La co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da, cla­ve pa­ra la Bar­ce­lo­na in­te­li­gen­te

El al­cal­de, Xa­vier Trias, apues­ta por la ca­pi­ta­li­dad in­ter­na­cio­nal de las ‘smart ci­ties’ y por li­de­rar la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca al ser­vi­cio de los ciu­da­da­nos y de la efi­cien­cia de los ser­vi­cios pú­bli­cos

La Vanguardia - Dinero - - FÓRUM - En­ric Tin­to­ré Pe­re Guar-

En una si­tua­ción eco­nó­mi­ca di­fí­cil co­mo la ac­tual re­sul­ta im­pres­cin­di­ble la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da pa­ra la fi­nan­cia­ción de pro­yec­tos en las ciu­da­des”, afir­ma el al­cal­de de Bar­ce­lo­na, Xa­vier Trias, aun- Do­min­go Ji­mé­nez, Fun­da­ción Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble y Fun­da­ción Re­no­va­bles que re­co­no­ce que es­to tie­ne ma­la ima­gen en Es­pa­ña por­que la gen­te en­se­gui­da pien­sa que equi­va­le a la pri­va­ti­za­ción de ser­vi­cios pú­bli­cos. “Pe­ro ha­ce­mos que el di­ne­ro pú­bli­co co­la­bo­re con el pri­va­do, y se mul­ti­pli­que, o nos equi­vo­ca­mos cla­ra­men­te”. Es­ta co­la­bo­ra­ción re­sul­ta es­pe­cial­men­te ne­ce­sa­ria pa­ra el desa­rro­llo de las ciu­da­des in­te­li­gen­tes ( smart ci­ties), se­gún coin­ci­die­ron en se­ña­lar to­dos los asis­ten­tes a una nue­va edi­ción de los En­cuen­tros en La Van­guar­dia or­ga­ni­za­da pa­ra ana­li­zar es­ta cues­tión.

En su ca­li­dad de al­cal­de de una ciu­dad co­mo Bar­ce­lo­na, que ha es­ca­la­do has­ta la cuar­ta po­si­ción en la cla­si­fi­ca­ción de ciu­da­des in­te­li­gen­tes de Eu­ro­pa, Xa­vier Trias fue sin du­da el in­vi­ta­do de ho­nor pa­ra ha­blar de las mis­mas. A su jui­cio, el desa­rro­llo de las tec­no­lo­gías in­te­li­gen­tes en la ciu­dad es ne­ce­sa­rio pa­ra que la gen­te vi­va me­jor y ten­ga ma­yor ca­li­dad de vi­da. “En­ten­der es­to es fun­da­men­tal”, di­jo.

Pa­ra el al­cal­de, las ciu­da­des se en­fren­tan a una ver­da­de­ra re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca y se equi­vo­ca­rán de plano to­das aque­llas que no se apunten a la mis­ma. “El con­cep­to de ciu­dad in­te­li­gen­te es­tá aho­ra a pun­to de des­pe­gar en el mun­do, al igual que lo es­ta­ba in­ter­net ha­ce vein­te años”, co­rro­bo­ró Brian Su­bi­ra­na, pro­fe­sor afi­lia­do al pres­ti­gio­so Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT), que fue otro de los par­ti­ci­pan­tes en el de­ba­te, jun­ta­men­te con Emi­lio Cua­tre­ca­sas, pre­si­den­te de Bar­ce­lo­na Glo­bal, San­tia­go Olivares, con­se­je­ro de­le­ga­do de Fe­rro­vial Ser­vi­cios, Gon­za­lo Mar­tín-Bo­rre­gón, di­rec­tor de fi­nan­cia­cio­nes es­truc­tu­ra­das ban­ca ins­ti­tu­cio­nal de Cai­xa­bank y Do­min­go Ji­mé­nez, de la Fun­da­ción Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble y vi­ce­pre­si­den­te de la Fun­da­ción Re­no­va­bles, con­vo­ca­dos por el di­rec­tor ge­ne­ral de La Van­guar­dia, dio­la. To­dos ellos coin­ci­die­ron en que Bar­ce­lo­na es­tá pre­pa­ra­da pa­ra asu­mir el li­de­raz­go co­mo ciu­dad in­te­li­gen­te pio­ne­ra del mun­do y que pa­ra ello, a día de hoy, lo que ne­ce­si­ta es desa­rro­llar una vi­sión más po­ten­te del pro­yec­to con una ac­ti­va im­pli­ca­ción del sec­tor pri­va­do.

