Se hi­zo la luz en el centro de Mi­lán

En es­te mi­ni­apar­ta­men­to los es­pa­cios se co­mu­ni­can, pe­ro ca­da fun­ción tie­ne su am­bien­te

La Vanguardia - Dinero - - ESPACIOS - Isabel de Vi­lla­lon­ga Fo­tos: Mar­ce­la Gras­si

Ita­lia­nas y re­si­den­tes en Bar­ce­lo­na, Va­le­ria Me­ro­la y Ales­san­dra Fa­rao­ne son dos jó­ve­nes ar­qui­tec­tas que, tras co­la­bo­rar en gran­des des­pa­chos de ar­qui­tec­tu­ra, de­ci­die­ron ha­ce ocho años es­ta­ble­cer­se por su cuen­ta tra­ba­jan­do en pro­yec­tos a es­ca­la re­du­ci­da. “Da­da la sa­tu­ra­ción del sue­lo ur­bano, con­si­de­ra­mos que nues­tro fu­tu­ro pro­fe­sio­nal no re­si­de tan­to en la cons­truc­ción de obra nue­va co­mo en la re­for­ma, res­tau­ra­ción y reha­bi­li­ta­ción del pa­tri­mo­nio exis­ten­te adap­tán­do­lo a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les”. Es­te es el en­fo­que de Aca­ba­do Ma­te, su es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra.

Uno de sus re­cien­tes tra­ba­jos ha te­ni­do co­mo es­ce­na­rio la ciu­dad de Mi­lán, don­de una pa­re­ja de na­po­li­ta­nos que­ría dis­po­ner de un pe­que­ño y prác­ti­co apar­ta­men­to pa­ra uti­li­zar­lo du­ran­te sus even­tua­les vi­si­tas a es­ta ciu­dad, don­de vi­ven su hi­ja y sus nie­tos. El pi­so ele­gi­do fue una quin­ta plan­ta de un tí­pi­co in­mue­ble de los años se­ten­ta, con una su­per­fi­cie de 65 m2, que en su ori­gen dis­po­nía de una so­la ha­bi­ta­ción con ba­ño, el co­me­dor in­te­gra­do a la cocina, un la­va­de­ro y un pe­que­ño sa­lón.

La in­ter­ven­ción con­sis­tió en ti­rar los ta­bi­ques y re­or­ga­ni­zar to­tal­men­te la dis­tri­bu­ción pa­ra crear un es­pa­cio lu­mi­no­so y aco­ge­dor, don­de, aun­que to­do es­tá co­mu­ni­ca­do, ca­da fun­ción tie­ne su am­bien­te ju­gan­do con los co­lo­res y ma­te­ria­les pa­ra de­fi­nir­los.

La vi­vien­da se­pa­ra muy cla­ra­men­te dos par­tes (el área de día y el área de no­che) me­dian­te un pa­si­llo de re­si­na co­lor azul os­cu­ro que con­tras­ta con el ro­ble del res­to del pa­vi­men­to. En la pri­me­ra de es­tas zo­nas, al li­be­rar el ta­bi­que que co­mu­ni­ca­ba con el la­va­de­ro, se apro­ve­chó es­te es­pa­cio, abier­to a la luz de un pa­tio in­te­rior, pa­ra ubi­car el co­me­dor, co­nec­ta­do con la sa­la de es­tar. La cocina se in­te­gra a su vez a es­ta zo­na co­mún, pro­te­gi­da vi­sual­men­te me­dian­te una ba­rra al­ta que se uti­li­za tam­bién co­mo me­sa de apo­yo del co­me­dor.

La zo­na de no­che dis­po­ne de dos ha­bi­ta­cio­nes, la sui­te prin­ci­pal con ba­ño com­ple­to, otro dor­mi­to­rio pe­que­ño in­te­rior y un ba­ño de cortesía que to­ma la luz del ba­ño de la sui­te prin­ci­pal a tra­vés de un vi­drio fijo.

La en­tra­da, si­tua­da en el centro de la vi­vien­da, que­da se­pa­ra­da de la cocina por un ta­bi­que par­cial­men­te per­fo­ra­do que otor­ga pro­fun­di­dad vi­sual. El co­lor de la pa­red, en dos to­nos de gri­ses, y el pa­vi­men­to se uti­li­zan pa­ra de­fi­nir los dis­tin­tos am­bien­tes: re­si­na gris cla­ro en la cocina; azul os­cu­ro en pa­si­llo, ba­ño y co­me­dor; ma­de­ra de ro­ble pa­ra la sa­la de es­tar y los dor­mi­to­rios.

En cuan­to a la de­co­ra­ción, se uti­li­zó un mo­bi­lia­rio muy sim­ple, po­cas pie­zas ti­po nór­di­co años se­ten­ta, que acen­túan la tran­qui­li­dad y fres­cu­ra que pre­ten­dían los pro­pie­ta­rios.

1 EL MO­BI­LIA­RIO es muy sim­ple, de ti­po nór­di­co de los años se­ten­ta

2 EL BA­ÑO de la sui­te prin­ci­pal ilu­mi­na el de cortesía a tra­vés de un vi­drio fijo

3 BA­ÑO DE CORTESÍA ali­ca­ta­do con ce­rá­mi­ca de di­bu­jos en re­lie­ve

4 EL CO­ME­DOR ocu­pa el es­pa­cio del an­ti­guo la­va­de­ro y to­ma la luz de un pa­tio in­te­rior

5 LA COCINA, ali­ca­ta­da en gres que re­pro­du­ce el di­bu­jo de las vie­jas bal­do­sas na­po­li­ta­nas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.