Ma­le­tas con des­tino na­cio­nal

Au­men­ta li­ge­ra­men­te la mo­vi­li­dad de tra­ba­ja­do­res que se des­pla­zan a otras pro­vin­cias

La Vanguardia - Dinero - - EMPLEO - Nuria Pe­láez

Adi­fe­ren­cia de otros paí­ses, don­de la mo­vi­li­dad geo­grá­fi­ca for­ma par­te ha­bi­tual de la ca­rre­ra pro­fe­sio­nal, los es­pa­ño­les nun­ca han si­do de­ma­sia­do par­ti­da­rios de ha­cer las ma­le­tas pa­ra tra­ba­jar le­jos de ca­sa, ni si­quie­ra en otras pro­vin­cias o co­mu­ni­da­des au­tó­no­mas. Pe­ro la cri­sis pa­re­ce ha­ber em­pe­za­do a mo­di­fi­car es­ta ten­den­cia. Los da­tos del Ser­vi­cio Pú­bli­co de Em­pleo Es­ta­tal (SEPE) de­mues­tran un li­ge­rí­si­mo au­men­to de los con­tra­tos que im­pli­can mo­vi­li­dad in­ter­pro­vin­cial, es de­cir, el do­mi­ci­lio del tra­ba­ja­dor y su lu­gar de tra­ba­jo se en­cuen­tren en di­fe­ren­tes re­gio­nes, in­de­pen­dien­te­men­te de que el des­pla­za­mien­to del pro­fe­sio­nal sea dia­rio, tem­po­ral o de ma­ne­ra per­ma­nen­te. Así, de los 14.782.687 con­tra­tos ge­ne­ra­dos en Es­pa­ña el año pa­sa­do, 1.846.026 (el 12,49% del to­tal) im­pli­ca­ron pro­ce­sos de mi­gra­ción de una pro­vin­cia a otra, fren­te a los 1.641.135 del 2012 (11,56% del to­tal de con­tra­tos fir­ma­dos).

Se­gún la Guía del Mer­ca­do La­bo­ral 2014 de la fir­ma de se­lec­ción Hays, el 68% de los es­pa­ño­les –tan­to los des­em­plea­dos co­mo los que tie­nen em­pleo- ase­gu­ran que es­ta­rían dis­pues­tos a tra­ba­jar en el ex­tran­je­ro y has­ta un 87% se mues­tra dis­pues­to a cam­biar de ciu­dad o re­gión den­tro de Es­pa­ña si la opor­tu­ni­dad pro­fe­sio­nal va­le la pe­na. El por­cen­ta­je ha ido cre­cien­do de for­ma pro­gre­si­va des­de el ini­cio de la cri­sis, prin­ci­pal­men­te por la di­fi­cul­tad que en­cuen­tran mu­chos des­em­plea­dos pa­ra en­con­trar tra­ba­jo re­la­cio­na­do con su for­ma­ción en sus zo­nas de ori­gen: de ahí que, se­gún da­tos de Rands­tad, los más abier­tos al tras­la­do se­rían los pro­fe­sio­na­les con es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, se­gui­dos de aque­llos con For­ma­ción Pro­fe­sio­nal. Otro fac­tor que ex­pli­ca el au­men­to de la mo­vi­li­dad se­ría un po­si­ble cam­bio de men­ta­li­dad que mu­chos ex­per­tos lle­van años reivin­di­can­do y que po­dría es­tar em­pe­zan­do a pro­du­cir­se, aun­que a mar­chas for­za­das. “A me­nu­do la mo­vi­li­dad es más teó­ri­ca que real -acla­ra Sal­va­dor Si­cart, di­rec­tor de Hays-: En las en­tre­vis­tas pre­li­mi­na­res mu­chos can­di­da­tos di­cen que es­tán dis­pues­tos a tras­la­dar­se a otra co­mu­ni­dad au­tó­no­ma pe­ro, cuan­do les lla­mas pa­ra ofre­cer­les una pro­pues­ta en fir­me, aca­ban re­cha­zán­do­lo por mo­ti­vos fa­mi­lia­res”.