El al­cal­de des­ta­có que la ini­cia­ti­va de Bar­ce­lo­na de crear un Pro­to­co­lo In­ter­na­cio­nal de las Smart Ci­ties, con la pre­sen­cia de ciu­da­des y gran­des em­pre­sas de to­do el mun­do, le ha da­do un gran pro­ta­go­nis­mo in­ter­na­cio­nal co­mo capital glo­bal de las ciu­da­des in­te­li­gen­tes, que se com­ple­men­ta con el Smart City Cam­pus en el dis­tri­to del 22@.

Bar­ce­lo­na ha si­do una ciu­dad tra­di­cio­nal­men­te in­dus­trial y co­mer­cial y, aho­ra, tu­rís­ti­ca. Pe­ro el al­cal­de pien­sa que no hay que en­ca­si­llar­se y que to­do ello es com­pa­ti­ble con un plan­tea­mien­to que per­mi­ta po­ten­ciar tam­bién Bar­ce­lo­na co­mo una ciu­dad de la cul­tu­ra, el de­por­te, el co­no­ci­mien­to, la in­no­va­ción, la lo­gís­ti­ca y el bie­nes­tar.

Que la UE aca­be de otor­gar a Bar­ce­lo­na la con­di­ción de capital eu­ro­pea de la in­no­va­ción en re­co­no­ci­mien­to a su apues­ta fir­me por el bie­nes­tar de las per­so­nas a tra­vés de las nue­vas tec­no­lo­gías y la ca­pi­ta­li­dad mun­dial del mó­vil que ya os­ten­ta son dos he­chos que re­fuer­zan el re­fe­ren­te de mo­de­lo de ciu­dad in­te­li­gen­te, mul­ti­pli­ca to­do su po­ten­cial glo­bal y afian­za su ima­gen e in­fluen­cia en el mun­do. Es­to es fun­da- men­tal pa­ra que nue­vas em­pre­sas pue­dan apos­tar por la mar­ca Bar­ce­lo­na y, de es­ta for­ma, con­tri­buir a la ge­ne­ra­ción de ri­que­za y em­pleo. Por­que, se­gún re­cal­có el al­cal­de, la prio­ri­dad que sub­ya­ce de­trás de to­do ello es po­der re­du­cir el pa­ro y me­jo­rar la vi­da y el pro­gre­so de sus ciu­da­da­nos.

Pa­ra Emi­lio Cua­tre­ca­sas, y pa­ra las 54 em­pre­sas y los 225 pro­fe­sio­na­les que for­man par­te de la aso­cia­ción que pre­si­de, si Bar­ce­lo­na no es una ciu­dad de pros­pe­ri­dad eco­nó­mi­ca su fu­tu­ro es­tá ame­na­za­do. En es­te sen­ti­do la apues­ta

de Bar­ce-

lo­na co­mo ciu­dad in­te­li­gen­te pue­de con­tri­buir de­ci­si­va­men­te a ge­ne­rar ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de al­to va­lor aña­di­do pa­ra crear pros­pe­ri­dad glo­bal­men­te, pa­ra que la gen­te se ga­ne la vi­da y pa­ra atraer ta­len­to. Pa­ra el lo­gro de es­tos ob­je­ti­vos des­ta­có la gran im­por­tan­cia que pa­ra una ciu­dad in­te­li­gen­te tie­ne el he­cho de que el in­glés sea una len­gua co­ofi­cial, tal co­mo Bar­ce­lo­na Glo­bal ha so­li­ci­ta­do for­mal­men­te al Ayun­ta­mien­to, al­go que ha he­cho a ini­cia­ti­va de Pe­re Guar­dio­la, que tam­bién es miem­bro de di­cha aso­cia­ción, y des­de la que tam­bién ha im­pul­sa­do el pro­gra­ma de aco­gi­da pa­ra fa­ci­li­tar la in­te­gra­ción de los ex­tran­je­ros que se ins­ta­lan a vi­vir en la ciu­dad.

