“Vol­ve­re­mos a ne­ce­si­tar in­mi­gran­tes cua­li­fi­ca­dos, co­mo en los no­ven­ta”

La Vanguardia - Dinero - - ENTREVISTA - Eduar­do Ma­ga­llón

El pa­ro ba­ja­rá en los pró­xi­mos tri­mes­tres y aun­que a día de hoy pa­rez­ca cien­cia fic­ción es po­si­ble que to­da­vía fal­te mano de obra... cua­li­fi­ca­da. Qui­zá en po­cos años sea ne­ce­sa­rio vol­ver a im­por­tar tor­ne­ros, fre­sa­do­res o ma­qui­nis­tas, co­mo su­ce­dió a me­dia­dos de los no­ven­ta. El ca­te­drá­ti­co de Eco­no­mía Apli­ca­da de la UAB, Jo­sep Oliver, avi­sa que ese pro­ce­so se da­rá en pa­ra­le­lo a un pro­ble­ma en el mer­ca­do la­bo­ral mu­cho más pro­fun­do y es­truc­tu­ral que no des­apa­re­ce­rá con la re­cu­pe­ra­ción: la glo­ba­li­za­ción. ¿Ba­ja­rá el pa­ro en el cor­to pla­zo? El pa­ro ha ba­ja­do en un año ca­si 400.000 per­so­nas, pe­ro so­bre to­do por la caí­da de la po­bla­ción ac­ti­va. Es de es­pe­rar que eso mis­mo ocu­rra en los pró­xi­mos tri­mes­tres. ¿Qué ti­po de ocu­pa­ción se crea? En es­tos momentos lo que he ob­ser­va­do es que du­ran­te la cri­sis tie­nes dos ti­pos de ocu­pa­ción. la con­tra­ta­ción a tiem­po com­ple­to, que cae un 21%, y la con­tra­ta­ción a tiem­po par­cial, que cre­ce. En la cri­sis ha pa­sa­do lo que se po­día es­pe­rar, que una par­te del ajus­te se ha he­cho a tra­vés de las ho­ras, y lo que he ob­ser­va­do es que el rit­mo de cre­ci­mien­to de las jor­na­das cor­tas ha co­men­za­do a de­cre­cer y el rit­mo de caí­da de las jor­na­das lar­gas ha co­men­za­do a re­du­cir­se. ¿En qué sec­to­res se crea­rá em­pleo? El cre­ci­mien­to se vi­sua­li­za­rá en tres pa­tas: el sec­tor tu­rís­ti­co, la de­man­da de bie­nes de con­su­mo y los sec­to­res in­dus­tria­les, que se re­cu­pe­ran o caen me­nos. ¿Qué po­bla­ción se be­ne­fi­cia­rá de es­ta evo­lu­ción del em­pleo? En al­gu­nas de las con­fe­ren­cias que he im­par­ti­do se me han acer­ca­do em­pre­sa­rios que cons­ta­tan que ya no en­cuen­tran mano de obra cua­li­fi­ca­da. Es una evi­den­cia anec­dó­ti­ca, pe­ro... ¿Vuel­ve la fal­ta de mano de obra cua­li­fi­ca­da? Es­ta­mos an­te va­rios pro­ce­sos: una caí­da de­mo­grá­fi­ca im­por­tan­te que no es­tá vin­cu­la­da al mer­ca­do de tra­ba­jo. Se­gún las pre­vi­sio­nes del INE en­tre es­te año y el 2023 la po­bla­ción de 16 a 23 años per­de­rá al­re­de­dor del 25% de sus efec­ti­vos. Ese agu­je­ro de­mo­grá­fi­co es co­mo un tsu­na­mi que avan­za len­ta­men­te pe­ro es inexo­ra­ble. En el mer­ca­do de tra­ba­jo pue­des te­ner gen­te dis­po­ni­ble en­tre 45 y 65 años y mu­chas em­pre­sas buscan gen­te de en­tre 25 y 35. No son sus­ti­tu­tos perfectos aun­que ten­gan la ca­li­fi­ca­ción ade­cua­da y el se­xo ade­cua­do. Por lo tan­to, ¿los pa­ra­dos no cua­li­fi­ca­dos no en­con­tra­rán em­pleo? Si mi­ras más ha­cia de­lan­te, en la me­di­da que ge­ne­res ocu­pa­ción hay que su­po­ner que una par­te de la ocu­pa­ción se­rá de bajo va­lor aña­di­do. Pe­ro con las exi­gen­cias de la glo­ba­li­za­ción