La nue­va po­lí­ti­ca re­gio­nal de la UE (y II)

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - Es­cri­to con­jun­ta­men­te con los miem­bros del Con­se­jo Ase­sor de la Fun­da­ció Fac­tor Hu­mà: Sal­va­dor Ale­many, Nú­ria Ba­si, Vic­tò­ria Camps y Manel del Cas­ti­llo

que hay que te­ner en cuen­ta (ni tie­nen por qué ser los más im­por­tan­tes). Que, en eco­no­mía, uno de­be des­con­fiar de cual­quier ex­pli­ca­ción que no en­tien­da, al­go que, des­de lue­go, no ocu­rre con la fí­si­ca. Y, so­bre to­do, que “co­mo los da­tos pu­ra­men­te eco­nó­mi­cos ra­ra vez bas­tan por sí mis­mos pa­ra dar una so­lu­ción com­ple­ta a los pro­ble­mas prác­ti­cos, o bien nues­tra so­lu­ción se­rá in­com­ple­ta, o (…) de­be­rá ver­se com­ple­ta­da por con­si­de­ra­cio­nes ex­tra­ñas a la eco­no­mía”, co­mo es­cri­bió el pa­dre de Key­nes.

Así apren­de uno lo que el mis­mo Key­nes lla­ma­ba el ar­te de la eco­no­mía: en­fren­ta­da a pro­ble­mas reales, la eco­no­mía es co­mo la me­di­ci­na, un ar­te, y sus cul­ti­va­do­res de­ben echar mano de lo que pue­dan pa­ra re­sol­ver sus pro­ble­mas: de la His­to­ria, de las no­ve­las, has­ta de la tan de­ni­gra­da in­tros­pec­ción. Así van aden­trán­do­se en lo que Key­nes, el hi­jo, lla­ma­ba “una asig­na­tu­ra fá­cil, en la que po­cos al­can­zan la ex­ce­len­cia”.

¿Y las tan te­mi­das ma­te­má­ti­cas? Aun­que sir­van de ba­rre­ra de en­tra­da, ese no de­be­ría ser su pa­pel. Las ma­te­má­ti­cas son un len­gua­je pa­ra el que no to­dos tie­nen fa­ci­li­dad y en el que no to­do pue­de ser ex­pre­sa­do. “De­ma­sia­do a me­nu­do he­mos con­ver­ti­do un buen eco­no­mis­ta li­te­ra­rio en un eco­no­mis­ta ma­te­má­ti­co me­dio­cre”, de­cía Sa­muel­son.

En eco­no­mía, uno de­be des­con­fiar de cual­quier ex­pli­ca­ción que no en­tien­da, al­go que, des­de lue­go, no ocu­rre con la fí­si­ca”

más le­jos, en el buen ejem­plo de la or­ga­ni­za­ción que dis­tin­gue ca­da año el pre­mio en ho­me­na­je a Mer­cè Sa­la que con­vo­ca, y ya van seis edi­cio­nes, la Fun­da­ció Fac­tor Hu­mà.

Las em­pre­sas con su pro­pia ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca son el mo­tor de la so­cie­dad. Es, por lo tan­to, su res­pon­sa­bi­li­dad pre­ser­var, pro­mo­ver y for­ta­le­cer el pro­gre­so y el bie­nes­tar de esa so­cie­dad que la aco­ge y que a su vez, es la que le ofre­ce la po­si­bi­li­dad de pros­pe­rar. Es un pro­ce­so que se re­tro­ali­men­ta.

Las em­pre­sas tam­bién jue­gan su pa­pel en el ca­mino de la cons­truc­ción de una so­cie­dad más jus­ta, por una me­jor re­dis­tri­bu­ción de la ri­que­za, en la pro­mo­ción de va­lo­res hu­ma­nis­tas, del ta­len­to, la ex­ce­len­cia, de la éti­ca de las per­so­nas que la in­te­gran… Ese de­be ser, al fin y al ca­bo, su com­pro­mi­so.

