El sal­to de la pan­te­ra

Se cum­ple un si­glo del es­ta­lli­do de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial

La Vanguardia - Dinero - - PANORAMA - JOHN WI­LLIAM WIL­KIN­SON

El 28 de ju­nio ha­rá un si­glo del es­ta­lli­do de la Gran Gue­rra. Las hos­ti­li­da­des se ini­cia­ron a cau­sa del ase­si­na­to en Sa­ra­je­vo del ar­chi­du­que Fran­cis­co Fer­nan­do de Aus­tria, he­re­de­ro de la co­ro­na del im­pe­rio aus­trohún­ga­ro (su pa­dre, Fran­cis­co Jo­sé, ¡rei­na­ba des­de 1848!), jun­to con su es­po­sa, So­fía, a ma­nos del ser­bo­bos­nio Ga­vri­lo Prin­cip. Pe­ro, le­jos de tra­tar­se de un aten­ta­do ais­la­do, fue la go­ta que col­mó el ya re­bo­san­te va­so de en­fren­ta­das va­ni­da­des na­cio­na­lis­tas e im­pe­ria­lis­tas.

La paz bur­gue­sa de que dis­fru­ta­ron los eu­ro­peos du­ran­te los 40 años lue­go de que, en 1871, Ale­ma­nia ven­cie­ra a Fran­cia y se zam­pa­ra de un bo­ca­do Al­sa­cia y Lo­re­na, se man­tu­vo en gran me­di­da gra­cias a que los im­pe­rios se avi­nie­ron a li­mar as­pe­re­zas en ul­tra­mar. Pe­ro Ale­ma­nia, re­cién uni­fi­ca­da y sin­tién­do­se fuer­te, por mu­cho que lle­ga­ra tar­de al re­par­to, exi­gía le die­sen un buen pe­da­zo del pas­tel, fue­ra en Áfri­ca, Asia o los mares del Sur. Por es­ta mis­ma ra­zón se en­tien­de que, cuan­do fi­nal­men­te es­ta­lló la gue­rra, se ex­ten­die­ra por los cin­co con­ti­nen­tes.

En 1911, el tam­bién re­cién uni­fi­ca­do Reino de Ita­lia ata­có e in­va­dió el te­rri­to­rio que hoy llamamos Li­bia pe­ro que a la sa­zón for­ma­ba par­te del im­pe­rio oto­mano. La in­va­sión se lle­vó a ca­bo con el estreno de un par de no­ve­da­des: se em­plea­ron por pri­me­ra vez avio­nes pa­ra ta­reas de re­co­no­ci­mien­to y lan­za­ron so­bre los li­bios los pri­me­ros bom­bar­deos aé­reos de la his­to­ria.

Ya ha­bía de­nun­cia­do Jo­seph Con­rad en El co­ra­zón de las tinieblas (1902) la sin­ra­zón y cruel­dad del im­pe­ria­lis­mo eu­ro­peo en Áfri­ca. Des­cri­be có­mo un bu­que de gue­rra fran­cés an­cla­do fren­te a la cos­ta bom­bar­dea la ma­le­za. “Ha­bía al­go de in­sen­sa­to en to­da la ma­nio­bra; una sen­sa­ción de lú­gu­bre bu­fo­na­da en el es­pec­tácu­lo, que no se di­si­pó por­que al­guien a bor­do me ase­gu­ra­ba se­ria­men­te que ha­bía un cam­pa­men­to de in­dí­ge­nas (¡los lla­ma­ba enemi­gos!) ocul­to en al­gu­na par­te”. Así el na­rra­dor Mar­low.

En otro rin­cón de Áfri­ca, el 1 de ju­lio de 1911 echó el an­cla en la ra­da de la po­bla­ción ma­rro­quí de Aga­dir la lan­cha ca­ño­ne­ra Pant­her, que ha­bía si­do en­via­da por Ber­lín, os­ten­si­ble­men­te pa­ra pro- te­ger los in­tere­ses de los re­si­den­tes ale­ma­nes en Ma­rrue­cos du­ran­te una su­pues­ta re­be­lión tribal. Pe­ro re­sul­ta que en Aga­dir no ha­bía nin­guno, de mo­do que, pa­ra sal­var las apa­rien­cias, el co­man­dan­te alemán or­de­nó que acu­die­ra a to­da pri­sa un tal Wilberg, un po­bre dia­blo que vi­vía en una al­dea a unos cien ki­ló­me­tros del puer­to. Es­te ab­sur­do in­ci­den­te es­ta­ba re­la­cio­na­do con el con­ten­cio­so en­tre Fran­cia y Ale­ma­nia por la so­be­ra­nía de Al­sa­cia y Lo­re­na.