y la com- pe­ti­ti­vi­dad, me lle­va a pen­sar que ne­ce­si­ta­re­mos gen­te cre­cien­te­men­te cua­li­fi­ca­da. No quie­re de­cir for­mal­men­te edu­ca­da sino ca­li­fi­ca­da pa­ra los pues­tos de tra­ba­jo. Y aquí es don­de es­te agu­je­ro de­mo­grá­fi­co pue­de ac­tuar co­mo un cue­llo de bo­te­lla por­que si­mul­tá­nea­men­te pue­des te­ner mu­cha gen­te pa­ra­da pe­ro sin la cua­li­fi­ca­ción ade­cua­da. ¿Có­mo se cu­bre el agu­je­ro? Só­lo tie­nes dos al­ter­na­ti­vas: o eres ca­paz de re­ca­li­fi­car a es­te grue­so de pa­ra­dos, y hoy por hoy las po­lí­ti­cas ac­ti­vas de ocu­pa­ción no pa­re­ce que va­yan por ahí, o nos aca­ba­rá pa­san­do lo que nos pa­só a fi­na­les de los no­ven­ta con la in­mi­gra­ción cua­li­fi­ca­da. ¿Ten­dre­mos que im­por­tar de nue­vo in­mi­gran­tes con for­ma­ción? Sí. A fi­na­les de los no­ven­ta el em­pre­sa­ria­do ca­ta­lán co­men­zó a pe­dir mano de obra cua­li­fi­ca­da que no en­con­tra­ba en el mer­ca­do a pe­sar de que ha­bía una ele­va­da ta­sa de pa­ro. Fue­ron al Es­te de Eu­ro­pa a bus­car a ma­qui­nis­tas, trans­por­tis­tas, con­duc­to­res y lo que no en­con­tra­ban aquí. A mí, tal co­mo fun­cio­na el mer­ca­do la­bo­ral en Es­pa­ña, se me ha­ce di­fí- cil ver que ten­gas gran­des do­sis de mo­vi­li­dad re­gio­nal. Por lo tan­to nos po­de­mos en­con­trar en po­cos años con de­man­das de ca­li­fi­ca­ción que no po­de­mos cu­brir y que se ten­gan que aca­bar cu­brien­do vía el ex­te­rior de Es­pa­ña, y si el mer­ca­do de tra­ba­jo español fun­cio­na de for­ma más sen­sa­ta vía mo­vi­li­dad in­ter­na. En to­do es­te pro­ce­so de re­cu­pe­ra­ción del em­pleo y del con­jun­to de la eco­no­mía, ¿au­men­ta­rán las de­sigual­da­des? Tú tie­nes la cri­sis y la glo­ba­li­za­ción. Sin la cri­sis, la glo­ba­li­za­ción te es­tá lle­van­do a un au­men­to de la desigualdad por­que tie­nes una com­pe­ten­cia fe­roz que te es­tá com­pri­mien­do el va­lor aña­di­do. La glo­ba­li­za­ción te pro­vo­ca que los sa­la­rios me­dios y ba­jos te cai­gan por­que es­tás com­pi­tien­do con paí­ses asiá­ti­cos. Pón­ga­me un ejem­plo Pa­ra mi los dos ejem­plos de li­bro que mues­tran el im­pac­to de la glo­ba­li­za­ción son Seat y Nis­san. Los acuer­dos sa­la­ria­les de Seat y Nis­san, que ba­jan ma­sa sa­la­rial, re­du­cen la ocu­pa­ción y au­men­tan la pro­duc­ti­vi­dad. ¿Es­to qué tie­ne que ver con la cri­sis? Sim­ple­men­te dis­cu­ten las dos em­pre­sas dón­de co­lo­car la fac­to­ría mun­dial. Y Ale­ma­nia no es­ta­ba en cri­sis. Se dis­cu­te dón­de la co­lo­ca­mos, si en Es­pa­ña o en Ma­rrue­cos. Si te la quie­res que­dar tú, es­tas son las con­di­cio­nes. Es­to es el efec­to de la glo­ba­li­za­ción so­bre las con­di­cio­nes la­bo­ra­les del país, y eso no tie­ne que ver con la cri­sis fi­nan­cie­ra.

AN­NA ACHON

El ca­te­drá­ti­co de la Universitat Au­tò­no­ma de Bar­ce­lo­na Jo­sep Oliver, des­pués de la en­tre­vis­ta en Bar­ce­lo­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.