Uno de los ob­je­ti­vos de la es­tra­te­gia de es­pe­cia­li­za­ción in­te­li­gen­te RIS3CAT es con­so­li­dar Ca­ta­lun­ya co­mo po­lo eu­ro­peo de co­no­ci­mien­to”

La es­tra­te­gia de es­pe­cia­li­za­ción in­te­li­gen­te de Ca­ta­lun­ya RIS3CAT, apro­ba­da por el Go­vern el mes de fe­bre­ro, re­pre­sen­ta la adap­ta­ción a la reali­dad ca­ta­la­na de la nue­va po­lí­ti­ca re­gio­nal de la Unión Eu­ro­pea que ex­pli­cá­ba­mos en es­tas pá­gi­nas el do­min­go pa­sa­do. Es­ta nue­va es­tra­te­gia de es­pe­cia­li­za­ción de la eco­no­mía ca­ta­la­na se ha de­fi­ni­do si­guien­do los cri­te­rios de la UE, em­pe­zan­do por un aná­li­sis es­tra­té­gi­co que tie­ne por re­sul­ta­do la for­mu­la­ción de cua­tro ob­je­ti­vos:

1. Re­for­zar la com­pe­ti­ti­vi­dad del te­ji­do em­pre­sa­rial ca­ta­lán me­dian­te la me­jo­ra de la efi­cien­cia de los pro­ce­sos pro­duc­ti­vos, la in­ter­na­cio­na­li­za­ción y la reorien­ta­ción de los sec­to­res con­so­li­da­dos ha­cia ac­ti­vi­da­des de más va­lor aña­di­do.

2. Po­ten­ciar nue­vas ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas emer­gen­tes a par­tir de la in­ves­ti­ga­ción y de la in­no­va­ción pa­ra crear y ex­plo­tar nue­vos ni­chos de mer­ca­do.

3. Con­so­li­dar Ca­ta­lun­ya co­mo po­lo eu­ro­peo de co­no­ci­mien­to y co­nec­tar las ca­pa­ci­da­des tec­no­ló­gi­cas con los sec­to­res exis­ten­tes y emer­gen­tes del te­rri­to­rio.

4. Me­jo­rar glo­bal­men­te el sis­te­ma in­no­va­dor ca­ta­lán.

De acuer­do con es­tos ob­je­ti­vos es­tra­té­gi­cos se ha­ce un ejer­ci­cio de es­pe­cia­li­za­ción in­te­li­gen­te

Los pro­yec­tos de es­pe­cia­li­za­ción y com­pe­ti­ti­vi­dad te­rri­to­rial son agen­das que tie­nen la I+D+i co­mo mo­tor de trans­for­ma­ción

( las smart ac­cio­nes spe­cia­li­za­tion) a fi­nan­ciar que por cen­tra los fon­dos cua­tro ejes es­truc­tu­ra­les prio­ri­ta­rios: eu­ro­peos en

1. Se EJE tra­ta 1: ám­bi­tos de re­for­zar sec­to­ria­les sie­te ám­bi­tos lí­der. sec­to­ria­les lí­der en que Ca­ta­lun­ya tie­ne ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas.

2. EJE 2: clús­te­res emer­gen­tes. Im­pul­sar clús­te­res emer­gen­tes a par­tir de la ex­plo­ra­ción de ám­bi­tos nue­vos en los cua­les Ca­ta­lun­ya tie­ne opor­tu­ni­da­des cla­ras.

3. EJE 3: tec­no­lo­gías fa­ci­li­ta­do­ras trans­ver­sa­les. Im­pul­sar tec­no­lo­gías fa­ci­li­ta­do­ras trans­ver­sa­les con ca­pa­ci­dad trans­for­ma­do­ra del te­ji­do em­pre­sa­rial.

4. EJE 4: en­torno de in­no­va­ción. Me­jo­rar el en­torno de in­no­va­ción.

PO­LÍ­TI­CA IN­DUS­TRIAL Pa­ra la apli­ca­ción de la nue­va es­tra­te­gia se pro­po­nen di­fe­ren­tes ins­tru­men­tos de ac­tua­ción, en­tre los que se pue­den des­ta­car por su no­ve­dad uno de ám­bi­to te­rri­to­rial y otro de ám­bi­to sec­to­rial.

