Por la sen­da cons­ti­tu­cio­nal

La Vanguardia - Dinero - - TERRITORIO - CA­SI­MIR DE DAL­MAU ABO­GA­DO. EXA­LUMNO DEL CO­LE­GIO DE EU­RO­PA

EL 6 DE DI­CIEM­BRE DE 1978, re­cién al­can­za­da la ma­yo­ría de edad, vo­té sí en el re­fe­rén­dum so­bre la Cons­ti­tu­ción, atraí­do por tres po­de­ro­sas ra­zo­nes: de­mo­cra­cia, Eu­ro­pa y au­to­go­bierno, los tres pi­la­res en los que se sus­ten­ta­ba el pro­yec­to de con­vi­ven­cia que en­ton­ces es­tre­ná­ba­mos. Trein­ta y seis años más tar­de, en un in­for­me re­mi­ti­do por el Go­bierno de Es­pa­ña a sus em­ba­ja­das, se afir­ma que “nun­ca Ca­ta­lun­ya, en su his­to­ria de­mo­crá­ti­ca, ha al­can­za­do ma­yor gra­do de au­to­go­bierno co­mo el día en que, en vir­tud de la Cons­ti­tu­ción y el Es­ta­tu­to, re­cu­pe­ró sus ins­ti­tu­cio­nes”. Y se re­cuer­da que “la ra­ti­fi­ca­ción po­pu­lar de la Cons­ti­tu­ción al­can­zó el 91,9% de los su­fra­gios en Ca­ta­lun­ya, con un 68% de par­ti­ci­pa­ción. Nun­ca los ciu­da­da­nos de Ca­ta­lun­ya han su­pe­ra­do ese gra­do de par­ti­ci­pa­ción y apo­yo a nin­gu­na otra nor­ma”.

HOY, no obs­tan­te, reite­ra­dos es­tu­dios de opi­nión re­fle­jan co­mo una par­te re­le­van­te de la ciu­da­da­nía ca­ta­la­na desea un re­plan­tea­mien­to de la re­la­ción po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal de Ca­ta­lun­ya con el res­to de Es­pa­ña y ex­pre­sa su de­seo de ser con­sul­ta­da al res­pec­to. ¿Qué ha­brá ocu­rri­do pa­ra que en el trans­cur­so de una ge­ne­ra­ción la per­cep­ción de una par­te mi­no­ri­ta­ria pe­ro sig­ni­fi­ca­ti­va de la ciu­da­da­nía es­pa­ño­la ha­ya da­do un vuel­co tan espectacular? Y, ¿qué ha­brá su­ce­di­do pa­ra que el Go­bierno de Es­pa­ña ha­ya de­ci­di­do ofi­cia­li­zar in­ter­na­cio­nal­men­te la exis­ten­cia de un con­flic­to abier­to en­tre las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do cen­tral y el Go­bierno de Ca­ta­lun­ya? No de­be­ría sor­pren­der que la reali­dad so­cial ha­ya evo­lu­cio­na­do a lo lar­go de más de tres dé­ca­das si bien del tono del re­fe­ri­do in­for­me se in­fie­re que si hoy la Cons­ti­tu­ción de 1978 se so­me­tie­ra nue­va­men­te a re­fe­rén­dum de­be­rían re­pro­du­cir­se exac­ta­men­te los mis­mos re­sul­ta­dos, en el con­jun­to de Es­pa­ña, y por su­pues­to en Ca­ta­lun­ya. Pe­ro la reali­dad, gus­te o no, es la que es y si que­re­mos se­guir com­par­tien­do de­mo­cra­cia, Eu­ro­pa y au­to­go­bierno co­mo pre­ten­día­mos en 1978, ha­brá que re­plan­tear­se el pac­to cons­ti­tu­cio­nal e ima­gi­nar una nue­va fór­mu­la. No pre­ci­sa­men­te la que pa­re­cía in­si­nuar un in­sig­ne pa­dre de la Cons­ti­tu­ción al de­cir que “es­ta vez se re­sol­ve­rá sin ne­ce­si­dad de bom­bar­dear Bar­ce­lo­na”. Pe­ro veamos bre­ve­men­te ca­da uno de los tres pi­la­res por se­pa­ra­do.