Por esas mis­mas fe­chas, Fran­cia es­tre­na­ba un nue­vo pri­mer

Una Ale­ma­nia fuer­te y re­cién uni­fi­ca­da exi­gió par­te de Áfri­ca a pe­sar de lle­gar tar­de al re­par­to

mi­nis­tro de Fi­nan­zas, el al­ti­vo y adi­ne­ra­do mi­nis­tro Jo­seph Cai­llaux, cu­ya pri­me­ra mi­sión con­sis­tió en so­lu­cio­nar el Pant­hers­prung (el sal­to de la pan­te­ra), el in­ci­den­te que aca­ba­ba de pro­du­cir­se en Aga­dir. De he­cho, na­da más ju­rar el car­go, ya era co­no­ci­do co­mo el hom­bre de Aga­dir.

Lo pri­me­ro que hi­zo fue reali- zar con­sul­tas con el ge­ne­ral Jof­fre, el je­fe del Es­ta­do Ma­yor. Só­lo qui­so sa­ber una co­sa: si Fran­cia te­nía un 60% de po­si­bi­li­da­des de ga­nar una gue­rra con Ale­ma­nia. La res­pues­ta del mi­li­tar fue ne­ga­ti­va. “En­ton­ces ne­go­cia­re­mos”, de­ci­dió Cai­llaux. Pe­ro en vez de con­sul­tar con su mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res, el ba­rón de Sel­ves, op­tó por re­sol­ver el pro­ble­ma por su cuen­ta. Mon­tó una se­rie de ne­go­cia­cio­nes se­cre­tas en­tre, pre­ci­sa­men­te, un hom­bre de ne­go­cios fran­cés ami­go su­yo y un di­plo­má­ti­co alemán.

Por su­pues­to, el Quai d’Or­say sa­bía des­ci­frar los có­di­gos se­cre­tos ale­ma­nes y, el 28 de ju­lio, el ba­rón de Sel­ves hi­zo sa­ber –mos­tró los te­le­gra­mas in­cul­pa­to­rios– que su pri­mer mi­nis­tro ne­go­cia­ba con Ale­ma­nia a sus es­pal­das. Tras mu­cho ti­ra y aflo­ja, a cam­bio de que Cai­llaux le ce­die­ra a Ber­lín 100.000 km2 de tie­rras pan­ta­no­sas en Con­go, el 4 de no­viem­bre de 1911 se fir­mó el acuer­do fran­co-alemán, lo que dio pie al año si­guien­te a la crea­ción del nue­vo pro­tec­to­ra­do fran­cés de Ma­rrue­cos.

Pa­ra mu­chos con­ser­va­do­res fran­ce­ses, que aún lle­va­ban a flor de piel la ver­gon­zo­sa y do­lo­ro­sa pér­di­da de Al­sa­cia y Lo­re­na, en­tre los cua­les des­ta­ca­ba el di­rec- tor del dia­rio Le Fi­ga­ro, Gaston Cal­met­te, Cai­llaux aca­ba­ba de co­me­ter un ac­to de trai­ción. Co­mo es bien sa­bi­do, la ven­gan­za es un pla­to que se sir­ve frío, de mo­do que no fue has­ta el verano de 1914 cuan­do Cal­met­te ame­na­zó con pu­bli­car unas com­pro­me­te­do­ras car­tas de amor es­cri­tas por Cai­llaux a Hen­riet­te, su se­gun­da es­po­sa, pe­ro de cuan­do era su aman­te; mi­si­vas, por otra par­te, que ha­bían si­do fil­tra­das a Le Fi­ga­ro por la ven­ga­ti­va pri­me­ra Mme. Cai­llaux.

Ni cor­ta ni pe­re­zo­sa, Hen­riet­te acu­dió al des­pa­cho de Cal­met­te, sa­có una pis­to­la y lo ma­tó. Los abo­ga­dos de la des­pe­cha­da da­ma pre­sen­ta­ron el ase­si­na­to a san­gre fría co­mo una ab­ne­ga­da mues­tra de amor con­yu­gal y fue ab­suel­ta. Pe­ro, más que por los líos amo­ro­sos de Cai­llaux, el ver­da­de­ro mó­vil de­trás de la pu­bli­ca­ción de las car­tas fue el de ven­gar­se de Cai­llaux por el pac­to de Aga­dir.

El 29 de ju­lio de 1914, tras co­men­tar en su dia­rio el ab­bé Mug­nier el fallo fa­vo­ra­ble a Mme. Cai­llaux (en Fran­cia no se ha­bla­ba de otra co­sa), aña­dió de pa­sa­da: “Aus­tria ha de­cla­ra­do la gue­rra a Ser­bia”. El día 2 de agos­to, apun­tó en su dia­rio Franz Kaf­ka: “Ale­ma­nia ha de­cla­ra­do la gue­rra a Ru­sia. - Tar­de, es­cue­la de natación”. Son, des­de lue­go, en­tra­das a la al­tu­ra de la que ha­ce en su dia­rio Luis XVI el 14 de ju­lio de 1789: “Rien” (na­da).

Con la que es­tá ca­yen­do, sea por la eco­no­mía o de­bi­do a la es­ca­la­da de con­flic­tos y ti­ran­te­ces geo­po­lí­ti­cos, en vis­ta de la pro­li­fe­ra­ción de ab­sur­dos sal­tos de pan­te­ra, ¿no es­ta­re­mos vi­vien­do sin sa­ber­lo otro mo­men­to rien?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.