La in­no­va­ción abier­ta

La Vanguardia - Dinero - - IDEAS Y DEBATES - XA­VIER FE­RRÀS DE­CANO DE LA UNIVERSITAT DE VICUNIVERSITAT CEN­TRAL DE CA­TA­LUN­YA

Ha­ce unos años, Henry Ches­brough, pro­fe­sor la Haas School of Business de la Uni­ver­si­dad de Ber­ke­ley (Ca­li­for­nia), y doc­tor ho­no­ris cau­sa por la Universitat de Vic, acu­ñó un nue­vo tér­mino bri­llan­te e ins­pi­ra­dor que ha re­vo­lu­cio­na­do el mun­do de la in­no­va­ción: open in­no­va­tion (in­no­va­ción abier­ta). Di­cho con­cep­to, desa­rro­lla­do en su su­per­ven­tas Open In­no­va­tion: The new im­pe­ra­ti­ve for crea­ting and pro­fi­ting from tech­no­logy, se ha ex­ten­di­do co­mo bue­na prác­ti­ca y ha crea­do un nue­vo pa­ra­dig­ma de in­no­va­ción adop­ta­do por la ma­yor par­te de gran­des cor­po­ra­cio­nes mun­dia­les co­mo Le­go, Uni­le­ver, Proc­ter & Gam­ble, Phi­lips, Sie­mens, Cis­co, Hew­lett Pac­kard o Shell, en­tre otras.

¿De dón­de sur­ge es­te con­cep­to? El pa­ra­dig­ma de in­no­va­ción abier­ta pos­tu­la que es in­efi­cien­te en­ce­rrar el pro­ce­so in­no­va­dor den­tro de las fron­te­ras de la or­ga­ni­za­ción. La in­no­va­ción es la ex­plo­ta­ción con éxi­to de nue­vas ideas y/o nue­vo co­no­ci­mien­to, pe­ro no es ne­ce­sa­rio que di­chas ideas o co­no­ci­mien­to se ge­ne­ren den­tro de la em­pre­sa. Las opor­tu­ni­da­des pue­den es­tar fue­ra, e, in­clu­so, ideas o co­no­ci­mien­to ge­ne­ra­dos in­ter­na­men­te, pe­ro des­es­ti­ma­dos por la es­tra­te­gia cor­po­ra­ti­va ac­tual, pue­den ser pues­tos en va­lor y uti­li­za­dos por ter­ce­ros, en otros sec­to­res y/o paí­ses, ha­cién­do­los ren­ta­bles.

El cam­po de jue­go de la in­no­va­ción es glo­bal. Y las fuer­zas que lle­van a la emer­gen­cia del nue­vo pa­ra­dig­ma de in­no­va­ción son fuer­zas im­pul­sa­das por la pro­pia glo­ba­li­za­ción.

En pri­mer lu­gar, la ace­le­ra­ción de la crea­ción de nue­vo co­no­ci­mien­to. Se es­ti­ma que ca­da cin­co años se do­bla el co­no­ci­mien­to dis­po­ni­ble en el mun­do, en nú­me­ro de ar­tícu­los cien­tí­fi­cos. Ca­da día se pu­bli­can unos 6.000 nue­vos ar­tícu­los en re­vis­tas cien­tí­fi­cas de im­pac­to. Mi­llo­nes de in­ves­ti­ga­do­res en uni­ver­si­da­des, pre­sio­nan de for­ma com­pe­ti­ti­va pa­ra ex­pan­dir la fron­te­ra hu­ma­na del co­no­ci­mien­to. Exis­te, por tan­to, un in­fi­ni­to mar de co­no­ci­mien­to fue­ra de nues­tras or­ga­ni­za­cio­nes, ac­ce­si­ble on li­ne, en tiem­po real y a cos­te ce­ro. Es­ta­ble­cer una red de alian­zas es­tra­té­gi­cas, de­ter­mi­nar dón­de es­tá el co­no­ci­mien­to ne­ce­sa­rio, las tec­no­lo­gías y los fo­cos emer­gen­tes de cien­cia, se­rá crí­ti­co pa­ra la com­pe­ti­ti­vi­dad em­pre­sa­rial.

