“So­mos uno de los lí­de­res de la nu­be, pe­ro la com­pe­ti­ción es muy re­ñi­da”

La Vanguardia - Dinero - - ENTREVISTA - Nor­ber­to Gallego

En ju­nio del 2013 se va­lo­ró co­mo una cu­ra de ju­ven­tud pa­ra IBM. Con la com­pra de la em­pre­sa Sof­tLa­yer el cen­te­na­rio gi­gan­te azul dio un ace­le­rón a su es­tra­te­gia de cloud com­pu­ting. Con Sof­tLa­yer ad­qui­ría una car­te­ra de 21.000 clien­tes, una quin­ce­na de cen­tros de da­tos en EE.UU., Eu­ro­pa y Asia, y un equi­po de gen­te in­no­va­do­ra. Con las fuer­zas que te­nía in­ter­na­men­te, hu­bie­ra si­do di­fí­cil dar la ba­ta­lla con­tra el lí­der de los ser­vi­cios de in­fra­es­truc­tu­ra en la nu­be, una fi­lial de Ama­zon.

Po­co tiem­po des­pués, y no sin com­prar un par de em­pre­sas del mis­mo ra­mo, IBM anun­ció que in­ver­ti­ría otros 1.200 mi­llo­nes de dó­la­res en mon­tar 14 cen­tros de da­tos adi­cio­na­les, con lo que la in­fra­es­truc­tu­ra de ser­vi­cios en la nu­be cre­ce­rá has­ta unos 40, su­man­do los que ya ges­tio­na­ba la com­pa­ñía pa­ra su ofer­ta Smar­tC­loud. Con es­tas ini­cia­ti­vas, la mul­ti­na­cio­nal es­pe­ra ge­ne­rar in­gre­sos por 7.000 mi­llo­nes de dó­la­res en el 2015 (a prio­ri el 7% de la fac­tu­ra­ción to­tal).

Se con­fir­ma así la vo­lun­tad de dar un gi­ro a la ac­ti­vi­dad de IBM, que en los úl­ti­mos me­ses ha ven­di­do a Le­no­vo los ac­ti­vos de su di­vi­sión de ser­vi­do­res con lo que el hard­wa­re si­gue per­dien­do pe­so en su ci­fra de ne­go­cios.

