La re­for­ma tri­bu­ta­ria de Ba­che­let

La pre­si­den­ta chi­le­na cum­ple su pro­me­sa pe­se a las que­jas de la de­re­cha li­be­ral y la gran em­pre­sa

La Vanguardia - Dinero - - INTERNACIONAL - RO­BERT MUR BUENOS AIRES

La re­for­ma tri­bu­ta­ria que im­pul­sa Mi­che­lle Ba­che­let en Chi­le es una de sus pro­me­sas em­ble­má­ti­cas. La man­da­ta­ria no per­dió un mi­nu­to des­de que lle­gó al po­der el 11 de mar­zo y dos se­ma­nas des­pués en­vió el pro­yec­to de ley al Con­gre­so, don­de tie­ne ma­yo­ría. A fal­ta del Se­na­do, la re­for­ma fis­cal fue apro­ba­da es­ta se­ma­na por la cá­ma­ra ba­ja, en me­dio de una du­ra cam­pa­ña con­tra­ria de la de­re­cha y los gran­des em­pre­sa­rios, a quie­nes apun­ta la ley.

El sis­te­ma ac­tual da­ta de la dic­ta­du­ra de Pi­no­chet y fue idea­do por los mis­mos Chica­go boys que pla­ni­fi­ca­ron la eco­no­mía chi­le­na, sen­tan­do las ba­ses de un mo­de­lo li­be­ral de cre­ci­mien­to sin ape­nas com­po­nen­te so­cial, que ha aca­ba­do por con­ver­tir al país en uno de los más de­sigua­les de La­ti­noa­mé­ri­ca.

Aho­ra el ti­po im­po­si­ti­vo má­xi­mo es el 40%, lo que en teo­ría de­be­ría pa­gar un mi­llo­na­rio o due­ño de una gran em­pre­sa. Sin em­bar­go, en la prác­ti­ca, es­tos ape­nas tri­bu­tan un 20% de su ren­ta –el im­pues­to a cuen­ta– gra­cias al Fon­do de Uti­li­da­des Tri­bu­ta­bles (FUT).

Crea­do en 1984 pa­ra fa­vo­re­cer el fi­nan­cia­mien­to de las com­pa­ñías chi­le­nas cuan­do no te­nían fa­ci­li­dad de ac­ce­der al mer­ca­do de ca­pi­ta­les, el FUT se con­vir­tió en una ca­ja don­de se po­dían de­po­si­tar los be­ne­fi­cios sin tri­bu­tar por ellos mien­tras no fue­sen re­ti­ra­dos.

El me­ca­nis­mo aca­bó per­vir­tién­do­se y fa­vo­re­cien­do la eva­sión, ya que des­de en­ton­ces só­lo el 10% de las em­pre­sas re­ti­ró dividendos mien­tras que bue­na par­te de los be­ne­fi­cios se rein­ver­tían en for­ma de pro­pie­da­des y bie­nes de con­su­mo pa­ra uso par­ti­cu­lar de sus so­cios. Des­de su crea­ción, el FUT acu­mu­ló 217.000 mi­llo­nes de eu­ros y el Es­ta­do de­jó de in­gre­sar el 20% (43.000 mi­llo­nes) que le hu­bie­ra co­rres­pon­di­do.

El pro­yec­to de Ba­che­let eli­mi­na el FUT, por lo que to­dos los be­ne­fi­cios tri­bu­ta­rán y no só­lo cuan­do se re­ti­ren; au­men­ta un 5% el im­pues­to a cuen­ta, que se­rá del 25%; y co­mo con­ce­sión re­ba­ja el ti­po má­xi­mo al 35%. Ade­más, su apli­ca­ción se­rá pro­por­cio­nal y no en­tra­rá ple­na­men­te en vi­gor has­ta el 2017.