Los lla­ma­dos PECT (pro­yec­tos de es­pe­cia­li­za­ción y com­pe­ti­ti­vi­dad te­rri­to­rial) son agen­das te­rri­to­ria­les que tie­nen la I+D+i co­mo mo­tor de trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca. Se con­cre­tan en: la iden­ti­fi­ca­ción de los re­tos es­tra­té­gi­cos de un te­rri­to­rio con­cre­to, la de­fi­ni­ción de una vi­sión de fu­tu­ro com­par­ti­da por los agen­tes del te­rri­to­rio, una apues­ta de es­pe­cia­li­za­ción in­te­li­gen­te ba­sa­da en la I+D+i que en­ca­ja con los ob­je­ti­vos y las prio­ri­da­des de es­pe­cia­li­za­ción te­má­ti­cas de la RIS3CAT y, fi­nal­men­te, un plan de ac­ción. Si una de las con­di­cio­nes de la UE es la ma­sa crí­ti­ca, los te­rri­to­rios con­si­de­ra­dos tie­nen que te­ner una di­men­sión im­por­tan­te que per­mi­ta ac­cio­nes de gran al­can­ce y re­sul­ta­dos sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra la eco­no­mía ca­ta­la­na. Se rom­pe así la ló­gi­ca dis­per­sa que ha si­do la tó­ni­ca de los fon­dos es­truc­tu­ra­les has­ta el año pa­sa­do.

Las co­mu­ni­da­des sec­to­ria­les tie­nen por ob­je­to im­pul­sar la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da en ma­te­ria de in­ves­ti­ga­ción y de in­no­va­ción que con­tri­bu­ya al desa­rro­llo de los ám­bi­tos sec­to­ria­les lí­der de Ca­ta­lun­ya. Es­tas co­mu­ni­da­des in­te­gra­das por los agen­tes re­pre­sen­ta­ti­vos de la in­ves­ti­ga­ción y de la in­no­va­ción en es­tos ám­bi­tos se con­ver­ti­rán en re­fe­ren­tes pa­ra la in­no­va­ción y pa­ra el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co del país.

¿UNA GRAN OPOR­TU­NI­DAD

Quién es aho­ra el agen­te prin­ci­pal de la nue­va po­lí­ti­ca? La res­pues­ta la en­con­tra­mos en la pro­pia Unión Eu­ro­pea cuan­do in­sis­te en el pa­pel de la lla­ma­da cuá­dru­ple hé­li­ce, for­ma­da por Ad­mi­nis­tra­ción, em­pre­sas, uni­ver­si­da­des y so­cie­dad ci­vil.

La Ad­mi­nis­tra­ción es­tá in­te­gra­da por la Ge­ne­ra­li­tat, li­de­ran­do el pro­ce­so, y por la Ad­mi­nis­tra­ción lo­cal, li­de­ran­do y par­ti­ci­pan­do en es­tra­te­gias te­rri­to­ria­les. Por otra par­te, sin em­pre­sas no hay cre­ci­mien­to: de la fle­xi­bi­li­dad en la apli­ca­ción de las nor­mas ad­mi­nis­tra­ti­vas y de la ca­pa­ci­dad de par­ti­ci­pa­ción de em­pre­sas en pro­yec­tos in­no­va­do­res de­pen­de­rá el éxi­to de es­ta nue­va po­lí­ti­ca. El ter­cer pi­lar son las uni­ver­si­da­des y otras en­ti­da­des del co­no­ci­mien­to, so­bre to­do en su fun­ción te­rri­to­rial, lo que al­gu­nos han em­pe­za­do a de­no­mi­nar la cuar­ta mi­sión de la uni­ver­si­dad. Fi­nal­men­te, la so­cie­dad ci­vil or­ga­ni­za­da en en­ti­da­des y or­ga­ni­za­cio­nes co­mo aso­cia­cio­nes y cá­ma­ras de co­mer­cio im­pli­can­do al con­jun­to de la so­cie­dad y, de for­ma es­pe­cial, a las pe­que­ñas em­pre­sas.

El ob­je­ti­vo de las co­mu­ni­da­des sec­to­ria­les es im­pul­sar la co­la­bo­ra­ción pú­bli­co-pri­va­da en ma­te­ria de in­ves­ti­ga­ción

GEM­MA MIRALDA / AR­XIU

El la­bo­ra­to­rio del Centro Tec­no­ló­gi­co Lei­tat en Te­rras­sa (Bar­ce­lo­na)

MI­QUEL BARCELÓ RO­CA DOC­TOR INGENIERO IN­DUS­TRIAL Y PRE­SI­DEN­TE DE INNOPRO CON­SUL­TING

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.