gen­ti­na co­mo ter­ce­ra eco­no­mía re­gio­nal. El año pa­sa­do cap­tó 13.675 mi­llo­nes de dó­la­res (9.800 mi­llo­nes de eu­ros) en in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras, lo que lo con­vier­te en lí­der la­ti­noa­me­ri­cano en in­ver­sio­nes en pro­por­ción al PIB (el 28,2%).

Co­lom­bia se ha li­bra­do de mu­chos de los ma­les que son mar­ca de la ca­sa en la re­gión. No ha vi­vi­do gol­pes de Es­ta­do, ni ha sus­pen­di­do pa­gos, ni ha caí­do en es­pi­ra­les de hi­per­in­fla­ción o de­li­rios po­pu­lis­tas. Pue­de ven­der­se co­mo un chi­co bueno en el tu­mul­to de la Amé­ri­ca La­ti­na bo­li­va­ria­na. “La se­gu­ri­dad ju­rí­di­ca es el bas­tión de la eco­no­mía co­lom­bia­na –su­bra- yó el em­ba­ja­dor–. Res­pe­ta­mos el Es­ta­do de de­re­cho, las re­glas de jue­go y los pac­tos a los que se ha lle­ga­do con las em­pre­sas”. Bo­go­tá atrae hoy el capital que hu­ye de las ex­pro­pia­cio­nes en Ve­ne­zue­la o Ar­gen­ti­na.

Aun­que ha su­fri­do su cal­va­rio par­ti­cu­lar: me­dio si­glo de con­flic­to con la gue­rri­lla de las FARC. La me­jo­ra de la se­gu­ri­dad ha si­do cla­ve en el des­pe­gue eco­nó­mi­co. La ofen­si­va lan­za­da por el ex­pre­si­den­te Ál­va­ro Uri­be obli­gó a los gue­rri­lle­ros a re­ple­gar­se en la jun­gla ama­zó­ni­ca, ex­pul­sán­do­les de las gran­des ciu­da­des y del li­to­ral ca­ri­be­ño. Co­lom­bia ha sa­bi­do ren­ta­bi­li­zar la paz. Un ar­gu­men­to del Go­bierno de Juan Ma­nuel San­tos pa­ra de­fen­der las po­lé­mi­cas con­ver­sa­cio­nes con las FARC –Uri­be es un fu­ri­bun­do de­trac­tor– es que la paz ha­rá cre­cer el PIB en­tre el 1,5% y el 2%.

“Co­lom­bia es un mo­tor eco­nó­mi­co con mu­cha iner­cia, muy in­tere­san­te pa­ra el em­pre­sa­rio español”, sos­tie­ne Jo­sep Ma­ria Cervera, di­rec­tor in­ter­na­cio­nal de la Cam­bra de Comerç de Bar­ce­lo­na, que des­ta­ca las opor­tu­ni­da­des en el sec­tor ener­gé­ti­co, la cons­truc­ción y el tu­ris­mo.

El re­tro­ce­so de la vio­len­cia fue una ra­zón de pe­so pa­ra que la em­pre­sa ca­ta­la­na de tec­no­lo­gía News­ho­re de­ci­die­ra des­em­bar­car en Co­lom­bia ha­ce seis años. “Uri­be ha­bía pues­to or­den, ha­bía lim­pia­do las ciu­da­des y el país co­men­za­ba a fun­cio­nar me­jor”, se­ña­la En­ric Puig, di­rec­tor eje­cu­ti­vo de la em­pre­sa, que tie­ne en Ma­ni­za­les a un ter­cio de su plan­ti­lla de 230 em­plea­dos.

Otro fac­tor de­ci­si­vo fue la am­plia cla­se me­dia que exis­te en Co­lom­bia (el 60% de 47,2 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes) a di­fe­ren­cia de sus ve­ci­nos, así co­mo el al­to ni­vel de for­ma­ción. Y fren­te a Chi­le, que pre­sen­ta ven­ta­jas pa­re­ci­das, los cos­tes la­bo­ra­les son más com­pe­ti­ti­vos: si los chi­le­nos co­bran un 85% de lo que se pa­ga en Es­pa­ña, en las gran­des ciu­da­des co­lom­bia­nas es la mi­tad, y en una pe­que­ña co­mo Ma­ni­za­les, un ter­cio.

Con el re­plie­gue de la gue­rri­lla, un enor­me te­rri­to­rio an­tes muy pe­li­gro­so pa­ra aven­tu­rar­se a ha­cer ne­go­cios se abre co­mo una flor al en­jam­bre de em­pre­sa­rios e in­ver­so­res. “To­do es­tá ca­si por ha­cer. Ho­te­les, ca­rre­te­ras, ae­ro­puer­tos, se­gun­das re­si­den­cias... El Ca­ri­be es co­mo la cos­ta es­pa­ño­la ha­ce 50 años”, di­ce Fer­mín Fra­guas, ar­qui­tec­to y pro­mo­tor.

Só­lo en in­fra­es­truc­tu­ras, Co­lom­bia ha com­pro­me­ti­do 25.000 mi­llo­nes de dó­la­res (18.000 mi­llo­nes de eu­ros) en cua­tro años. Las gran­des cons­truc­to­ras es­pa­ño­las (ACS, Ac­cio­na, Fe­rro­vial, Sacyr, OHL) ya es­tán. Pe­ro pa­ra las em­pre­sas más pe­que­ñas la aven­tu­ra ame­ri­ca­na es in­cier­ta. “El ba­lan­ce es muy ne­ga­ti­vo”, di­ce Fra­guas, tras dos años in­fruc­tuo­sos.

“Los co­lom­bia­nos no en­tien­den los ne­go­cios co­mo un win­win, so­bre to­do con un ex­tran­je­ro. Si el pre­cio de mer­ca­do es 80, ellos quie­ren 200”, ex­pli­ca. “Y lue­go hay otro pro­ble­ma: los te­rre­nos no es­tán lim­pios. Mu­chos es­tán em­bar­ga­dos o en ma­nos de po­see­do­res (ocu­pa­do­res), pe­ro cues­ta ave­ri­guar­lo por­que el re­gis­tro de la pro­pie­dad no es­tá ac­tua­li­za­do”. Lle­va­ba me­ses ne­go­cian­do la com­pra de un te­rreno de 240 hec­tá­reas, te­nía ya to­dos los in­ver­so­res, cuan­do a pun­to de fir­mar des­cu­brió que una par­ce­la de 60 hec­tá­reas es­ta­ba en con­cur­so, con 106 acree­do­res. “Des­de la ad­mi­nis­tra­ción hay mu­cho em­pe­ño en ha­cer las co­sas bien, sin irre­gu­la­ri­da­des, pe­ro aún les fal­ta ro­dar –di­ce un ingeniero que pre­fie­re no dar su nom­bre–. To­do es muy len­to y com­pli­ca­do, tan­to en cuan­to a le­gis­la­ción co­mo en fis­ca­li­dad o re­la­cio­nes con los lob­bies”.

“A los em­pre­sa­rios siem­pre les de­ci­mos lo mis­mo: no creas que por ha­blar cas­te­llano en­tien­des la cul­tu­ra”, afir­ma Cervera. Re­co­mien­da ir siem­pre de la mano de un so­cio lo­cal, so­bre to­do pa­ra la fa­ce­ta co­mer­cial.

PAUL SMITH / BLOOMBERG

El pu­jan­te puer­to de Car­ta­ge­na (Co­lom­bia)

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.