Tiem­pos di­fe­ren­tes, nue­vas in­fra­es­truc­tu­ras

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES -

¿Pue­de un país desa­rro­llar­se co­rrec­ta­men­te sin las in­fra­es­truc­tu­ras ne­ce­sa­rias? ¿Ca­ta­lun­ya ya es­tá he­cha? Es­ta pre­gun­ta ha­ce tiem­po que nos bai­la por la ca­be­za a to­dos. Las or­ga­ni­za­cio­nes, em­pre­sas y pro­fe­sio­na­les que tra­ba­ja­mos en es­te ám­bi­to re­fle­xio­na­mos a me­nu­do en torno a es­te te­ma, que pa­re­ce que ha que­da­do es­con­di­do bajo el dis­cur­so de los ex­ce­sos de la bur­bu­ja in­mo­bi­lia­ria, la deu­da de las ad­mi­nis­tra­cio­nes pú­bli­cas y el em­pa­cho de cons­truc­ción de los úl­ti­mos años. Sin em­bar­go, cuan­do ha­bla­mos de cons­truc­ción no só­lo nos re­fe­ri­mos a la edi­fi­ca­ción de pi­sos o a los equi­pa­mien­tos mu­ni­ci­pa­les so­bre­di­men­sio­na­dos que aho­ra no po­de­mos man­te­ner. La pa­la­bra cons­truc­ción, o el sec­tor que lo ro­dea, tam­bién ha­ce re­fe­ren­cia a las ca­rre­te­ras y los tre­nes, a la pa­vi­men­ta­ción de las ca­lles o al ais­la­mien­to tér­mi­co de nues­tros ho­ga­res...

En es­te con­tex­to, en que pa­re­ce que el impulso de al­gu­nas obras pú­bli­cas no tie­ne sen­ti­do so­cial, la gen­te del mun­do de las in­ge­nie­rías, de los ári­dos, de los ma­te­ria­les de cons­truc­ción y de las em­pre­sas fa­mi­lia­res que eje­cu­ta­mos las obras de in­fra­es­truc­tu­ras que­re­mos lan­zar un gri­to de aler­ta que nos ha­ga abrir un po­co más los ojos a to­dos. Al con­tra­rio, que­dan al­gu­nas por ha­cer que son cla­ves pa­ra el desa­rro­llo del país.

El pri­mer pun­to a te­ner en cuen­ta es la pla­ni­fi­ca­ción, so­bre to­do si se ha­ce con cri­te­rios ob­je­ti­vos de re­torno eco­nó­mi­co y so­cial del qué se quie­re ha­cer. So­mos pie­za cla­ve pa­ra ayu­dar a la Ad­mi­nis­tra­ción en es­te pun­to. Las in­fra­es­truc­tu­ras em­pie­zan con la in­ge­nie­ría ha­cien­do pro­yec­tos y eso no es ca­ro. Un país tie­ne que sa­ber ha­cia dón­de quie­re ir, qué le ha­ce fal­ta y te­ner­lo di­bu­ja­do. Ha­ce fal­ta dis­po­ner de una bue­na car­te­ra de pro­yec­tos de fu­tu­ro, y fi­jar po­lí­ti­ca­men­te las prio­ri­da­des pa­ra su eje­cu­ción.

Des­de nues­tro pun­to de vis­ta, en tiem­po de cri­sis es cuan­do más se tie­ne que in­ver­tir en reha­bi­li­ta­ción, en efi­cien­cia ener­gé­ti­ca pa­ra aho­rrar y en man­te­ni­mien­to de las in­fra­es­truc­tu­ras ya cons­trui­das. Ob­ser­va­mos, con un cier­to pas­mo, que los pre­su­pues­tos de man­te­ni­mien­to de las ad- mi­nis­tra­cio­nes son ca­si nu­los, y ve­re­mos sus con­se­cuen­cias en un fu­tu­ro pró­xi­mo. Hoy hay un agu­je­ro en la ca­rre­te­ra o una go­te­ra en un pi­so, ma­ña­na tres, y al ca­bo de una tem­po­ra­da tie­nes que vol­ver a as­fal­tar­la o ha­cer el te­ja­do nue­vo.

