Las in­cóg­ni­tas so­bre la deu­da si­guen abier­tas

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - JO­SÉ MA­NUEL GA­RA­YOA

El tra­ta­do de Maas­trich fi­jó un lí­mi­te pa­ra el en­deu­da­mien­to de los paí­ses del eu­ro del 60% del PIB. Esa ci­fra se cal­cu­ló so­bre la hi­pó­te­sis de una caí­da del PIB del 2%. Pe­ro la gran re­ce­sión des­hi­zo el su­pues­to co­yun­tu­ral. Bien, pe­ro aho­ra to­ca elu­dir el ries­go de un es­tan­ca­mien­to se­cu­lar por la deu­da

Una cues­tión cla­ve que­da sin re­sol­ver en Es­pa­ña: có­mo va a ase­gu­rar en el fu­tu­ro el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co y del em­pleo mien­tras re­du­ce una deu­da cer­ca­na al 100% del PIB. ¿Qué ca­len­da­rio se pue­de pre­ver pa­ra aca­bar con esa lo­sa que te­ta­ni­za su ac­ti­vi­dad? El plan de Es­ta­bi­li­dad 2014-2017 pre­sen­ta­do por el Go­bierno no ha ter­mi­na­do de con­ven­cer a los mer­ca­dos, aun cuan­do a cor­to pla­zo le mues­tren su apo­yo, co­mo Bru­se­las, la OC­DE o el FMI.

Hay en es­tos momentos un gran de­ba­te abier­to por Larry Sum­mers, que fue se­cre­ta­rio del Te­so­ro con Clin­ton y miem­bro del equi­po de Oba­ma, quien le que­rría hoy al fren­te de la Reserva Fe­de­ral. Pa­ra es­te aca­dé­mi­co, ex­cep­to tres paí­ses (EE.UU., Ale­ma­nia y Sue­cia) las eco­no­mías avan­za­das es­tán con­de­na­das a su­frir un es­tan­ca­mien­to se­cu­lar de- bi­do a no te­ner un cre­ci­mien­to su­fi­cien­te pa­ra so­por­tar la mon­ta­ña de deu­da que pe­sa so­bre ellas.

En es­te sen­ti­do, la pre­vi­sión del Go­bierno de que en el 2016 ob­ten­drá un su­pe­rá­vit pri­ma­rio (di­fe­ren­cia en­tre in­gre­sos y gas­tos pú­bli­cos sin con­tar los in­tere­ses de la deu­da) es muy im­por­tan­te, ya que re­pre­sen­ta el pun­to de es­ta­bi­li­dad y de par­ti­da pa­ra la re­duc­ción de la deu­da. El mer­ca­do la res­pal­da. Pe­ro a par­tir del 2017, que es cuan­do ha­bría que em­pe­zar a ba­jar la mon­ta­ña, el con­sen­so y la con­fian­za se pier­den.

Pa­ra An­to­nio Gar­cía Pas­cual, eco­no­mis­ta je­fe pa­ra Eu­ro­pa de Bar­clays y que fue de los pri­me­ros en va­ti­ci­nar el su­pe­rá­vit pri­ma­rio del 2016, “Es­pa­ña po­si­ble­men­te es­té en el sen­de­ro de es­ta­bi­li­zar, pe­ro no de re­du­cir el binomio deu­da/PIB”. Se­gún co­men­ta, “nues­tra pre­vi­sión es que en el 2030 Es­pa­ña to­da­vía ten­drá una deu­da cer­ca­na al 100% del PIB”.

Si Larry Sum­mers ba­sa sus os­cu­ros pro­nós­ti­cos en la de­bi­li­dad de la ofer­ta y la de­man­da glo­ba­les, en el ca­so de Es­pa­ña es la con­fu­sa eva­lua­ción de la deu­da fu­tu­ra y el inacla­ra­do mo­de­lo de cre­ci­mien­to lo que siem­bra du­das.

Se­gún Gar­cía Pas­cual, “el Go­bierno qui­zá pe­ca de op­ti­mis­mo cuan­do es­ti­ma un cre­ci­mien­to del 3% en el 2017. Una ta­sa de pa- ro per­sis­ten­te­men­te al­ta, una des­fa­vo­ra­ble di­ná­mi­ca de la po­bla­ción y una ele­va­da ta­sa de deu­da pú­bli­ca y pri­va­da se­rán fac­to­res que obs­ta­cu­li­cen el po­ten­cial de cre­ci­mien­to, y por es­tas ra­zo­nes es pro­ba­ble que se si­túe por de­ba­jo del 2% an­tes que por en­ci­ma”.

Tam­bién es cier­to que hay otros fac­to­res que con­cu­rren en el cre­ci­mien­to apar­te del cua­dro de man­dos del Go­bierno, co­mo la evo­lu­ción y cam­bio de la eco­no­mía. Aho­ra mis­mo, el dri­ver o guía del cre­ci­mien­to son las ex­por­ta­cio­nes, las cua­les ya es­tán vehi­cu­lan­do el trán­si­to ha­cia la nue­va eco­no­mía. Co­mo di­ce el eco­no­mis­ta Án­gel Her­mo­si­lla, “es­tán in­cor­po­ran­do los ele­men­tos de la nue­va re­vo­lu­ción in­dus­trial. Las ele­va­das ex­por­ta­cio­nes de bie­nes de equi­po y ma­qui­na­ria es­tán apli­can­do la fo­tó­ni­ca, la na­no­tec­no­lo­gía, los ma­te­ria­les avan­za­dos, la eléc­tró­ni­ca y la in­for­má­ti­ca. El nue­vo mo­de­lo de cre­ci­mien­to no es­tá he­cho, pe­ro sí en curso, no par­ti­mos de ce­ro”.

Es el cre­ci­mien­to, abrir nue­vas ven­ta­nas de ac­ti­vi­dad, la cla­ve, por­que sin él la car­ga de la deu­da obli­ga­ría a su­bir im­pues­tos pa­ra fi­nan­ciar el Es­ta­do de Bie­nes­tar. Pa­ra Gar­cía Pas­cual, “ha­cen fal­ta más re­for­mas. En ma­te­ria fis­cal, las recomendaciones de los ex­per­tos pa­ra me­jo­rar la re­cau­da­ción fis­cal, in­clu­yen­do una ba­ja­da en las co­ti­za­cio­nes so­cia­les y una subida en los im­pues­tos in­di­rec­tos, son esen­cia­les, así co­mo la eli­mi­na­ción de la dua­li­dad en­tre fi­jos y tem­po­ra­les en el mer­ca­do de tra­ba­jo”. En su opi­nión, Es­pa­ña de­be ha­cer­se atrac­ti­va a la in­ver­sión ex­te­rior y así ob­te­ner el capital su­fi­cien­te pa­ra desapa­lan­car­se. “Ne­ce­si­ta pa­re­cer­se más a Ir­lan­da”, afir­ma.

Ahí es­tá el quid. En el di­na­mis­mo, en no pa­rar. En el cua­dro eco­nó­mi­co fu­tu­ro, el Go­bierno pin­ta una ma­yor con­tri­bu­ción de la de­man­da in­ter­na, con un sal­to en la cons­truc­ción. Es­pa­ña sa­le siem­pre así de las cri­sis. Por tan­to, es al­go nor­mal mien­tras no en­tra­ñe la ten­ta­ción de vol­ver al mo­de­lo de la dé­ca­da de los dos mil. Ries­go, ojo, que ya de­tec­ta el mer­ca­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.