Tres mi­llo­nes y me­dio de vi­das en la co­la más lar­ga del pa­ro

El des­em­pleo de lar­ga du­ra­ción se­gui­rá cre­cien­do en Es­pa­ña a pe­sar del in­ci­pien­te cam­bio de ci­clo eco­nó­mi­co

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - LUIS IZ­QUIER­DO

Fran­cesc tie­ne 52 años y du­ran­te más de 25 trabajó co­mo ofi­cial de al­ba­ñi­le­ría. No es de los que se subió al la­dri­llo du­ran­te el boom. Pa­ra en­ton­ces ya lle­va­ba un par de lus­tros de ce­men­to a cues­tas. Pe­ro cuan­do la bur­bu­ja pin­chó, el tra­ba­jo co­men­zó a es­ca­sear. Al prin­ci­pio fue al­go in­ter­mi­ten­te, pe­ro ha­ce ca­si dos años que no ha vuel­to a ver un con­tra­to. Los em­plea­do­res de la hos­te­le­ría lo ven ya muy ma­du­ro, y co­mo aún no tie­ne 55 no pue­de aco­ger­se al sub­si­dio pa­ra los ma­yo­res de esa edad, pe­ro ya ha ago­ta­do su pres­ta­ción, por lo que es­pe­ra pa­cien­te en una ofi­ci­na de em­pleo del Alt Camp (Tarragona) a que le ex­pli­quen si tie­ne de­re­cho a al­gu­na ayu­da.

En Es­pa­ña hay cien­tos de mi­les de Fran­cescs y, se­gún la úl­ti­ma En­cues­ta de Po­bla­ción Ac­ti­va (EPA), un to­tal de 3.657.600 per­so­nas lle­van más de un año sin tra­ba­jar, lo que les con­vier­te en lo que téc­ni­ca­men­te se con­si­de­ra co­mo pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción. Su­po­nen el 60% de los 5,9 mi­llo­nes de des­em­plea­dos que si­gue ha­bien­do en Es­pa­ña y, lo que es más preo­cu­pan­te, a pe­sar de que el pa­ro ha co­men­za­do a re­du­cir­se le­ve­men­te en el úl­ti­mo año, quie­nes lle­van más de un año sin tra­ba­jar son ca­da vez más. Sa­ra de la Ri­ca, ca­te­drá­ti­ca de Eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad del País Vas­co, co­no­ce per­fec­ta­men­te el fe­nó­meno pues aca­ba de pu­bli­car jun­to con Brin­du­sa Ang­hel el in­for­me Los pa­ra­dos de lar­ga du­ra­ción en la Es­pa­ña de la cri­sis ac­tual por en­car­go de la Fun­da­ción Al­ter­na­ti­vas. “Cier­ta­men­te los más jó­ve­nes to­da­vía tie­nen op­cio­nes de re­con­ver­tir­se ha­cia sec­to­res co­mo la hos­te­le­ría que, se­gún los da­tos de abril, em­pie­za a ti­rar con fuer­za y au­gu­ra un bue­na tem­po­ra­da, pe­ro quie­nes es­tán en­tre los 45 y los 55 no po­drán be­ne­fi­ciar­se de ello”, opi­na la ca­te­drá­ti­ca.

De la Ri­ca ad­mi­te su pro­fun­da preo­cu­pa­ción por un co­lec­ti­vo que ci- fra en­tre 1 y 1,3 mi­llo­nes de per­so­nas que lle­van más de dos años sin em­pleo y que co­rre el ries­go de pa­sar el res­to de su vi­da ac­ti­va en el pa­ro si no se to­man me­di­das drás­ti­cas pa­ra ata­jar esa po­bla­da nu­be de pa­ra­dos sin fu­tu­ro.

