El al­to pre­cio de la es­ta­bi­li­dad

La Vanguardia - Dinero - - EL ULTIMO TOQUE -

Ape­sar del vo­to de cas­ti­go y de la irre­sis­ti­ble as­cen­sión de los par­ti­dos al­ter­na­ti­vos, el bi­par­ti­dis­mo im­per­fec­to se man­ten­drá en to­da Eu­ro­pa, in­clui­da Es­pa­ña. Los úl­ti­mos son­deos de opi­nión se­ña­lan que el PP y el PSOE re­cu­pe­ran po­si­cio­nes en la me­di­da que el día de las elec­cio­nes se acer­ca (el 25 de ma­yo). El ma­pa político muy pro­ba­ble­men­te se man­ten­drá en la pró­xi­ma le­gis­la­tu­ra, ex­cep­tuan­do que el par­ti­do bi­sa­gra ya no se­rá CiU sino la UP­yD, que li­de­ra Ro­sa Díez.

Es­te pa­re­ce el re­sul­ta­do más pro­ba­ble que sal­drá de las ur­nas el pró­xi­mo 25 de ma­yo. La apues­ta de Ar­tur Mas por la in­de­pen­den­cia le in­va­li­da de fac­to pa­ra se­guir ejer­cien­do de ár­bi­tro. Nin­gún par­ti­do de ám­bi­to na­cio­nal pac­ta­rá con CiU, co­mo en su día hi­cie­ron Adol­fo Suá­rez, Fe­li­pe Gon­zá­lez o Jo­sé Ma­ría Aznar. Es­ta es la ra­zón de fon­do de la pro­pues­ta del ex-pre­si­den­te Gon­zá­lez de ha­cer una Gran Coa­li­ción en el ca­so de que fue­ra ne­ce­sa­rio. El men­sa­je es cla­ro: no se pue­de con­tar con el na­cio­na­lis­mo pe­ri­fé­ri­co pa­ra go­ber­nar Es­pa­ña.

El PNV nun­ca tu­vo vo­ca­ción de par­ti­do bi­sa­gra y ERC ha de­ja­do tan mal sa­bor de bo­ca que nun­ca más vol­ve­rán a con­tar con él. Se ne­ce­si­ta­ba que al­guien hi­cie­ra de fiel en la ba­lan­za y ga­ran­ti­za­se la go­ber­na­bi­li­dad y a eso ha ju­ga­do Ro­sa Díez con su Unión Pro­gre­so y De­mo­cra­cia (UP­yD). De ahí el apo­yo que es­tá re­ci­bien­do no só­lo de los ciu­da­da­nos sino tam­bién de los lla­ma­dos po­de­res fác­ti­cos.

La Iz­quier­da Uni­da de Ca­yo La­ra, el Vox de Ale­jo Vidal Qua­dras, o Ciu­ta­dans de Al­bert Ri­ve­ra pa­re­cen gru­pos más di­ri­gi­dos a re­co­ger el vo­to de los ca­brea­dos que a cons­ti­tuir­se en fuer­zas po­lí­ti­cas con vo­ca­ción de go­bierno. Es­ta es la ra­zón por la que no tie­nen una ba­se elec­to­ral só­li­da ni es­ta­ble. Con la ex­cep­ción de IU, que co­bi­ja a los an­ti­guos vo­tan­tes del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y cu­yos re­sul­ta­dos de­pen­den de la de­bi­li­dad o for­ta­le­za que en ca­da mo­men­to ten­ga el PSOE, el res­to no pa­sa de ser fuer­zas mar­gi­na­les con po­cas po­si­bi­li­da­des de ha­cer­se un hue­co en el ma­pa político español.

EL PLUS DE LA ES­TA­BI­LI­DAD PO­LÍ­TI­CA

El mo­ti­vo por el que el bi­par­ti­dis­mo im­per­fec­to es­tá mos­tran­do ma­yor for­ta­le­za de la que se po­dría pen­sar tras los la­ce­ran­tes ca­sos de co­rrup­ción que afec­ta a los gran­des par­ti­dos es el plus que dan los ciu­da­da­nos a la es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca co­mo ba­se del pro­gre­so eco­nó­mi­co. Quien más o quien me­nos in­tu­ye que un ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra que Es­pa­ña ha­ya de­ja­do atrás la re­ce­sión eco­nó­mi­ca ha si­do que Ma­riano Ra­joy tu­vo una ma­yo­ría po­lí­ti­ca aplas­tan­te. Eso le ha per­mi­ti­do ha­cer un ajus­te y adop­tar me­di­das tan im­po­pu­la­res que de no ha­ber te­ni­do tan am­plio res­pal­do en vo­tos ha­brían si­do im­pen­sa­bles.

Al­go si­mi­lar ocu­rrió con Fe­li­pe Gon­zá­lez en 1982, cuan­do los elec­to­res le die­ron la ma­yo­ría ab­so­lu­ta –que man­tu­vo, no hay que ol­vi­dar­lo, du­ran­te tres le­gis­la­tu­ras se­gui­das–. Con Ma­riano Ra­joy pue­de pa­sar al­go pa­re­ci­do. Cuan­do uno es­cu­cha aten­ta­men­te a la lla­ma­da ma­yo­ría ab­so­lu­ta, lo que es­cu­cha es “el PP es el úni­co que nos pue­de sa­car las cas­ta­ñas del fue­go y de he­cho ya nos las es­tá sa­can­do”.

Esa in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va, que siem­pre se ha ma­ni­fes­ta­do en to­das las con­sul­tas po­pu­la­res des­de la muer­te del ge­ne­ral Fran­co, pre­vi­si­ble­men­te vol­ve­rá a ac­tuar cuan­do den­tro de die­ci­ocho me­ses se con­vo­quen las elec­cio­nes ge­ne­ra­les. La fal­ta de al­ter­na­ti­va al Go­bierno español por par­te del PSOE es la me­jor ar­ma elec­to­ral que se le pue­de dar al Par­ti­do Po­pu­lar.

El pro­ble­ma es­tá en el pre­cio que es­tán dis­pues­tos a pa­gar los ciu­da­da­nos por ga­ran­ti­zar la es­ta­bi­li­dad. El pro­fe­sor Tierno Gal­ván me co­men­tó en cier­ta oca­sión que la gen­te es­tá dis­pues­ta a mi­rar pa­ra otra par­te o in­clu­so a vo­tar con la na­riz ta­pa­da mien­tras sus di­ri­gen­tes les “sa­ca­ran las cas­ta­ñas del fue­go”. El pro­ble­ma es cuan­do no se las sa­cas o cuan­do la co­rrup­ción al­can­za un lí­mi­te in­so­por­ta­ble. En­ton­ces es cuan­do se pro­du­cen los cambios. Ese mo­men­to aún no ha lle­ga­do, aun­que el pre­cio pa­ra que nos sa­quen las cas­ta­ñas del fue­go em­pie­za a ser de­ma­sia­do ele­va­do.

La gen­te es­tá dis­pues­ta a mi­rar pa­ra otra par­te o a vo­tar con la na­riz ta­pa­da mien­tras sus di­ri­gen­tes les sa­quen las cas­ta­ñas del fue­go. El pro­ble­ma es cuan­do no se las sa­can o cuan­do la co­rrup­ción al­can­za un lí­mi­te in­so­por­ta­ble. En­ton­ces es cuan­do se pro­du­cen los cambios”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.