Del ‘hub’ al ‘ga­te­way’

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - PE­RE SUAU SÁN­CHEZ PRO­FE­SOR DEL DE­PAR­TA­MEN­TO DE TRANS­POR­TE AÉ­REO DE LA UNI­VER­SI­DAD DE CRAN­FI­ELD

Si mi­ra­mos atrás, el de­ba­te so­bre la fal­ta de vue­los in­ter­con­ti­nen­ta­les en Bar­ce­lo­na se cons­truía en­torno al con­cep­to hub (eje aé­reo). Hoy, el an­he­lo de po­der via­jar a des­ti­nos le­ja­nos si­gue pre­sen­te, pe­ro oí­mos po­co la pa­la­bra hub. Qui­zá sea por el fra­ca­so de sue­ños co­mo el de Spa­nair, o por­que se ha com­pren­di­do que desa­rro­llar un eje aé­reo no es tan sen­ci­llo ni rá­pi­do y, lo más im­por­tan­te, se ha com­pren­di­do que hoy hay otras vías pa­ra con­se­guir vue­los in­ter­con­ti­nen­ta­les. En­ton­ces, pue­de que el con­cep­to hub no res­pon­da a los tiem­pos ac­tua­les ni al per­fil de Bar­ce­lo­na.

Un eje aé­reo es un centro de in­ter­cam­bio de pa­sa­je­ros coor­di­na­do en el tiem­po. Las ae­ro­lí­neas que for­man par­te de las alian­zas los uti­li­zan pa­ra ali­men­tar los vue­los in­ter­con­ti­nen­ta­les y, así, ca­na­li­zan­do el trá­fi­co glo­bal en­tre unos po­cos pun­tos con­si­guen dis­mi­nuir el cos­te me­dio por pa­sa­je­ro (eco­no­mías de den­si­dad). Pe­ro es­te es­que­ma co­rres­pon­de al mo­de­lo pos­des­re­gu­la­ri­za­ción do­mi­na­do por las ae­ro­lí­neas en red y las de bajo cos­te. La reali­dad es que en los úl­ti­mos años el mer­ca­do ha cam­bia­do. He­mos vis­to la hi­bri­da­ción de las ae­ro­lí- neas de bajo cos­te, la crea­ción de nue­vos mer­ca­dos... En es­ta nue­va reali­dad, la sim­pli­ci­dad del con­cep­to eje aé­reo ya no da res­pues­ta a tan­ta com­ple­ji­dad.

Exis­te otro con­cep­to que qui­zá pue­da abar­car me­jor tan­ta com­ple­ji­dad y que nos pue­de ayu­dar a es­truc­tu­rar los es­fuer­zos po­lí­ti­cos, so­cia­les y eco­nó­mi­cos. Es el con­cep­to de ga­te­way. Es­te se tra­ta de una puer­ta de en­tra­da y sa­li­da de una re­gión, país o con­ti­nen­te; un pun­to que ofre­ce ac­ce­so a un sis­te­ma de cir­cu­la­ción de pa­sa­je­ros, al cual di­fí­cil­men­te se po­dría ac­ce­der por otra vía que no fue­ra esa puer­ta. Es, pues, uno de los pun­tos crí­ti­cos de una red, no só­lo des­de el pun­to de vis­ta del trá­fi­co y las co­ne­xio­nes, sino tam­bién des­de el pun­to de vis­ta del po­der eco­nó­mi­co y geo­po­lí­ti­co.

Di­cho es­to, el con­cep­to de ga­te­way se pue­de en­ten­der de dos gran­des ma­ne­ras. En pri­mer lu­gar, co­mo un ae­ro­puer­to que nos da ac­ce­so a un país o con­ti­nen­te ex­ten­so. Cuan­do lle­ga­mos a ese

ae­ro­puer­to se nos abre un mun­do de po­si­bi­li­da­des y de des­ti­nos nue­vos. Es­to de­be­ría de­ter­mi­nar nues­tras prio­ri­da­des a la ho­ra de tra­ba­jar pa­ra cap­tu­rar nue­vos des­tino in­ter­con­ti­nen­ta­les. No es lo mis­mo vo­lar a Laho­re (Pa­kis­tán) pa­ra sa­tis­fa­cer una de­man­da con­cre­ta con esa ciu­dad que vo­lar a Du­bái, don­de po­de­mos co­nec­tar con vue­los que nos lle­van a Asia y Aus­tra­lia.

En se­gun­do lu­gar, po­de­mos en­ten­der la ga­te­way co­mo la puer­ta que nos da en­tra­da a una re­gión, es de­cir, el ae­ro­puer­to en­ten­di­do co­mo una ró­tu­la que per­mi­te ar­ti­cu­lar los flu­jos glo­ba­les, que cir­cu­lan por las vías aé­reas, con los flu­jos re­gio­na­les y me­tro­po­li­ta­nos, que cir­cu­lan por las ca­rre­te­ras y las vías fe­rro­via­rias. Ha­bla­mos, pues, del ae­ro­puer­to co­mo centro neu­rál­gi­co de la mo­vi­li­dad de una re­gión. En es­te sen­ti­do, ha­ce unas po­cas se­ma­nas ha­bla­ba con quien es se­gu­ra­men­te unos de los ma­yo­res ex­per­tos en in­ter­mo­da­li­dad de ae­ro­puer­tos de Eu­ro­pa, el cual di­ce lle­var años sin com­pren­der la fal­ta de co­ne­xión fe­rro­via­ria en la ter­mi­nal 1 y la de­fi­cien­te co­ne­xión de la ter­mi­nal 2. Las ae­ro­lí­neas, por su par­te, tam­bién han de­nun­cia­do de ma­ne­ra re­pe­ti­da los pro­ble­mas que es­to su­po­ne pa­ra su com­pe­ti­ti­vi­dad. ¿Có­mo po­de­mos lle­gar a des­ti­nos in­ter­con­ti­nen­ta­les si te­ne­mos pro­ble­mas pa­ra lle­gar al ae­ro­puer­to?

El con­cep­to ga­te­way no es nue­vo y qui­zá no pa­rez­ca muy in­no­va­dor, pe­ro de lo que se tra­ta es del es­ta­ble­ci­mien­to de prin­ci­pios y pro­po­si­cio­nes con­cep­tua­les pa­ra es­truc­tu­rar el com­por­ta­mien­to de los ac­to­res im­pli­ca­dos y ayu­dar a ca­na­li­zar los es­fuer­zos co­lec­ti­vos. Las re­gio­nes con éxi­to son ca­pa­ces de es­truc­tu­rar su dis­cur­so, sus po­lí­ti­cas y sus prio­ri­da­des en ba­se a un li­de­raz­go que pro­por­cio­ne una vi­sión co­mún pa­ra el fu­tu­ro. Así pues, más allá de que­rer más vue­los in­ter­con­ti­nen­ta­les, ¿qué vi­sión de fu­tu­ro te­ne­mos pa­ra nues­tro ae­ro­puer­to?

RO­SER VI­LA­LLON­GA

Bien­ve­ni­da al pri­mer vue­lo regular de Air Chi­na al ae­ro­puer­to de Bar­ce­lo­na es­ta se­ma­na

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.