‘The next big thing’ o ‘the next big bang’

Los de­to­nan­tes de la ex­plo­sión de da­tos se­rán los mi­llo­nes de sen­so­res co­nec­ta­dos sin in­ter­ven­ción hu­ma­na

La Vanguardia - Dinero - - TECNOLOGÍA - Nor­ber­to Gallego

La con­sul­to­ra IDC ha re­ba­ja­do otra vez sus pre­vi­sio­nes de cre­ci­mien­to del gas­to glo­bal en tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción, y lo ex­pli­ca por la vo­la­ti­li­dad de los mer­ca­dos emer­gen­tes, en es­pe­cial Chi­na, y por la in­cer­ti­dum­bre que pre­va­le­ce en Eu­ro­pa, sin que EE.UU. lle­gue real­men­te a des­pe­gar. Tra­tan­do de pa­liar la de­bi­li­dad de la in­ver­sión tec­no­ló­gi­ca de las em­pre­sas, la in­dus­tria de las tec­no­lo­gías de la in­for­ma­ción se ha pues­to a bus­car nue­vas fuen­tes de cre­ci­mien­to, y cree ha­ber en­con­tra­do tres ex­plo­ta­bles de in­me­dia­to: compu­tación en la nu­be, big da­ta e in­ter­net de las co­sas. Las dos pri­me­ras han me­re­ci­do la eti­que­ta the next big thing, que no es po­co en ese con­tex­to, pe­ro la ter­ce­ra apun­ta a la me­tá­fo­ra má­xi­ma, the next big bang. Así las lla­man.

Abun­dan los pro­nós­ti­cos so­bre el im­pac­to eco­nó­mi­co del in­ter­net de las co­sas (IoT, se­gún la si­gla in­gle­sa), a cual más en­tu­sias­ta. Cis­co, que su­mi­nis­tra tec­no­lo­gía pa­ra re­des, cal­cu­la la “opor­tu­ni­dad” pro­me­ti­da por IoT en 14 bi­llo­nes de dó­la- res (10 bi­llo­nes de eu­ros) al fi­nal de la dé­ca­da. Gart­ner la de­ja en 1,9 bi­llo­nes de dó­la­res (1,4 mi­llo­nes de eu­ros), pe­ro pue­de que no ha­blen de lo mis­mo. Otra for­ma de me­dir el im­pac­to es su mag­ni­tud fí­si­ca: en el 2009 ha­bía en to­do el mun­do 2.500 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos me­dian­te su pro­pia di­rec­ción IP –la ma­yor par­te PC y smartp­ho­nes– y se es­pe­ra que en el 2020 al­can­cen los 26.000 mi­llo­nes. De es­tos, só­lo 8.000 mi­llo­nes se­rán de las ca­te­go­rías ci­ta­das y el res­to, co­sas au­tó­no­mas do­ta­das de sen­so­res,

Cis­co cal­cu­la la “opor­tu­ni­dad” pro­me­ti­da por es­ta nue­va fuen­te en 10 bi­llo­nes de eu­ros

que no re­que­ri­rán la in­ter­ven­ción hu­ma­na pa­ra co­mu­ni­car­se con in­ter­net.

Am­bas mé­tri­cas –di­ne­ro y co­ne­xio­nes– se com­bi­nan pa­ra va­lo­rar el ne­go­cio que se po­drá ge­ne­rar. La em­pre­sa EMC, que ven­de al­ma­ce­na­mien­to de da­tos, ha es­ti­ma­do que esa pro­li­fe­ra­ción de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos al­te­ra­rá el equi­li­brio de la eco­no­mía de los da­tos en lo que lla­ma uni­ver­so di­gi­tal. Ac­tual­men­te, el 60% de la in­for­ma­ción di­gi­tal acu­mu­la­da re­si­de en los mer­ca­dos maduros (EE.UU., Ja­pón y Eu­ro­pa) pe­ro en el 2020 la ma­yo­ría de los da­tos se­rán apor­ta­dos por los paí­ses emer­gen­tes, en­tre los que ci­ta a Chi­na e In­dia. Co­mo es ló­gi­co es­pe­rar, el de­to­nan­te se­rá IoT.

Véa­se lo que opi­na el eco­no­mis­ta Mi­chael Man­del: “El ma­yor po­ten­cial re­si­de en las in­dus­trias que hoy no es­tán di­gi­ta­li­za­das o lo es­tán muy le­ve­men­te”. In­ter­net –di­ce Man­del– ha trans-

‘In­ter­net de las co­sas’ no es un me­ro pa­so ade­lan­te, va a re­que­rir in­ver­sio­nes en nue­vas in­fra­es­truc­tu­ras

for­ma­do ra­di­cal­men­te las ac­ti­vi­da­des in­ten­si­vas en in­for­ma­ción (periodismo, en­tre­te­ni­mien­to, co­mu­ni­ca­ción), pe­ro ape­nas ha in­flui­do so­bre las in­dus­trias fí­si­cas, co­mo la fa­bri­ca­ción, que re­que­ri­rán de mi­llo­nes de sen­so­res y exi­gi­rán in­cre­men­tar la ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to y de pro­ce­so.

