Idas y vuel­tas de la avia­ción grie­ga

Olym­pic, la an­ti­gua com­pa­ñía de ban­de­ra, es hoy una pe­que­ña fi­lial re­gio­nal de Ae­gean, la que otro­ra fue su com­pe­ti­do­ra más di­rec­ta

La Vanguardia - Dinero - - EMPRESAS - Ja­vier Or­te­ga Figueiral

La al­ta emi­gra­ción, el gran nú­me­ro de is­las, la de­bi­li­dad eco­nó­mi­ca del Es­ta­do e in­clu­so Onas­sis mar­ca­ron los pri­me­ros com­pa­ses de la avia­ción co­mer­cial grie­ga. Los pri­me­ros, co­mo po­ten­cia­les clien­tes de una com­pa­ñía aé­rea que unie­se re­gu­lar­men­te su tie­rra de adop­ción con la de ori­gen y, lo se­gun­do, por un me­ro he­cho geo­grá­fi­co: las is­las, por lo me­nos las prin­ci­pa­les, ne­ce­si­ta­ban es­tar uni­das con la capital por un me­dio rá­pi­do y al­ter­na­ti­vo a los bar­cos.

A pe­sar de ese mer­ca­do po­ten­cial, el Go­bierno no tu­vo múscu­lo fi­nan­cie­ro su­fi­cien­te pa­ra sos­te­ner una com­pa­ñía de ban­de­ra, fra­ca­san­do va­rios in­ten­tos pa­ra con­so­li­dar­la. Fi­nal­men­te, en verano de 1956 y tras una lar­ga reunión con Aris­tó­te­les Só­cra­tes Onas­sis, el pri­mer Mi­nis­tro Ka­ra­man­lis con­ven­ció al na­vie­ro pa­ra ha­cer­se con la mal­tre­cha ae­ro­lí­nea na­cio­nal, dán­do­le li­qui­dez y fu­tu­ro.

El nue­vo pro­pie­ta­rio aña­dió así a su flo­ta de pe­tro­le­ros y mer­can­tes una com­pa­ñía aé­rea re­bau­ti­za­da co­mo Olym­pic apo­ya­da téc­ni­ca­men­te por la bri­tá­ni­ca BEA. Onas­sis re­vo­lu­cio­nó el es­ti­lo de vo­lar des­de y ha­cia Gre­cia: in­cor­po­ró jets, vis­tió a sus au­xi­lia­res de vue­lo de Pie­rre Car­din, en­car­gó me­nús ex­qui­si­tos y al­gu- nos ser­vi­cios in­ter­con­ti­nen­ta­les lle­va­ban in­clu­so mú­si­ca en di­rec­to. Con nue­vos avio­nes de lar­go ra­dio las ru­tas fue­ron cre­cien­do ha­cia Asia, Amé­ri­ca y Ocea­nía e in­clu­so se es­tu­dió la ad­qui­si­ción del su­per­só­ni­co Con­cor­de.

Mien­tras, pa­ra el mer­ca­do re­gio­nal se creó una fi­lial: Olym­pic Avia­tion, di­ri­gi­da por su hi­jo Ale­xan­der, for­ma­da por pe­que­ños avio­nes y he­li­cóp­te­ros ca­pa­ces de lle­gar a cual­quier ae­ró­dro­mo del país, por pe­que­ña que fue­se su pis­ta. La con­tra­par­ti­da a es­ta apues­ta fa­mi­liar fue el com­pro­mi­so del Go­bierno grie­go de no au­to­ri­zar nin­gún ti­po de com­pe­ten­cia en los vue­los na­cio­na­les. La com­pa­ñía de los aros vo­la­ría en mo­no­po­lio in­de­fi­ni­da­men­te.

La muer­te de Ale­xan­der en su hidroavión Piag­gio en 1973 pre­ci­pi­tó ines­pe­ra­da­men­te el es­ce­na­rio: Onas­sis no qui­so sa­ber na­da más del sec­tor aé­reo y ven­dió to­das las ac­cio­nes de la ae­ro­lí­nea al Go­bierno grie­go, em­pe­zan­do una de­ba­cle: pé­si­mos ges­to­res, fal­ta de es­tra­te­gia, mi­les de via­jes gra­tis pa­ra po­lí­ti­cos, fa­mi­lias y alle­ga­dos o des­cuen­tos del 98% pa­ra te­ner con­ten­tos a al­gu­nos sec­to­res so­cia­les, hi­cie­ron de Olym­pic una so­cie­dad las­tra­da por una deu­da in­men­sa en­jua­ga­da con ayu­das es­ta­ta­les aun te­nien­do la ven­ta­ja del mo­no­po­lio.

