Opor­tu­ni­da­des de in­ver­sión

La Vanguardia - Dinero - - MERCADOS - RO­BERT TOR­NA­BELL PRO­FE­SOR Y EXDECANO DE ESA­DE BUSINESS SCHOOL

Los nue­vos de­pó­si­tos ban­ca­rios a pla­zo fijo po­si­ble­men­te pa­ga­rán me­nos, al­go que plan­teá­ba­mos en es­te dia­rio. ¿Qué ha­cer con los aho­rros? Mu­chos in­ver­so­res se han pa­sa­do a los fon­dos de in­ver­sión. A pe­sar del em­po­bre­ci­mien­to del país, el pa­tri­mo­nio acu­mu­la­do de los fon­dos de in­ver­sión es­tá lle­gan­do al vo­lu­men de 2008. Exis­ten de­pó­si­tos mix­tos, que me­jo­ran la ren­ta­bi­li­dad es­pe­ra­da me­dian­te una com­bi­na­ción de ac­cio­nes de la bol­sa y una re­mu­ne­ra­ción por lo que es pu­ra­men­te una im­po­si­ción a pla­zo fijo. Lo di­fí­cil es con­se­guir un de­pó­si­to de ren­ta­bi­li­dad ga­ran­ti­za­da. Al­gu­nos po­drían qui­zás pen­sar, me­jor com­prar deu­da so­be­ra­na de Ale­ma­nia. Pe­ro in­clu­so los bo­nos ale­ma­nes a diez años po­drían ba­jar de pre­cio por­que los in­ver­so­res pue­den pe­dir más por su di­ne­ro. ¿Aca­so no son ren­ta fi­ja? Sí lo son, pe­ro el pre­cio va­ría cuan­do se tra­ta del prin­ci­pal. Otra co­sa es si se es­pe­ra a re­cu­pe­rar la in­ver­sión al ven­ci­mien­to.

¿Có­mo es po­si­ble que in­clu­so Ale­ma­nia no nos dé nin­gu­na se­gu­ri­dad? Fue uno de los pri­me­ros paí­ses que le­van­tó fá­bri­cas de co­ches de ga­ma al­ta en Es­ta­dos Uni­dos, por­que el eu­ro era de­ma­sia­do ca­ro, o mu­chas más en Chi­na, por­que es el ma- yor mer­ca­do de co­ches del mun­do. Si ade­más la in­dus­tria si­de­rúr­gi­ca de to­dos los paí­ses in­dus­tria­li­za­dos de­pen­de de las fá­bri­cas de cor­te por lá­ser ale­ma­nas, y sus ex­por­ta­cio­nes no de­jan de cre­cer, ¿por qué no in­ver­tir en la Bol­sa de Frankfurt? Las agen­cias de va­lo­res de Bar­ce­lo­na –y la pro­pia bol­sa– ofre­cen “fon­dos ne­go­cia­dos en bol­sa”, ETFS (del in­glés ex­chan­ge tra­ded funds), de tí­tu­los ale­ma­nes que son co­mo ac­cio­nes que co­ti­zan en el mer­ca­do elec­tró­ni­co, se com­pran y ven­den a lo lar­go de una se­sión y se co­no­ce en to­do mo­men­to su pre­cio. Son tí­tu­los lí­qui­dos y tie­nen ins­ti­tu­cio­nes que ac­túan co­mo crea­do­res de mer­ca­do. Pue­den es­tar vin­cu­la­dos al ín­di­ce DAX de la bol­sa ale­ma­na.

Es­ta­dos Uni­dos cre­ce más que Ale­ma­nia y tam­po­co es ne­ce­sa­rio com­prar ac­cio­nes ame­ri­ca­nas, ries­go di­vi­sa apar­te. Bas­ta con in­ver­tir en ETFS del ín­di­ce Stan­dard & Poor’s. Ten­dre­mos en Bar­ce­lo­na las co­ti­za­cio­nes mi­nu­to a mi­nu­to; po­dre­mos ven­der­las o com­prar­las a dis­cre­ción y no se­rá ne­ce­sa­rio es­pe­rar al va­lor li­qui­da­ti­vo de su pa­tri­mo­nio, que nos da­ría un fon­do de in­ver­sión. Las co­mi­sio­nes son más ba­jas que las de un fon­do or­di­na­rio y Gran Bre­ta­ña se ha an­ti­ci­pa­do y se ofre­cen EFTS li­ga­dos a pla­nes de pen­sio­nes, de ma­ne­ra que se ten­ga en cuen­ta el úl­ti­mo suel­do o sa­la­rio de los que con­tra­tan los tí­tu­los. En Bar­ce­lo­na, el aho­rro tie­ne to­das las opor­tu­ni­da­des que ofre­cen ban­cos y agen­cias de va­lo­res. Fon­dos de in­ver­sión re­gu­la­dos por la CNMV de to­dos los sec­to­res y mer­ca­dos. Pe­ro si de­sea­mos lo más in­me­dia­to y fá­cil, exis­te la po­si­bi­li­dad de in­ver­tir en ETFS li­ga­dos al se­lec­ti­vo Ibex 35. Por tra­tar­se de un ín­di­ce que se pon­de­ra por las ca­pi­ta­li­za­cio­nes de los com­po­nen­tes, en 2013 ga­nó más del 21,4%, pe­ro un gran ban­co ca­ta­lán du­pli­có las ga­nan­cias del ín­di­ce (ex­clu­yen­do dividendos).