EL PA­PEL DE LA TEC­NO­LO­GÍA

En se­gun­do lu­gar, la cons­ta­ta­ción de la tec­no­lo­gía co­mo di­men­sión fun­da­men­tal de la in­no­va­ción: la tec­no­lo­gía ge­ne­ra in­cre­men­tos ex­po­nen­cia­les de pro­duc­ti­vi­dad. Nin­gu­na otra for­ma de in­no­va­ción tie­ne la po­ten­cia crea­do­ra de va­lor de la in­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca. Una nue­va pla­ta­for­ma tec­no­ló­gi­ca pue­de in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad de for­ma no ima­gi­na­ble an­tes de alum-

La in­no­va­ción es la ex­plo­ta­ción con éxi­to de ideas y/o co­no­ci­mien­tos, pe­ro no es ne­ce­sa­rio que es­tas se ge­ne­ren den­tro de la em­pre­sa”

brar esa tec­no­lo­gía. Ade­más, se pue­de pro­te­ger (pa­ten­tar), y ge­ne­ra fuer­tes ba­rre­ras de en­tra­da a com­pe­ti­do­res por know-how. Y esa tec­no­lo­gía sue­le exis­tir, co­mo he­mos vis­to, fue­ra de la em­pre­sa. Es más ba­ra­to bus­car­la ex­ter­na­men­te que desa­rro­llar­la den­tro. Se tra­ta de abrir el pro­ce­so in­no­va­dor.

En ter­cer lu­gar, la in­gen­te di­men­sión de las in­ver­sio­nes tec­no­ló­gi­cas. La cien­cia y la tec­no­lo­gía se ge­ne­ran en en­tor­nos de muy ele­va­da ma­sa crí­ti­ca. La em­pre­sa más in­ten­si­va en tec­no­lo­gía hoy, Volks­wa­gen, in­vier­te en I+D unos 9.000 mi­llo­nes de eu­ros anua­les. Es­ta mag­ni­tud es tan­to co­mo tres ve­ces to­da la in­ver­sión en I+D (pú­bli­ca y pri­va­da) de Ca­ta­lun­ya. Por cier­to, te­ne­mos la in­men­sa suer­te de te­ner en Ca­ta­lun­ya un centro de desa­rro­llo de di­cha em­pre­sa (la de ma­yor pre­su­pues­to de I+D mun­dial): el Centro Téc­ni­co de Seat.

A Volks­wa­gen le si­guen Sam­sung, Ro­che e In­tel, con pre­su­pues­tos si­mi­la­res. Es im­pen­sa­ble pa­ra una py­me com­pe­tir con es­tas di­men­sio­nes de desa­rro­llo tec­no­ló­gi­co in­terno e in­ten­tar ser lí­der en tec­no­lo­gía. Es más efi­cien­te do­tar­se de una es­truc­tu­ra fle­xi­ble, ex­ter­na y abier­ta de I+D con­sor­cia­do con uni­ver­si­da­des y cen­tros tec­no­ló­gi­cos o clús­te­res pa­ra com­pe­tir con los gran­des.

Open in­no­va­tion sur­ge de la con­ver­gen­cia de nue­vas fuer­zas en el mun­do de la in­no­va­ción: un océano de co­no­ci­mien­to dis­po­ni­ble a nues­tras es­pal­das, y una in­men­sa ci­ma de re­tos tec­no­ló­gi­cos por su­pe­rar, que po­de­mos me­jo­rar en equi­po (con alian­zas). Ade­más, la cre­cien­te ne­ce­si­dad de di­fe­ren­cia­ción ofre­ce la opor­tu­ni­dad de hibridar ideas y pro­duc­tos (bus­can­do opor­tu­ni­da­des fue­ra de nues­tro con­tex­to ha­bi­tual). La fuer­za ha­bi­li­ta­do­ra de la co­ne­xión in­for­má­ti­ca glo­bal fa­ci­li­ta el pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.