El pro­fe­sor de Eco­no­mía de la Uni­ver­si­dad de Za­ra­go­za Jo­sé Axa­lá apun­ta cla­ra­men­te que el ries­go de caer en ese agu­je­ro se in­cre­men­ta con la edad y pro­por­cio­nal­men­te cuan­to más li­mi­ta­da es su for­ma­ción. “Con­for­me pa­sa el tiem­po pier­den la in­ten­si­dad en la búsqueda de em­pleo y ha­bi­li­da­des, a lo que se su­ma que a los em­plea­do­res no les gus­tan los can­di­da­tos que lle­van mu­cho tiem­po sin tra­ba­jar”, ex­pli­ca.

Aun­que no es un fe­nó­meno so­bre el que se ha tra­ba­ja­do mu­cho des­de el pun­to de vis­ta his­tó­ri­co, sí pa­re­ce con­tras­ta­do que el pa­ro de lar­ga du­ra­ción es el úl­ti­mo ín­di­ce que se re­cu­pe­ra. En los años no­ven­ta, la bol­sa de pa­ra­dos con más tiem­po sin em­pleo si­guió cre­cien­do to­da­vía va­rios años des­pués de que co­men­za­se a crear­se em­pleo ne­to, y los alu­di­dos da­tos de la úl­ti­ma EPA así lo cons­ta­tan en es­ta cri­sis. Es­te pri­mer tri­mes­tre del 2014 ha­bía 300.000 pa­ra­dos me­nos que un año an­tes, pe­ro 150.000 más en­tre los que lle­va­ban más de un año sin tra­ba­jar.

La mi­ra­da en pers­pec­ti­va es de­vas­ta­do­ra. Mien­tras que la cri­sis ha in­cre­men­ta­do el nú­me­ro de pa­ra­dos en un 170% des­de que co­men­zó en el 2008, el vo­lu­men del des­em­pleo de lar­ga du­ra­ción lo ha he­cho en un 635% en el mis­mo pe­rio­do, ge­ne­ran­do un stock que ne­ce­si­ta­rá mu­chos años pa­ra re­to­mar las ci­fras pre­vias al co­mien­zo de la cri­sis (ver grá­fi­co). “El ma­yor pro­ble­ma es pa­ra los pa­ra­dos con ha­bi­li­da­des pa­ra las cua­les no exis­te una de­man­da y que ya han al­can­za­do una cier­ta edad; o se les re­cua­li­fi­ca pa­ra una ac­ti­vi­dad que pre­ci­sa un ti­po con­cre­to de tra­ba­ja­do­res o exis­te la po­si­bi­li­dad de que no vuel­van a tra­ba­jar nun­ca”, in­sis­te De la Ri­ca, que tam­bién apun­ta al pro­ble­ma psi­co­ló­gi­co que sig­ni­fi­ca pa­ra mu­chos de ellos, ca­be­zas de fa­mi­lia, ver pa­sar el tiem­po sien­do cons­cien- tes de que ca­da día que pa­sa se­rá más com­pli­ca­do en­con­trar em­pleo.

La OC­DE re­cla­ma­ba ha­ce só­lo unos días que paí­ses co­mo Es­pa­ña, con im­por­tan­tes co­lec­ti­vos de pa­ra­dos de lar­go re­co­rri­do, im­ple­men­ten di­fe­ren­tes sub­ven­cio­nes pa­ra evi­tar que cai­gan en si­tua­cio­nes de ex­clu­sión so­cial. Y, sin em­bar­go, las po­lí­ti­cas de­ma­sia­do ge­ne­ro­sas en cuan­to a sub­si­dios se tor­nan co­mo uno de los fac­to­res que fa­vo­re­cen la crea­ción de un pa­ro es­truc­tu­ral. “Pue­de su­ce­der que en al­gu­nos ca­sos, y en par­ti­cu­lar tras una mo­de­ra­ción sa­la­rial co­mo la ocu­rri­da en mu­chos paí­ses eu­ro­peos en es­ta re­ce­sión, los in­di­vi­duos que pue­den ac­ce­der a los sub­si­dios asis­ten­cia­les se en­cuen­tren en una si­tua­ción más fa­vo­ra­ble co­mo pa­ra­do que co­mo ocu­pa­do, lo que fo­men­ta que la si-

tua­ción de pa­ra­do se tor­ne en crónica”, apun­ta el tra­ba­jo de De la Ri­ca y Ang­hel.