“Pa­gan más im­pues­tos aque­llos que ga­nan más di­ne­ro”, di­jo la pre­si­den­ta al pre­sen­tar la re­for­ma y ex­pli­có que su ob­je­ti­vo es “avan­zar en equi­dad, me­jo­ran­do la dis­tri­bu­ción del in­gre­so”. Con la re­for­ma, el go­bierno de cen­troiz­quier­da pre­ten­de re­cau­dar cer­ca de 6.000 mi­llo­nes de eu­ros adi­cio­na­les, que ser­vi­rían pa­ra fi­nan­ciar la tan re­cla­ma­da gra­tui­dad de la edu­ca­ción, otro de los com­pro­mi­sos es­tre­lla de Ba­che­let.

“Aho­ra el 1% más ri­co se lle­va el 31% del in­gre­so na­cio­nal, es ver­gon­zo­so”, in­di­ca a La Van­guar­dia des­de EE.UU. Ra­món E. Ló­pez, pro­fe­sor de Eco­no­mía de las uni­ver­si­da­des de Mary­land y de Chi­le, que ela­bo­ró uno de los es­tu­dios usa­dos por el go­bierno pa­ra eli­mi­nar el FUT. “Des­pués de la re­for­ma se van a lle­var el

La re­for­ma fis­cal pre­ten­de re­dis­tri­buir el in­gre­so en uno de los paí­ses con ma­yor iniqui­dad

28% de los in­gre­sos, que si­gue sien­do es­can­da­lo­so”, con­ti­núa. “El sis­te­ma tri­bu­ta­rio be­ne­fi­cia a una éli­te em­pre­sa­rial”, aña­de Ló­pez, que ca­li­fi­ca la re­for­ma de “muy mo­de­ra­da” y cri­ti­ca que el Es­ta­do nun­ca co­bra­rá por los im­pues­tos del FUT. “Es un re­ga­lo”, con­clu­ye el eco­no­mis­ta.

Com­pa­ra­do con la ma­yo­ría de paí­ses desa­rro­lla­dos, que la per­so­na más ri­ca de Chi­le pa­gue co­mo mu­cho un 35% de sus in­gre­sos no pa­re­ce mal ne­go­cio. Sin em­bar­go, y pe­se al con­sen­so so­cial, los gran­des em­pre­sa­rios han pues­to el gri­to en el cie­lo. La re­for­ma fue una pro­pues­ta cla­ra du­ran­te la cam­pa­ña de Ba­che­let, que ga­nó cla­ra­men­te las elec­cio­nes con el 62% de los vo­tos.

El think tank neo­li­be­ral Li­ber­tad y Desa­rro­llo se opo­ne. Una de sus eco­no­mis­tas, Ce­ci­lia Ci­fuen­tes, ad­vier­te a La Van­guar­dia des­de San­tia­go que la ley “des­in­cen­ti­va el aho­rro, y si cae el aho­rro, cae el cre­ci­mien­to”. Ci­fuen­tes agre­ga que “no va a me­jo­rar el em­pleo” y, por tan­to, tam­po­co la equi­dad. Y man­tie­ne que pues­to que el 15% de los fon­dos de pen­sio­nes –el sis­te­ma es to­tal­men­te pri­va­do, aun­que Ba­che­let quie­re crear una ges­to­ra pú­bli­ca– tie­nen ac­cio­nes chi­le­nas, cal­cu­la que “los pen­sio­nis­tas re­ci­bi­rán en­tre un 5% y un 6% me­nos por­que las em­pre­sas re­par­ti­rán me­nos dividendos”.

Ade­más, aun­que el go­bierno lo nie­ga e in­sis­te en que los cambios só­lo afec­ta­rán al 5% de las em­pre­sas –las más gran­des–, los de­trac­to­res del pro­yec­to sos­tie­nen que las pi­mes sal­drán per­ju­di­ca­das.

CLAU­DIO RE­YES/AFP

La pre­si­den­ta de Chi­le Mi­che­lle Ba­che­let en una con­fe­ren­cia de pren­sa en la que ha­bló de la re­for­ma fis­cal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.