La ‘ban­ca en la som­bra’ ga­na te­rreno

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - RO­BERT TOR­NA­BELL PRO­FE­SOR Y EXDECANO DE ESA­DE BUSINESS SCHOOL

Se­gún un di­cho po­pu­lar, si pa­re­ce un pa­to, na­da co­mo un pa­to y graz­na co­mo un pa­to, en­ton­ces es un pa­to. ¿Pe­ro qué ocu­rre cuan­do una en­ti­dad pa­re­ce un ban­co y ac­túa co­mo un ban­co? Lo más pro­ba­ble es que sea un ban­co en la som­bra. ¿Sig­ni­fi­ca que sus ope­ra­cio­nes es­tán ocul­tas y bor­dean la le­ga­li­dad vi­gen­te? En al­gu­nos ca­sos, pue­de su­ce­der así. Es­te ti­po de ban­co es más fá­cil de­fi­nir­lo por lo que no es. Lo pri­me­ro y más im­por­tan­te, no pue­de re­ci­bir de­pó­si­tos de los aho­rra­do­res o de las em­pre­sas; en Es­pa­ña, por­que no tie­nen fi­cha ban­ca­ria y no son en­ti­da­des de­le­ga­das del Ban­co de Es­pa­ña. Y to­da­vía más im­por­tan­te, si re­ci­bie­ran di­ne­ro de ho­ga­res las cuen­tas de aho­rro no go­za­rían del se­gu­ro de de­pó­si­tos a que tie­nen de­re­cho los de­po­si­tan­tes de un ban­co re­gu­la­do, pa­ra ca­da ti­tu­lar y en can­ti­da­des fi­jas. Y ya de for­ma de­fi­ni­ti­va, na­cie­ron en EE.UU. pa­ra sos­la­yar los con­tro­les, au­di­to­rías y la fis­ca­li­za­ción de las en­ti­da­des de re­gu­la­ción ban­ca­ria.

Lle­van ca­si un cuar­to de si­glo ope­ran­do y fue­ron de­fi­ni­dos por Paul McCu­lley en el 2007, en una reunión del Ban- co de la Reserva Fe­de­ral o ban­co cen­tral de EE.UU.. Se han ex­ten­di­do en to­do el mun­do y su vo­lu­men de ne­go­cio, me­di­do por los prés­ta­mos que con­ce­den, pue­de lle­gar al 50% del sis­te­ma ban­ca­rio de EE.UU. y a por­cen­ta­jes in­fe­rio­res en la zo­na eu­ro, pe­ro ma­yo­res en el Reino Uni­do, por­que la City ya es la capital ban­ca­ria del mun­do. En el sis­te­ma ban­ca­rio español su pre­sen­cia es in­ci­pien­te y de es­ca­sa mag­ni­tud.

Son fi­lia­les de al­gún ban­co ex­tran­je­ro y se de­di­can a pres­tar a los con­su­mi­do­res que desean com­prar, por ejem­plo, un te­le­vi­sor de plas­ma y tie­nen nó­mi­na y un buen historial de cré­di­to. Ob­tie­nen el prés­ta­mo per­so­nal (sin ga­ran­tía real) en po­cos días y lo pa­gan por cuo­tas ra­zo­na­bles y a pla­zos cor­tos. Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas es la agi­li­dad en la con­ce­sión de los prés­ta­mos. Un ban­co español pe­que­ño se aso­ció con un fon­do de capital ries­go ame­ri­cano pa­ra de­ri­var ope­ra­cio­nes de prés­ta­mo al con­su­mo evi­tan­do el ries­go de im­pa­go de las ope­ra­cio­nes, pe­ro dis­fru­tan­do de un mar­gen.

Las opi­nio­nes so­bre esos ban­cos son con­tra­dic­to­rias. Pa­ra el co­mi­sa­rio de Mer­ca­do In­te­rior de la CE, Mi­chel Bar­nier, son en­ti­da­des que de­ben cum­plir las re­gu­la­cio­nes de ca­da ju­ris­dic­ción ban­ca­ria. Preo­cu­pa­dos por el pa­pel que tu­vie­ron en el es­ta­lli­do de la gran cri­sis del 2008 de EE.UU., el G-10 o paí­ses más in­dus­tria­li­za­dos con­fia­ron al en­ton­ces go­ber­na­dor del Ban­co de Ca­na­dá la