En los no­ven­ta, la Unión Eu­ro­pea exi­gió or­den en sus cuen­tas, la mo­de­ra­ción de las ayu­das pú­bli­cas y la aper­tu­ra del mer­ca­do a nue­vos ope­ra­do­res lo­ca­les, que has­ta 1992 te­nían to­tal­men­te prohi­bi­do trans­por­tar pa­sa­je­ros, co­mo era el ca­so de Ae­gean, crea­da en 1987 y que has­ta 1992, cuan­do pu­do rea­li­zar vue­los de ae­ro­ta­xi con un Lear­Jet, es­ta­ba li­mi­ta­da a pu­bli­ci­dad o fo­to­gra­fía aé­rea.

En 1999 Ae­gean re­ci­bió au­to­ri­za­ción pa­ra rea­li­zar sus pri­me­ros vue­los re­gu­la­res, tras años en que Olym­pic no de­jó de po­ner pa­los en sus rue­das. Es­ta­ba más pen­dien­te de sus com­pe­ti­do­res que de ella mis­ma, que aun per­día di­ne­ro a cho­rros. La Unión Eu­ro­pea prohi­bió de­fi­ni­ti­va­men­te las ayu­das pú­bli­cas y la deu­da lle­gó a ta­les ni­ve­les que Olym­pic Air­ways ce­rró, tras­pa­san­do to­das sus ope­ra­cio­nes a una fi­lial, Ma­ce­do­nian Air­li­nes, a la que se le cam­bió el nom­bre por Olym­pic Air­li­nes. Un rá­pi­do cam­bio de ape­lli­do pa­ra so­bre­vi­vir y sa­lir ade­lan­te. Tras ese mo­vi­mien­to, el Es­ta­do fue con­mi­na­do a pri­va­ti­zar­la, al­go que no re­sul­ta­ba pre­ci­sa­men­te fá­cil: aun con el cam­bio es­ta­ba so­bre­di­men­sio­na­da, era ca­ra y te­nía mu­chos vi­cios ad-

La de­ba­cle de Olym­pic em­pe­zó cuan­do pa­só de nue­vo a ma­nos del Es­ta­do tras la muer­te de Ale­xan­der Onas­sis

qui­ri­dos. Mien­tras tan­to, Ae­gean si­guió cre­cien­do a buen rit­mo: cua­tro avio­nes nue­vos por año, al­can­zan­do una flo­ta de 20 apa­ra­tos en el 2004.

En el 2009, ins­ta­do por Eu­ro­pa, el go­bierno Pa­pan­dreu tu­vo que ha­cer una re­es­truc­tu­ra­ción aún más ra­di­cal de la Olym­pic aun pú­bli­ca, pa­ra que al­gu­na em­pre­sa la ad­qui­rie­se, evi­tan­do su cie­rre. Ae­gean se postuló con la in­ten­ción de con­ver­tir a su com­pe­ti­do­ra en un ope­ra­dor re­gio­nal, cen­tra­do so­bre to­do en las lí­neas a las is­las, bue­na par­te de ellas sub­si­dia­das y con pre­cios to­pa­dos al ser obli­ga­ción de ser­vi­cio pú­bli­co. Al fi­nal se fu­sio­na­ron, pe­ro man­tu­vie­ron sus mar­cas. Así, la an­ta­ño po­de­ro­sa Olym­pic, de pre­sen­cia mun­dial, es aho­ra una pe­que­ña ae­ro­lí­nea re­gio­nal con 14 apa­ra­tos tur­bohé­li­ce, y la com­pa­ñía que en 1992 lle­va­ba pan­car­tas pu­bli­ci­ta­rias tie­ne aho­ra 33 Air­bus y ope­ra 209 ru­tas.

JOF

Dos avio­nes Air­bus de Ae­gean en el ae­ro­puer­to de Eleft­he­rios Ve­ni­ze­los de Ate­nas. La edad me­dia de su flo­ta no lle­ga a los seis años

JOF

Los tra­di­cio­na­les aros de Olym­pic se li­mi­tan aho­ra a ru­tas se­cun­da­rias den­tro del país

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.