DE­MO­CRA­CIA: es el pre­su­pues­to fun­da­men­tal en que se asien­ta la Cons­ti­tu­ción del 78. Sin de­mo­cra­cia no ha­bría Eu­ro­pa, y tam­po­co au­to­go­bierno. Es­pa­ña es hoy una de­mo­cra­cia for­mal asen­ta­da, sin du­da, pe­ro que re­quie­re una re­vi­sión crí­ti­ca en pro­fun­di­dad. Un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co y so­cial de de­re­cho con cin­co mi­llo­nes de ciu­da­da­nos sin ac­ce­so al mer­ca­do de tra­ba­jo. Un Es­ta­do de de­re­cho con una frá­gil se­pa­ra­ción de po­de­res: un Tri­bu­nal Cons­ti­tu­cio­nal me­dia­ti­za­do por los par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios, una jus­ti­cia len­ta y ti­tu­bean­te, y una je­fa­tu­ra del Es­ta­do en ho­ras ba­jas. Unos po­de­res del Es­ta­do po­co permea­bles al cam­bio y que re­cha­zan por pu­ra in­com­pa­ti­bi­li­dad con el ADN na­cio­nal la plu­ra­li­dad in­ter­na. Una Es­pa­ña que iden­ti­fi­ca Ma­drid con el Es­ta­do y el Es­ta­do con Ma­drid. Hoy el Go­bierno español, con el apo­yo del eje PPPSOE, no acep­ta que pue­da ce­le­brar­se una con­sul­ta so­bre el fu­tu­ro político de Ca­ta­lun­ya a pe­sar de que son mu­chos los ciu­da­da-

Es­pa­ña es hoy una de­mo­cra­cia for­mal asen­ta­da, sin du­da, pe­ro que re­quie­re una re­vi­sión crí­ti­ca en pro­fun­di­dad”

nos que desean ejer­cer es­te de­re­cho fun­da­men­tal, al­gu­nos muy jó­ve­nes que no ha­bían na­ci­do cuan­do se apro­bó la Cons­ti­tu­ción, y otros no tan jó­ve­nes, que sí la vo­ta­mos y hoy asis­ti­mos per­ple­jos a su ins­tru­men­ta­li­za­ción par­ti­dis­ta. Un de­ba­te esen­cial­men­te político pe­ro que los par­ti­dos ma­yo­ri­ta­rios han que­ri­do en­cor­se­tar ju­rí­di­ca­men­te es­gri­mien­do la Cons­ti­tu­ción co­mo sal­va­guar­da de las esen­cias na­cio­na­les.

EU­RO­PA: la Cons­ti­tu­ción del 78 in­cor­po­ró con acier­to los me­ca­nis­mos que iban a per­mi­tir la trans­fe­ren­cia de com­pe­ten­cias es­ta­ta­les a las Co­mu­ni­da­des Eu­ro­peas. In­dis­cu­ti­ble­men­te, la in­te­gra­ción eu­ro­pea ha pro­pi­cia­do una pro­fun­da mo­der­ni­za­ción de nues­tras es­truc­tu­ras so­cia­les y eco­nó­mi­cas y ha fa­mi­lia­ri­za­do las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do con el sis­te­ma co­mu­ni­ta­rio de to­ma de de­ci­sio­nes ba­sa­do en la ne­go­cia­ción per­ma­nen­te. No obs­tan­te, a pe­sar de ha­ber trans­cu­rri­do más de 28 años des­de nues­tra ad­he­sión a la Unión y a pe­sar de la tan ca­carea­da vo­ca­ción eu­ro­pea de Ca­ta­lun­ya, el Go­bierno de la Ge­ne­ra­li­tat nun­ca ha si­do con­sul­ta­do so­bre los can­di­da­tos idó­neos pa­ra for­mar par­te de la Co­mi­sión Eu­ro­pea co­mo tam­po­co ha po­di­do in­fluir en in­nu­me­ra­bles de­ci­sio­nes de su in­te­rés di­rec­to, co­mo por ejem­plo en el Con­se­jo Eu­ro­peo de di­ciem­bre del 2003 en que Aznar en­tre­gó a Ber­lus­co­ni la se­de de la Au­to­ri­dad Eu­ro­pea de Se­gu­ri­dad Ali­men­ta­ria a la que Bar­ce­lo­na as­pi­ra­ba. Y pa­ra col­mo aho­ra hay que so­por­tar es­toi­ca­men­te a to­das ho­ras el anun­cio –¿ wish­ful thin­king?– de la ex­clu­sión per­ma­nen­te de Ca­ta­lun­ya de la UE en ca­so de una even­tual e hi­po­té­ti­ca se­ce­sión, y su con­fi­na­mien­to al lim­bo de la No Eu­ro­pa. Se tra­ta de una ame­na­za que, ade­más de ex­tem­po­rá­nea y xe­nó­fo­ba, no pa­re­ce ser la me­jor an­te­sa­la de una ne­go­cia­ción que se me an­to­ja in­elu­di­ble.