En la inau­gu­ra­ción de un nue­vo centro de ser­vi­cios cloud de IBM en Cer­dan­yo­la del Va­llès, cu­yo prin­ci­pal clien­te es la Ge­ne­ra­li­tat, Di­ne­ro con­ver­só con Jo­nat­han Wis­ler, di­rec­tor ge­ne­ral de Sof­tLa­yer en la re­gión de Eu­ro­pa, Orien­te Me­dio y Áfri­ca. Jun­to con él, par­ti­ci­pó de la en­tre­vis­ta Cris­ti­na Ca­ba­llé, res­pon­sa­ble de es­ta ra­ma en IBM pa­ra Es­pa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia e Is­rael. ¿Cuál es la con­tri­bu­ción de Sof­tLa­yer a la es­tra­te­gia ‘cloud’ de IBM? ¿Ha cam­bia­do en es­tos diez me­ses de in­te­gra­ción? J.W.: Sof­tLa­yer ha na­ci­do y ha cre­ci­do en un es­pa­cio que llamamos di­gi­tal na­ti­vo. Cuan­do se com­bi­nan la he­ren­cia y la ex­pe­rien­cia de am­bas com­pa­ñías, el re­sul­ta­do es una ofer­ta muy ri­ca. Sof­tLa­yer se ha es­pe­cia­li­za­do en la pro­vi­sión de in­fra­es­truc­tu­ra co­mo ser­vi­cio (IaaS), pe­ro la in­te­gra­ción en IBM nos ha per­mi­ti­do lan­zar una pla­ta­for­ma co­mo ser­vi­cio (PaaS), lla­ma­da BlueMix. Y ade­más es­tá la va­rie­dad pre­exis­ten­te de IBM en soft­wa­re co­mo ser­vi­cio (SaaS). IBM ya te­nía una ofer­ta lla­ma­da Smar­tC­loud, ¿cuál es la di­fe­ren­cia? J.W.: La prin­ci­pal di­fe­ren­cia es que Sof­tLa­yer no da­ba ser­vi­cios ges­tio­na­dos en la es­ca­la de la que es ca­paz IBM. He­mos co­nec­ta­do to­dos los pun­tos. ¿Có­mo es­tán lle­van­do jun­tos al mer­ca­do es­ta com­bi­na­ción? J.W.: Hay dis­tin­tas ma­ne­ras de ven­der una nu­be. Una es al­ta­men­te au­to­ma­ti­za­da, co­mo una es­pe­cie de au­to­ser­vi­cio: el clien­te en­tra a un por­tal don­de pue­de con­tra­tar fá­cil­men­te la in­fra­es­truc­tu­ra que ne­ce­si­ta, en co­sa de mi­nu­tos. La otra es un mer­ca­do en el que pue­de com­prar apli­ca­cio­nes de un menú y des­ple­gar­las en la in­fra­es­truc­tu­ra de Sof­tLa­yer. La ter­ce­ra po­si­bi­li­dad en­ca­ja en el mo­de­lo de con­sul­to­ría clá­si­co de IBM: su­pon­ga que una em­pre­sa quie­re mi­grar a la nu­be su en­torno de compu­tación... o una par­te. Por su­pues­to, to­do es com­bi­na­ble en una nu­be pri­va­da o pú­bli­ca, se­gún un mo­de­lo hí­bri­do. Te­ne­mos otro ni­vel, des­ti­na­do a la co­mu­ni­dad de de­sa­rro­lla­do­res, y bue­na par­te de los clien­tes que apor­ta Sof­tLa­yer son de ese mun­do... C.C.: Si Jo­nat­han me per­mi­te, qui- sie­ra aña­dir que des­de el mo­men­to de la in­te­gra­ción de Sof­tLa­yer den­tro de IBM, pro­ce­di­mos a tra­du­cir el por­tal al cas­te­llano, pa­ra que nues­tros clien­tes pue­dan con­tra­tar el ser­vi­cio con una sim­ple transac­ción de tar­je­ta de cré­di­to y des­car­gar un con­tra­to que cum­ple con la le­gis­la­ción es­pa­ño­la. Por lo que di­cen, mu­chas ac­ti­vi­da­des de IBM se es­tán ar­ti­cu­lan­do en torno al eje que fue la com­pra de Sof­tLa­yer. J.W.: Esa se­ría una una bue­na de­fi­ni­ción si no fue­ra por­que en lu­gar de eje yo ha­bla­ría de ca­pas. El pa­pel de Sof­tLa­yer con­sis­te en po­ner la in­fra­es­truc­tu­ra, los ci­mien­tos de una ofer­ta que se va com­ple­tan­do una ca­pa so­bre otra. Cla­ro que, al mis­mo tiem­po, co­mo nue­vo miem­bro de la fa­mi­lia, Sof­tLa­yer ha te­ni­do que adap­tar­se a com­po­nen­tes exis­ten­tes en la ofer­ta de IBM. He te­ni­do oca­sión de ver en Es­ta­dos Uni­dos una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria en la que IBM pre­su­mía de te­ner más clien­tes de ‘cloud’ que Ama­zon. No es lo que di­cen los ana­lis­tas... J.W.: Si le in­te­re­san las es­ta­dís­ti­cas, IBM tie­ne la pri­me­ra cuo­ta de mer­ca­do co­mo pres­ta­ta­rio de ser­vi­cio cloud a los 250.000 si­tios web más vi­si­ta­dos, lo que sig­ni­fi­ca al­tí­si­mos vo­lú­me­nes de pro­duc­ción. En cuan­to a los ana­lis­tas, si acep­ta­mos que la de­fi­ni­ción de cloud es un en­torno pre­vir­tua­li­za­do y mul­ti­te­nant [que so­por­ta múl­ti­ples clien­tes si­mul­tá­neos so­bre una in­fra­es­truc­tu­ra com­par­ti­da], so­mos uno de los lí­de­res de la nu­be, pe­ro la com­pe­ti­ción es muy re­ñi­da. Es­tá Ama­zon, pe­ro tam­bién Mi­cro­soft, Goo­gle, HP... Con nues­tra ofer­ta, un clien­te tie­ne la po­si­bi­li­dad de ir as­cen­dien­do por ca­pas va­lor aña­di­do: IaaS, PaaS, SaaS, DaaS... Creo que Ama­zon y el res­to mar­chan en la mis­ma di­rec­ción... J.W.: Los dos en­fo­ques son fun­da­men­tal­men­te di­fe­ren­tes. Una ca­rac­te­rís­ti­ca de IBM es que nues­tra pla­ta­for­ma per­mi­te la hi­bri­dez: den­tro y/o fue­ra de la em­pre­sa. Ama­zon, en cam­bio, obli­ga al 100% cloud. ¿Qué me di­ce de las nu­bes gu­ber­na­men­ta­les? J.W.: La fi­lo­so­fía que le he ex­pues­to va­le tan­to pa­ra los go­bier­nos co­mo pa­ra cual­quier in­dus­tria. He­mos aña­di­do otros cen­tros de da­tos en Eu­ro­pa, y los re­tos son tres: ren­di­mien­to, trans­pa­ren­cia y dón­de es­tán los da­tos. C.C.: La ex­pe­rien­cia con la Ge­ne­ra­li­tat es muy im­por­tan­te por­que im­pli­ca tra­ba­jar con las dis­tin­tas con­se­lle­ries del Go­vern y es­to ha pues­to en es­ce­na un con­cep­to que des­pier­ta in­te­rés en otras ad­mi­nis­tra­cio­nes.

AR­CHI­VO

Jo­nat­han Wis­ler, de Sof­tLa­yer y Cris­ti­na Ca­ba­llé, de IBM

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.