Por agra­vio comparativo, la ‘ban­ca en la som­bra’ de­be­ría es­tar so­me­ti­da a los mis­mos re­qui­si­tos que la ban­ca re­gu­la­da

pre­si­den­cia del or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal que de­bía re­gu­lar­los y ase­gu­rar la es­ta­bi­li­dad del sis­te­ma fi­nan­cie­ro y se creó el FSB (por las si­glas en in­glés de Fi­nan­cial Sta­bi­lity Board). Pe­ro pa­ra otros, si la ban­ca en la som­bra flo­re­ce es por­que la ban­ca re­gu­la­da no con­ce­de los prés­ta­mos que ne­ce­si­tan los ho­ga­res y las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas (py­mes), y si es­tas no tie­nen fi­nan­cia­ción se­rá im­po­si­ble crear nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, por­que las gran­des em­pre­sas tien­den a con- cen­trar pro­ce­sos. Es más, el dia­rio The Eco­no­mist, sin de­jar de ad­ver­tir so­bre los ries­gos sis­té­mi­cos de es­te ti­po de ban­cos, su­gi­rió que qui­zás fi­nan­cian­do ope­ra­cio­nes pa­ra cons­truc­ción de bu­ques de car­ga y gran­des in­ver­sio­nes po­drían evi­tar la pró­xi­ma cri­sis y des­ta­ca­ba que las mo­da­li­da­des no de­jan de cre­cer. Y van des­de los fon­dos de capital ries­go (a ve­ces fi­lia­les de com­pa­ñías de se­gu­ros y fon­dos de pen­sio­nes) has­ta la mo­da­li­dad en la que se pres­cin­de de la ban­ca re­gu­la­da. Son los

Una de las cau­sas de la gran cri­sis del 2008 fue que con un dó­lar de capital la ‘ban­ca en la som­bra’ pres­ta­ba 50

prés­ta­mos que se con­ce­den en­tre em­pre­sas o P2P (del in­glés peer­to-peer cre­dit). A cos­tes más ba­jos; pla­zos de ma­yor du­ra­ción y ga­ran­tías más ase­qui­bles.

Exis­te una cues­tión esen­cial: ¿Có­mo se fi­nan­cia la ban­ca en la som­bra pa­ra pres­tar gran­des su­mas, a un cos­te más bajo y con me­nos ga­ran­tías? To­man di­ne­ro en el mer­ca­do mo­ne­ta­rio a cor­to y lo pres­tan a pla­zos tam­bién li­mi­ta­dos. Un gran ban­co fran­cés pac­tó con la ma­yor ase­gu­ra­do­ra del país ve­cino y creó un ban­co en la som­bra. To­dos ga­nan, mien­tras los prés­ta­mos ten­gan buen fin. Por eso el FSB es­ta­ble­ció las re­glas de esos ban­cos opacos: ya que se de­di­can a in­ter­me­diar (ob­te­ner di­ne­ro de aho­rra­do­res y pres­tar­lo a los que lo ne­ce­si­tan), han de evi­tar los ries­gos tí­pi­cos.

TRANS­FOR­MAR PLA­ZOS

En pri­mer lu­gar de­ben te­ner en cuen­ta la trans­for­ma­ción de pla­zos, es de­cir, ob­te­ner fon­dos a cor­to pla­zo pa­ra in­ver­tir en ac­ti­vos a un pla­zo ma­yor; se­gun­do, han de trans­for­mar la li­qui­dez, un procedimiento si­mi­lar al an­te­rior, pues ha­cen uso de pa­si­vos lí­qui­dos pa­ra ven­der al­go con mu­cho ries­go (los prés­ta­mos); en ter­cer lu­gar, de­ben te­ner un capital su­fi­cien­te (un eu­ro por ca­da uno pres­ta­do), y no lle­gar en nin­gún ca­so a lo que fue una de las cau­sas de la gran cri­sis, cuan­do con un dó­lar de capital se pres­ta­ban 50 y, por úl­ti­mo, es ne­ce­sa­rio trans­fe­rir el ries­go de cré­di­to, o co­mo se­ña­la­ba un tra­ba­jo del FMI: “To­mar el ries­go de in­cum­pli­mien­to de deu­dor y trans­fe­rir­lo des­de el ori­gi­na­dor del prés­ta­mo a un ter­ce­ro”.

Pa­ra con­cluir, la ban­ca re­gu­la­da es­ta­rá so­me­ti­da a más re­qui­si­tos de capital y li­qui­dez (Ba­si­lea III); por agra­vio comparativo, tam­bién de­be­rían te­ner las mis­mas re­gu­la­cio­nes la ban­ca en la som­bra. No se­rá fá­cil. El pre­si­den­te del ma­yor ban­co ame­ri­cano di­ri­gió una car­ta a sus ac­cio­nis­tas y les di­jo a prin­ci­pios de es­te año: “Va­mos a te­ner com­pe­ti­do­res muy du­ros, y en­tre ellos es­ta­rá la ban­ca en la som­bra”. Por aho­ra, eso no ocu­rri­rá en Ca­ta­lun­ya.

AFP

Pa­ra el co­mi­sa­rio Mi­chel Bar­nier, las en­ti­da­des de­ben cum­plir las re­gu­la­cio­nes de ca­da ju­ris­dic­ción ban­ca­ria

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.