Al­gu­nas de las apli­ca­cio­nes tec­no­ló­gi­cas in­te­li­gen­tes de Bar­ce­lo­na son, en­tre otras, la red de bi­cing, los sis­te­mas de mo­vi­li­dad del trans­por­te pú­bli­co, el plan de alum­bra­do in­te­li­gen­te, los con­te­ne­do­res con sen­so­res de ca­pa­ci- dad, el con­trol te­le­má­ti­co de los de­pó­si­tos de re­co­gi­da de agua plu­vial, la red pú­bli­ca de la­bo­ra­to­rios de fa­bri­ca­ción di­gi­tal, los sen­so­res de te­le­asis­ten­cia pa­ra más de 60.000 per­so­nas o el impulso al co­che eléc­tri­co en co­la­bo­ra­ción con Nis­san. Tam­bién es­tá en mar­cha el desa­rro­llo de una nue­va red de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes, la red in­te­li­gen­te de au­to­bu­ses o el plan de au­to­su­fi­cien­cia ener­gé­ti­ca, en­tre otros.

La trans­for­ma­ción tec­no­ló­gi­ca de la ciu­dad aca­ba de co­men­zar y el fu­tu­ro ofre­ce infinitas po­si­bi­li­da­des, mu­chas de las cuá­les se es­tán de­fi­nien­do ya en el seno del MIT, en­ca­mi­na­das a me­jo­rar la efi­ca­cia de los ser­vi­cios pú­bli­cos, la ca­li­dad de vi­da de los ciu­da­da­nos y el aho­rro eco­nó­mi­co y ener­gé­ti­co. Pe­ro na­da pue­de ha­cer­se, di­ce tam­bién Brian Su­bi­ra­na, sin la co­la­bo­ra­ción de los ayun­ta­mien­tos, que son quie­nes con­tro­lan lo que se pue­de ha­cer en las ca­lles, son los prin­ci­pa­les clien­tes de gran par­te de los sis­te­mas que ha­cen po­si­ble una ciu­dad in­te­li­gen­te y son quie­nes tie­nen la res­pon­sa­bi­li­dad prin­ci­pal de desa­rro­llar las re­des de sen­so­res y las ba­ses de da­tos pú­bli­cas que per­mi­tan crear el eco­sis­te­ma pa­ra el fun­cio­na­mien­to de las apli­ca­cio­nes in­te­li­gen­tes.

Bar­ce­lo­na tie­ne aho­ra la opor­tu­ni­dad de ele­gir el fu­tu­ro y de ser re­fe­ren­te mun­dial de las ciu­da­des in­te­li­gen­tes, se­gún coin­ci­die­ron to­dos los asis­ten­tes a es­ta edi­ción de los En­cuen­tros en La Van­guar­dia, pe­ro hay que dar­se pri­sa en ele­gir el mo­de­lo y adop­tar las de­ci­sio­nes ade­cua­das. Co­mo di­ce Brian Su­bi­ra­na, lo peor pa­ra Bar­ce­lo­na se­ría que fue­ra Goo­gle o cual­quier otra em­pre­sa ex­tran­je­ra quien di­se­ña­se las ciu­da­des in­te­li­gen­tes del fu­tu­ro. Ese pro­ta­go­nis­mo lo quie­re Bar­ce­lo­na, co­mo di­jo el al­cal­de, y en ello es­tá en­fo­ca­do el go­bierno de la ciu­dad, con el apo­yo de la ini­cia­ti­va pri­va­da.

