Un ac­ci­den­te lla­ma­do Leh­man

Blin­der re­tra­ta los epi­so­dios cla­ve de la cri­sis y de­fien­de el gran éxi­to del res­ca­te en EE.UU.

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Cuan­do pa­re la mú­si­ca... las co­sas se com­pli­ca­rán. Pe­ro mien­tras la mú­si­ca si­ga so­nan­do, hay que le­van­tar­se y bai­lar. Por aho­ra, en ello es­ta­mos”. Aun­que po­drían pa­re­cer las pa­la­bras de un po­co in­ge­nio­so guio­nis­ta de reality te­le­vi­si­vo, es­tas fra­ses fue­ron pro­nun­cia­das el 8 de ju­lio del 2007 por Chuck Prin­ce, con­se­je­ro de­le­ga­do de Ci­ti­group. Y fue­ron pro­fé­ti­cas. Un mes des­pués, se pa­ra­ba la mú­si­ca tras años de exu­be­ran­cia irra­cio­nal. Y, co­mo en el jue­go de la si­lla, to­do el mun­do de­jó de bai­lar y co­rrió a sen­tar­se en los po­cos asien­tos li­bres.

Las eli­mi­na­cio­nes fue­ron nu­me­ro­sas. Pe­ro la más so­na­da, la que mar­có un an­tes y un des­pués, fue que Leh­man Brot­hers no lo­gra­ra si­lla al­gu­na don­de des­can­sar y fue­ra eli­mi­na­do sin mi­ra­mien­tos. Pe­se a que an­tes se ha­bía sal­va­do a Bear Stearns, que era más pe­que­ño, se de­jó que Leh­man que­bra­ra. Se jus­ti­fi­có di­cien­do que Bear es­ta­ba de­ma­sia­do in­ter­co­nec­ta­do con otras en­ti­da­des co­mo pa­ra de­jar­lo caer. Co­mo si Leh­man no. La cues­tión es que el se­cre­ta­rio del Te­so­ro, Henry Paul­son, ha­bía tra­za­do una lí­nea ro­ja: cual­quier acuer­do so­bre Leh­man te­nía que ha­cer­se sin di­ne­ro pú­bli­co. “Ya me lla­man se­ñor Res­ca­te, no pue­do vol­ver a per­mi­tir­lo”, di­jo a Ben Ber­nan­ke, de la Fed. Ti­mothy Geith­ner, que pre­si­día la Reserva Fe­de­ral de Nue­va York, le di- jo a Paul­son que era una lo­cu­ra, que la can­ti­dad de di­ne­ro pú­bli­co que se iba a te­ner que gas­tar des­pués se­ría mu­cho ma­yor. Co­mo así fue. Por­que de in­me­dia­to me­dio mun­do se fue a pi­que. Y hu­bo que crear nue­vas me­lo­días en po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca –que al­gu­nos til­da­ron de so­cia­lis­mo pa­ra los ri­cos– dis­cu­ti­das aún hoy.

Y a dis­cu­tir­las, pe­ro ex­pli­can­do pri­me­ro las cau­sas de la cri­sis y lue­go ca­da uno de los pa­sos que se die­ron pa­ra sal­var los mue- bles, se de­di­ca Alan S. Blin­der en su li­bro Y la mú­si­ca pa­ró. Y lo cier­to es que el pro­fe­sor de Prin­ce­ton, que fue­ra vi­ce­pre­si­den­te de la Reserva Fe­de­ral y miem­bro del con­se­jo de ase­so­res eco­nó­mi­cos de Clin­ton, tie­ne al­gu­na de las me­jo­res ba­zas del li­bro en las es­ce­nas en las que des­cri­be có­mo se in­ten­tó arre­glar el agu­je­ro de Leh­man y, so­bre to­do, có­mo Paul­son y Ber­nan­ke, tras el te­rre­mo­to cau­sa­do por la caí­da del ban­co, so­li­ci­ta­ban a unos lí­vi­dos se­na­do- res y con­gre­sis­tas en una reunión de emer­gen­cia que apro­ba­ran de in­me­dia­to la de­li­ran­te ci­fra de 700.000 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra el TARP, que no era otra co­sa que el plan “rom­per el cris­tal en ca­so de in­cen­dio” crea­do tras la caí­da de Bear Stearns. Un pro­gra­ma de com­pra de ac­ti­vos pro­ble­má­ti­cos pa­ra apun­ta­lar el sis­te­ma que fi­nal­men­te ha si­do una de las in­no­va­cio­nes de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca más exi­to­sas de la his­to­ria de EE.UU., di­ce Blin­der. “Si lo que pro­po­ne­mos no re­sul­ta apro­ba­do, que Dios nos asis­ta”, con­clu­yó Paul­son, un hom­bre muy re­li­gio­so. Y Ber­nan­ke de­jó pá­li­dos a los con­gre­sis­tas: o apro­ba­ban ya esos mi­les de mi­llo­nes o se rom­pe­ría el or­den ci­vil y es­ta­lla­rían re­vuel­tas en las ca­lles. Harry Reid, lí­der de­mó­cra­ta del Se­na­do, ex­pre­só su in­cre­du­li­dad: “A ve­ces me lle­va 48 ho­ras con­se­guir que los re­pu­bli­ca­nos ac­ce­dan a ti­rar de la ca­de­na en los re­tre­tes”, les di­jo. Pe­ro se apro­bó.

Y lo pri­me­ro que se hi­zo, aun­que el Con­gre­so nun­ca lo ha­bría apro­ba­do, fue com­prar capital de los ban­cos, me­ter­les di­ne­ro en ve­na por 205.000 mi­llo­nes. Pe­se a que mu­chos di­je­ron que era re­ga­lar di­ne­ro a los ban­que­ros, eso aca­bó pro­por­cio­nan­do un con­si­de­ra­ble be­ne­fi­cio al Go­bierno. Ade­más, con las ope­ra­cio­nes de res­ca­te el PIB real de EE.UU., es­ti­ma Blin­der, fue 1,8 bi­llo­nes de dó­la­res más al­to, lo que per­mi­tió 9,8 mi­llo­nes más de em­pleos que sin res­ca­te. Pe­ro, co­mo se han ex­pli­ca­do tan mal, la ma­yo­ría del país es­tá con­tra es­tas me­di­das que sí han fun­cio­na­do. De he­cho, re­mar­ca, se han ex­traí­do bue­nas lec­cio­nes de la cri­sis: no con­fia­rás en la au­to­rre­gu­la­ción, in­cre­men­ta­rás la im­por­tan­cia de la ges­tión del ries­go, usa­rás me­nos apa­lan­ca­mien­to, es­tan­da­ri­za­rás los de­ri­va­dos, mo­di­fi­ca­rás los per­ver­sos sis­te­mas de re­tri­bu­ción... Aun­que el más im­por­tan­te de es­tos man­da­mien­tos es el pri­me­ro: no ol­vi­da­rás que la gen­te ol­vi­da.

JE­REMY BA­LES / BLOOMBERG

Una pan­ta­lla de Ti­mes Squa­re anun­cia que Leh­man Brot­hers ven­de­rá ac­ti­vos cin­co días an­tes de su quie­bra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.