La (in)evi­ta­ble mal­di­ción es­pa­ño­la

Los ex­per­tos nie­gan que el ele­va­do pa­ro es­truc­tu­ral sea una si­tua­ción im­po­si­ble de re­ver­tir con las po­lí­ti­cas ade­cua­das

La Vanguardia - Dinero - - EN PORTADA - Luis Iz­quier­do

Es­pa­ña lle­va cua­tro de­ce­nios hu­yen­do del es­tig­ma del des­em­pleo. To­do el pe­rio­do de­mo­crá­ti­co arras­tran­do una grue­sa bo­la del pa­ro que hoy pe­sa más que nun­ca. Hu­bo unos po­cos años en que se cre­yó que se po­dría es­ca­par, que no era un es­tig­ma in­de­le­ble. Fue jus­to an­tes de des­per­tar de nue­vo pa­ra cons­ta­tar que el fan­tas­ma se­guía allí.

Nin­gún otro país eu­ro­peo es com­pa­ra­ble al ca­so español. En nin­gún otro lu­gar se han con­se­gui­do ta­sas de crea­ción de em­pleo tan ace­le­ra­das ni se ha des­trui­do tan­tos pues­tos de tra­ba­jo en tan po­co tiem­po. Y, sin em­bar­go, la opi­nión de los ex­per­tos es uná­ni­me: el pa­ro no es­tá en el ADN de los es­pa­ño­les.

En los úl­ti­mos 40 años Es­pa­ña ha es­ta­do siem­pre por en­ci­ma o muy por en­ci­ma de la me­dia de las ta­sas de des­em­pleo de la UE. En el se­gun­do tri­mes­tre del 2007, mo­men­to en que se to­có el sue­lo del des­em­pleo na­cio­nal, la ta­sa de pa­ra­dos es­ta­ba en el 7,95%, lo que sig­ni­fi­ca­ba que ha­bía 1.791.000 es­pa­ño­les que bus­ca­ban tra­ba­jo, a pe­sar de lo cual Es­pa­ña es­ta­ba to­da­vía 1,2 pun­tos por en­ci­ma de la me­dia eu­ro­pea. Seis años más tar­de, el vo­lu­men de es­pa­ño­les que buscan em­pleo y no lo en­cuen­tran ha dis­pa­ran­do la ta­sa al 25,9%, más del do­ble de la me­dia eu­ro­pea.

En los años de la cri­sis, el país ha des­trui­do 3,8 mi­llo­nes de pues­tos de tra­ba­jo e in­cre­men­ta­do su ta­sa en 18 pun­tos. La mis­ma cri­sis glo­bal des­pués de la cual Ale­ma­nia es­tá en un 5% de des­em­pleo, Fran­cia en un 10,8% y la siem­pre ines­ta­ble Ita­lia en un 12,7%. Pa­re­ce ha­ber po­cas du­das so­bre el diag­nós­ti­co: Es­pa­ña pa­de­ce un gra­ve pro­ble­ma de pa­ro es­truc­tu­ral, al que se su­ma una enor­me vo­la­ti­li­dad que vin­cu­la la crea­ción y des­truc­ción de em­pleo al ci­clo eco­nó­mi­co.

Los aca­dé­mi­cos creen que se tra­ta de dos pro­ble­mas dis­tin­tos, aun­que in­ter­co­nec­ta­dos en­tre sí. Mi­guel Án­gel Ma­lo, pro­fe­sor de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca, apun­ta que mu­chos de los pro­ble­mas ac­tua­les de la eco­no­mía es­pa­ño­la arran­can de la ace­le­ra­da re­con­ver­sión pro­pi­cia­da du­ran­te la tran­si­ción. “Es­pa­ña se en­fren­tó a mu­chos cambios de gol­pe, tra­tan­do de re­con­ver­tir una eco­no­mía agra­ria en una de ser­vi­cios y, al mis­mo tiem­po, una re­con­ver­sión in­dus­trial en muy po­co tiem­po”, ex­pli­ca. Des­de en­ton­ces, el país pa­de­cía y pa­de­ce de pro­ble­mas co­mo un te­ji­do pro­duc­ti­vo muy dé­bil “con mu­chas py­mes pe­que­ñas a las que les cues­ta cre­cer y crear em­pleo” y un “des­ajus­te edu­ca­ti­vo cró­ni­co” que pro­du­ce per­so­nal cua­li­fi­ca­do que no se amol­da a las ne­ce­si­da­des de la pro­duc­ción em­pre­sa­rial.

El ca­te­drá­ti­co de la Au­tó­no­ma de Ma­drid San­tos Rues­ga apun­ta di­rec­ta­men­te a un te­ji­do pro­duc­ti­vo que du­ran­te to­do es­te tiem­po ha es­ta­do muy ce­rra­do al ex­te­rior y, por tan­to, era muy de­pen­dien­te del con­su­mo in­terno.

El ca­te­drá­ti­co de la Uni­ver­si­dad de Bar­ce­lo­na Es­te­ve San­ro­mà apor­ta que Es­pa­ña ha com­bi­na­do du­ran­te mu­chos años tres de los fac­to­res que más con­tri­bu­yen a un al­to ín­di­ce de pa­ro: una ne­go­cia­ción co­lec­ti­va por sec­to­res, una pres­ta­ción por des­em­pleo lar­ga y po­co exi­gen­te y la me­nor in­ver­sión en po­lí­ti­cas ac­ti­vas de em­pleo de to­da Eu­ro­pa.

GEM­MA MIRALDA

Uno de los pro­ble­mas del pa­ro es el des­ajus­te en­tre los es­tu­dios y las ne­ce­si­da­des de la em­pre­sa

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.