Luis Pé­rez, di­rec­tor de Re­la­cio­nes Ins­ti­tu­cio­na­les de Rands­tad, con­si­de­ra que em­pie- za a apre­ciar­se “un cam­bio de va­lo­res” en los can­di­da­tos, que “es­tán re­du­cien­do sus há­bi­tos de con­su­mo” y pue­den plan­tear­se “des­pla­zar­se a zo­nas con ta­sas de des­em­pleo ba­jas don­de pue­dan en­con­trar un buen equi­li­brio en­tre los in­gre­sos y el cos­te de vi­da”, co­mo Na­va­rra o Ba­lea­res.

Sin em­bar­go, Ma­drid y Ca­ta­lun­ya si­guen sien­do los des­ti­nos es­tre­lla. Se­gún un re­cien­te es­tu­dio de Rands­tad, en 2013 se fir­ma­ron en Ca­ta­lun­ya 250.229 con­tra­tos de tra­ba­jo a per­so­nas pro­ce­den­tes de pro­vin­cias de otras zo­nas es­pa­ño­las, mien­tras que 220.938 ca­ta­la­nes fir­ma­ron con­tra­tos fue­ra de Ca­ta­lun­ya. En el ex­tre­mo opues­to –las zo­nas con sal­do ne­ga­ti­vo, es de­cir, don­de hay más pro­fe­sio­na­les que se mar­chan a tra­ba­jar a otras pro­vin­cias que per­so­nas que en­tran- se si­túan An­da­lu­cía, Cas­ti­lla y León,y Cas­ti­lla-La Man­cha. Ca­ta­lun­ya y Ma­drid son los des­ti­nos pre­fe­ri­dos no só­lo por la ma­yor con­cen­tra- ción de em­pre­sas y opor­tu­ni­da­des sino tam­bién por los sa­la­rios. La Guía del Mer­ca­do La­bo­ral 2014 de Hays, que ofre­ce in­for­ma­ción so­bre los sa­la­rios me­dios pa­ra ca­da per­fil en cin­co ciu­da­des (Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Bil­bao, Va­len­cia y Sevilla) de­mues­tra que Ma­drid y Bar­ce­lo­na son las ciu­da­des don­de me­jor se pa­ga un mis­mo per­fil, es­pe­cial­men­te en aque­llos de ma­yor cua­li­fi­ca­ción. Por ejem­plo, pa­ra una po­si­ción de Pro­ject Ma­na­ger de cons­truc­ción con más de diez años de ex­pe­rien­cia el sa­la­rio pue­de al­can­zar los 75.000 eu­ros en Bar­ce­lo­na y Ma­drid, fren­te a los 55.000 que se pa­ga­rían por la mis­ma po­si­ción ubi­ca­da en Bil­bao, Sevilla o Va­len­cia. Las bre­chas sa­la­ria­les con el res­to de ciu­da­des se re­du­cen a me­di­da que ba­ja la ca­te­go­ría del per­fil so­li­ci­ta­do.

El per­fil pro­fe­sio­nal tam­bién mar­ca el des­tino pre­di­lec­to de los tra­ba­ja­do­res via­je­ros. “Los pro­fe­sio­na­les am­bi­cio­sos sa­ben que en Ma­drid y Bar­ce­lo­na se con­cen­tran las fir­mas in­ter­na­cio­na­les, in­ge­nie­rías y em­pre­sas de ser­vi­cios y que por tan­to ahí tie­nen más pro­ba­bi­li­da­des de desa­rro­llar una ca­rre­ra de éxi­to, pe­ro se­gu­ra­men­te un fi­nan­cie­ro pre­fe­ri­rá Ma­drid pro la abun­dan­cia de fir­mas del sec­tor y un per­fil tec­no­ló­gi­co sa­be que en Bar­ce­lo­na es­tá la me­ca de su sec­tor”, des­ta­ca Sal­va­dor Si­cart, de Hays.

GETTY IMAGES/CUL­TU­RA RF/ Echo

Ca­ta­lun­ya y Ma­drid son los des­ti­nos pre­fe­ri­dos por los pro­fe­sio­na­les que de­ci­den acep­tar un em­pleo en otra zo­na de Es­pa­ña

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.