Es­que­má­ti­ca­men­te, el IoT –hoy cen­tra­do en las comunica- cio­nes de má­qui­na a má­qui­na, co­mo en los apa­ra­tos de ven­ding co­nec­ta­dos pa­ra la re­po­si­ción de be­bi­das o cho­co­la­ti­nas– no ne­ce­si­ta un or­de­na­dor que con­fi­gu­re su ges­tión de los da­tos. El apa­ra­to es por sí mis­mo ca­paz de iden­ti­fi­car una red a la que co­nec­tar­se, y se con­fi­gu­ra a tra­vés de una apli­ca­ción; los da­tos ex­traí­dos se suben a una nu­be don­de son pro­ce­sa­dos a los efec­tos del ser­vi­cio de que se tra­te. Es el ca­so, por ejem­plo, de la red de con­ta­do­res eléc­tri­cos in­te­li­gen­tes que se es­tá im­plan­tan­do en Reino Uni­do o de la ex­pe­rien­cia de vi­ti­cul­tu­ra in­te­li­gen­te en las Rias Bai­xas ga­lle­gas.

Pa­ra po­ner a prue­ba la te­sis de Man­del, el me­jor es­ce­na­rio es la in­dus­tria au­to­mo­vi­lís­ti­ca. El co­che co­nec­ta­do, con­cep­to que úl­ti­ma­men­te arra­sa en las fe­rias y los su­ple­men­tos de mo­tor, es in­di­vi­si­ble del IoT. Se ma­ne­jan dos acep­cio­nes: una que aso­cia el dis­po­si­ti­vo mó­vil del usua­rio al vehícu­lo, con fi­nes de in­for­ma­ción o en­tre­te­ni­mien­to; la otra, hi­po­té­ti­ca por aho­ra, pre­ten­de con­ver­tir el co­che en dis­po­si­ti­vo, aña­dién­do­le va­lor gra­cias a la co­ne­xión de sus múl­ti­ples sen­so­res a sis­te­mas ex­ter­nos (ges­tión de trá­fi­co, avi­so de ave­rías, in­for­ma­ción pa­ra las ase­gu­ra­do­ras...). Que de to­do ello se de­ri­ve o no el big bang es­pe­ra­do, re­que­ri­rá de ar­ti­cu­lar en ca­da pro­yec­to va­rias par­tes: mi­cro­elec­tró­ni­ca, in­for­má­ti­ca y ser­vi­cios aso­cia­dos, ope­ra­do­res de red, por un la­do, los fa­bri­can­tes de co­ches por otro.

Pe­ro IoT no es un me­ro pa­so ade­lan­te del in­ter­net que co­no­ce­mos. Es un sal­to con­cep­tual: par­tien­do de sus orí­ge­nes co­mo sus­tra­to de ac­ti­vi­da­des aca­dé­mi­cas, pa­san­do por la he­ge­mo­nía de los mer­ca­de­res de da­tos, in­ter­net de­be­ría al­can­zar un es­ta­dio que con cer­te­za pre­ci­sa un mo­de­lo eco­nó­mi­co di­fe­ren­te. A di­fe­ren­cia de la web ac­tual, que se ha ba­sa­do en la adi­ción y me­jo­ra de in­fra­es­truc­tu­ras exis­ten­tes, IoT va a re­que­rir in­ver­sio­nes en in­fra­es­truc­tu­ras nue­vas, y pa­ra fi­nan­ciar­las hay que ase­gu­rar­se de que no pa­sa­rá lo mis­mo que con las re­des de co­mu­ni­ca­cio­nes mó­vi­les.

Ge­ne­ral Elec­tric pre­fie­re la ex­pre­sión in­ter­net in­dus­trial, pe­ro usa in­dis­tin­ta­men­te la de IoT. El con­glo­me­ra­do pro­du­ce una va­rie­dad de má­qui­nas que ge­ne­ran enor­mes vo­lú­me­nes de in­for­ma­ción re­co­gi­da por sen­so­res que ali­men­tan los ser­vi­cios que ven­de a sus clien­tes, des­de las ae­ro­lí­neas a las com­pa­ñías ener­gé­ti­cas. Pa­ra ir más le­jos en esa lí­nea, se ha aso­cia­do con EMC en una fi­lial co­mún lla­ma­da Pi­vo­tal. El pre­si­den­te de es­ta, Paul Ma­ritz cree que las com­pa­ñías ten­drán que su­pe­rar la he­ren­cia de sus in­fra­es­truc­tu­ras pa­ra crear nue­vos sis­te­mas de in­for­ma­ción, cu­ya ba­se se­rá la pre­sión de los da­tos ob­te­ni­dos por IoT, que han de ser ana­li­za­dos en tiem­po real pa­ra que sean úti­les.

No fal­tan teo­rías abs­trac­tas en torno al asun­to, co­mo una que ha­bla de dis­po­si­ti­vos fun­gi­bles e in­for­ma­ción lí­qui­da. Es de es­pe­rar que el big bang de los in­for­má­ti­cos no aca­be pa­re­cién­do­se al big bang de los as­tro­fí­si­cos.

GETTY

En el ‘in­ter­net de las co­sas’ los apa­ra­tos son por sí mis­mos ca­pa­ces de iden­ti­fi­car una red a la que co­nec­tar­se y se con­fi­gu­ran a tra­vés de una apli­ca­ción

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.