San­da­lio Gó­mez, pro­fe­sor emé­ri­to de Di­rec­ción de Per­so­nas en el IESE, cons­ta­ta que, efec­ti­va­men­te, Es­pa­ña es el país más ge­ne­ro­so en cuan­to a pres­ta­cio­nes por des­em­pleo tan­to en su du­ra­ción co­mo en su cuan­tía. “En Ale­ma­nia, el pa­ra­do re­ci­be du­ran­te sus tres pri­me­ros me­ses sin em­pleo un curso de 8 ho­ras dia­rias y des­pués se le exi­ge la búsqueda ac­ti­va de em­pleo”, ex­po­ne.

En Bru­se­las pa­re­cen te­ner la mis- ma opi­nión, pues es­ta mis­ma se­ma­na un in­for­me de la Co­mi­sión Eu­ro­pea ur­gía al Go­bierno español a desa­rro­llar una nue­va es­tra­te­gia de po­lí­ti­cas ac­ti­vas que el Mi­nis­te­rio de Em­pleo es­tá de­mo­ran­do más de lo que le gus­ta­ría al eje­cu­ti­vo co­mu­ni­ta­rio.

El ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Ma­drid San­tos Rues­ga ad­mi­te que en Es­pa­ña hay efec­ti­va­men­te un im­por­tan­te co­lec­ti­vo de des­em­plea­dos sin cua­li­fi­car al que hay que re­ci­clar pa­ra que desem­pe­ñen otro ofi­cio, pe­ro que el prin­ci­pal pro­ble­ma no es ese, sino que “no se es­tán ge­ne­ran­do pues­tos de tra­ba­jo” por lo que es di­fí­cil sa­ber el ti­po de pro­fe­sio­na­les que va­mos a ne­ce­si­tar. A su jui­cio, los in­ci­pien­tes y es­pe­ran­za­do­res da­tos de los úl­ti­mos me­ses no son más que un es­pe­jis­mo que res­pon­de más al re­par­to del tra­ba­jo en jor­na­das par­cia­les que a la ver­da­de­ra crea­ción de em­pleo ne­to. Y el que se ha crea­do, es­pe­cial­men­te el mes pa­sa­do, pa­re­ce fo­ca­li­za­do en una gran pro­por­ción so­bre la hos­te­le­ría y el co­mer­cio.

El pa­ro de lar­ga du­ra­ción tam­bién afec­ta, aun­que en me­nor me­di­da, a quie­nes tras ter­mi­nar los es­tu­dios buscan su pri­mer em­pleo. Los dis­tin­tos ex­per­tos con­sul­ta­dos por Di­ne­ro coin­ci­den en que, si bien te­ner más de 800.000 jó­ve­nes de en­tre 20 y 29 años que lle­van más de 12 me­ses bus­can­do tra­ba­jo es un pro­ble­ma re­le­van­te, no es com­pa­ra­ble al de quie­nes tie­nen más de 45 años, cu­yas opor­tu­ni­da­des de reorien­tar su fu­tu­ro pro­fe­sio­nal o bus­car em­pleo en otras la­ti­tu­des son muy li­mi­ta­das. Los jó­ve­nes es­tán nor­mal­men­te más for­ma­dos y pre­pa­ra­dos pa­ra los idio­mas y no pre­ci­san de nin­gún per­mi­so pa­ra tra­ba­jar den­tro de la UE. La emi­gra­ción no ha si­do nun­ca una de­ci­sión fá­cil, pe­ro al me­nos tie­nen al­ter­na­ti­vas pa­ra afron­tar su fu­tu­ro.

VI­CE­NÇ LLURBA / AR­CHI­VO

Ofi­ci­na de em­pleo del Ser­vei d’Ocu­pa­ció de Ca­ta­lun­ya

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.