El I+D del agua de Dow Che­mi­cal en Tarragona

Dow Wa­ters & Process So­lu­tions desa­rro­lla la úl­ti­ma tec­no­lo­gía en desa­li­ni­za­ción y de­pu­ra­ción de agua en el centro de in­ves­ti­ga­ción que tie­ne en el po­lí­gono pe­tro­quí­mi­co de Tarragona

La Vanguardia - Dinero - - PORTADA - Sa­ra Sans

Snehal De­sai, di­rec­tor mun­dial de mar­ke­ting y ven­tas de Dow Wa­ters & Process So­lu­tions, ex­pli­ca el I+D rea­li­za­do en Tarragona.

La tec­no­lo­gía de la desa­li­ni­za­do­ra más gran­de que hay en fun­cio­na­mien­to en Es­pa­ña (es­tá en Gran Ca­na­ria y pue­de pro­du­cir 32.000 me­tros cú­bi­cos de agua al día) se ha desa­rro­lla­do en la plan­ta de in­ves­ti­ga­ción que Dow Wa­ters & Process So­lu­tions (DW&PS) tie­ne en el po­lí­gono pe­tro­quí­mi­co de Tarragona. En es­te centro, inau­gu­ra­do en el 2011 (con una in­ver­sión de 15 mi­llo­nes de dó­la­res), se ha desa­rro­lla­do y pro­ba­do la úl­ti­ma tec­no­lo­gía en de­pu­ra­ción de agua y desa­li­ni­za­ción de la mul­ti­na­cio­nal ame­ri­ca­na. Tec­no­lo­gía que lue­go ven­de en to­do el mun­do: Is­rael, Aus­tra­lia, Ara­bia Sau­dí o Chi­le.

El centro es úni­co en el mun­do por­que pue­de abas­te­cer­se de agua de mar, de río y de de­pu­ra­do­ra En Tarragona la em­pre­sa mues­tra sus nue­vos pro­duc­tos a clien­tes de to­do el mun­do

Ade­más del de Tarragona, DW&PS tie­ne otros seis cen­tros de in­ves­ti­ga­ción: En Min­ne­so­ta, Pen­sil­va­nia y Mi­chi­gan (en Es­ta­dos Uni­dos), en Shang­hai y Huz­hou (Chi­na) y en São Pau­lo (Bra­sil). Sin em­bar­go, “el de Tarragona es úni­co en el mun­do por­que aquí nos abas­te­ce­mos de agua del mar, de agua del río Ebro y de agua de la de­pu­ra­do­ra de Vi­la-se­ca. Pro­ba­mos las úl­ti­mas in­no­va­cio­nes tec­no­ló­gi­cas, ve­mos có­mo se com­por­ta el agua y po­de­mos adap­tar nues­tros pro­duc­tos a las ne­ce­si­da­des de cual­quier clien­te”, ex­pli­ca Snehal De­sai, el di­rec­tor glo­bal de mar­ke­ting y ven­tas de DW&PS.

Por es­tas ins­ta­la­cio­nes, de al­go más de 3.000 me­tros cua­dra­dos, se mue­ven ca­da día 10.000 me­tros cú­bi­cos de agua, “con la que po­dría­mos abas­te­cer a una ciu­dad de unas 100.000 per­so­nas”, acla­ra De­sai. Pe­ro el ob­je­ti­vo no es pro­du­cir sino eco­no­mi­zar. Me­jo­rar ren­ta­bi­li­dad re­du­cien­do el con­su­mo de ener­gía de las plan­tas desa­li­ni­za­do­ras y de­pu­ra­do­ras y a la vez, me­jo­rar la ca­li­dad del agua re­sul­tan­te.

Por la plan­ta de Tarragona pa­san cien­tos de vi­si­tan­tes de to­do el mun­do ca­da mes. “An­tes, te­nía­mos que lle­var la tec­no­lo­gía has­ta el país de don­de era el clien­te, lo que nos ha­cía per­der mu­cho tiem­po. He­mos re­cor­ta­do el pe­rio­do de co­mer­cia­li­za­ción en 18 me­ses”, ase­gu­ra De­sai.

En es­te centro de in­ves­ti­ga­ción tra­ba­ja un equi­po es­ta­ble de 40 per­so­nas más los es­pe­cia­lis­tas que vie­nen de otras plan­tas de la mul­ti­na­cio­nal pa­ra tra­ba­jar en pro­yec­tos con­cre­tos o pa­ra apren­der un pro­ce­so de­ter­mi­na­do. To­dos los pro­duc­tos desa­rro­lla­dos du­ran­te los úl­ti­mos tres años por DW&PS han pa­sa­do, en al­gu­na u otra fa­se por Tarragona, aun­que se cons­tru­yen en otras plan­tas de la em­pre­sa, pe­ro no en es­te po­lí­gono.

“Du­ran­te los úl­ti­mos años es- te sec­tor ha evo­lu­cio­na­do mu­chí­si­mo”, in­sis­te De­sai. En Tarragona se tra­ba­ja en el desa­rro­llo de tres tec­no­lo­gías dis­tin­tas: ósmosis in­ver­sa (con pre­sión se se­pa­ra la sal del agua), ul­tra­fil­tra­ción (unas fi­bras quí­mi­cas con po­ros mi­cros­có­pi­cos se­pa­ran las im­pu­re­zas del agua has­ta el pun­to de ais­lar in­clu­so vi­rus) y las re­si­nas (que sir­ven pa­ra se­pa­rar com­po- nen­tes de cual­quier lí­qui­do). Y a par­tir de es­tas tec­no­lo­gías se han desa­rro­lla­do seis pro­duc­tos “bá­si­cos” dis­tin­tos. La plan­ta per­mi­te pre­ci­sa­men­te ha­cer prue­bas y tests con to­do ti­po de aguas pa­ra ver có­mo reac­cio­na y adap­tar el pro­duc­to fi­nal, que pue­de ser la tec­no­lo­gía con fil­tro con más ca­pa­ci­dad del mun­do, o uno pa­ra uso do­més­ti­co.

“Aho­ra he­mos lan­za­do un pro­duc­to que apli­ca la ósmosis in­ver­sa pe­ro que nos per­mi­te re­du­cir en un 30% el uso de ener­gía mien­tras la plan­ta es­tá en fun­cio­na­mien­to y ade­más, me­jo­ra en un 40% la ca­li­dad del agua re­sul­tan­te, es­te ha si­do uno de nues­tros me­jo­res avan­ces”, confiesa De­sai. Otro de los “pro­duc­tos es­tre­lla” es el de­no­mi­na­do SEAMAX, una tec­no­lo­gía pa­ra desa­li­ni­zar agua que re­du­ce el uso de ener­gía en­tre un 20 y un 30%. Am­bos pro­duc­tos se es­tán co­mer­cia­li­zan­do tan­to en el Me­di­te­rrá­neo co­mo en la cos­ta aus­tra­lia­na, en Te­xas, en el nor­te de la Chi­na, en In­dia, Áfri­ca o en Ara­bia Sau­dí, “don­de aho­ra em­pie­zan a preo­cu­par­se por el gas­to de ener­gía en el pro­ce­so de desa­li­ni­za­ción del agua del mar y va­lo­ran po­der aho­rrar­se un 70% de la fac­tu­ra ener­gé­ti­ca”, aña­de De­sai.

AR­CHI­VO

Por es­tas ins­ta­la­cio­nes, de al­go más de 3.000 m2 y don­de tra­ba­ja un equi­po es­ta­ble de 40 in­ves­ti­ga­do­res, se mue­ven ca­da día 10.000 me­tros cú­bi­cos de agua

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.