El pan de ca­da día

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - ED­WARD HUGH Eco­no­mis­ta, ex­per­to en mer­ca­dos y fi­nan­zas in­ter­na­cio­na­les. For­ma par­te del equi­po de Nou­riel Rou­bi­ni.

El úl­ti­mo in­for­me del INE so­bre la po­bla­ción de Es­pa­ña ha he­cho sur­gir bas­tan­tes co­men­ta­rios en pren­sa, pe­ro hay uno que a mí me pa­re­ce que no ha lla­ma­do su­fi­cien­te­men­te la aten­ción: en el 2013, el nú­me­ro de re­si­den­tes de na­cio­na­li­dad ale­ma­na y bri­tá­ni­ca ba­jó en 43.000 y 88.000 res­pec­ti­va­men­te. Sean cua­les sean las ex­pli­ca­cio­nes, di­fí­cil­men­te es­to pue­de ser una bue­na no­ti­cia en un país don­de hay un ex­ce­den­te im­por­tan­te de vi­vien­das cos­te- ras a la venta, sien­do es­tas dos co­mu­ni­da­des clien­tes ha­bi­tua­les.

Na­tu­ral­men­te la gran ma­yo­ría de las emi­gra­cio­nes en el 2013 –unos 400.000– son de an­ti­guos in­mi­gran­tes, que prin­ci­pal­men­te aban­do­nan el país por fal­ta de opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les. Me da la sen­sa­ción de que mu­chos po­lí­ti­cos mi­ran es­tos nú­me­ros con una cier­ta tran­qui­li­dad, pen­san­do que ca­da per­so­na que mar­cha es una per­so­na me­nos bus­can­do tra­ba­jo. Pe­ro esa con­clu­sión es de­ma­sia­do sim­plis­ta, por­que ca­da per­so­na que de­ja el país es un con­su­mi­dor de me­nos, y un con­tri­bu­yen­te en po­ten­cia me­nos pa­ra la Se­gu­ri­dad So­cial.

Es­tá cla­ro, si no nos im­por­ta el ni­vel de pen­sio­nes en el fu­tu­ro, no hay pro­ble­ma, al igual que tam­po­co nos im­por­ta cuán­ta gen­te com­pra pan ca- da día si no te­ne­mos una pa­na­de­ría o tra­ba­ja­mos pa­ra Pan­ri­co. Y si no te­ne­mos una ca­sa de más pa­ra ven­der al­gún día, pues to­da­vía me­jor.

Sin em­bar­go, no se­rá tan só­lo en el con­su­mo en el que es­ta pér­di­da cons­tan­te de per­so­nas se ha­rá no­tar.

Por ejem­plo, la pro­duc­ción in­dus­trial es­pa­ño­la subió un 0,9% en el pri­mer tri­mes­tre en com­pa­ra­ción con el año an­te­rior. De acuer­do. Con esas ta­sas se­gu­ra­men­te po­dre­mos al­can­zar el ni­vel del 2010 lle­ga­do el 2020, pe­ro to­da­vía un 25% por de­ba­jo del de an­tes de la cri­sis. Es de­cir, to­do tie­ne un pre­cio y an­te el pro­ble­ma que la emi­gra­ción re­pre­sen­ta es­ta­mos sien­do de­ma­sia­do com­pla­cien­tes en to­dos los ám­bi­tos. Te­ne­mos re­cu­pe­ra­ción, pe­ro el fu­tu­ro del país se es­ca­pa de las ma­nos con ca­da día que pa­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.