No to­do pue­den ser ven­ta­jas en los ETFS; na­cie­ron el año 1973 y en más de cua­ren­ta años acu­mu­lan ya un va­lor con­si­de­ra­ble. Tie­nen una cuo­ta de mer­ca­do to­da­vía ba­ja, 11%, si­mi­lar a la de los fon­dos de al­to ries­go ( hed­ge funds) y en la úl­ti­ma dé­ca­da su va­lor se ha mul­ti­pli­ca­do por sie­te. ¿No pue­de pro­du­cir­se una bur­bu­ja es­pe­cu­la­ti­va, co­mo las que pa­de­ci­mos en la cri­sis de las dot. com o ac­cio­nes de in­ter­net? Des­de lue­go po­dría ocu­rrir, pe­ro no tie­nen na­da que ver con las hi­po- te­cas ame­ri­ca­nas ca­li­fi­ca­das de “cré­di­tos ba­su­ra”, in­ven­ta­das por los ban­cos de in­ver­sión de EE.UU. Por otra par­te, exis­ten fon­dos ac­ti­vos y ope­ra­cio­nes que pue­den ac­tuar co­mo con­tra­pe­sos. Mu­chos ges­to­res buscan ga­nan­cias apro­ve­chan­do las ano­ma­lías de los mer­ca­dos. Apues­tan por las ac­cio­nes de las com­pa­ñías más pe­que­ñas (fren­te a las que es­tán en el Ibex 35 o en los gran­des ín­di­ces mun­dia­les) o bien si­guen de cer­ca las ac­cio­nes que ellos pien­san que es­tán de­ma­sia­do ba­ra­tas por­que se ven­den por de­ba­jo del va­lor en li­bros o por los dividendos que pa­gan. O por­que tie­nen un PER bajo (nú­me­ro de ve­ces que el pre­cio con­tie­ne los be­ne­fi­cios por ac­ción) ¿Son es­pe­cu­la­do­res? Lo son. Un día, el pre­mio No­bel Paul Sa­muel­son in­vi­tó al en­ton­ces gu­rú de la bol­sa, Ber­nard Ba­ruch pa­ra que ex­pli­ca­ra a sus alum­nos del MIT có­mo ga­nó su for­tu­na en bol­sa. La res­pues­ta fue: “yo es­pecu­lo, en el sen­ti­do clá­si­co, pues veo (por sa­ga­ci­dad) lo que se les es­ca­pa a otros”. Wa­rren Buf­fett sos­tie­ne que él no com­pra ac­cio­nes de ne­go­cios que no en­tien­de. Só­lo cree en lo que se pue­de me­dir por fac­to­res fun­da­men­ta­les. Un ne­go­cio va­le por los flu­jos de ca­ja li­bres que da­rá en el fu­tu­ro, pe­ro en Ca­ta­lun­ya de­be­rían ser des­con­ta­dos a no me­nos del sie­te por cien­to.

Pa­ra con­cluir, con­vie­ne in­ver­tir en lo que se co­no­ce y se en­tien­de bien. Los ban­cos de Ca­ta­lun­ya y las me­jo­res agen­cias de va­lo­res, ho­mo­lo­ga­das por la CNMV, sa­ben muy bien qué con­vie­ne más a ca­da in­ver­sor por su per­fil de ries­go y las ga­nan­cias po­ten­cia­les de las car­te­ras que pue­den ofre- cer­les. La bol­sa no tie­ne me­mo­ria, pe­ro sa­be­mos que en los úl­ti­mos años cuan­do la pri­ma de ries­go subía la bol­sa de Bar­ce­lo­na caía y, re­cí­pro­ca­men­te. Por aho­ra, los ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros pu­jan por te­ner deu­da so­be­ra­na del Es­ta­do y las nue­vas emi­sio­nes pue­den ser más ba­ra­tas to­da­vía. Pe­ro en Frankfurt el di­rec­tor de Mer­ca­dos de Ca­pi­ta­les del FMI, Jo­sé Vi­ñals, ad­vir­tió re­cien­te­men­te que no con­vie­ne des­lum­brar­se con esa bo­nan­za. En otros tér­mi­nos, só­lo va­le lo que es­cri­bió Paul Va­lery, “nun­ca ha­gas pre­vi­sio­nes, es­pe­cial­men­te si son so­bre el fu­tu­ro”.

MA­RÍA PU­JOL

Las agen­cias de va­lo­res de Bar­ce­lo­na –y la pro­pia bol­sa– ofre­cen ETFS de tí­tu­los ale­ma­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.