AU­TO­GO­BIERNO: la des­cen­tra­li­za­ción te­rri­to­rial del po­der político me­dian­te el mo­de­lo au­to­nó­mi­co fue sin du­da uno de les ele­men­tos cla­ve de la Cons­ti­tu­ción de 1978. La re­cu­pe­ra­ción del au­to­go­bierno por par­te de las na­cio­na­li­da­des his­tó­ri­cas y la ge­ne­ra­li­za­ción del pro­ce­so au­to­nó­mi­co hi­cie­ron po­si­ble su apro­ba­ción. Pe­ro el in­ce­san­te y can­sino cues­tio­na­mien­to de las com­pe­ten­cias au­to­nó­mi­cas por par­te del Go­bierno cen­tral las­tran el ac­tual mo­de­lo. La per­ma­nen­te in­tru­sión y de­nun­cia ma­lin­ten­cio­na­da de la po­lí­ti­ca edu­ca­ti­va y lin­güís­ti­ca de la Ge­ne­ra­li­tat, la la­mi­na­ción sis­te­má­ti­ca de las com­pe­ten­cias eco­nó­mi­cas en nom­bre de la uni­dad de mer­ca­do, la ne­ga­ción de una fla­gran­te in­su­fi­cien­cia fi­nan­cie­ra que per­ju­di­ca de for­ma no­to­ria el bie­nes­tar de la po­bla­ción, y la au­sen­cia de me­ca­nis­mos de par­ti­ci­pa­ción en la de­fi­ni­ción de la po­lí­ti­ca eu­ro­pea y ex­te­rior del Es­ta­do, son cir­cuns­tan­cias que des­pués de más de tres dé­ca­das de au­to­go­bierno obli­gan a una pro­fun­da re­con­si­de­ra­ción del sis­te­ma vi­gen­te. Por no ha­blar de las con­ti­nuas e in­jus­tas acu­sa­cio­nes de in­so­li­da­ri­dad de Ca­ta­lun­ya pa­ra con el res­to de Es­pa­ña. ¿Por qué no ha­ber con­ver­ti­do el Se­na­do en una au­tén­ti­ca Cá­ma­ra de re­pre­sen­ta­ción te­rri­to­rial y si­tua­do su se­de en Bar­ce­lo­na? Aho­ra qui­zás ya sea tar­de, so­bre to­do des­pués de aque­lla cam­pa­ña de re­co­gi­da de fir­mas en con­tra del Es­ta­tu­to ca­ta­lán y des­pués de que al­gu­nos se jac­ta­ran de ha­bér­se­lo “ce­pi­lla­do” en se­de par­la­men­ta­ria. Por cier­to, es­tos da­tos al igual que mu­chos otros no cons­tan en el re­fe­ri­do in­for­me del Go­bierno a las em­ba­ja­das.

CON­CLU­YO: hoy me sien­to in­jus­ta­men­te ex­pul­sa­do del pe­rí­me­tro cons­ti­tu­cio­nal. La co­mu­nión de in­tere­ses y el per­fec­to re­par­to de pa­pe­les en­tre PP y PSOE blin­da la Cons­ti­tu­ción de cual­quier re­for­ma en la di­rec­ción que exi­gen

No de­be­ría sor­pren­der que la reali­dad so­cial ha­ya evo­lu­cio­na­do a lo lar­go de más de tres dé­ca­das. La reali­dad, gus­te o no, es la que es

los nue­vos tiem­pos. La resurrección de la apues­ta fe­de­ral no de­ja de ser un tram­po­so ejer­ci­cio de des­me­mo­ria po­lí­ti­ca. Así las co­sas, in­ter­pre­to el ac­tual pro­ce­so so­be­ra­nis­ta ini­cia­do en Ca­ta­lun­ya co­mo el in­ten­to de cons­truir un nue­vo mar­co político e ins­ti­tu­cio­nal en que de­mo­cra­cia, in­te­gra­ción eu­ro­pea y au­to­go­bierno pue­dan ser ejer­ci­ta­dos en su ple­ni­tud por par­te de to­dos. Y a pe­sar de la di­fi­cul­tad, si­go pen­san­do que la so­lu­ción hay que bus­car­la a tra­vés del diá­lo­go y la ne­go­cia­ción bi­la­te­ral en­tre Ra­joy y Mas, con au­da­cia e ima­gi­na­ción, sin con­di­cio­nes pre­vias, por­que no con­ci­bo una al­ter­na­ti­va al mar­gen del diá­lo­go. Eso sí, por la sen­da cons­ti­tu­cio­nal, ¡fal­ta­ría más!

EMI­LIA GU­TIÉ­RREZ

La Cons­ti­tu­cion es­pa­ño­la del 1978 en el Con­gre­so de Dipu­tados

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.