Ra­joy con­du­ce un trái­ler y Mas, un de­por­ti­vo

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - MA­RIANO GUIN­DAL

Ca­ta­lun­ya se ha con­ver­ti­do en el ma­yor pro­ble­ma político y eco­nó­mi­co que tie­ne en es­te mo­men­to Es­pa­ña. Así lo ver­ba­li­zan los prin­ci­pa­les em­pre­sa­rios del país, e in­clu­so un ex­pre­si­den­te del go­bierno afir­ma en pri­va­do que “es el ma­yor pro­ble­ma que te­ne­mos des­de que se ini­ció la tran­si­ción”. Unos y otros va­ti­ci­nan que en los pró­xi­mos die­ci­ocho me­ses se van a pro­du­cir ten­sio­nes muy gra­ves y que eso po­dría da­ñar la con­fian­za de los mer­ca­dos. El gra­do de preo­cu­pa­ción es muy ele­va­do y se es­ti­ma que Ma­riano Ra­joy se jue­ga su li­de­raz­go, por lo que su ac­ti­tud an­te Ar­tur Mas va a ser muy du­ra e in­fle­xi­ble.

El se­cre­ta­rio ge­ne­ral del PSOE, Al­fre­do Pé­rez Ru­bal­ca­ba, al igual que Jo­sé Luis Ro­drí­guez Za­pa­te­ro, creen que Ra­joy co­me­te­ría un gra­ve error si no cam­bia la Cons­ti­tu­ción pa­ra dar ca­bi­da a los 14 pre­cep­tos del Es­ta­tut del 2006 que fue­ron de­cla­ra­dos in­cons­ti­tu­cio­na­les. Se­gún afir­man, el PP es res­pon­sa­ble de la ac­tual cris­pa­ción al ha­ber si­do quien pre­sen­tó el re­cur­so de in­cons­ti­tu­cio­na­li­dad pa­ra des­gas­tar al Go­bierno so­cia­lis­ta: de aque­llos pol­vos es­tos lo­dos.

Se­gún ar­gu­men­tan, cuan­do los so­cia­lis­tas de­ci­die­ron pac­tar un nue­vo mar­co de con­vi­ven­cia en­tre Es­pa­ña y Ca­ta­lun­ya fue el par­ti­do con­ser­va­dor quien lo boi­co­teó. En­ton­ces el ob­je­ti­vo, se­gún di­cen, era apa­ci­guar el en­fren­ta­mien­to que se ha­bía agu­di­za­do en­tre los na­cio­na­lis­tas pe­ri­fé­ri­cos y los cen­tra­lis­tas du­ran­te el se­gun­do man­da­to de Jo­sé Ma­ría Aznar. Pen­sa­ban los so­cia­lis­tas que sa­tis­fa­cien­do las de­man­das na­cio­na­lis­tas se po­dría fre­nar la de­ri­va so­be­ra­nis­ta. No só­lo no lo con­si­guie­ron, sino to­do lo con­tra­rio. Y la sen­ten­cia del Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal de­cla­ran­do una bue­na par­te del Es­ta­tut no ajus­ta­do a de- re­cho aca­bó pro­vo­can­do el in­cen­dio.

Los di­ri­gen­tes del PP no lo ven así. Se­gún me co­men­tó un in­flu­yen­te mi­nis­tro del círcu­lo de con­fian­za del pre­si­den­te del Go­bierno: “No fue Ra­joy, sino Za­pa­te­ro quien creó el pro­ble­ma apro­ban­do un Es­ta­tut que na­die pe­día. Ha­cer un buen diag­nós­ti­co del mo­men­to y de las ra­zo­nes por las que se pro­du­jo el desafec­to de Ca­ta­lun­ya con Es­pa­ña son fun­da­men­ta­les pa­ra en­con­trar la me­di­ci­na co­rrec­ta pa­ra re­sol­ver­lo. Es muy útil leer los li­bros de Ar­tu­ro San Agustín Cuan­do se jo­dió lo nues­tro y de Ra­món Ta­ma­mes ¿Adón­de vas, Ca­ta­lu­ña? (am­bos de Pe­nín­su­la), pa­ra ob­te­ner la res­pues­ta co­rrec­ta.

Lo que es­tá cla­ro es que en el pa­la- cio de la Mon­cloa te­men que abrir la Cons­ti­tu­ción, co­mo pi­den los so­cia­lis­tas, pa­ra in­cluir los pre­cep­tos de­cla­ra­dos in­cons­ti­tu­cio­na­les en su día, pro­vo­que una “desafec­ción” de su elec­to­ra­do y del res­to de au­to­no­mías, in­clui­da la an­da­lu­za. Por eso creen que “por esa vía no se lle­ga a nin­gu­na so­lu­ción”.

Los gran­des em­pre­sa­rios tam­po­co son par­ti­da­rios de con­vo­car un re­fe­rén­dum pa­ra mo­di­fi­car la Car­ta Mag­na. “Las cons­ti­tu­cio­nes son co­mo los me­lo­nes, fá­ci­les de abrir pe­ro muy di­fí­ci­les de ce­rrar”.

EL DE­POR­TI­VO DE MAS

Si la si­tua­ción de Ra­joy no es en­vi­dia­ble, la de Ar­tur Mas tam­po­co lo es. En pri­va­do, confiesa un dipu­tado de CiU que “el pro­ble­ma de de­cla­rar la in­de­pen­den­cia de for­ma uni­la­te­ral es la di­fi­cul­tad pa­ra po­der im­ple­men­tar­la. Se tie­ne mie­do a lo que pue­da pa­sar el día des­pués”. Por ejem­plo, ¿qué pa­sa­ría con la di­rec­to­ra del ae­ro­puer­to de El Prat si no se po­ne a dis­po­si­ción de la Ge­ne­ra­li­tat, ¿Se man­da­ría a los Mos­sos d’Es­qua­dra? Y si es­to fue­se así, ¿qué ha­ría el Go­bierno de Ma­drid?, ¿en­via­ría a la Guar­dia Ci­vil co­mo su­gie­re Ro­sa Díez? Ese en­fren­ta­mien­to es el que las dos par­tes quie­ren evi­tar.

Tal vez por eso la me­tá­fo­ra que se­gún las éli­tes ma­dri­le­ñas me­jor re­fle­ja la si­tua­ción ac­tual no se­ría la de dos tre­nes que es­tán a pun­to de cho­car sino la de un con­duc­tor te­me­ra­rio que cir­cu­la con un de­por­ti­vo por di­rec­ción con­tra­ria y es­tá a pun­to de co­li­sio­nar con un trái­ler. El con­duc­tor de ca­mión no pue­de dar un vo­lan­ta­zo pa­ra evi­tar el ac­ci­den­te por­que vol­ca­ría, por tan­to só­lo que­da es­pe­rar que sea el con­duc­tor in­frac­tor quien rec­ti­fi­que. La cla­ve es lle­gar al fi­nal de la le­gis­la­tu­ra sin que se ha­ya pro­du­ci­do el crack.

En la Mon­cloa te­men que abrir la Cons­ti­tu­ción pa­ra in­cluir los pre­cep­tos del Es­ta­tut de­cla­ra­dos in­cons­ti­tu­cio­na­les pro­vo­que una “desafec­ción” de su elec­to­ra­do y del res­to de au­to­no­mías, in­clui­da la an­da­lu­za. Por eso creen que “por esa vía no se lle­ga a nin­gu­na so­lu­ción”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.