Se­gún to­dos los in­di­ca­do­res, un fac­tor eco­nó­mi­co im­por­tan­te pa­ra la re­cu­pe­ra­ción es el tu­ris­mo, pe­ro pa­ra Ca­ta­lun­ya la re­cu­pe­ra­ción in­dus­trial y sus ex­por­ta­cio­nes tam­bién son un mo­tor. Am­bos, tu­ris­mo e in­dus­tria, de­pen­den de la eje­cu­ción de al­gu­nas in­fra­es­truc­tu­ras cla­ve que to­dos te­ne­mos cla­ras. Son es­tra­té­gi­cas y no nos po­de­mos per­mi­tir no ha­cer­las. Así pues po­dría­mos ha­blar de ha­cer­las o que nos las ha­gan, pe­ro el de­ba­te no ten­dría que es­tar en la fal­ta de in­ver­sión te­rri­to­ria­li­za­da del Es­ta­do en Ca­ta­lun­ya, sino en sí en­tre to­dos te­ne­mos cla­ro o no qué nos sa­ca­rá de la cri­sis y qué nos ha­rá más com­pe­ti­ti­vos.

Se­gu­ra­men­te, los nue­vos tiem­pos re­quie­ren me­jo­res mo­de­los de ad­ju­di­ca­ción pú­bli­ca que es­ta­bi­li­cen el mer­ca­do, per­mi­tan a las em­pre­sas pa­rar la san­gría de ta­len­to pro­fe­sio­nal que es­ta­mos su­frien­do, y me­jo­ren la ca­li­dad cons­truc­ti­va de nues­tras in­fra­es­truc­tu­ras. Hay que huir de las subas­tas a la ba­ja, aban­do­nar el mo­de­lo de ga­nar un con­cur­so y des­pués ya ve­re­mos, y va­lo­rar los fac­to­res cua­li­ta­ti­vos, fun­cio­na­les y de va­lor aña­di­do en las ad­ju­di­ca­cio­nes. Se tie­ne que eli­mi­nar cual­quier prác­ti­ca no trans­pa­ren­te en to­do el pro­ce­so de cons­truc­ción y las ma­las prác­ti­cas en las re­ba­jas de ca­li­dad en los ma­te­ria­les pa­ra ga­nar mar­gen de ne­go­cio. Tan­to des­de la Ad­mi­nis­tra­ción co­mo des­de las em­pre­sas pri­va­das no se de­be per­mi­tir nin­gu­na sos­pe­cha de co­rrup­ción.

Da­da la si­tua­ción eco­nó­mi­ca ac­tual, y las con­se­cuen­cias que tie­ne pa­ra el fu­tu­ro en for­ma de deu­da pú­bli­ca, pa­re­ce que la Ad­mi­nis­tra­ción no po­drá se­guir sien­do el pro­mo­tor de nue­vas in­fra­es­truc­tu­ras. Ha­rá fal­ta dis­po­ner de otros mo­de­los de fi­nan­cia­ción y tra­ba­jar en un nue­vo es­que­ma que im­pli­que más al sec­tor pri­va­do y a la so­cie­dad ci­vil.

Pro­po­ne­mos abrir un de­ba­te so­bre cuá­les con­si­de­ra­mos las in­fra­es­truc­tu­ras prio­ri­ta­rias y es­tra­té­gi­cas de Ca­ta­lun­ya en es­tos momentos: el co­rre­dor me­di­te­rrá­neo, la red de cer­ca­nías, los ac­ce­sos al ae­ro­puer­to de El Prat, los del puer­to de Bar­ce­lo­na, el des­do­bla­mien­to de la N-2, la A-27 o la B-40. No­so­tros te­ne­mos cla­ros los cri­te­rios téc­ni­cos, pe­ro la so­cie­dad tie­ne que te­ner pre­sen­te que la cons­truc­ción la ha­rá más prós­pe­ra, más li­bre y, so­bre to­do, más desa­rro­lla­da.

Co­rre­dor del Me­di­te­rrá­neo VI­CE­NÇ LLURBA

MANEL RO­ME­RO PRE­SI­DEN­TE DE LA ASO­CIA­CIÓN CA­TA­LA­NA DE CONS­TRUC­TO­RES DE OBRA PÚ­BLI­CA

JO­SEP TÚ­NI­CA ASO­CIA­CIÓN DE EM­PRE­SAS DE IN­GE­NIE­RÍA Y CON­SUL­TO­RÍA IN­DE­PEN­DIEN­TES DE CA­TA­LUN­YA

JOA­QUIM RO­CA PRE­SI­DEN­TE DEL GRE­MIO DE ÁRI­DOS DE CA­TA­LUN­YA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.