San­tia­go Olivares, des­de la em­pre­sa pri­va­da, co­mo con­se­je­ro de­le­ga­do de Fe­rro­vial Ser­vi­cios, com­pa­ñía es­pe­cia­li­za­da en tra­ba­jar pa­ra gran­des ciu­da­des eu­ro­peas, plan­teó la ne­ce­si­dad de ac­tua­li­zar las nor­ma­ti­vas ac­tua­les, que son ob­so­le­tas y fre­nan la im­ple­men­ta­ción de las nue­vas tec­no­lo­gías. En es­te sen­ti­do cree que ha­ría fal­ta un nue­vo mar­co nor­ma­ti­vo pa­ra regular el con­jun­to de pro­yec­tos, que per­mi­ta que con­vi­van or­de­na­da­men­te to­dos los sec­to­res im­pli­ca­dos. Pa­ra ello se­ría ade­cua­da la crea­ción de un or­ga­nis­mo coor­di­na­dor de to­das las pro­pues­tas que se de­ci­dan pa­ra ha­cer de Bar­ce­lo­na la ciu­dad in­te­li­gen­te del fu­tu­ro.

Con­si­de­ra que el mo­de­lo de co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da per­mi­te que los ser­vi­cios pre­ser­ven su ca­rác­ter de uti­li­dad so­cial y, a la vez, in­cen­ti­va la efi­cien­cia, la com­pe­ti­ti­vi­dad y la sos­te­ni­bi­li­dad. “Con la in­cor­po­ra­ción de tec­no­lo­gía in­te­li­gen­te a las ciu­da­des –aña­de– pue­den re­du­cir­se has­ta un 20% los pre­su­pues­tos mu­ni­ci­pa­les y li­be­rar­se re­cur­sos pa­ra la in­ver­sión”.

El éxi­to de la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da, se­gún coin­ci­den San­tia­go Olivares y Gon­za­lo Mar­tin-Bo­rre­gón de­pen­de del he­cho de po­der es­ta­ble­cer con­tra­tos a lar­go pla­zo que re­gu­len las re­la­cio­nes en­tre las ad­mi­nis­tra­cio­nes mu­ni­ci­pa­les y las em­pre­sas. Só­lo de es­ta ma­ne­ra, se­ña­la Mar­tín-Bo­rre­gón se pue­de pen­sar en crear el cli­ma de con­fian­za y se- gu­ri­dad ju­rí­di­ca ne­ce­sa­rio pa­ra la fi­nan­cia­ción de la nue­va Bar­ce­lo­na, so­bre la ba­se de di­ne­ro pú­bli­co más la apor­ta­ción de fon­dos pri­va­dos en pro­yec­tos que pu­die­ran ge­ne­rar la ren­ta­bi­li­dad ne­ce­sa­ria pa­ra amor­ti­zar la in­ver­sión.

A jui­cio de Do­min­go Ji­mé­nez, lo más im­por­tan­te pa­ra las em­pre­sas es te­ner de­lan­te una ad­mi­nis­tra­ción que sa­be lo que quie­re, y a su jui­cio es­te es el ca­so de Bar­ce­lo­na y de su al­cal­de, que ha en­cen­di­do las lu­ces lar­gas pa­ra po­ner la tec­no­lo­gía al ser­vi­cio de una ciu­dad más sos­te­ni­ble, ba­sa­da en el co­no­ci­mien­to y la in­no­va­ción, co­nec­ta­da, in­clu­si­va, mul­ti­fun­cio­nal y di­ver­sa. En su opi­nión, y en eso coin­ci­de tam­bién Brian Su­bi­ra­na, el desafío es iden­ti­fi­car, acor­dar y apro­piar­se de una idea fuer­za sim­ple, am­bi­cio­sa, mo­ti­va­do­ra y ge­nui­na que ejer­za de vec­tor de es­te cam­bio ha­cia la ciu­dad sos­te­ni­ble e in­te­li­gen­te del fu­tu­ro y que arras­tre al imaginario ciu­da­dano.

Xa­vier Trias, al­cal­de de Bar­ce­lo­na

Emi­lio Cua­tre­ca­sas, pre­si­den­te de Bar­ce­lo­na Glo­bal

Gon­za­lo Mar­tí­nBo­rre­gón, di­rec­tor de Fi­nan­cia­cio­nes Es­truc­tu­ra­das Cai­xa­bank

Brian Su­bi­ra­na, pro­fe­sor afi­lia­do de Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts

San­tia­go Olivares, con­se­je­ro de­le­ga­do de Fe­rro­vial Ser­vi­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.