En bus­ca del em­pleo per­di­do

Mer­ca­der re­tra­ta los pro­ble­mas de dua­li­dad y for­ma­ción del mer­ca­do la­bo­ral español

La Vanguardia - Dinero - - LIBROS - Jus­to Ba­rran­co

Du­ran­te la gran re­ce­sión mu­chas eco­no­mías oc­ci­den­ta­les han su­fri­do per­tur­ba­cio­nes de to­do ti­po, pe­ro en Es­pa­ña el he­cho di­fe­ren­cial más ob­vio es una des­truc­ción de em­pleo mu­cho más in­ten­sa que en los paí­ses de su en­torno, aun­que su­frie­ran bur­bu­jas in­mo­bi­lia­rias. Si Es­pa­ña ha­bía si­do el mo­tor de la crea­ción de em­pleo en la UE has­ta 2007 –aun­que fue­ra de muy ba­ja ca­li­dad–, en los úl­ti­mos años ha si­do el ar­tí­fi­ce de su ma­yor des­truc­ción. Aun­que la cri­sis, afir­ma el au­tor de Se bus­ca... El mer­ca­do de tra­ba­jo en Es­pa­ña, el ca­te­drá­ti­co de De­re­cho del Tra­ba­jo de la Car­los III de Ma­drid Je­sús R. Mer­ca­der, só­lo ha pues­to de re­lie­ve pro­ble­mas es­truc­tu­ra­les.

Tra­di­cio­nal­men­te, re­cuer­da, el sis­te­ma pro­duc­ti­vo español se ha ca­rac­te­ri­za­do por una li­mi­ta­da ca­pa­ci­dad pa­ra crear em­pleo de­bi­do a su es­truc­tu­ra y al mar­co re­gu­la­to­rio. Una eco­no­mía ba­sa­da en la cons­truc­ción y el tu­ris­mo re­fle­ja de ma­ne­ra muy acu­sa­da los cambios de ci­clo. A eso se le ha aña­di­do ri­gi­dez sa­la­rial, ba­ja pro­duc­ti­vi­dad, seg­men­ta­ción del mer­ca­do de tra­ba­jo y el mo­de­lo de ne­go­cia­ción co­lec­ti­va. Amén de otros fac­to­res, co­mo el des­equi­li­brio de las cua­li­fi­ca­cio­nes: los miem­bros de la UE, se­ña­la, tie­nen de me­dia un 23,2% de la po­bla­ción con ni­vel edu­ca­ti­vo bajo, y en Es­pa­ña hay un 42,4%. En cam­bio, en Eu­ro­pa hay un 48,9% de la po­bla­ción en los de­ci­si­vos ni­ve­les edu­ca­ti­vos in­ter­me­dios, y en Es­pa­ña só­lo el 23,1%. No es ex­tra­ño que sea un de­ba­te re­cu­rren­te la ne­ce­si­dad de co­piar el mo­de­lo alemán de for­ma­ción pro­fe­sio­nal dual, que com­bi­na des­de el pri­mer día la ca­pa­ci­dad teó­ri­ca con la for­ma­ción di­rec­ta en un centro de tra­ba­jo. En Ale­ma­nia un 60,5% de la po­bla­ción tie­ne cua­li­fi­ca­cio­nes in­ter­me­dias muy só­li­das y eso man­tie­ne una de las eco­no­mías más po- ten­tes del mun­do. Por aho­ra só­lo 2.100 jó­ve­nes re­ci­ben es­ta for­ma­ción en Es­pa­ña.

Se bus­ca... in­ten­ta re­tra­tar el mer­ca­do la­bo­ral español y, co­mo su si­tua­ción es ca­tas­tró­fi­ca, quie­re pro­vo­car de­ba­te. Por un la­do, rom­pe tó­pi­cos co­mo que el des­em­pleo ju­ve­nil sea anor­mal en Es­pa­ña: es el do­ble que el del res­to de la po­bla­ción, co­mo en to­das par­tes. El pro­ble­ma es el des­em­pleo ge­ne­ral. So­bre to­do, el au­tor ata­ca la ele­va­da ta­sa de tem­po­ra- li­dad en Es­pa­ña, que no se de­be al pe­so de la cons­truc­ción o la hos­te­le­ría: en la agri­cul­tu­ra o la mi­ne­ría tam­bién es mu­cho más ele­va­da que en el res­to de Eu­ro­pa. El pro­ble­ma es la dua­li­dad del mer­ca­do de tra­ba­jo, en el que hay un uso ele­va­dí­si­mo de con­tra­tos tem­po­ra­les que ge­ne­ran em­pleos de po­co va­lor aña­di­do. Y eso se de­be, di­ce, a un mo­de­lo que ha com­bi­na­do una enor­me per­mi­si­vi­dad le­gal en es­te ti­po de con­tra­ta­ción con mu­cha pro­tec- ción a los tra­ba­ja­do­res fi­jos. En­tre los mu­chos pro­ble­mas que eso ori­gi­na, re­cuer­da que las em­pre­sas de al­to cre­ci­mien­to en el mun­do uti­li­zan so­bre to­do con­tra­tos per­ma­nen­tes, lo que cues­tio­na ese mo­de­lo de cre­ci­mien­to.

La fle­xi­se­gu­ri­dad –po­der des­pe­dir fá­cil­men­te, pe­ro con gran pro­tec­ción y for­ma­ción pa­ra los des­em­plea­dos– le ha ido bien a Di­na­mar­ca, pe­ro es di­fí­cil de fi­nan­ciar en un pe­rio­do de ajus­tes. En cuan­to al con­tra­to úni­co pa­ra aca­bar con la dua­li­dad del mer­ca­do, re­em­pla­zan­do la ma­ra­ña de con­tra­tos tem­po­ra­les e in­de­fi­ni­dos por uno úni­co pa­ra to­das las nue­vas con­tra­ta­cio­nes –con in­dem­ni­za­ción por des­pi­do sua­ve­men­te cre­cien­te con la an­ti­güe­dad–, cree que po­dría ayu­dar a re­sol­ver la gra­ve desigualdad de opor­tu­ni­da­des de jó­ve­nes, mu­je­res e in­mi­gran­tes, los más afec­ta­dos por la ex­ce­si­va ro­ta­ción la­bo­ral. Con­tri­bui­ría a la es­ta­bi­li­dad la­bo­ral y a una ma­yor pro­tec­ción por des­em­pleo y ma­yo­res in­dem­ni­za­cio­nes pa­ra los aho­ra tem­po­ra­les. Pe­ro, di­ce, pa­sar de la ma­ra­ña con­trac­tual ac­tual al otro ex­tre­mo es un cam­bio tan drás­ti­co que de­be­ría im­plan­tar­se de for­ma gra­dual y con am­plio con­sen­so, que no exis­te. Ade­más, mu­chos sec­to­res ne­ce­si­tan tra­ba­jos tem­po­ra­les pa­ra fun­cio­nar. Por úl­ti­mo, no hay ex­pe­rien­cias com­pa­ra­bles en paí­ses si­mi­la­res a Es­pa­ña, aun­que, con­clu­ye, tam­po­co su si­tua­ción ac­tual es com­pa­ra­ble a nin­gún otro país.

MARC ARIAS /AR­CHI­VO

Unos alum­nos apren­den en Seat den­tro de un pro­gra­ma de for­ma­ción pro­fe­sio­nal dual

SE BUS­CA... EL MER­CA­DO DE TRA­BA­JO EN ES­PA­ÑA Je­sús R. Mer­ca­der

De­ba­te. Pre­cio: 15,90 €; e-book, 9,99 €

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.